Volver al portal Europarl

Choisissez la langue de votre document :

  • bg - български
  • es - español (selección)
  • cs - čeština
  • da - dansk
  • de - Deutsch
  • et - eesti keel
  • el - ελληνικά
  • en - English
  • fr - français
  • ga - Gaeilge
  • hr - hrvatski
  • it - italiano
  • lv - latviešu valoda
  • lt - lietuvių kalba
  • hu - magyar
  • mt - Malti
  • nl - Nederlands
  • pl - polski
  • pt - português
  • ro - română
  • sk - slovenčina
  • sl - slovenščina
  • fi - suomi
  • sv - svenska
 Índice 
 Texto íntegro 
Debates
Lunes 11 de septiembre de 2017 - Estrasburgo Edición revisada

Adhesión de la Unión al Convenio del Consejo de Europa sobre prevención y lucha contra la violencia contra las mujeres y la violencia doméstica (debate)
MPphoto
 

  Ángela Vallina (GUE/NGL). – Señora presidenta, desde luego que celebramos la ratificación del Convenio de Estambul y, además, hacemos un llamamiento urgente a esos Estados miembros que aún no lo han ratificado para que así lo hagan.

Este Convenio reconoce la violencia contra las mujeres como una violación de los derechos humanos y es importante este reconocimiento en el papel, pero hoy, yo creo que por respeto a las víctimas de la violencia machista, no debemos ni podemos tampoco hacer declaraciones triunfalistas.

Tenemos que redoblar los esfuerzos por trasladar lo escrito en el papel a los hechos. Por eso también mi apoyo a la Resolución del Parlamento, que hace un llamamiento a los Estados para destinar recursos financieros y humanos, necesarios para prevenir y combatir la violencia y para la protección y asistencia a las víctimas.

Lo hemos visto en mi país estos meses con el caso de Juana Rivas, obligada a entregar a sus hijos a un padre maltratador, condenado ya por ello y pendiente de otra denuncia. Y es que, en mi país, la ley contra la violencia de género no recoge la retirada de la custodia a los padres maltratadores. Ningún maltratador es un buen padre.

Por eso, hay que seguir yendo más allá de este Convenio, porque es una necesidad urgente dotarnos de una Directiva europea de lucha contra la violencia contra mujeres y menores, que sea de obligado cumplimiento para todos los Estados.

 
Aviso jurídico - Política de privacidad