Volver al portal Europarl

Choisissez la langue de votre document :

  • bg - български
  • es - español (selección)
  • cs - čeština
  • da - dansk
  • de - Deutsch
  • et - eesti keel
  • el - ελληνικά
  • en - English
  • fr - français
  • ga - Gaeilge
  • hr - hrvatski
  • it - italiano
  • lv - latviešu valoda
  • lt - lietuvių kalba
  • hu - magyar
  • mt - Malti
  • nl - Nederlands
  • pl - polski
  • pt - português
  • ro - română
  • sk - slovenčina
  • sl - slovenščina
  • fi - suomi
  • sv - svenska
 Índice 
 Texto íntegro 
Debates
Lunes 21 de octubre de 2019 - Estrasburgo Edición revisada

Peligro de la violencia de extrema derecha (tras los recientes acontecimientos en Halle (Alemania)) (debate)
MPphoto
 

  Javier Zarzalejos (PPE). – Señora presidenta, gracias por este debate que es oportuno y que nos permite no solamente mirar a quienes han perpetrado estos crímenes, sino también a sus víctimas. Y cuando miramos a sus víctimas, nos encontramos de nuevo con el antisemitismo y la judeofobia, que están en la raíz de este impulso criminal.

La extrema derecha, sí. Pero el antisemitismo anida en la extrema izquierda, anida en el yihadismo, anida en el islamismo. Todos hacen de ello su causa común y a eso se añaden los discursos difamatorios, el acoso socialmente aceptado y, por supuesto, todos los que negando o trivializando el Holocausto abren el camino para violencias mayores.

El silencio ha sido siempre el aliado más eficaz y perverso del antisemitismo. Es el famoso «no sabíamos nada, no oíamos nada, no veíamos nada». Pues ahora sí sabemos, ahora sí oímos y ahora sí vemos que el antisemitismo se encuentra avanzando y hay que combatirlo, porque en Europa sabemos que cuando el antisemitismo campa a sus anchas anuncia la tragedia.

Ahora en Europa se vuelve a hablar de un éxodo silencioso de los judíos. Pues permítanme, señorías, que yo quiera destacar en este momento que, en España, gracias a una iniciativa del Partido Popular, en los últimos cuatro años, más de 31 000 judíos sefardíes, descendientes de los que fueron expulsados en 1492, han recibido la nacionalidad española en un acto de reconocimiento como españoles y como europeos.

 
Última actualización: 9 de diciembre de 2019Aviso jurídico - Política de privacidad