Volver al portal Europarl

Choisissez la langue de votre document :

  • bg - български
  • es - español (selección)
  • cs - čeština
  • da - dansk
  • de - Deutsch
  • et - eesti keel
  • el - ελληνικά
  • en - English
  • fr - français
  • ga - Gaeilge
  • hr - hrvatski
  • it - italiano
  • lv - latviešu valoda
  • lt - lietuvių kalba
  • hu - magyar
  • mt - Malti
  • nl - Nederlands
  • pl - polski
  • pt - português
  • ro - română
  • sk - slovenčina
  • sl - slovenščina
  • fi - suomi
  • sv - svenska
 Índice 
 Texto íntegro 
Acta literal de los debates
XML 1k
Miércoles 7 de febrero de 2024 - Estrasburgo Edición provisional

Recientes ataques perpetrados la víspera de Navidad en el estado nigeriano de Plateau
MPphoto
 

  Miguel Urbán Crespo, autor. – Señor presidente, la verdad es que lo hemos dicho muchas veces: Nigeria es un magnífico ejemplo de un país que debería ser rico, pero donde más de la mitad de su población vive en la pobreza.

Todo ello es responsabilidad, evidentemente, de su Gobierno, pero no solo de él. También lo es de las políticas neocoloniales y de las empresas multinacionales que expolian el territorio. El conflicto histórico en la región de Plateau no es un conflicto religioso, como algunos pretenden disfrazarlo, sino una consecuencia directa de esta pobreza. Desde hace décadas, las disputas entre campesinos y pastores nómadas son en torno al acceso a la tierra y a las fuentes de agua, ambos recursos cada vez más escasos por los efectos de la crisis climática.

Por supuesto, exigimos al Gobierno nigeriano que proteja a la población civil en Plateau. Pero hay que ir más allá. Hay que asumir nuestras responsabilidades y analizar justamente el impacto de las políticas sobre el cambio climático en un país como Nigeria.

 
Última actualización: 19 de febrero de 2024Aviso jurídico - Política de privacidad