Volver al portal Europarl

Choisissez la langue de votre document :

  • bg - български
  • es - español (selección)
  • cs - čeština
  • da - dansk
  • de - Deutsch
  • et - eesti keel
  • el - ελληνικά
  • en - English
  • fr - français
  • ga - Gaeilge
  • hr - hrvatski
  • it - italiano
  • lv - latviešu valoda
  • lt - lietuvių kalba
  • hu - magyar
  • mt - Malti
  • nl - Nederlands
  • pl - polski
  • pt - português
  • ro - română
  • sk - slovenčina
  • sl - slovenščina
  • fi - suomi
  • sv - svenska
 Índice 
 Texto íntegro 
Debates
Martes 4 de julio de 2017 - Estrasburgo Edición revisada

Celebración del Acuerdo de Diálogo Político y de Cooperación entre la UE y Cuba (Aprobación) - Celebración del Acuerdo de Diálogo Político y de Cooperación entre la UE y Cuba (Resolución) (debate)
MPphoto
 

  Elena Valenciano, ponente. – Señor presidente, quisiera comenzar agradeciendo al Consejo la decisión de 2014 de dar instrucciones al Servicio Europeo de Acción Exterior para iniciar negociaciones que culminaran en un acuerdo con Cuba. Europa se había autolimitado en sus relaciones con la isla, en diciembre de 1996, con la llamada Posición Común. La Unión Europea en realidad se autoimpuso un bloqueo para esa relación, pero realmente aislar a Cuba no era una buena decisión.

En el plazo de dos años se ha trabajado y se ha concluido una negociación modélica y, en diciembre de 2016, se firmó el Acuerdo de Diálogo Político y de Cooperación entre la Unión Europea y sus Estados miembros y Cuba.

La señora alta representante merece el reconocimiento de este Parlamento por haber promovido el cambio de decisión, por haber impulsado este Acuerdo y por haber dirigido políticamente la negociación.

Vamos a conseguir cerrar, en parte, el mapa de las relaciones políticas entre la Unión Europea y América Latina y el Caribe.

Cuba deja con este Acuerdo de ser la excepción, y creo que esa es una buena noticia. Así se suma al resto de naciones latinoamericanas y caribeñas con las que la Unión Europea va a cooperar.

También quiero felicitar a Cuba por este paso. De la eficaz negociación que se ha producido, ha resultado un Acuerdo político internacional tan adecuado como sofisticado y a la altura de las necesidades de una relación que será compleja, seguramente, y muy sensible.

Es un Acuerdo modélico del que hay mucho que destacar. Pido al Parlamento que mañana conceda su aprobación a este Acuerdo de diálogo político con Cuba, como ha hecho nuestra Comisión de Desarrollo, por unanimidad; como ha hecho nuestra Comisión de Comercio Exterior, prácticamente por unanimidad; como ha hecho la Comisión de Asuntos Exteriores de nuestra Cámara por una amplísima mayoría.

Las tres comisiones han trabajado mucho y también me han dado mucho trabajo, pero creo que el resultado es bueno. Los grupos decidieron también tramitar una Resolución; yo presenté un texto, que creo que era equilibrado, y lo difícil vino después.

Compromiso tras compromiso, hemos destilado las posiciones mayoritarias de este Parlamento y acepto reconocer que tengo que agradecer a todos mis colegas que hayan aceptado mis límites.

Hemos decidido no plantear exigencias, sino objetivos políticos para el diálogo. No ponemos condiciones, sino que establecemos retos a una cooperación política que ahora se inicia, y siempre desde el respeto a la soberanía y a la independencia de Cuba.

Aun así, prefiero que miren más al Acuerdo que a la Resolución: les invito a conocerlo con detalle, merece la pena. Me gustaría que todos los acuerdos que firme de ahora en adelante la Unión Europea fueran tan claros y tan bien estructurados como este, y también que estuviera tan claro el modo en el que la Unión Europea y la contraparte van a trabajar en materia de derechos humanos —por cierto, un diálogo sobre derechos humanos que está siendo muy positivo, como ha asegurado aquí, en el Parlamento, el representante especial de la Unión Europea para los Derechos Humanos, el señor Lambrinidis, cuya tarea es siempre excelente— .

Con el Acuerdo ganaremos todos: Cuba y nosotros. No tengo duda alguna de que a la Unión le interesa cooperar con la isla. Así lo han demostrado los países centrales de la Unión en estos últimos dos años: el presidente de la República francesa, el vicecanciller alemán... todos han viajado a Cuba con el mismo objetivo y, próximamente, lo harán el presidente del Gobierno de España y el rey de España, que preparan visitas oficiales para los próximos meses.

Nos ha interesado siempre la relación con Cuba. Todos los Estados miembros prácticamente tenían acuerdos bilaterales firmados con la isla, a pesar de la Posición Común, y en estos años la Unión Europea se ha colocado como primer cliente y primer proveedor de la isla.

Para mí ha sido una gran responsabilidad ser ponente en este importantísimo paso que Cuba y la Unión Europea están dando. Europa tiene la gran oportunidad de demostrar a los Estados Unidos, que pretenden retroceder, que es posible mantener el máximo nivel de exigencia con el máximo nivel de cumplimiento también.

 
Aviso jurídico - Política de privacidad