Indeks 
 Poprzedni 
 Następny 
 Pełny tekst 
Debaty
XML 48k
Wtorek, 11 lutego 2020 r. - Strasburg Wersja poprawiona

9. Naruszenie decyzji Rady 2017/2074 w sprawie środków ograniczających w związku z sytuacją w Wenezueli – nielegalny wjazd osoby objętej sankcjami na terytorium państwa członkowskiego UE (debata)
zapis wideo wystąpień
PV
MPphoto
 

  Der Präsident. – Als nächster Punkt der Tagesordnung folgt die Aussprache über die Erklärung des Rates und der Kommission zu dem Verstoß gegen den Beschluss (GASP) 2017/2074 des Rates über restriktive Maßnahmen angesichts der Lage in Venezuela – Illegale Einreise einer in der Sanktionsliste genannten Person in das Hoheitsgebiet eines EU-Mitgliedstaats (2020/2564(RSP)).

 
  
MPphoto
 

  Josep Borrell Fontelles, Vice-President of the Commission / High Representative of the Union for Foreign Affairs and Security Policy. – Mr President, the current subject of debate concerns an alleged breach of European Union sanctions currently in force vis-à-vis Venezuela. These were put in place in 2017 as part of the European Union’s efforts to foster a credible and meaningful process that can lead to a peaceful, negotiated solution for the reinstatement of democracy and the rule of law in Venezuela.

These measures include a travel ban and asset freeze regarding 25 individuals, among them the Vice-President of Venezuela, Delcy Eloína Rodríguez Gómez, included on this list having been designated by the European Union on 25 June 2018. A travel ban requires the European Union Member States to take the necessary measures to prevent the entry into, or transit through, their territories by the listed persons.

As you know, there is a division of competences in the area of sanctions within the European Union. First of all, Member States are responsible in all cases for the implementation and verification of sanctions adopted by the European Union in their own jurisdictions. Member States, I repeat, are responsible in all cases for the implementation and verification of sanctions adopted by the European Union. Therefore, when the issue of a possible violation of sanctions arises, for example an assets freeze or, as here, a travel ban, it is for the Member States concerned to investigate and determine whether this has in fact been the case.

With regard to the wider oversight of the implementation of sanctions, the Commission has an overall monitoring role concerning the uniform application of such measures in an area with these competences. For example, this is the case for asset freeze and sectoral measures, but it is not the case for travel bans or arms embargoes. We can discuss the political appropriateness for Member States to give this competence to the European Union, although this would require a treaty change. But the situation, for the time being, is clear. The Commission cannot initiate any infringement procedure regarding a possible travel ban violation. Travel bans are, in practice, only contained in Council decisions and they do not therefore fall under Union law. Consequently, the Commission does not play a role in monitoring the implementation and cannot initiate an infringement procedure.

As High Representative, talking here from the side of the Council, I am also responsible for ensuring the consistent application of the common foreign and security policy, including sanctions adopted by Member States in Council. In this context, the European External Action Service, in consultation with the European Union, where competent, would be directly in touch with the European Union Member States regarding alleged violations in order to ensure that these sanctions are being applied in a homogenous way in all Member States.

 
  
  

VORSITZ: RAINER WIELAND
Vizepräsident

 
  
MPphoto
 

  Dolors Montserrat, en nombre del Grupo PPE. – Señor presidente, Venezuela y la política venezolana han venido a España de la mano de Iglesias y Monedero. No son mis palabras, sino las de Pedro Sánchez, actual presidente del Gobierno de España. Las dijo en el año 2016, y ahora sabemos que para él no era una crítica, sino un elogio. Hoy, Iglesias es el vicepresidente de su gobierno y la política chavista ensucia la imagen de su gobierno.

El Gobierno de Sánchez es quien ha abierto las puertas de Europa al chavismo, porque un ministro socialista, José Luis Ábalos, se reunió con la vicepresidenta del dictador Maduro, Delcy Rodríguez, en territorio español, en suelo europeo, vulnerando el régimen de sanciones que la Unión Europea impone a un régimen totalitario, que pisotea los derechos humanos.

El Gobierno de Sánchez no solo ha incumplido. El Gobierno de Sánchez miente. Cualquier nueva versión sobre el encuentro convierte en mentira la anterior. Ha perdido toda la credibilidad y deben ser las instituciones europeas las que investiguen la verdad.

El venezolano es un pueblo hermano para el español. Por los millones de venezolanos pisoteados por el déspota Maduro, por los millones de venezolanos que han huido de su país, necesitamos conocer la verdad y que se cumpla el régimen de sanciones.

Los españoles y el resto de los europeos, este Parlamento, siempre hemos alzado la voz en defensa de la libertad de Venezuela. Por ello, pedimos al Consejo de la Unión Europea que investigue lo ocurrido, que ayude a esclarecer la verdad y que nunca más se repita un escándalo que avergüenza a Europa.

(La oradora acepta responder a una pregunta formulada con arreglo al procedimiento de la «tarjeta azul» (artículo 171, apartado 8, del Reglamento interno))

 
  
MPphoto
 

  Cristina Maestre Martín De Almagro (S&D), pregunta de «tarjeta azul». – Señor presidente, quisiera preguntarle a la señora Montserrat si ve procedente utilizar el Parlamento Europeo como instrumento para atacar al Gobierno de España, incluso sabiendo que esta Cámara no tiene competencias en lo que usted está trasladando. Si la respuesta es que sí es procedente, tal vez algunos grupos políticos se vean tentados a llevar otros asuntos de interés nacional, sobre los que muchos ciudadanos quieren saber, como, por ejemplo, que por primera vez dos presidentes del Gobierno, Aznar y Rajoy, hayan sido llamados... (el presidente retira la palabra a la oradora).

 
  
MPphoto
 

  Dolors Montserrat (PPE), respuesta de «tarjeta azul». – Como siempre, cortinas de humo. La campaña contra España es la que hacen ustedes, abriendo las puertas de Europa al chavismo. Ustedes lo saben, han incumplido el régimen de sanciones. Ustedes han mentido, expliquen el porqué. Ustedes han perdido toda la credibilidad y pretenden que todos los españoles perdamos toda la credibilidad detrás de ustedes. Por tanto, les pedimos que ustedes sean los que se alejen del populismo y del chavismo y que realmente defiendan a Europa, hoy, aquí.

 
  
MPphoto
 

  Javier Moreno Sánchez, en nombre del Grupo S&D. – Señor presidente, señorías, Dolors, Jordi, en este debate nueve de los diez oradores somos españoles. A los promotores de esta iniciativa les pregunto —además el hemiciclo está casi vacío—: ¿Siguen pensando que este es un debate europeo? ¿No estarán haciendo el ridículo? ¿Piensan seguir utilizando esta Cámara para hacer oposición desleal al Gobierno de España?

Señorías del PPE, de Ciudadanos y de Vox, ustedes son unos irresponsables y unos desleales que están dañando gravemente la imagen de España en este Parlamento. Ustedes no han pensado ni un minuto en el pueblo venezolano, que lo que espera de nosotros es apoyo, diálogo, unidad, y no división y confrontación.

El Gobierno de España ha actuado y actúa como interlocutor reconocido por el Gobierno y la oposición venezolana para conseguir una solución política, democrática y negociada, que conduzca a unas elecciones libres y justas. Y, en ese momento, en ese momento, el Parlamento Europeo actuará enviando una misión electoral.

Por favor, aprendan a trabajar en esta casa y no hagan el ridículo.

(El orador acepta responder a una pregunta formulada con arreglo al procedimiento de la «tarjeta azul» (artículo 171, apartado 8, del Reglamento interno))

 
  
MPphoto
 

  Mick Wallace (GUE/NGL), blue-card question. – Mr President, I would like to put a question to the last speaker. He says that the European Union is doing the right thing by recognising Spain’s position here. I have no problem with Spain’s position on this, but I have had a big problem with Spain’s position on a lot of aspects in relation to Venezuela, and in particular to the Europeans’ attitude. Do you not agree that the recognition of Guaidó is an absolute embarrassment to anyone who has to occupy this Chamber and it is a disgrace on the part of the Member States of Europe that so many of them have recognised an unelected gobshite?

 
  
MPphoto
 

  Javier Moreno Sánchez (S&D), respuesta de «tarjeta azul». – Señor presidente, brevemente ―creo que ya lo he dicho― el Gobierno socialista de España es coherente. Lo que queremos es buscar una solución con todos los venezolanos. La diferencia es que nosotros buscamos el diálogo y no la confrontación y la división. Solo se podrán encontrar soluciones —porque el pueblo de Venezuela está sufriendo— si unimos a los venezolanos y no los dividimos, y por eso el Gobierno de España está haciendo todo lo posible para buscar una solución ―como he dicho― negociada, pactada, democrática, y que le permita... (el presidente retira la palabra al orador).

 
  
MPphoto
 

  Der Präsident. – Vielen Dank, Herr Kollege Moreno Sánchez.

Herr Kollege Wallace: Ich rufe Sie für die Verwendung des Begriffs „Dreckskerl“ zur Ordnung.

 
  
MPphoto
 

  Jordi Cañas, en nombre del Grupo Renew. – Señor presidente, va a ser complicado sobrevolar el barro socialista, pero lo voy a intentar.

A mí, señor Borrell, me hubiera gustado que usted hubiera intervenido como alto representante y no como exministro de Asuntos Exteriores del Gobierno del señor Sánchez. Y le explicaré el porqué. Pues porque este no es un debate nacional. Este es un debate sobre la legitimidad, la credibilidad de la política exterior europea y sobre el respeto a esta Cámara. Yo no sé cómo respetan esta Cámara trayendo aquí este chapapote. Sinceramente, lo lamento muchísimo, lo lamento muchísimo.

Porque el respeto a esta Cámara significa respetar lo que impulsa. Y esta Cámara, por ejemplo, ha pedido redoblar los esfuerzos, redoblar las sanciones contra el régimen de Nicolás Maduro —con su voto, quiero recordar—. Por lo tanto, cuando un Estado miembro decide violar las Resoluciones de esta Cámara está faltando a la legitimidad que tiene esta Cámara y el conjunto de sus instituciones.

¿Cómo van a confiar los demás en la Unión Europea cuando ni los Estados miembros respetan las decisiones adoptadas por esta Cámara y sus instituciones? Tenemos que recordar que esas Resoluciones nos obligan a todos, también a los Estados miembros, al Consejo y, perdone, a la Comisión. Porque la Comisión tiene el rol de velar para que los incumplimientos se sancionen. Es evidente que el Gobierno de España ha faltado a la verdad, es evidente que ha incumplido la decisión adoptada por esta Cámara.

Lo que es evidente es que la Comisión no ha hecho nada. Y es muy sencillo. ¿Notificó el Gobierno al Consejo la excepción al Gobierno del señor Maduro? No, no lo hizo. ¿Está ese documento al alcance de los ciudadanos? No, no lo está. Y a usted no le preocupa... (el presidente retira la palabra al orador).

 
  
MPphoto
 

  Der Präsident. – Vielen Dank, Herr Kollege.

Sie haben nicht mehr das Wort, Herr Kollege Cañas.

Ich weise darauf hin, dass es meine ständige Praxis ist, Kollegen, denen ich wegen überzogener Redezeit das Wort entzogen habe, keine „blaue Karte“ zuzugestehen.

 
  
MPphoto
 

  Ernest Urtasun, en nombre del Grupo Verts/ALE. – Señor presidente, no hay caso europeo, porque la aplicación de las sanciones y de la decisión del Consejo es una competencia nacional. Lo que hay es que se ha traído aquí un debate que debería estarse produciendo en el Congreso de los Diputados. Y yo quiero pedir perdón al conjunto de señorías por haber ocupado una parte del debate del Parlamento Europeo con un debate que, básicamente, estamos manteniendo nueve españoles entre nosotros, y creo que es bastante lamentable.

Tengo que decir, además, de forma muy honesta, que creo que, haciendo este tipo de cosas, degradamos la imagen de la delegación española en esta casa, y me parece que no deberíamos hacer este tipo de ejercicios —de verdad lo digo y lo digo con toda sinceridad—. Y después me gustaría trasladar un mensaje a los diputados europeos de Renew y del Partido Popular Europeo que hoy no han venido —la gran mayoría, algunos sí; a los que están les respeto mucho— y, en cambio, el lunes decidieron votar celebrar este debate.

¿Qué vamos a hacer a partir de ahora? ¿Cada vez que en algún Estado miembro haya un debate de política nacional vamos a traerlo aquí? ¿En qué vamos a convertir esta Cámara? Yo pido un poco de respeto y de responsabilidad por los trabajos muy serios e importantes que tenemos que hacer aquí, en esta casa.

 
  
MPphoto
 

  Der Präsident. – Vielen Dank, Herr Kollege Urtasun.

Ich will das noch einmal erläutern, weil Rückfragen kamen. Es gehört zu meiner ständigen Praxis, dass ich einen Redner, dem ich das Wort entzogen habe, weil er die Redezeit überschritten hat, nicht damit belohne, dass ich ihm eine Frage zukommen lasse.

Und ich werde auch, Herr Kollege Cañas, Ihre „blaue Karte“ jetzt nicht zulassen.

 
  
MPphoto
 

  Hermann Tertsch, en nombre del Grupo ECR. – Señor presidente, la verdad es que tiene guasa, señor Borrell, que nosotros —el Parlamento, la Comisión, el Consejo—, que estamos haciendo injerencias permanentemente en todas partes, resulta que es una injerencia que reaccionemos a la violación de una decisión de la Unión Europea de imponer sanciones a una serie de criminales que gobiernan en esa mafia comunista y narcotraficante de Venezuela. Tiene guasa que ante eso resulta que nosotros no podemos hacer nada, cuando nos estamos metiendo en la educación de los húngaros, nos estamos metiendo en la justicia de los polacos, etcétera, etcétera.

Y, por otra parte, por Dios, no digamos que esto es un debate español. Esto es un debate sobre el respeto de las reglas de la Unión Europea, que han sido violadas groseramente por un gobierno socialcomunista que tenemos en España desde hace un mes y que ya ha hecho una cita clandestina con un régimen criminal en territorio español, quién sabe para qué, quién sabe con qué condiciones y quién sabe con qué razones oscuras.

 
  
MPphoto
 

  Idoia Villanueva Ruiz, en nombre del Grupo GUE/NGL. – Señor presidente, miren, es absolutamente grotesco e irresponsable el uso que se hace, una y otra vez, del pueblo de Venezuela. Solo les deja en evidencia —bastante poco les importan a ustedes los venezolanos y las venezolanas—. Venezuela es un país dividido. Lo que necesita es responsabilidad; necesita que acabemos con las sanciones que sufre el pueblo, que apoyemos el diálogo, la negociación y que se puedan celebrar elecciones con garantías.

Veíamos al señor Tertsch mandar un mensaje a todo el Parlamento Europeo diciendo que en España creaba una enorme ansiedad con quién se encuentra el ministro de nuestro país. ¿En serio? ¿De verdad? ¿Ansiedad? Ansiedad, señor Tertsch, genera el poder dar un futuro a nuestros jóvenes; ansiedad generan los agricultores que no están recibiendo precios justos; ansiedad generan los cortes de luz en Granada por parte de multinacionales como Endesa que se saltan los derechos fundamentales. Pero poco les veo yo a ustedes defender los derechos de los españoles y las españolas frente a esas élites.

Ustedes criminalizan el diálogo, alientan a rebeliones armadas. Y yo les digo solo una cosa. Nuestro país, España, es mucho mejor que el blanco y negro con el que ustedes lo quieren pintar. Nuestro país tiene futuro y lo va a llevar adelante nuestra gente.

 
  
MPphoto
 

  Leopoldo López Gil (PPE). – Señor presidente, la verdad es que no se trata de un debate sobre España ni sobre Venezuela. Es una necesaria actuación sobre el valor de nuestras sanciones y nuestros principios. Hay valores intrínsecos a la formación de esta Unión, como lo es el funcionamiento de un país que respete su Estado de Derecho, la transparencia, la legalidad.

Recientemente hemos conocido como el Gobierno de España ha burlado la aplicación de las sanciones aprobadas por el Consejo en junio de 2018. Son medidas que prohíben la entrada al territorio europeo a la vicepresidenta del régimen de Maduro, sanciones que castigan por violar la democracia, por usurpar los poderes a la Asamblea Nacional.

Pedimos al Consejo que investigue a fondo este asunto mediante la sección de sanciones del Grupo de Consejeros de Relaciones Exteriores —el RELEX— e informe oportunamente a esta Cámara.

Ciertamente, nadie debe estar por encima de la ley. Tampoco los Estados ni sus gobernantes.

 
  
MPphoto
 

  Mónica Silvana González (S&D). – Señor presidente, efectivamente, este no es un debate europeo, este es un debate que se debe discernir en el Congreso español. Están ustedes haciendo el ridículo y, por mucho que se pongan todos juntos, son los que son. Son una minoría que no alcanzan a construir una mayoría en el Parlamento español.

Yo también pido disculpas al resto de diputados por tener que soportar un debate que debería haberse producido en el Congreso de España. Obedece a que su fuerza política no tiene más que diez diputados; su fuerza política va a desaparecer, porque todas las estadísticas, todas las encuestas, dicen justamente que son insignificantes. Así que, señor Cañas, señorías del Partido Renew, señorías de Ciudadanos, traigan a este Parlamento soluciones constructivas para aliviar el dolor del pueblo venezolano.

Les invito a que vengan a la Comisión de Desarrollo y busquemos juntos soluciones para paliar el dolor con ayuda humanitaria y desarrollo para el pueblo venezolano.

Señorías, aquí no hay caso, porque la vicepresidenta de Venezuela no estuvo en territorio Schengen. Por lo tanto, no cruzó ningún filtro de pasaporte. ¿Creen ustedes que esto aporta algo para aliviar el dolor del pueblo venezolano? El Gobierno de España continuará, liderado por Pedro Sánchez, buscando una solución democrática... (el presidente retira la palabra a la oradora).

 
  
MPphoto
 

  Dita Charanzová (Renew). – Señor presidente, parece que soy la única extranjera en este debate. Pues quiero decir que tenemos el debate hoy porque ayer la mayoría de esta Cámara votó en favor de este debate. Y lamento que esto se haya convertido en un debate nacional español, cuando se trata de las sanciones europeas y lo que está en juego es la credibilidad de la Unión Europea.

Este caso socava seriamente nuestra credibilidad frente a los ciudadanos venezolanos que esperan justicia y nuestro apoyo. Ustedes, especialmente los que estuvieron aquí en el último mandato, sabrán que, cada vez que tenemos un debate sobre Venezuela, he dicho lo mismo: sanciones selectivas.

Pasaron tres años antes de que el Consejo diera por fin el primer paso. Las sanciones selectivas son la herramienta pacífica más fuerte que tenemos para presionar al régimen para negociar y parar la represión violenta contra los venezolanos.

(La oradora acepta responder a una pregunta formulada con arreglo al procedimiento de la «tarjeta azul» (artículo 171, apartado 8, del Reglamento interno))

 
  
MPphoto
 

  Ibán García Del Blanco (S&D), pregunta de «tarjeta azul». – Señora Charanzová, quería preguntarle a su señoría, que se lamentaba profundamente de que esto se hubiera transformado en un debate español, que qué esperaba. Si, al final, evidentemente, esto es un asunto de política nacional, que se va a dirimir, además, en el Congreso de España, que tiene un debate previsto para los próximos días. Al final, aquí, simplemente se trata de la imposibilidad de un Grupo que no acaba de encontrar su espacio político y que, de alguna manera, quiere saber qué es lo que tiene que hacer y cuáles son las competencias de cada uno de los parlamentos ¿No se siente usted engañada por sus compañeros de Ciudadanos?

 
  
MPphoto
 

  Dita Charanzová (Renew), respuesta de «tarjeta azul». – Ustedes han votado en contra de la investigación en el Congreso español hoy. Por eso tenemos el debate. Y, como ya he dicho, es un problema europeo, son las sanciones europeas y es la credibilidad europea frente a los ciudadanos de Venezuela.

 
  
MPphoto
 

  Javi López (S&D). – Señor presidente, sin duda, lo que está en juego es la credibilidad de la Unión Europea. La credibilidad de esta Cámara, que se dedica ahora a fiscalizar la labor de los gobiernos nacionales. Porque esto es lo que hoy estamos debatiendo aquí.

No es que hoy Borrell haya dicho que, competencialmente, son los Estados miembros y los gobiernos los que aplican las sanciones. Es que lo han dicho una docena de portavoces durante las últimas semanas. Una Comisión Europea que, por cierto, tiene miembros del Partido Popular Europeo y de los liberales —que les han repetido una y otra vez el mismo mensaje—. Y, además, hoy merece la pena recordar que, este debate, ¿qué es lo que nos muestra? Que a ustedes les importa poco España y nada Venezuela. Lamentablemente, ustedes traen aquí el debate para tapar sus problemas a la hora de fiscalizar y hacer su labor en el Congreso de los Diputados.

Los socialistas continuamos comprometidos con Venezuela, y no con el uso político del dolor de los venezolanos, que es lo que ustedes hacen aquí una y otra vez. El dolor de un pueblo como el de Venezuela no es un arma arrojadiza y menos para hacer política nacional aquí en el Parlamento Europeo.

(El orador se niega a que Hermann Tertsch le formule una pregunta con arreglo al procedimiento de la «tarjeta azul»)

 
  
MPphoto
 

  Der Präsident. – Wir kommen dann zu den spontanen Wortmeldungen. Ich habe mehr als doppelt so viele Wortmeldungen wie die, für die wir Zeit haben. Ich werde auch spanische Kollegen berücksichtigen, aber die nichtspanischen jedenfalls auch. Herr Kollege López Aguilar.

Spontane Wortmeldungen

 
  
MPphoto
 

  Juan Fernando López Aguilar (S&D). – Señor presidente, soy canario, próximo al pueblo venezolano, que incluye a los descendientes de la comunidad canaria en Venezuela.

He participado en todos los debates sobre Venezuela y advertí al alto representante Borrell de que no habría Pleno sin un debate sobre Venezuela. He votado las Resoluciones que intentan apoyar el cambio democrático en Venezuela y que exigen la unidad del Parlamento Europeo.

Pero esto no es un debate sobre Venezuela, ni sobre el sufrimiento del pueblo venezolano. Ni siquiera es un debate sobre España. Es un debate traído por quienes se oponen al Gobierno de España, porque están en minoría en el Congreso de los Diputados y pretenden, por tanto, banalizar, multiplicando los debates sobre Venezuela, la posición del Parlamento Europeo, haciéndole daño también al Parlamento Europeo y a su credibilidad, que tanto invocan.

Porque nada perjudica tanto la credibilidad de las Resoluciones del Parlamento Europeo como la desunión en el Parlamento Europeo, intentando criticar al Gobierno de España a propósito del sufrimiento del pueblo de Venezuela. Por tanto, señores del Partido Popular y de Ciudadanos, no hagan el ridículo ni rayen en lo grotesco. Ayuden al pueblo venezolano en lugar de traer aquí un debate que no tiene otro objetivo que criticar al Gobierno de España.

 
  
MPphoto
 

  João Ferreira (GUE/NGL). – Senhor Presidente, se preciso fosse ainda, este debate descredibiliza, ainda mais, a direita mais reacionária e descabelada deste Parlamento. O ódio que os move leva-os agora a transportar a política espanhola aqui, para o Parlamento. No fundo, tudo serve para alimentar esta sanha irracional.

Uma sanha que omite as consequências desumanas das sanções que continuam a defender, para o povo venezuelano e para as comunidades imigrantes na Venezuela, designadamente a comunidade portuguesa. Uma sanha que expõe, que os expõe, aliás, como à União Europeia, ao ridículo internacional pelo não reconhecimento de um Governo sucessivamente sufragado pelo voto popular e pela insistência no apoio a um fantoche de Trump, que perdeu qualquer crédito, mesmo junto da oposição venezuelana.

E, enfim, quem assim age, movido pelo ódio, e só pelo ódio, acaba, inevitavelmente, a tropeçar nos próprios pés, como aqui ficou demonstrado neste debate.

 
  
MPphoto
 

  Sira Rego (GUE/NGL). – Señor presidente, yo no sé ustedes, pero, con este debate, yo tengo la sensación de estar ante el berrinche de un niño al que se le ha roto un juguete. Solo así se puede entender que el grupo parlamentario que más representación ha perdido en las elecciones generales en mi país se empeñe en mantener abierto un debate que hasta la propia Comisión Europea entiende que está cerrado.

La verdad es que es lamentable ver que, mientras nuestro gobierno hace un esfuerzo porque les vaya bien a las familias trabajadoras —subiendo el salario mínimo interprofesional, reforzando los servicios públicos, luchando contra la ludopatía—, ustedes se dedican, aquí y en otros lugares, a lo mismo, al chascarrillo, al veto fanático y a hacer piña con sus amigos de la extrema derecha. Yo les pediría que nos hicieran un favor y nos ahorraran a todos y a todas este bochorno, ahora y en el futuro, y sugeriría un poquito más de responsabilidad y un poquito más de trabajo por los intereses de nuestro pueblo.

 
  
MPphoto
 

  Clare Daly (GUE/NGL). – Mr President, I think it’s an absolute joke, actually, that we are here discussing this nonsense. I’ve been very open in my criticism of the Spanish Government in different situations, so now, when they do something that’s correct, I will be equally forthright in welcoming the initiative that they took, and in their stance in supporting dialogue in this situation. How else do you think that this situation is going to be resolved!

We should be discussing here, actually, the situation where we have supported the imaginary president Juan Guaidó, the chosen one of a nakedly US-backed coup, a defeated attempt, a crowd who have been exposed for embezzling the humanitarian aid and squandering it. We should be dealing here with the impact of the sanctions on the people of Venezuela, the hardship that that has caused, the difficulties there. That is not something that any of us should be standing over – we should be working to end that nightmare. I salute the efforts that have been taken, and I condemn the initiatives taken here to derail that project.

 
  
 

(Ende der spontanen Wortmeldungen)

 
  
MPphoto
 

  Josep Borrell Fontelles, Vicepresidente de la Comisión / Alto Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad. – Señor presidente, en efecto, se trata de sanciones europeas. Pero, de acuerdo con las normas europeas, la implementación de estas sanciones y la vigilancia de las mismas corresponde a los Estados miembros. Eso también es una norma europea. ¿O no lo es? Para cambiarla haría falta cambiar el Tratado.

Ustedes saben —o deberían saber perfectamente— que esta clase de restricciones a los viajes son decisiones del Consejo y, por lo tanto, no caen bajo el control de la ley europea, no son Union law. Puede que a un ciudadano normal, un ciudadano que no es un experto en estas cuestiones, le pueda sorprender, pero a ustedes no les debería sorprender. ¿Por qué les sorprende? Es la decisión del Consejo y, como tal, no es Union law. Y, en consecuencia, la Comisión no tiene ningún papel en controlar su aplicación y no puede iniciar un procedimiento de infracción.

Ustedes son eurodiputados. Ustedes deben saber eso, ¿no? ¿Les sorprende? Les sorprende. Pues tendrán ustedes que estudiar un poco más, porque no les debería sorprender. Que una decisión del Consejo no es Union law, eso lo saben ustedes de sobra, y, por lo tanto, la Comisión Europea no puede intervenir ni puede iniciar un procedimiento de infracción. Y también, de acuerdo con nuestras normas, hemos dicho que son los Estados miembros quienes tienen que vigilar su implementación.

Entonces, se trata de una norma europea que tiene que aplicar un Estado miembro y cuya aplicación tiene que ser controlada a nivel del Estado miembro. ¿Dónde está el fallo lógico en mi argumento? Porque, si yo no tengo fallo lógico, lo tienen ustedes.

 
  
MPphoto
 

  Der Präsident. – Die Aussprache ist geschlossen.

Schriftliche Erklärungen (Artikel 171)

 
  
MPphoto
 
 

  Sandra Pereira (GUE/NGL), por escrito. – Este Parlamento promoveu mais um debate sobre a Venezuela, país constantemente atacado pela direita mais reacionária que não aceita a luta de um povo que resiste de pé. Desta vez, o ódio que os move impeliu-os a trazer a política espanhola para este parlamento, continuando a alimentar os sentimentos mais antidemocráticos e ingerencistas, insistindo no não reconhecimento de um governo sucessivamente sufragado pelo voto popular e na insistência no apoio a um fantoche de Trump, que perdeu qualquer crédito já mesmo junto da oposição venezuelana. Prosseguem na defesa de sanções cujos principais prejudicados são o povo venezuelano e as comunidades imigrantes na Venezuela, como a comunidade portuguesa. Ao povo venezuelano que resiste e não se vende, apesar das sanções e de todos os ataques externos, expressamos a nossa solidariedade.

 
Ostatnia aktualizacja: 15 lutego 2021Informacja prawna - Polityka ochrony prywatności