Volver al portal Europarl

Choisissez la langue de votre document :

  • bg - български
  • es - español (selección)
  • cs - čeština
  • da - dansk
  • de - Deutsch
  • et - eesti keel
  • el - ελληνικά
  • en - English
  • fr - français
  • ga - Gaeilge
  • hr - hrvatski
  • it - italiano
  • lv - latviešu valoda
  • lt - lietuvių kalba
  • hu - magyar
  • mt - Malti
  • nl - Nederlands
  • pl - polski
  • pt - português
  • ro - română
  • sk - slovenčina
  • sl - slovenščina
  • fi - suomi
  • sv - svenska
 Índice 
 Texto íntegro 
Debates
XML 1k
Miércoles 19 de mayo de 2021 - Bruselas Edición provisional

Respuesta al desafío mundial de la COVID-19: consecuencias de la suspensión del Acuerdo sobre los ADPIC de la OMC en materia de vacunas, tratamiento y equipos en relación con la COVID-19 y aumento de la capacidad de producción y fabricación en los países en desarrollo (debate)
MPphoto
 

  Esteban González Pons (PPE). – Señor presidente, contra la COVID se han fabricado dos tipos de vacunas: unas, tradicionales, y otras, basadas en una nueva tecnología que podría cambiar el tratamiento con que hoy se combaten muchas enfermedades, incluidos algunos cánceres, conocida como «ARN mensajero», y que es europea.

En este segundo caso, con la patente, se expropiaría también un largo trabajo de investigación y la llave de todas las aplicaciones futuras. Las empresas que han desarrollado la tecnología de ARN mensajero en Europa son pequeñas y llevan menos de veinte años en el sector. Si se les obliga ahora a compartir su trabajo con las farmacéuticas chinas, indias o rusas, por ejemplo, no solo se arruinará su trabajo, sino también el liderazgo europeo en uno de los pocos campos en los que aún lo mantenemos. Y los países que más las necesitan seguirán sin fabricar vacunas.

Se pinchan vacunas, no patentes. La escasez de vacunas no la provoca la patente, sino la insuficiente producción. Estamos ante una emergencia humanitaria internacional. Incentivemos, pues, acuerdos entre empresas para que multipliquen las vacunas que fabrican, pero, tratándose de algo tan estratégico como la salud pública, protejamos a nuestros investigadores de las ambiciones de Rusia o de China que, por cierto, jamás compartirán sus avances.

Fabriquemos vacunas para todos, pero no corramos el riesgo de no saber quién fabrica las nuestras.

 
Última actualización: 29 de junio de 2021Aviso jurídico - Política de privacidad