Volver al portal Europarl

Choisissez la langue de votre document :

  • bg - български
  • es - español (selección)
  • cs - čeština
  • da - dansk
  • de - Deutsch
  • et - eesti keel
  • el - ελληνικά
  • en - English
  • fr - français
  • ga - Gaeilge
  • hr - hrvatski
  • it - italiano
  • lv - latviešu valoda
  • lt - lietuvių kalba
  • hu - magyar
  • mt - Malti
  • nl - Nederlands
  • pl - polski
  • pt - português
  • ro - română
  • sk - slovenčina
  • sl - slovenščina
  • fi - suomi
  • sv - svenska
 Índice 
 Texto íntegro 
Debates
XML 1k
Miércoles 15 de enero de 2020 - Estrasburgo Edición revisada

Tergiversación de la historia europea y conmemoración de la Segunda Guerra Mundial (debate de actualidad)
MPphoto
 

  Antoni Comín i Oliveres (NI). – Señora presidenta, el proyecto europeo nacido después de la Segunda Guerra Mundial, del cual nosotros somos los herederos y que tenemos la responsabilidad de seguir impulsando, empezó a andar porque previamente las democracias liberales habían ganado a los regímenes totalitarios en aquella guerra horrible. El proyecto europeo se construyó sobre la derrota del nazismo y del fascismo. Es imposible comprender el proyecto europeo al margen de los valores de la democracia, del Estado de Derecho y de los derechos humanos que aquellos regímenes vulneraron sistemáticamente.

España, en cambio, no ha construido su democracia sobre la derrota del franquismo. El dictador murió en la cama y su herencia cultural sigue hoy muy viva. Demasiado viva. La transición española no tuvo mucho que ver con la ruptura que sí hicieron países como Alemania o Italia en los años 40 o Portugal en los años 70, que hoy son democracias asentadas y que sí rompieron con sus regímenes totalitarios previos. Y comprender esto es imprescindible para entender las raíces profundas de la deriva autoritaria en la que está embarcado hoy el Estado español.

Hoy el nacionalismo español considera que para defender la unidad de España está justificado atropellar los derechos fundamentales. Y la cúpula judicial es muy buen ejemplo de ello. Es un nacionalismo heredero, en buena medida, del nacionalismo franquista, que es el tipo de nacionalismo contra el que se ha construido la Unión Europea.

 
Última actualización: 8 de abril de 2020Aviso jurídico - Política de privacidad