Volver al portal Europarl

Choisissez la langue de votre document :

  • bg - български
  • es - español (selección)
  • cs - čeština
  • da - dansk
  • de - Deutsch
  • et - eesti keel
  • el - ελληνικά
  • en - English
  • fr - français
  • ga - Gaeilge
  • hr - hrvatski
  • it - italiano
  • lv - latviešu valoda
  • lt - lietuvių kalba
  • hu - magyar
  • mt - Malti
  • nl - Nederlands
  • pl - polski
  • pt - português
  • ro - română
  • sk - slovenčina
  • sl - slovenščina
  • fi - suomi
  • sv - svenska
 Índice 
 Texto íntegro 
Debates
Martes 14 de enero de 2020 - Estrasburgo Edición revisada

Aplicación y control de las disposiciones en materia de derechos de los ciudadanos en el Acuerdo de Retirada (debate)
MPphoto
 

  Hermann Tertsch (ECR). – Señora presidenta, con respecto al Brexit, la verdad es que un poquito más de tolerancia por parte de cierta gente quizá hubiera mantenido a los británicos dentro de la Unión Europea. Quizá este tipo de matonismo explica muchas cosas.

Con el Brexit, el 31 de enero se cumple la voluntad del pueblo británico. Esta decisión británica debería haber llevado a la Unión Europea a una reflexión autocrítica, y ha sido al contrario. En vez de debatir las causas se atacó furiosamente a quien se va.

Nosotros lamentamos el Brexit. Los británicos tienen dos grandes virtudes: el coraje y el amor a la libertad. Las necesitamos aquí, desde dentro, los que hacemos frente a las hegemonías, a las tendencias hegemónicas ideológicas y los sueños federalistas contra las naciones.

En España viven 250 000 británicos, en el Reino Unido 180 000 españoles. Los derechos de unos y de otros han de ser garantizados por igual. Por eso, por tanto, tenemos muchas razones para ser exquisitos con la reciprocidad. Las relaciones con Londres parecen ser más fáciles desde las capitales europeas que desde Bruselas, porque desde Bruselas parece haber un espíritu de revancha que lo dificulta todo.

 
Última actualización: 28 de mayo de 2020Aviso jurídico - Política de privacidad