Volver al portal Europarl

Choisissez la langue de votre document :

  • bg - български
  • es - español (selección)
  • cs - čeština
  • da - dansk
  • de - Deutsch
  • et - eesti keel
  • el - ελληνικά
  • en - English
  • fr - français
  • ga - Gaeilge
  • hr - hrvatski
  • it - italiano
  • lv - latviešu valoda
  • lt - lietuvių kalba
  • hu - magyar
  • mt - Malti
  • nl - Nederlands
  • pl - polski
  • pt - português
  • ro - română
  • sk - slovenčina
  • sl - slovenščina
  • fi - suomi
  • sv - svenska
 Índice 
 Texto íntegro 
Debates
Jueves 14 de mayo de 2020 - Bruselas Edición provisional

Legislación de emergencia en Hungría y su impacto en el Estado de Derecho y los derechos fundamentales (continuación del debate)
MPphoto
 
 

  Hermann Tertsch (ECR), por escrito. – Ha sido lamentable escuchar hoy a eurodiputados lanzar acusaciones y difamaciones contra Hungría. Viktor Orbán cuenta con un respaldo parlamentario de más de dos tercios —137 sobre 190—, que le ha otorgado poderes especiales para una eficaz lucha contra la pandemia, que está siendo un éxito.

Añadido sarcasmo es oír esas acusaciones por boca de una socialista española. Un miembro del PSOE de Pedro Sánchez, aliado con los comunistas de Podemos, que pisotean toda garantía democrática, vigilan, amenazan y persiguen opiniones críticas y utilizan a la policía para la intimidación política. Con una raquítica minoría lograda con engaños, tiene que gobernar con separatistas, golpistas y filoterroristas. Mientras España sufre la peor mortandad por habitante del mundo, con 40 000 muertos ya, en parte ocultados por el Gobierno. Y 50 000 sanitarios contagiados, fruto de fracaso e incompetencia. El Gobierno socialcomunista, con nexos con dictaduras en Venezuela y Cuba y vínculos con la organización terrorista narcotraficante colombiana FARC, está desmantelando la democracia en España y construyendo una jaula.

Comparen Hungría y España hoy, tanto en libertades democráticas como en lucha contra el coronavirus, y verán que donde tiene que alarmarse la Comisión no es en Budapest, es en Madrid.

 
Última actualización: 22 de julio de 2020Aviso jurídico - Política de privacidad