Volver al portal Europarl

Choisissez la langue de votre document :

  • bg - български
  • es - español (selección)
  • cs - čeština
  • da - dansk
  • de - Deutsch
  • et - eesti keel
  • el - ελληνικά
  • en - English
  • fr - français
  • ga - Gaeilge
  • hr - hrvatski
  • it - italiano
  • lv - latviešu valoda
  • lt - lietuvių kalba
  • hu - magyar
  • mt - Malti
  • nl - Nederlands
  • pl - polski
  • pt - português
  • ro - română
  • sk - slovenčina
  • sl - slovenščina
  • fi - suomi
  • sv - svenska
 Índice 
 Texto íntegro 
Debates
Miércoles 23 de noviembre de 2016 - Estrasburgo Edición revisada

Adhesión de la Unión Europea al Convenio de Estambul sobre Prevención y Lucha contra la Violencia contra las Mujeres y la Violencia Doméstica (debate)
MPphoto
 

  Iratxe García Pérez, en nombre del Grupo S&D. – Señora Presidenta, cada hora cuarenta y ocho mujeres y niñas son víctimas de violencia sexual en la República Democrática del Congo. En la ciudad mexicana de Puebla, se han registrado cincuenta feminicidios en los últimos quince meses. El pasado 31 de diciembre falleció una niña de dieciséis años en Calcuta violada por siete hombres. Podría seguir narrando estas historias y se nos encogería el alma.

Y, desgraciadamente, esta realidad no tiene nada que ver con cuestiones geográficas. En Europa también se sufre de la misma manera. Las cifras en España nos revelan que existe una media anual de 113 000 denuncias de víctimas de violencia de género. En este año, en lo que llevamos de año, treinta y nueve mujeres han sido asesinadas a manos de sus maltratadores. Por desgracia, en Europa no existen datos homogéneos, pero sabemos, según estudios, que un 33 % de las mujeres europeas han sido víctimas de algún tipo de violencia.

Esto nos obliga a actuar de manera contundente. Es urgente ratificar la Convención de Estambul, pero no es menos urgente la necesidad de una directiva europea contra la violencia de género. Sé que legislar no es la única solución, pero sí la manera de comprometerse y obligar a las instituciones públicas en la lucha contra la violencia contra las mujeres.

Hablamos de vidas truncadas, de familias rotas, de futuros condenados al dolor. ¿Qué más tiene que pasar para que nos decidamos a actuar? No es el momento de complacencias ni de excusas. Rompamos los silencios cómplices, porque nosotras también somos ellas.

 
Aviso jurídico - Política de privacidad