Volver al portal Europarl

Choisissez la langue de votre document :

  • bg - български
  • es - español (selección)
  • cs - čeština
  • da - dansk
  • de - Deutsch
  • et - eesti keel
  • el - ελληνικά
  • en - English
  • fr - français
  • ga - Gaeilge
  • hr - hrvatski
  • it - italiano
  • lv - latviešu valoda
  • lt - lietuvių kalba
  • hu - magyar
  • mt - Malti
  • nl - Nederlands
  • pl - polski
  • pt - português
  • ro - română
  • sk - slovenčina
  • sl - slovenščina
  • fi - suomi
  • sv - svenska
 Índice 
 Texto íntegro 
Debates
Miércoles 25 de octubre de 2017 - Estrasburgo Edición revisada

Lucha contra el acoso y el abuso sexuales en la Unión (debate)
MPphoto
 

  Iratxe García Pérez, en nombre del Grupo S&D. – Señora presidenta, gracias señora comisaria por su intervención. Según la Agencia de Derechos Fundamentales de la Unión Europea, cerca del 45 al 55 % de las mujeres europeas han sufrido acoso en algún momento de su vida. Les voy a decir unas frases que seguro que les resultan familiares: «Era un secreto a voces, le gustaba provocar», «pero, ¿te has dado cuenta de cómo vestía?».

Estas frases son cómplices y pretenden quitar importancia a unas conductas que tienen su origen en una sociedad desigual, donde una parte considera y establece relaciones de poder sobre otra. De ahí nace el acoso sexual.

Y, por desgracia, esta realidad no se escapa de ningún lugar ni espacio, ni siquiera de las instituciones públicas, ni siquiera de este Parlamento. Podríamos ponernos una venda en los ojos y pensar que no tiene nada que ver con nosotros y que no es necesario hacer ningún problema de ello; o por el contrario, podemos dar visibilidad a esta situación e intentar poner soluciones encima de la mesa.

Hoy el propio Parlamento tiene instrumentos para responder a este tipo de situaciones, pero es evidente que no están funcionando, y por eso pedimos en la Resolución que los reforcemos, con asesoramiento externo, para evaluar de qué manera puede mejorar y resultar realmente útil a las víctimas.

Debemos ser solidarios y estar del lado de las víctimas. Que no sientan vergüenza. Que no tengan miedo a perder sus puestos de trabajo. Que dejen de sentir culpa por algo de lo que solo es responsable quien acosa y quien agrede. Por ello, pongamos en marcha los instrumentos necesarios para resolver estas situaciones, para que la sombra de duda no aceche sobre todos, sino que recaiga única y exclusivamente sobre los acosadores. Ni un ataque más a la dignidad de las mujeres. Ni un silencio cómplice. Ni un mirar hacia otro lado. Porque no estáis solas: «Yo también», «Me too».

 
Aviso jurídico - Política de privacidad