Volver al portal Europarl

Choisissez la langue de votre document :

  • bg - български
  • es - español (selección)
  • cs - čeština
  • da - dansk
  • de - Deutsch
  • et - eesti keel
  • el - ελληνικά
  • en - English
  • fr - français
  • ga - Gaeilge
  • hr - hrvatski
  • it - italiano
  • lv - latviešu valoda
  • lt - lietuvių kalba
  • hu - magyar
  • mt - Malti
  • nl - Nederlands
  • pl - polski
  • pt - português
  • ro - română
  • sk - slovenčina
  • sl - slovenščina
  • fi - suomi
  • sv - svenska
 Índice 
 Texto íntegro 
Debates
Miércoles 12 de septiembre de 2018 - Estrasburgo Edición revisada

Europa en movimiento: una agenda para el futuro de la movilidad en la Unión (debate)
MPphoto
 

  Tania González Peñas, en nombre del Grupo GUE/NGL. – Señor presidente, el transporte representa un tercio del consumo de energía final de Europa, según la Agencia Europea de Medio Ambiente. Así que hablar de una agenda para el futuro de la movilidad en Europa es —o debe ser—, sin ninguna duda, hablar de movilidad sostenible e inteligente, menos contaminante, más segura, más accesible y también más asequible.

Impulsar la movilidad sostenible pasa en el transporte de carretera por reducir las emisiones de CO2, por una apuesta clara por los vehículos eléctricos, con baterías limpias y con el uso de energías renovables, donde se está empezando a hacer esfuerzos. Y, sin embargo —no nos engañemos—, pasa claramente por una apuesta por el transporte público, por reducir el uso del transporte por carretera individual, donde, sin embargo, la demanda sigue aumentando. Hacer un verdadero esfuerzo por impulsar el transporte público —lamentablemente, hemos visto cómo en esta Cámara se ha aprobado en esta legislatura el cuarto paquete ferroviario, que supone una liberalización y de alguna manera un ataque al tren, que es el medio de transporte más sostenible y más seguro que tenemos— pues creo que debe ser algo que debemos revisar y que debe ser una prioridad.

Hablar de movilidad sostenible es también tener en cuenta el impacto social del transporte en los distintos niveles territoriales, la necesidad de vertebrar el territorio rural, ingeniar nuevas formas de transporte colectivo. Y no hablamos de la falsa economía colaborativa, hablamos de formas de transporte público, para que el transporte sirva para nutrir el ámbito territorial y no para despoblarlo. Y, desde luego, las zonas urbanas son los lugares donde más se concentran las emisiones de CO2 y es necesario y urgente apostar por una movilidad más verde, más sostenible, más humana, impulsando la bicicleta, impulsando poner al peatón en el centro de las ciudades y proyectar las ciudades de manera que se incentive el uso del transporte público para conectarse con otros territorios.

Desde luego es algo que no debería ser solamente para el año 2050, sino que es urgente y debe ser ya.

 
Última actualización: 13 de noviembre de 2018Aviso jurídico - Política de privacidad