Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2005/0211(COD)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : A6-0373/2006

Textos presentados :

A6-0373/2006

Debates :

PV 13/11/2006 - 17
CRE 13/11/2006 - 17

Votaciones :

PV 14/11/2006 - 9.15
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P6_TA(2006)0482

Textos aprobados
PDF 527kWORD 178k
Martes 14 de noviembre de 2006 - Estrasburgo
Política comunitaria del medio marino ***I
P6_TA(2006)0482A6-0373/2006
Resolución
 Texto consolidado

Resolución legislativa del Parlamento Europeo sobre la propuesta de Directiva del Parlamento Europeo y del Consejo por la que se establece un marco de acción comunitaria para la política del medio marino (Directiva sobre la estrategia marina) (COM(2005)0505 – C6-0346/2005 – 2005/0211(COD))

(Procedimiento de codecisión: primera lectura)

El Parlamento Europeo,

–  Vista la propuesta de la Comisión al Parlamento Europeo y al Consejo (COM(2005)0505)(1),

–  Vistos el apartado 2 del artículo 251 y el apartado 1 del artículo 175 del Tratado CE, conforme a los cuales la Comisión le ha presentado su propuesta (C6-0346/2005),

–  Visto el artículo 51 de su Reglamento,

–  Vistos el informe de la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria y la opinión de la Comisión de Pesca (A6-0373/2006),

1.  Aprueba la propuesta de la Comisión en su versión modificada;

2.  Pide a la Comisión que le consulte de nuevo, si se propone modificar sustancialmente esta propuesta o sustituirla por otro texto;

3.  Encarga a su Presidente que transmita la posición del Parlamento al Consejo y a la Comisión.

(1) Pendiente de publicación en el DO.


Posición del Parlamento Europeo adoptada en primera lectura el 14 de noviembre de 2006 con vistas a la adopción de la Directiva 2007/.../CE del Parlamento Europeo y del Consejo por la que se establece un marco de acción comunitaria para la política del medio marino (Directiva sobre la estrategia marina)
P6_TC1-COD(2005)0211

(Texto pertinente a efectos del EEE)

EL PARLAMENTO EUROPEO Y EL CONSEJO DE LA UNIÓN EUROPEA,

Visto el Tratado constitutivo de la Comunidad Europea y, en particular, su artículo 175, apartado 1,

Vista la propuesta de la Comisión,

Visto el dictamen del Comité Económico y Social Europeo(1),

Visto el dictamen del Comité de las Regiones(2),

De conformidad con el procedimiento establecido en el artículo 251 del Tratado(3),

Considerando lo siguiente:

(1)  El medio marino es un patrimonio muy valioso que ha de ser protegido, rehabilitado y tratado como tal, con el objetivo final de preservar la diversidad biológica y el dinamismo de unos océanos y mares que sean seguros, limpios, sanos y productivos.

(2)  Europa está rodeada por cuatro mares: el mar Mediterráneo, el mar Báltico, el mar del Norte y el mar Negro; y por dos océanos: el océano Atlántico y el océano Ártico.

(3)  La superficie terrestre de la Comunidad está formada por una península con miles de kilómetros de costa, y el territorio marino de la Comunidad es más vasto que su superficie terrestre.

(4)  Es evidente que la demanda ejercida sobre los recursos naturales marinos y los servicios ecológicos marinos, tales como la absorción de residuos, resulta demasiado elevada y que la Comunidad debe reducir su impacto sobre las aguas marinas, tanto dentro como fuera del territorio comunitario.

(5)  A la luz de la especial fragilidad del ecosistema del mar Báltico debida a su carácter cerrado y salobre, los Estados miembros ribereños del mar Báltico deben abordar urgentemente los riesgos específicos del mar Báltico como la eutrofización, la introducción de especies invasoras y la sobreexplotación pesquera.

(6)  Con arreglo a la Decisión nº 1600/2002/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 22 de julio de 2002, por la que se establece el Sexto Programa de Acción Comunitario en materia de Medio Ambiente(4), debía adoptarse una estrategia temática para la protección y la conservación del medio marino en un plazo de tres años a partir de la adopción de dicho programa, para promover la utilización sostenible de los mares y proteger los ecosistemas marinos.

(7)  La estrategia temática para el medio marino, basada en un enfoque integrado, debe incluir, en su caso, objetivos cualitativos y cuantitativos y calendarios que permitan comparar y evaluar las medidas adoptadas. Las acciones destinadas a la aplicación de dicha estrategia deben respetar el principio de subsidiariedad. Asimismo, se debe procurar una mayor participación de las partes interesadas y una mejor utilización de los diversos instrumentos financieros de la Comunidad que estén relacionados, directa o indirectamente, con la protección del medio marino.

(8)  Es necesario desarrollar y aplicar la estrategia para la conservación del ecosistema. Este enfoque debe tener en cuenta las zonas biogeográficas que se han de proteger y las actividades humanas que causan un impacto en el medio marino.

(9)  Es necesario continuar fijando metas y marcos de referencia biológicos y medioambientales, teniendo en cuenta los objetivos establecidos en la Directiva 92/43/CEE del Consejo, de 21 de mayo de 1992, relativa a la conservación de los hábitats naturales y de la fauna y flora silvestres(5) (Directiva Hábitats), la Directiva 2000/60/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 23 de octubre de 2000, por la que se establece un marco comunitario de actuación en el ámbito de la política de aguas(6) y en otros acuerdos internacionales.

(10)  Para promover la utilización sostenible de los mares y proteger los ecosistemas marinos, conviene ante todo alcanzar un buen estado ecológico del medio marino comunitario, perseverar en su protección y conservación y velar por evitar un nuevo deterioro.

(11)  La consecución de estos objetivos requiere la instauración de un marco legislativo transparente y coherente que incluya la definición de buen estado ecológico y en el que, de conformidad con los principios de la Política Pesquera Común, se inscriba la acción general, y que garantice su coordinación, coherencia y articulación adecuada con las medidas adoptadas en virtud de otros textos legislativos comunitarios y de acuerdos internacionales.

(12)  La diversidad de las condiciones, de los problemas y de las necesidades de las distintas regiones marinas que componen el medio marino comunitario requiere soluciones diferentes y específicas. Es importante tener en cuenta esa diversidad en la elaboración, planificación y aplicación de las medidas para alcanzar un buen estado ecológico de las regiones y subregiones marinas de los mares comunitarios.

(13)  Por consiguiente, conviene que los Estados miembros que compartan una región marina velen por la elaboración de una única estrategia marina conjunta para la región o subregión de las aguas que están bajo su soberanía o jurisdicción. Cada Estado miembro debe elaborar para sus aguas europeas una estrategia marina que se refiera específicamente a sus aguas pero refleje a su vez la perspectiva global de la región marina en que se inscriba. Las estrategias marinas deben conseguir la aplicación de programas de medidas destinados a alcanzar un buen estado ecológico.

(14)  Por el carácter transfronterizo del medio marino, debe coordinarse la elaboración de las estrategias de cada una de las regiones marinas. Éstas pueden incluir varios Estados miembros y terceros países, por lo que los Estados miembros deberían esforzarse en garantizar la mayor coordinación posible con todos los Estados miembros y terceros países interesados. Siempre que resulte factible y oportuno, esa coordinación se garantizará por medio de las estructuras institucionales existentes en las regiones marinas.

(15)  Dado que es imprescindible una acción a escala internacional para alcanzar estos objetivos, la presente Directiva debe servir para dar mayor eficacia a la contribución comunitaria en virtud de los acuerdos internacionales.

(16)  Dada la interacción de los intereses de los países pesqueros o mercantes y de sus buques y actividades en el medio marino, resulta necesario coordinar los esfuerzos para proteger el medio marino contra los riesgos derivados de la actividad de esos buques en la región marina con los países cuyo pabellón enarbolan. En caso de que buques de terceros países operaran en la región marina, los Estados miembros deben coordinar sus esfuerzos para proteger el medio marino en el seno de los órganos e instituciones existentes.

(17)  La Comunidad y sus Estados miembros son Partes en la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del mar (CNUDM), aprobada mediante la Decisión 98/392/CE del Consejo(7). Conviene, pues, tener plenamente en cuenta en la presente Directiva las obligaciones de la Comunidad y de los Estados miembros derivadas de esos acuerdos.

(18)  La presente Directiva debe asimismo respaldar la posición firme adoptada por la Comunidad en el contexto del Convenio sobre diversidad biológica, aprobada mediante la Decisión 93/626/CE del Consejo(8), en lo que se refiere a hacer frente a la pérdida de la diversidad biológica, a la utilización viable y sostenible de la biodiversidad marina y a la creación, de aquí al año 2012, de una red mundial de zonas marinas protegidas. Además, debe contribuir a la consecución de los objetivos de la Séptima Conferencia de las Partes en el Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB/COP7), que adoptó un programa detallado de acción sobre biodiversidad marina y costera, junto con una serie de objetivos, metas y actividades destinados a hacer frente a la pérdida de diversidad biológica a escala nacional, regional y mundial y a garantizar la capacidad del ecosistema marino para la prestación de bienes y servicios, así como un programa de trabajo sobre las zonas protegidas destinado a crear y administrar, de aquí al año 2012, redes nacionales y regionales de zonas marinas protegidas. La obligación para los Estados miembros de designar lugares Natura 2000 en virtud de la Directiva sobre Hábitats constituirá una contribución importante a este proceso.

(19)  Debe definirse un enfoque racional para la plena aplicación de la Red Natura 2000 en el medio marino. Este enfoque debe incluir propuestas de adaptación de los anexos de la Directiva sobre Hábitats respetuosas de los hábitats y las especies marinas, y asimismo se deben aplicar y adaptar las medidas técnicas y financieras correspondientes.

(20)  A fin de lograr los objetivos de la presente Directiva, es fundamental garantizar la integración de los objetivos de conservación, las medidas de gestión y las actividades de seguimiento y evaluación establecidas en las estrategias marinas para las zonas marinas protegidas.

(21)  La presente Directiva debe contribuir al cumplimiento de las obligaciones de la Comunidad y de los Estados miembros derivadas de varios acuerdos internacionales relacionados en virtud de los cuales han contraído compromisos importantes sobre protección del medio marino contra la contaminación: Convenio sobre protección del medio marino de la zona del mar Báltico, aprobado mediante la Decisión 94/157/CE del Consejo(9); Convenio sobre protección del medio marino del Nordeste Atlántico, aprobado mediante Decisión 98/249/CE del Consejo(10), con su nuevo anexo V relativo a la protección y conservación de los ecosistemas y la diversidad biológica de la zona marítima y el apéndice 3 correspondiente, aprobados mediante la Decisión 2000/340/CE del Consejo(11); y el Convenio para la protección del mar Mediterráneo contra la contaminación, y aprobado mediante la Decisión 77/585/CEE del Consejo(12), y sus modificaciones de 1995, aprobadas mediante la Decisión 1999/802/CE del Consejo(13) así como su Protocolo sobre la prevención de la contaminación del mar Mediterráneo causada por vertidos desde buques y aeronaves, aprobado mediante la Decisión 83/101/CEE del Consejo(14).

(22)  Es necesario invitar a los países vecinos a que participen en este proceso y desarrollar con ellos una colaboración, en particular en el mar Báltico, el mar Mediterráneo y el mar Negro, siguiendo las iniciativas en materia de colaboración propuestas en la Cumbre Mundial de Naciones Unidas en 2002 sobre el Desarrollo Sostenible.

(23)  Se debe tener en cuenta la biodiversidad y el potencial de la investigación marina asociada al medio ambiente de las aguas profundas en las regiones ultraperiféricas y se debe apoyar, al amparo de programas específicos, el desarrollo de estudios científicos con vistas a un mejor conocimiento de los ecosistemas de profundidad.

(24)  Con vistas a una protección efectiva del medio marino, los Estados miembros deben crear marcos y plataformas que permitan un tratamiento intersectorial de los asuntos marinos. Por consiguiente, el estado del medio marino no debe abordarse únicamente desde una perspectiva ambiental, sino que deben tenerse en cuenta igualmente las ciencias naturales y el desarrollo económico, social y administrativo de la zona implicada.

(25)  Dado que los programas de medidas aplicados de conformidad con las estrategias marinas sólo serán eficaces y lo más rentables posible si se basan en un conocimiento científico profundo del estado del medio marino en una zona determinada y si se adaptan lo mejor posible a las necesidades de las aguas afectadas de cada Estado miembro, dentro de la perspectiva general de la región marina de que se trate, es necesario prever la preparación, a escala nacional, de un marco adecuado, incluidas la investigación marina y las actividades de supervisión, para una elaboración bien documentada de las políticas.

(26)  En la primera fase de esa elaboración, los Estados miembros de una misma región marina deben emprender un análisis de las características y funciones de sus aguas marinas para determinar los impactos y presiones principales a que están sujetas dichas aguas, sus usos económicos y sociales y el coste que supone el deterioro del medio marino.

(27)  En función de esos análisis, los Estados miembros deben definir a continuación, para las aguas europeas, un conjunto de características que correspondan a un buen estado ecológico. Para ello, conviene prever descriptores cualitativos genéricos, criterios detallados y normas que la Comisión deberá elaborar a corto plazo, con la participación de todas las partes interesadas.

(28)  La Comunidad debe crear las condiciones necesarias para que los Estados miembros puedan aprovechar la calidad de la investigación y el acervo de conocimientos adquiridos en las universidades en las que se estudian las ciencias marinas. Así, la información científica y técnica necesaria para la realización de las diferentes etapas contempladas en la presente Directiva debe obtenerse de fuentes fidedignas y debe garantizar la sostenibilidad de las zonas costeras en las que están ubicados estos centros de enseñanza.

(29)  El apoyo a la investigación del medio marino debe incluirse en el Séptimo Programa Marco de la Comunidad Europea para acciones de investigación, desarrollo tecnológico y demostración (2007-2013).

(30)  La etapa siguiente en la consecución de un buen estado ecológico debe ser la definición de objetivos ambientales y la instauración de programas de supervisión permanente que permitan evaluar periódicamente el estado de las aguas.

(31)  En función de los marcos mencionados, los Estados miembros deben introducir y aplicar programas de medidas destinados a alcanzar el buen estado ecológico de esas aguas, cumpliendo a su vez los requisitos comunitarios e internacionales vigentes, así como las necesidades de la región marina de que se trate.

(32)  Aunque es oportuno, por la necesidad de precisión del objetivo, que tales pasos sean realizados por los Estados miembros, es fundamental, para garantizar la cohesión de la acción en toda la Comunidad y habida cuenta de los compromisos contraídos a escala mundial, que tanto la labor preparatoria como los programas de medidas se sometan a la aprobación de la Comisión.

(33)  La elaboración, la aplicación y la gestión de los programas de medidas pueden requerir importantes gastos. Considerando que los programas de medidas son el medio para alcanzar los objetivos de la presente Directiva, la Comunidad debe contribuir a los gastos de los Estados miembros relativos a la elaboración, la aplicación y la coordinación de dichos programas.

(34)  En aras de la equidad y la viabilidad, conviene prever casos en los que un Estado miembro no pueda alcanzar el nivel ambicioso en que se fijen los objetivos ambientales.

(35)  Así pues, es imprescindible prever dos tipos de casos particulares. El primero se refiere a las situaciones en las que el Estado miembro se encuentra en la imposibilidad de alcanzar sus objetivos ambientales por la acción u omisión de otro país, por causas naturales o fuerza mayor, o como consecuencia de medidas adoptadas por ese Estado miembro por motivos de interés general que considera superiores al impacto perjudicial para el medio ambiente. En esos casos, conviene autorizar a los Estados miembros a adoptar medidas ad hoc en lugar de las disposiciones que figuran en su programa de medidas. Las medidas ad hoc deben definirse para evitar un nuevo deterioro del estado de las aguas marinas afectadas y reducir el impacto negativo en la región marina de que se trate.

(36)  El segundo tipo de caso particular es aquél en que un Estado miembro observa un problema que incide en el estado ecológico de sus aguas marinas europeas, o incluso en toda la región marina afectada, pero que no puede resolver mediante medidas adoptadas a escala nacional. En esos casos, la Comisión debe ser informada con motivo de la presentación de los programas de medidas.

(37)  No obstante, es necesario que la flexibilidad facilitada en los casos particulares sea objeto de un control comunitario. En el primer tipo de casos conviene por tanto que, en la evaluación de la Comisión previa a la aprobación del programa de medidas, se tenga debidamente en cuenta la eficacia de las medidas ad hoc adoptadas. Además, si el Estado miembro describe medidas adoptadas por razones imperiosas de interés general, la Comisión debe garantizar que las modificaciones o alteraciones del medio marino derivadas no excluyan o comprometan de forma definitiva la consecución de un buen estado ecológico en la región marina de que se trate.

(38)  En el segundo tipo de casos particulares, la Comisión ha de examinar, antes de aprobar el programa de medidas, si está fundado el argumento del Estado miembro en cuestión de que las medidas adoptadas a escala nacional no serían suficientes y de que se impone una acción comunitaria.

(39)  Por el carácter dinámico de los ecosistemas marinos y su variabilidad natural, y dado que las presiones e impactos que se ejercen sobre ellos varían en función de la evolución de las actividades humanas y el impacto del cambio climático, es fundamental reconocer que la definición del buen estado ecológico es dinámica y flexible y debe por tanto adaptarse con el paso del tiempo. Así pues, la protección del medio marino debe ser flexible y evolutiva. Conviene por tanto prever una actualización periódica de las estrategias marinas.

(40)  Por otro lado, es necesario prever la publicación de los programas de medidas y sus actualizaciones y la presentación a la Comisión de informes intermedios que describan los avances registrados en la aplicación del programa.

(41)  Para que la opinión pública pueda participar de forma activa en la elaboración, realización y actualización de las estrategias marinas, es necesario difundir información adecuada sobre sus distintos elementos o las actualizaciones correspondientes, así como los documentos de referencia y los datos utilizados para la elaboración de las estrategias marinas que se hayan solicitado.

(42)  Conviene que la Comisión presente un primer informe de evaluación sobre la aplicación de la Directiva en un plazo de dos años a partir de la recepción de todos los programas de medidas y, en cualquier caso, a más tardar en el año 2017. A continuación, los informes de la Comisión deben publicarse cada seis años.

(43)  Para garantizar la compatibilidad con la Directiva 2007/.../CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de ..., por la que se establece una infraestructura de información espacial en la Comunidad Europea (INSPIRE)(15), es oportuno prever la adaptación de las normas empleadas para la evaluación del estado del medio marino, la supervisión y los objetivos ambientales, así como de los formatos técnicos empleados para la transmisión y el tratamiento de los datos.

(44)  Las medidas por las que se regula la gestión de la pesca también pueden adoptarse en el contexto de la política pesquera común definida en el Reglamento (CE) n° 2371/2002 del Consejo, de 20 de diciembre de 2002, sobre la conservación y la explotación sostenible de los recursos pesqueros en virtud de la política pesquera común(16), en función de dictámenes científicos, y se incluyen también por tanto en la presente Directiva. El control de los vertidos y emisiones derivados de la utilización de materias radiactivas queda regulado por los artículos 30 y 31 del Tratado Euratom y por tanto no se incluye en la presente Directiva.

(45)  En la futura reforma de la Política Pesquera Común se deben tener en cuenta el impacto ambiental de la pesca y los objetivos de la presente Directiva.

(46)  Dado que los objetivos de la presente Directiva no pueden ser alcanzados de manera suficiente por los Estados miembros y, por consiguiente, pueden lograrse mejor a nivel comunitario, debido a la dimensión o a los efectos de la acción contemplada, la Comunidad puede adoptar medidas, de conformidad con el principio de subsidiariedad consagrado en el artículo 5 del Tratado. De acuerdo con el principio de proporcionalidad enunciado en ese mismo artículo, la presente Directiva no excede de lo necesario para alcanzar esos objetivos.

(47)  Las acciones de los Estados miembros deben basarse en el principio de cautela y en un enfoque basado en el ecosistema.

(48)  La presente Directiva respeta los derechos fundamentales y observa los principios reconocidos en particular por la Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea, que trata de fomentar la integración en las políticas comunitarias de un alto nivel de protección del medio ambiente y la mejora de la calidad del mismo de acuerdo con el principio de desarrollo sostenible, según establece el artículo 37 de la Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea.

(49)  Procede aprobar las medidas necesarias para la aplicación del presente Reglamento con arreglo a la Decisión 1999/468/CE del Consejo, de 28 de junio de 1999, por la que se establecen los procedimientos para el ejercicio de las competencias de ejecución atribuidas a la Comisión(17).

HAN ADOPTADO LA PRESENTE DIRECTIVA:

Capítulo I

Disposiciones generales

Artículo 1

Objeto

La presente Directiva establece un marco mediante el cual los Estados miembros deben alcanzar un buen estado ecológico del medio marino a más tardar en el año 2017, y adoptar medidas que:

   a) protejan y conserven el medio marino o permitan su recuperación o, en los casos en que así sea posible, restablezcan el funcionamiento, los procesos y la estructura de la biodiversidad marina y de los ecosistemas marinos;
   b) prevengan y eliminen progresivamente la contaminación del medio marino para velar por que no se produzcan repercusiones o riesgos graves para la biodiversidad marina, los ecosistemas marinos, la salud humana o los usos legítimos del mar;
   c) contengan la utilización de los servicios y bienes marinos y las demás actividades desarrolladas en el medio marino en niveles que sean sostenibles y no comprometan los usos y actividades de las generaciones venideras, ni la capacidad de reacción de los ecosistemas marinos ante cambios provocados por la naturaleza o por el ser humano.

Artículo 2

Ámbito de aplicación

La presente Directiva se aplicará a todas las aguas marinas europeas y tendrá en cuenta la necesidad de garantizar la calidad del medio marino de los países asociados y candidatos.

Artículo 3

Obligaciones, compromisos e iniciativas existentes

La presente Directiva se establece sin perjuicio de:

   a) las obligaciones, compromisos e iniciativas existentes de los Estados miembros o de la Comunidad, a escala comunitaria o internacional, en materia de protección del medio ambiente en las aguas marinas europeas; y
   b) las competencias de los Estados miembros en las estructuras institucionales existentes.

Artículo 4

Definiciones

A efectos de la presente Directiva, se entenderá por:

  1) "aguas marinas europeas":
   todas las aguas europeas situadas allende la línea de base que sirve para medir la anchura de las aguas territoriales y que se extienden hasta el límite exterior de la zona bajo soberanía o jurisdicción de los Estados miembros, incluido el fondo de todas esas aguas y sus subsuelos; y
   todas las aguas europeas sujetas a las mareas, tanto las del interior como las adyacentes a los Estados miembros, a partir de las cuales se mide la distancia de las aguas territoriales, así como todas las tierras y fondos marinos cubiertos de manera intermitente o continua por dichas aguas;
  2) "estado ecológico": el estado general del medio ambiente de las aguas de que se trate, habida cuenta de:
   a) la estructura, la función y los procesos de los ecosistemas que componen el medio marino; y
   b) los componentes, condiciones y factores, ya sean acústicos, biológicos, químicos, climáticos, geográficos, geológicos, físicos o fisiográficos, que interactúan y determinan la condición, la productividad, la calidad y el estado de los medios marinos a que se refiere la letra a).

Los componentes, condiciones y factores a que se refiere la letra b) incluyen los que se derivan de actividades humanas, independientemente de que dichas actividades se realicen dentro o fuera de las aguas marinas europeas;

  3) "buen estado ecológico": el estado del medio ambiente cuando:
   a) la estructura, la función y los procesos de los ecosistemas que componen el medio marino permiten a dichos ecosistemas el pleno funcionamiento de la forma autorregulada presente en la naturaleza. Los ecosistemas marinos mantienen su resistencia natural frente a un cambio medioambiental de mayor magnitud;
   b) todas las actividades humanas dentro y fuera de la zona de que se trate están gestionadas de forma que su presión colectiva sobre los ecosistemas marinos sea compatible con el buen estado ecológico. La utilización de servicios y bienes marinos y de otras actividades realizadas en el medio marino no sobrepasarán los niveles que son sostenibles a la escala geográfica adecuada para la evaluación. Se mantiene el potencial del medio marino para los usos y actividades de las generaciones futuras; y
   c) se protege la biodiversidad y los ecosistemas marinos, se evita su deterioro, resulta posible su recuperación y, en la medida de lo posible, su estructura, función y procesos se restauran;
   d) se reducen constantemente la contaminación y las energías, incluido el ruido, en el medio marino a fin de asegurar la minimización del impacto o riesgo para la biodiversidad marina, los ecosistemas marinos, la salud humana o los usos legítimos del mar; y
   e) se cumplen todas las condiciones enumeradas en el Anexo I;
   4) "contaminación": la introducción directa o indirecta, a consecuencia de la actividad humana, de sustancias o de energías, incluido el ruido, en el medio marino que tiene como resultado o puede conducir a efectos deletéreos capaces de dañar la biodiversidad marina y los ecosistemas marinos, originar riesgos para la salud humana y constituir un obstáculo para los usos legítimos del mar;
   5) "zonas marinas protegidas": las zonas en que deben limitarse o prohibirse las actividades de las que se tiene constancia que ejercen una importante presión o impacto sobre el medio marino. Los Estados miembros identificarán durante la fase preparatoria de la Estrategia Marina las zonas marinas protegidas, que formarán parte de un sistema de planificación espacial marina coherente a nivel comunitario, regional y subregional y acorde con los compromisos internacionales contraídos por la Comunidad.

Artículo 5

Regiones y subregiones marinas

1.  Los Estados miembros aplicarán la presente Directiva con referencia a las siguientes regiones marinas:

   a) el mar Báltico;
   b) el océano Atlántico Nororiental;
   c) el mar Mediterráneo;
   d) el mar Negro.

2.  Para tener en cuenta las especificidades de una zona determinada, los Estados miembros podrán aplicar la presente Directiva basándose en subdivisiones de las aguas marinas mencionadas en el apartado 1, siempre que esas subdivisiones se definan de una forma coherente con los acuerdos internacionales y de modo compatible con las siguientes subregiones marinas:

  a) en el Atlántico Nororiental:
   i) en el mar del Norte en sentido amplio, incluidos el Kattegat y el Canal de la Mancha, las aguas marinas bajo soberanía o jurisdicción de Bélgica, Dinamarca, Francia, Alemania, Países Bajos, Suecia y Reino Unido;
   ii) en el mar Céltico, las aguas marinas bajo soberanía o jurisdicción de Irlanda y Reino Unido;
   iii) en el golfo de Vizcaya y en las costas ibéricas, las aguas marinas bajo soberanía o jurisdicción de Francia, Portugal y España;
   iv) en el océano Atlántico, las aguas marinas bajo soberanía o jurisdicción de Portugal alrededor de Azores y Madeira y las aguas marinas bajo soberanía o jurisdicción de España alrededor de las Islas Canarias;
  b) en el Mediterráneo:
   i) en el Mediterráneo occidental, las aguas marinas bajo soberanía o jurisdicción de España, Francia e Italia;
   ii) en el mar Adriático, las aguas marinas bajo soberanía o jurisdicción de Italia, Eslovenia y Croacia;
   iii) en el mar Jónico, las aguas marinas bajo soberanía o jurisdicción de Grecia, Italia y Malta;
   iv) en el mar Egeo oriental, las aguas marinas bajo soberanía o jurisdicción de Grecia y Chipre.

Los Estados miembros notificarán todas las subdivisiones a la Comisión a más tardar en la fecha estipulada en el artículo 30, apartado 1, párrafo primero.

3.  En cada región marina, los Estados miembros concernidos alcanzarán un buen estado ecológico de las aguas marinas europeas dentro de dicha región a más tardar en 2017, mediante el establecimiento y aplicación de una estrategia marina única para la región conforme a las disposiciones de la presente Directiva.

Los Estados miembros definirán unidades adecuadas de gestión en sus aguas marinas europeas para cada región o subregión marina. Las unidades de gestión tendrán en cuenta, si procede, las unidades de gestión, supervisión y referencia existentes, que se mencionarán en la correspondiente estrategia marina.

Los Estados miembros informarán a la Comisión de cualquier unidad de gestión que definan, a más tardar en la fecha especificada en el artículo 30, apartado 1, párrafo primero.

Artículo 6

Estrategias marinas

1.  Los Estados miembros alcanzarán un buen estado ecológico mediante el establecimiento y aplicación de estrategias marinas.

2.  Los Estados miembros que compartan una región marina asegurarán la elaboración de una única estrategia marina conjunta para la región o subregión de las aguas que están bajo su soberanía o jurisdicción dentro de la misma. Cada Estado miembro elaborará, para cada región marina, una estrategia marina aplicable a sus aguas marinas europeas de acuerdo con el siguiente plan de acción:

(a)  Elaboración:

   i) evaluación inicial, que deberá concluir a más tardar el ...(18), del estado ecológico del momento de las aguas afectadas y del impacto ambiental de las actividades humanas en dichas aguas, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 10;
   ii) definición, establecida a más tardar el ...*, del buen estado ecológico de esas aguas, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 11, apartado 1;
   iii) establecimiento, a más tardar el ...(19)*, de una serie de objetivos ambientales, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 12, apartado 1;
   iv) elaboración y aplicación, a más tardar el ...**, salvo disposición contraria de la legislación comunitaria vigente, de un programa de supervisión para la evaluación permanente y la actualización periódica de los objetivos, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 13, apartado 1;

(b)  Programas de medidas:

   i) elaboración, a más tardar en el año 2012, de un programa de medidas destinado a alcanzar un buen estado ecológico, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 16, apartados 1, 3 y 5;
   ii) inicio, a más tardar en el año 2014, del programa previsto en el punto i), de conformidad con lo dispuesto en el artículo 16, apartado 8.

3.  Si los Estados miembros que comparten una determinada región o subregión marina acuerdan aplicar las fases descritas en las letras (a) y (b) del apartado 2 con mayor celeridad de lo previsto, informarán a la Comisión sobre su calendario revisado y actuarán en consecuencia.

La Unión Europea prestará una asistencia adecuada a estos Estados miembros como consecuencia de la intensificación de sus esfuerzos centrados en la mejora del medio ambiente convirtiendo la zona en una zona piloto.

Las disposiciones mencionadas en las letras (a) y (b) del apartado 2 no impedirán a los Estados miembros mantener o prever medidas de protección más estrictas.

4.  Los Estados miembros establecerán mecanismos adecuados para asegurar que las medidas enumeradas en el apartado 2, respecto a los artículos 10, 11, 12, 13 y 16, se desarrollen y apliquen de conformidad con el artículo 8 y de manera que ello dé lugar a una única estrategia marina conjunta para cada región y a un informe conjunto sobre los componentes específicos con arreglo a dichos artículos.

En cada región marina, el Estado miembro o la autoridad competente comunicará, en un plazo de tres meses, el informe elaborado a la Comisión y a los Estados miembros a los que concierne.

5.  La región marina del mar Báltico podría servir de zona piloto para la aplicación de la estrategia marina. El próximo plan de acción para el mar Báltico de la Comisión de Helsinki (HELCOM) podría ofrecer una buena oportunidad a estos efectos.

Los Estados miembros de la región elaborarán, a mas tardar en el año 2010, un programa común de medidas para la región marina del mar Báltico, de conformidad con el artículo 16, apartado 1, incisos (a) y (b), para alcanzar un buen estado ecológico en la región marina del mar Báltico.

Artículo 7

Zonas marinas protegidas

1.  Los Estados miembros definirán en sus estrategias las medidas de protección del espacio por región y subregión denominadas "zonas marinas protegidas".

En su caso, los Estados miembros también adoptarán medidas, en el marco de sus estrategias por región y subregión, para establecer reservas naturales marinas cerradas con el fin de proteger y conservar los ecosistemas marinos más vulnerables y la diversidad biológica.

2.  El Estado miembro que establezca un programa de medidas incluirá entre ellas medidas de protección espacial, entre las que pueden encontrarse, sin carácter exhaustivo, el uso de las zonas especiales de conservación con arreglo a lo dispuesto en la Directiva 92/43/CEE, las zonas de protección especial con arreglo a lo dispuesto en la Directiva 79/409/CEE, del Consejo, de 2 de abril de 1979, relativa a la conservación de las aves silvestres (Directiva Aves Silvestres)(20) y las zonas marinas protegidas según lo acordado en la Decisión VII/5 de la Conferencia de las Partes del Convenio sobre la Diversidad Biológica así como los derivados de cualquier otro acuerdo internacional o regional del que la Comunidad sea parte.

3.  Los Estados miembros velarán por que estas zonas contribuyan, a más tardar en el año 2012, al establecimiento de una red coherente y representativa de zonas marinas protegidas que comprenda zonas de tamaño suficiente excluidas de actividades extractivas para proteger, entre otras cosas, las zonas de reproducción, cría y alimentación y permitir el mantenimiento o recuperación de la integridad, estructura y funcionamiento de los ecosistemas.

4.  Los Estados miembros establecerán uno o varios registros para dichas zonas marinas protegidas a más tardar el ...(21) .

5.  El público tendrá acceso a la información incluida en el o los registros.

6.  En cada región o subregión marina, los registros de las zonas marinas protegidas serán objeto de revisión y actualización.

Artículo 8

Cooperación y coordinación con terceros países

1.  A efectos de la presente Directiva, los Estados miembros cuyas aguas marinas pertenezcan a una misma región o subregión marina cooperarán y coordinarán su acción.

Si resulta factible y oportuno, los Estados miembro utilizarán las estructuras institucionales existentes en la región o subregión marina de que se trate y, en la medida de lo posible, los programas y actividades que se decidan en las mismas, subrayando que deben adaptarse en particular para su conformidad con el artículo 22.

2.  A efectos de elaborar y aplicar la estrategia marina, los Estados miembros harán todo lo posible por coordinar sus acciones:

   a) los terceros países bajo cuya soberanía o jurisdicción estén las zonas marítimas de la región marítima de que se trate;
   b) los terceros países cuyos buques operen con su pabellón en la región marina de que se trate; y
   c) los terceros países sin litoral pero que posean en sus territorios fuentes localizadas o difusas de contaminación que se traslada a la región marina de que se trate a través de los ríos o la atmósfera.

En ese contexto, los Estados miembros procurarán basarse en los programas y actividades elaborados en el marco de estructuras derivadas de acuerdos internacionales.

En el marco de acuerdos internacionales o regionales suscritos por la Comunidad con organismos y terceros países que tengan soberanía o jurisdicción sobre

los Estados miembros y la Comisión fomentarán la adopción de medidas y programas sobre estrategias marinas de conformidad con las disposiciones de los Capítulos II y III.

   aguas fronterizas con las aguas marinas europeas,
   buques que faenen en las aguas marinas europeas, o
   territorios terrestres que puedan causar contaminación en las aguas marinas europeas,

3.  A más tardar en el año 2007, la Comisión creará un marco regulador centrado en criterios medioambientales, a fin de garantizar que se consulte todos los actores interesados con anterioridad a cualquier proyecto importante de infraestructuras en el medio marino.

4.  Las ayudas de la Unión Europea, por ejemplo en el marco de la Política Agrícola Común, sólo podrán concederse a aquellos que puedan demostrar que su actividad no altera el equilibrio en relación con los nutrientes, es decir, que no genera escapes importantes de nutrientes en las aguas receptoras.

Artículo 9

Autoridades nacionales competentes

1.  A más tardar en la fecha que estipula el artículo 30, apartado 1, párrafo primero, los Estados miembros designarán, en cada región marina, la autoridad competente responsable de la aplicación de la presente Directiva en relación con sus aguas marinas europeas.

En un plazo de seis meses a partir de esa fecha, los Estados miembros comunicarán a la Comisión la lista de las autoridades competentes designadas, así como la información mencionada en el Anexo II.

Remitirán a su vez a la Comisión la lista de las autoridades nacionales competentes en todos los organismos internacionales pertinentes en que participen.

2.  Los Estados miembros indicarán a la Comisión todas las modificaciones de la información comunicada en virtud del apartado 1 en los tres meses siguientes que surta efecto dicha modificación.

Capítulo II

Estrategias marinas: elaboración

Artículo 10

Evaluación

1.  En cada región marina, los Estados miembros procederán a una evaluación inicial de sus aguas marinas europeas que incluya los siguientes elementos:

   a) un análisis de las características esenciales, de las funciones y del estado ecológico del momento de esas aguas, basado en la lista no exhaustiva de elementos recogidos en el cuadro 1 del Anexo III y que se refiera a los tipos de hábitats, los componentes biológicos, las características fisicoquímicas y la hidromorfología;
  b) un análisis de los principales impactos y presiones, incluidas las actividades humanas, sobre el estado ecológico de esas aguas que:
   i) esté basado en la lista no exhaustiva de elementos recogidos en el cuadro 2 del anexo III;
   ii) se refiera a los efectos cumulativos y sinérgicos, así como a las tendencias perceptibles, y
   iii) tenga en cuenta las evaluaciones pertinentes elaboradas en virtud de la legislación comunitaria vigente;
   c) un análisis económico y social de su utilización y del coste que supone el deterioro del medio marino.

2.  Los análisis mencionados en el apartado 1 tendrán en cuenta los elementos relacionados con las aguas costeras, las aguas de transición y las aguas territoriales comprendidas en las disposiciones correspondientes de la Directiva 2000/60/CE y de la Directiva 91/271/CEE del Consejo, de 21 de mayo de 1991, sobre el tratamiento de las aguas residuales urbanas(22), la Directiva 2006/7/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 15 de febrero de 2006 , relativa a la gestión de la calidad de las aguas de baño(23) y la Directiva .../.../CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de ... relativa a las normas de calidad ambiental en el ámbito de la política de aguas y por la que se modifica la Directiva 2000/60/CE(24), para llegar a una evaluación general del estado del medio marino.

3.  En cada región marina, al preparar la evaluación prevista en el apartado 1, los Estados miembros se esforzarán, mediante la coordinación establecida en virtud del artículo 6, apartado 3, por asegurar que:

   a) los métodos de evaluación sean coherentes entre los Estados miembros que pertenecen a la misma región marina;
   b) se tengan en cuenta los impactos transfronterizos y las características transfronterizas;
   c) se tomen en consideración los puntos de vista de los Estados miembros que pertenecen a la misma región marina.

4.  Los datos e información resultantes de la evaluación inicial se pondrán a disposición de la Agencia Europea de Medio Ambiente así como de las organizaciones y convenios regionales pertinentes sobre el medio marino y la pesca, a más tardar tres meses después de realizar la evaluación, para su uso en evaluaciones marinas paneuropeas, en particular en la revisión del estado del medio marino comunitario con arreglo al artículo 23, apartado 3, letra b).

Artículo 11

Definición del buen estado ecológico

1.  Por referencia a la evaluación inicial realizada con arreglo al artículo 10, apartado 1, los Estados miembros definirán, para las aguas marinas europeas de cada región marina, un conjunto de características específicas correspondientes a un buen estado ecológico, basado en los descriptores cualitativos genéricos, los criterios y las normas previstos en los Anexos I y III.

Tendrán en cuenta, entre otros, los elementos enumerados en los anexos I y III sobre los tipos de hábitats, los componentes biológicos, las características fisicoquímicas y la hidromorfología.

2.  Los Estados miembros notificarán a la Comisión la evaluación realizada de conformidad con lo dispuesto en el artículo 10, apartado 1, y la definición establecida en virtud del apartado 1 del presente artículo, a más tardar tres meses después de la misma.

Artículo 12

Definición de objetivos ambientales

1.  Sobre la base de la evaluación inicial realizada con arreglo a lo dispuesto en el artículo 10, apartado 1, los Estados miembros definirán conjuntamente, para cada región marina, una única serie de objetivos ambientales, concebidos para alcanzar un buen estado ecológico a más tardar en 2017, y de indicadores afines para todas sus aguas marinas europeas, teniendo en cuenta la lista no exhaustiva de características elaborada en el Anexo IV.

Al establecer dichos objetivos e indicadores, los Estados miembros tendrán en cuenta que los objetivos ambientales vigentes a escala nacional, comunitaria o internacional seguirán aplicándose a esas mismas aguas, y garantizarán que también se tomen en consideración las oportunas repercusiones y características transfronterizas.

2.  Los Estados miembros notificarán a la Comisión los objetivos ambientales a más tardar tres meses después de su definición.

Artículo 13

Elaboración de programas de supervisión

1.  Sobre la base de la evaluación inicial realizada con arreglo al artículo 10, apartado 1, los Estados miembros elaborarán y aplicarán programas de supervisión coordinados para evaluar permanentemente el estado ecológico de sus aguas marinas europeas, habida cuenta de las listas que figuran en los anexos III y V y por referencia a los objetivos ambientales definidos con arreglo al artículo 12.

Dichos programas corresponderán a las regiones o subregiones marinas y se basarán en las disposiciones en materia de evaluación y supervisión establecidas por la legislación comunitaria pertinente, en particular las Directivas 79/409/CEE y 92/43/CEE, o en virtud de acuerdos internacionales o en las iniciativas comunitarias sobre infraestructura de datos espacial y GMES (Vigilancia mundial del Medio Ambiente y la Seguridad), en particular en los servicios marinos, en la medida en que dichos requisitos se refieran a las aguas marinas europeas del Estado miembro en la región marina de que se trate.

2.  Para cada región o subregión marina, los Estados miembros elaborarán un programa de supervisión de conformidad con las modalidades del apartado 1 y, en aras de la coordinación, realizarán los esfuerzos necesarios para que:

   a) en los Estados miembros los métodos de supervisión sean coherentes y se basen en objetivos comunes claramente definidos;
   b) se tengan en cuenta las repercusiones y las características transfronterizas.

3.  La Comisión adoptará, en su caso, con arreglo al procedimiento a que se refiere el artículo 28, apartado 2, especificaciones y métodos normalizados de supervisión y evaluación que tengan en cuenta los compromisos existentes y garanticen la comparabilidad entre los resultados de los ejercicios de supervisión y evaluación.

4.  Los datos e información resultantes de los programas de supervisión se pondrán a disposición de la Agencia Europea de Medio Ambiente, así como de las organizaciones y convenios regionales pertinentes sobre el medio marino y la pesca, a más tardar tres meses después de la realización de dichos programas, para su uso en evaluaciones marinas paneuropeas, en particular en la revisión del estado del medio marino comunitario con arreglo al artículo 23, apartado 3, letra b).

Artículo 14

Contaminación marina

Los Estados miembros establecerán medidas y programas de detección y trazabilidad de la contaminación marina.

Artículo 15

Aprobación

Sobre la base de todas las notificaciones efectuadas con arreglo al artículo 10, apartado 1, artículo 11, apartado 2, artículo 12, apartado 2 y artículo 13, apartado 2, en cada región marina, la Comisión evaluará, para cada Estado miembro, si los elementos notificados constituyen un marco conforme a los requisitos de la presente Directiva.

En esas evaluaciones, la Comisión examinará la coherencia entre los cuadros establecidos en las distintas regiones marinas y en toda la Comunidad.

Para la evaluación, la Comisión podrá solicitar del Estado miembro interesado que le proporcione toda la información adicional que necesite para poder tomar su decisión.

En un plazo de seis meses a partir de la notificación de los programas de supervisión elaborados con arreglo al artículo 13, la Comisión podrá decidir, para cualquier Estado miembro, si rechaza el marco o alguno de sus elementos por considerar que no se ajusta a la presente Directiva.

Capítulo III

Estrategias marinas: programas de medidas

Artículo 16

Programas de medidas

1.  En cada región marina, los Estados miembros determinarán las medidas necesarias para alcanzar un buen estado ecológico, según lo dispuesto en el artículo 11, apartado 1, en todas sus aguas marinas europeas.

Esas medidas se elaborarán en función de la evaluación inicial realizada con arreglo al artículo 10, apartado 1, por referencia a los objetivos ambientales definidos con arreglo al artículo 12, apartado 1, teniendo en cuenta los tipos de medidas mencionados en el Anexo VI así como las repercusiones y las características transfronterizas pertinentes, y se basarán en los siguientes principios medioambientales:

   a) el principio de cautela; el principio de acción preventiva; y el principio de que los daños medioambientales deben ser subsanados prioritariamente en origen y de que quien contamina paga;
   b) un enfoque basado en el ecosistema.

Los Estados miembros decidirán las medidas que sea imperativo adoptar de conformidad con el artículo 14 sobre la trazabilidad y detección de la contaminación marina.

2.  Los programas de medidas de los Estados miembros incluirán medidas de protección espacial. Entre estas medias se incluirá, con carácter no exhaustivo, el uso de zonas especiales de conservación con arreglo a lo dispuesto en la Directiva 92/43/CEE, de zonas de protección especial con arreglo a lo dispuesto en la Directiva 79/409/CEE, y de zonas marinas protegidas según lo acordado en la Decisión VII/5 de la Conferencia de las Partes del Convenio sobre Diversidad Biológica, así como las derivadas de cualquier otro acuerdo internacional o regional del que la Comunidad sea parte.

Los Estados miembros velarán por que estas zonas contribuyan, a más tardar en el año 2012, al establecimiento de una red coherente y representativa de zonas marinas protegidas que comprenda zonas de tamaño suficiente excluidas de actividades extractivas para proteger, entre otras cosas, las zonas de reproducción, cría y alimentación y permitir el mantenimiento o recuperación de la integridad, estructura y funcionamiento de los ecosistemas.

3.  Los Estados miembros integrarán las medidas elaboradas en virtud del apartado 1 en un programa de medidas, teniendo en cuenta las medidas obligatorias en virtud de la legislación comunitaria o de los acuerdos internacionales pertinentes. En particular, los Estados miembros prestarán especial atención a los beneficios derivados de la aplicación de la Directiva 91/271/CEE, la Directiva 2006/7/CE y la Directiva .../.../CE [relativa a las normas de calidad ambiental en el ámbito de la política de aguas].

4.  Los programas de medidas deberán incluir, en particular:

   a) medidas relativas a las aguas costeras, las aguas de transición y las aguas territoriales, en virtud de la Directiva 2000/60/CE; y
   b) medidas de protección de las zonas de protección marina, en virtud del artículo 7.

5.  Al establecer el programa de medidas a que se refiere el apartado 3, los Estados miembros tendrán debidamente en cuenta el desarrollo sostenible y, en particular, el impacto social y económico de las medidas contempladas. Los Estados miembros crearán plataformas y marcos administrativos que permitan la gestión intersectorial de los aspectos marinos a fin de combinar los conocimientos y medidas medioambientales con el desarrollo económico, social y administrativo de la región y sacar partido de dicha interacción.

Los Estados miembros velarán por que las medidas sean rentables y viables desde el punto de vista técnico y, antes de introducir nuevas medidas, procederán a evaluaciones de impacto, incluido un análisis detallado de costes y beneficios.

6.  Los Estados miembros indicarán en sus programas de medidas las disposiciones de aplicación de las mismas y su contribución a la consecución de los objetivos ambientales definidos con arreglo al artículo 12, apartado 1.

7.  Los Estados miembros notificarán a la Comisión y a cualquier otro Estado miembro interesado sus programas de medidas en un plazo de tres meses a partir de su finalización.

8.  Sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo 19, los Estados miembros velarán por que sus programas sean operativos en un plazo de dos años a partir de su finalización.

9.  A más tardar el ...(25) la Comisión establecerá, previa consulta a todas las partes interesadas, y de conformidad con el procedimiento contemplado en el artículo 28, apartado 2, normas y criterios detallados para la aplicación de los principios de buena gobernanza de los océanos.

Artículo 17

Excepciones

1.  Si un Estado miembro que haya establecido un programa de medidas en virtud del artículo 16, apartado 1, observa un caso en que, por cualesquiera de los siguientes motivos, los objetivos ambientales y el buen estado ecológico no pueden alcanzarse por medio de las medidas que haya adoptado, definirá claramente ese caso en su programa de medidas y proporcionará a la Comisión las justificaciones necesarias para avalar su opinión:

   a) el objetivo ambiental no es pertinente para dicho Estado miembro, ya que, debido a sus características, no le concierne;
   b) la competencia para adoptar la medida o medidas de que se trate no corresponde exclusivamente a dicho Estado miembro, en virtud del Derecho comunitario;
   c) la competencia para adoptar la medida o medidas de que se trate no corresponde exclusivamente a dicho Estado miembro, en virtud del Derecho internacional;
   d) la acción u omisión por parte de otro Estado miembro o de un tercer país, de la Comunidad Europea o de otra organización internacional;
   e) causas naturales o fuerza mayor;
   f) el cambio climático;
   g) modificaciones o alteraciones de las características físicas de las aguas marinas como consecuencia de medidas adoptadas por razones imperiosas de interés general prioritario.

2.  El Estado miembro que aduzca el motivo contemplado el apartado 1, letras  (b), (c), (d), (e), o (f) incluirá en su programa de medidas las oportunas medidas ad hoc, compatibles con el Derecho comunitario e internacional, para minimizar el grado en que no puede alcanzarse el buen estado ecológico en las aguas marinas europeas dentro de esa región marina.

3.  El Estado miembro que aduzca el motivo contemplado en el apartado 1, letra g) garantizará que las modificaciones o alteraciones del medio marino derivadas no excluyan o comprometan de forma definitiva la consecución de un buen estado ecológico en la región marina de que se trate.

4.  Cuando un Estado miembro aduzca el motivo contemplado en el apartado 1, letra (b), y la Comisión acepte la validez de dicho motivo, la Comisión tomará inmediatamente todas las medidas necesarias, dentro de sus competencias, para garantizar la realización del objetivo ambiental de que se trate.

Artículo 18

Información

Si un Estado miembro observa un problema que incide en el estado ecológico de sus aguas marinas europeas y que no puede resolverse mediante medidas nacionales, informará a la Comisión proporcionándole los datos necesarios para avalar su opinión.

Artículo 19

Aprobación

En función de las medidas notificadas con arreglo al artículo 16, apartado 7, la Comisión evaluará para cada Estado miembro si los programas notificados constituyen un medio adecuado para alcanzar un buen estado ecológico a efectos de lo dispuesto en el artículo 11, apartado 1.

En esa evaluación, la Comisión examinará la coherencia entre los programas de medidas establecidos en toda la Comunidad.

Para la evaluación, la Comisión podrá solicitar del Estado miembro interesado que le proporcione toda la información adicional que necesite para poder tomar su decisión.

En un plazo de seis meses a partir de la notificación de los programas de medidas, la Comisión podrá rechazar un programa o alguno de sus aspectos si considera que no se ajusta a la presente Directiva.

Capítulo IV

Actualización, informes e información del público

Artículo 20

Actualización

1.  Los Estados miembros velarán por mantener al día las estrategias correspondientes a cada una de las regiones marinas.

2.  A efectos del apartado 1, los Estados miembros revisarán los siguientes elementos de sus estrategias marinas cada seis años a partir de su establecimiento inicial:

   a) evaluación inicial y definición del buen estado ecológico, previstas en el artículo 10, apartado 1 y en el artículo 11, apartado 1, respectivamente;
   b) objetivos ambientales definidos con arreglo al artículo 12, apartado 1;
   c) programas de supervisión elaborados con arreglo al artículo 13, apartado 1;
   d) programas de medidas elaborados con arreglo al artículo 16, apartado 3.

3.  Los detalles de las posibles actualizaciones efectuadas tras las revisiones previstas en el apartado 2 se comunicarán a la Comisión y a todos los demás Estados miembros afectados en un plazo de tres meses a partir de su publicación, con arreglo a lo dispuesto en el artículo 22, apartado 4.

4.  Los artículos 15 y 19 se aplicarán mutatis mutandis.

Artículo 21

Informes intermedios

En un plazo de tres años a partir de la publicación de cada programa de medidas o de su actualización con arreglo a lo dispuesto en el artículo 22, apartado 4, los Estados miembros presentarán a la Comisión un informe intermedio que describa los avances registrados en la aplicación del programa.

Artículo 22

Consulta e información del público

1.  De conformidad con la Directiva 2003/35/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 26 de mayo de 2003, por la que se establecen medidas para la participación del público en la elaboración de determinados planes y programas relacionados con el medio ambiente(26), los Estados miembros velarán por que todas las partes interesadas participen de forma activa en la aplicación de la presente Directiva y, en particular, en la elaboración de las estrategias marinas previstas en los capítulos II y III y en su actualización con arreglo al artículo 20.

2.  En virtud de lo dispuesto en el apartado 1, los Estados miembros involucrarán, en la medida de lo posible, a las partes interesadas, sirviéndose de estructuras u organismos de gestión existentes, incluidas las convenciones marinas regionales, los organismos científicos consultivos y los consejos consultivos regionales.

3.  Los Estados miembros establecerán una estructura de concertación e intercambio de información regular, asociando a las autoridades nacionales competentes, los expertos, las ONG y el conjunto de usuarios afectados en la región o subregión marina de que se trate. Dicha estructura deberá estar directamente vinculada a los consejos consultivos regionales de la pesca, cuya creación ha sido solicitada por la Unión Europea.

4.  Los Estados miembros publicarán y presentarán al público, para que éste presente sus observaciones, resúmenes de los elementos siguientes de sus estrategias marinas o de las actualizaciones correspondientes:

   a) evaluación inicial y definición del buen estado ecológico, previstas en el artículo 10, apartado 1 y en el artículo 11, apartado 1, respectivamente;
   b) objetivos ambientales definidos con arreglo al artículo 12, apartado 1;
   c) programas de supervisión elaborados con arreglo al artículo 13, apartado 1;
   d) programas de medidas elaborados con arreglo al artículo 16, apartado 3.

5.  De acuerdo con la Directiva 2003/4/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 28 de enero de 2003, relativa al acceso del público a la información medioambiental(27), será posible acceder, previa solicitud, a los documentos de referencia y a los datos utilizados para la elaboración de las estrategias marinas. En particular, se pondrán a disposición del público por Internet o cualquier otro medio de telecomunicación adecuado los datos y la información de la evaluación inicial y de los programas de supervisión.

Los Estados miembros facilitarán a la Comisión, para el cumplimiento de sus funciones, acceso y derechos de utilización ilimitados por lo que se refiere a dichos datos e información.

Artículo 23

Informes de la Comisión

1.  La Comisión publicará un primer informe de evaluación sobre la aplicación de la Directiva en un plazo de dos años a partir de la recepción de todos los programas de medidas y, en cualquier caso, a más tardar en el año 2017.

A continuación, la Comisión publicará sus informes cada seis años.

Presentará dichos informes al Parlamento Europeo y al Consejo.

2.  La Comisión publicará a más tardar el ...(28) un informe en el que destacará la existencia de conflictos o de complementariedad entre la posible mejora de la presente Directiva y las obligaciones, compromisos e iniciativas contemplados en el artículo 3.

Dicho informe se presentará al Parlamento Europeo y al Consejo.

3.  Los informes previstos en el apartado 1 incluirán los elementos siguientes:

   a) un análisis de los avances registrados en la aplicación de la presente Directiva;
   b) un análisis del estado del medio marino comunitario, efectuado en coordinación con la Agencia Europea de Medio Ambiente y con las organizaciones y convenios regionales sobre el medio marino y la pesca;
   c) un análisis de las estrategias marinas, junto con sugerencias para su mejora;
   d) un resumen de las evaluaciones realizadas por la Comisión, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 19, en lo que se refiere a la información comunicada por los Estados miembros con arreglo al artículo 18;
   e) un resumen de la respuesta a cada uno de los informes presentados por los Estados miembros a la Comisión con arreglo al artículo 21;
   f) un resumen de las respuestas a las observaciones formuladas por el Parlamento Europeo y el Consejo sobre las estrategias marinas anteriores.

4.  Antes del ...(29), la Comisión presentará un informe sobre el estado del medio marino de las aguas árticas de importancia para la Comunidad y, si procede, propondrá al Parlamento Europeo y al Consejo medidas pertinentes para su protección, con miras a la designación del Ártico como zona protegida, de manera similar al Antártico, y como "reserva natural consagrada a la paz y a la ciencia".

Los Estados miembros que posean aguas marinas europeas que incluyan aguas en el Ártico pondrán a disposición del Consejo Ártico los resultados de la evaluación inicial de esas aguas.

Artículo 24

Informe sobre los progresos hechos en materia de zonas protegidas

A más tardar el ...*, la Comisión presentará un informe sobre los progresos hechos en la creación de una red mundial de zonas protegidas y de restricciones temporales o zonales para la protección de territorios y períodos de cría en consonancia con el compromiso adoptado en virtud de la Decisión VII/5 de la Conferencia de las Partes de la Convención sobre Biodiversidad, y sobre la contribución de la Comunidad a la consecución de la citada red.

Sobre esta base, la Comisión propondrá, si procede, y con arreglo a los procedimientos establecidos en el Tratado, todas las medidas comunitarias complementarias necesarias para la realización del objetivo de proteger una red representativa de zonas marinas protegidas de aquí a 2012.

Artículo 25

Revisión de la presente Directiva

1.  La Comisión revisará la presente Directiva a más tardar el ...(30)* y propondrá, si procede, al Parlamento Europeo y al Consejo, las modificaciones necesarias para:

   a) facilitar la realización del buen estado ecológico en las aguas marinas europeas si dicho estado no se ha alcanzado para 2017;
   b) facilitar la conservación del buen estado ecológico en las aguas marinas europeas si dicho estado se ha alcanzado para 2017.

2.  La Comisión tendrá en cuenta, en particular, el primer informe de evaluación elaborado en virtud del artículo 23, apartado 1.

Artículo 26

Financiación comunitaria

1.  Dado el carácter prioritario de la creación de una estrategia marina, la presente Directiva se incluirá en los presupuestos comunitarios a partir de 2007.

2.  Los programas elaborados por los Estados miembros serán cofinanciados por la Unión Europea, a través de los instrumentos financieros existentes.

Capítulo V

Disposiciones finales

Artículo 27

Adaptaciones técnicas

1.  Los Anexos III, IV y V se adaptarán al progreso científico y técnico con arreglo al procedimiento previsto en el artículo 28, apartado 3, habida cuenta de los lazos contemplados en el artículo 20, apartado 2, para la revisión y la actualización de las estrategias marinas.

2.  En caso necesario, la Comisión podrá adoptar, con arreglo al procedimiento previsto en el artículo 28, apartado 3:

   a) normas para la aplicación de los Anexos III, IV y V;
   b) formatos técnicos para la transmisión y el tratamiento de los datos, incluidos los datos estadísticos y cartográficos.

Artículo 28

Comité

1.  La Comisión estará asistida por el Comité creado en virtud del artículo 21, apartado 1, de la Directiva 2000/60/CE (denominado en lo sucesivo "el Comité").

2.  En los casos en que se haga referencia al presente apartado, serán de aplicación los artículos 5 y 7 de la Decisión 1999/468/CE, observando lo dispuesto en su artículo 8. El plazo contemplado en el apartado 6 del artículo 5 de la Decisión 1999/468/CE queda fijado en tres meses.

3.  En los casos en que se haga referencia al presente apartado, serán de aplicación el artículo 5 bis, apartados 1 a 4 y el artículo 7 de la Decisión 1999/468/CE observando lo dispuesto en su artículo 8.

Artículo 29

Aguas situadas allende las aguas marinas europeas

El Parlamento Europeo y el Consejo, o el Consejo, si procede, adoptarán medidas comunitarias tendentes a mejorar el estado ecológico de las aguas situadas allende las aguas marinas europeas, en caso de que tal mejora sea posible por medio del control de actividades que dependen de las competencias de la Comunidad o de los Estados miembros.

Dichas medidas se adoptarán sobre la base de propuestas presentadas por la Comisión antes del ...(31), de conformidad con los procedimientos establecidos en el Tratado.

Artículo 30

Transposición

1.  Los Estados miembros pondrán en vigor las disposiciones legales, reglamentarias y administrativas necesarias para dar cumplimiento a lo establecido en la presente Directiva a más tardar ...(32)*. Comunicarán inmediatamente a la Comisión el texto de dichas disposiciones, así como una tabla de correspondencias entre las mismas y la presente Directiva.

Cuando los Estados miembros adopten dichas disposiciones, éstas harán referencia a la presente Directiva o irán acompañadas de dicha referencia en su publicación oficial. Los Estados miembros establecerán las modalidades de la mencionada referencia.

2.  Los Estados miembros comunicarán a la Comisión el texto de las disposiciones básicas de Derecho interno que adopten en el ámbito regulado por la presente Directiva.

Artículo 31

Entrada en vigor

La presente Directiva entrará en vigor el vigésimo día siguiente al de su publicación en el Diario Oficial de la Unión Europea.

Artículo 32

Destinatarios

Los destinatarios de la presente Directiva serán los Estados miembros.

Hecho en

Por el Parlamento Europeo Por el Consejo

El Presidente El Presidente

ANEXO I

Condiciones contempladas en los artículos 4 y 11

   a) sobre la base de informaciones tendenciales, la diversidad biológica de una región marina está conservada (cuando las tendencias son estables) y restaurada (cuando se había registrado una tendencia bajista), incluidos los ecosistemas, los hábitat y las especies, prestando una atención específica a los que son más vulnerables ante los impactos de las actividades humanas, en razón de ciertas características ecológicas: fragilidad, sensibilidad, crecimiento lento, baja fecundidad, longevidad, situación en la periferia del área de distribución, flujo genético bajo y subpoblaciones genéticamente distintas;
   b) las poblaciones de todos los recursos marinos vivos se han restaurado y se mantienen en niveles que pueden garantizar la abundancia de las especies a largo plazo y el mantenimiento pleno de sus capacidades reproductivas, presentando una distribución de la población por edad y talla que demuestra la buena salud de las reservas;
   c) la actividad humana no debería repercutir (sustancialmente) en la distribución y la abundancia de especies que no están sujetas a una explotación directa;
   d) se han reducido los impactos negativos de las prácticas de pesca sobre el medio ambiente marino, incluidos los impactos sobre el fondo marino y las capturas accesorias de especies no objetivo y de alevines;
   e) resultan sostenibles los niveles de la población de especies de menor tamaño, que sirven de alimento en el nivel inferior de la cadena trófica, en particular teniendo en cuenta su importancia para los depredadores dependientes de dicho alimento, incluidas las especies con valor comercial, y para la preservación sostenible de los ecosistemas y de su base de recursos;
   f) las tasas de concentración de sustancias ecotóxicas de origen antropogénico que incluyen las sustancias sintéticas y los productos químicos que perturban el funcionamiento hormonal son cercanas a cero y no pueden provocar directa o indirectamente daños al medio ambiente o a la salud humana;
   g) las tasas de concentración de sustancias ecotóxicas de origen natural son cercanas a los niveles naturales del ecosistema;
   h) el impacto de los contaminantes orgánicos y de los fertilizantes procedentes del litoral o de las tierras del interior, de la acuicultura o de efluentes de alcantarillas y de otros vertidos es inferior a los niveles que pudieran afectar al medio ambiente o a la salud humana o al uso legítimo del mar y de sus costas;
   i) la eutrofización, causada por ejemplo por emisiones de nutrientes como el fósforo o el nitrógeno, se ha reducido a un nivel en que ya no provoca efectos adversos como pueden ser las pérdidas en biodiversidad, la degradación de ecosistemas, las eflorescencias nocivas de algas y el déficit de oxígeno en las aguas profundas;
   j) el impacto sobre los ecosistemas marinos y costeros, incluido el hábitat de las especies, resultante de la exploración o de la explotación del lecho marino, del subsuelo o de especies sedentarias, se ha minimizado y no afecta de manera negativa a la integridad estructural y ecológica de los ecosistemas bénticos y asociados;
   k) la cantidad de residuos en los medios marinos y costeros se ha reducido a un nivel que garantiza que no constituyen una amenaza contra las especies y los hábitats marinos, la salud humana y la seguridad y la economía de las comunidades costeras;
   l) los vertidos operativos regulados procedentes de plataformas y oleoductos, así como el uso de barros de perforación, no presentan riesgos importantes para el medio marino y se han minimizado los vertidos accidentales de sustancias procedentes de instalaciones petrolíferas y de gas en alta mar;
   m) todos los vertidos operativos y los vertidos procedentes del tráfico marítimo están regulados por el Derecho internacional, los convenios regionales marinos o la legislación comunitaria, y son conformes a ellos , y el riesgo de accidentes se ha reducido al mínimo;
   n) han cesado los vertidos periódicos de petróleo desde las plataformas y los oleoductos así como la utilización de lodos de prospección nocivos, y se han minimizado los vertidos accidentales de dichas sustancias;
   o) los vertidos ilícitos operativos nocivos y los de vertidos procedentes del tráfico marítimo se han eliminado y los riesgos de accidentes que pueden provocar vertidos nocivos se han reducido al mínimo;
   p) se ha prohibido la introducción intencionada de especies exóticas en el medio ambiente marino y costero, se ha reducido al mínimo la introducción accidental, y las aguas de lastre se han eliminado como fuente potencial de introducción; queda prohibida la utilización de especies nuevas (incluidas las especies exóticas y genéticamente modificadas) en la acuicultura si no se ha realizado previamente una evaluación de impacto;
   q) el impacto sobre las especies y los hábitats marinos y costeros resultante del sector de la construcción se ha reducido al mínimo y no influye negativamente sobre la integridad estructural y ecológica de los ecosistemas bénticos y asociados, ni en la capacidad de las especies y de los hábitats marinos y costeros para adaptar su área de distribución ante un cambio climático;
   r) la contaminación sonora causada (por ejemplo) por el tráfico marítimo y equipos acústicos submarinos se ha reducido al mínimo con el objetivo de evitar repercusiones negativas sobre la vida marina, la salud humana o la utilización legítima del mar y de sus costas;
   s) se han prohibido el vertido sistemático o intencionado de cualquier líquido o gas en las aguas y se prohíbe el vertido de materias sólidas en las aguas, salvo cuando se autorice de conformidad con el Derecho internacional y se efectúe previamente una evaluación de impacto medioambiental de conformidad con la Directiva 85/337/CEE del Consejo de 27 de junio de 1985, relativa a la evaluación de las repercusiones de determinados proyectos públicos y privados sobre el medio ambiente(33) y con los convenios internacionales pertinentes;
   t) se han prohibido el vertido sistemático o intencionado de cualquier líquido o gas en el lecho marino o en el subsuelo y se prohíbe el vertido de materias sólidas en el lecho marino o en el subsuelo, salvo cuando se autorice de conformidad con el Derecho internacional y se efectúe previamente una evaluación de impacto medioambiental de conformidad con la Directiva 85/337/CEE y con los convenios internacionales pertinentes;
   u) en cada región, la proporción de zonas marítimas protegidas de las actividades humanas potencialmente nefastas, así como la diversidad de los ecosistemas que las forman presentes en estas zonas, son suficientes para participar eficazmente en una red regional y global de zonas marítimas protegidas.

Anexo II

Artículo 9, apartado 1

(1)  Nombre y dirección de la autoridad competente: denominación oficial y dirección de la autoridad indicada.

(2)  Estatuto jurídico de la autoridad competente: descripción del estatuto jurídico de la autoridad competente y, en su caso, resumen o copia de sus estatutos, tratado fundador o documento jurídico equivalente.

(3)  Responsabilidades: descripción de las responsabilidades jurídicas y administrativas de la autoridad competente y de su función respecto de las aguas marinas de que se trate.

(4)  Afiliación: si la autoridad competente actúa en calidad de órgano de coordinación de otras autoridades competentes, procede elaborar la lista de dichos organismos, junto con un resumen de las relaciones institucionales establecidas para garantizar esa coordinación.

(5)  Coordinación regional: proporcionar un resumen de los mecanismos establecidos para garantizar la coordinación entre los Estados miembros cuyas aguas marinas europeas pertenezcan a una misma región marina.

Anexo III

Artículo 10, apartado 1, artículo 11, apartado 1 y artículo 13, apartado 1

Cuadro 1 - Características

Características físicas y químicas

- Características batimétricas

- Régimen anual y estacional de temperaturas

- Corrientes predominantes y plazos previstos de reciclaje/renovación

- Salinidad, incluidas las evoluciones y los gradientes en toda la región.

Tipos de hábitat

- Descripción del tipo de hábitat que prevalece y de sus características físicas y químicas: profundidad, régimen de temperaturas, corrientes, salinidad, estructura y substrato del lecho.

- Censo y cartografía de los tipos de hábitat especiales, en particular los que la legislación comunitaria (Directivas "Hábitats" y "Aves silvestres") o los convenios internacionales reconocen y consideran de interés especial para la ciencia o la diversidad biológica.

- Otras zonas especiales que merecen una mención específica por sus características, su localización o su importancia estratégica. Puede tratarse de zonas sujetas a presiones extremas o específicas o de zonas que merecen un régimen de protección específico.

Elementos biológicos

- Descripción de las comunidades biológicas asociadas a los hábitats predominantes: esta descripción debería incluir información sobre las comunidades típicas de fitoplancton y zooplancton, incluidas las especies típicas, la variabilidad estacional y geográfica y estimaciones sobre la productividad primaria y secundaria; se aportará asimismo información sobre la fauna invertebrada béntica, incluidas la composición específica, la biomasa, la productividad y la variabilidad anual/estacional; y, por último, información sobre la estructura de las poblaciones de peces, incluidas la abundancia, la distribución y la estructura edad/tamaño de las poblaciones.

- Descripción de la dinámica de las poblaciones, de la superficie de distribución natural y real y del estatuto del conjunto de las especies de mamíferos marinos presentes en la región/subregión. Para las especies amparadas por la legislación comunitaria (Directiva "Hábitats") o por acuerdos internacionales, convendría asimismo describir las principales amenazas y las medidas de protección/gestión adoptadas.

- Descripción de la dinámica de las poblaciones, de la superficie de distribución natural y real y del estatuto del conjunto de las especies de pájaros marinos presentes en la región/subregión. Para las especies amparadas por la legislación comunitaria (Directiva "Aves silvestres") o por acuerdos internacionales, convendría asimismo describir las principales amenazas y las medidas de protección/gestión adoptadas.

- Descripción de la dinámica de las poblaciones, de la superficie de distribución natural y real y del estatuto de todas las demás especies presentes en la región/subregión amparadas por la legislación comunitaria o por acuerdos internacionales, con una descripción de las principales amenazas y medidas de protección/gestión adoptadas.

- Relación detallada de la presencia, abundancia y distribución de las especies no autóctonas o exóticas presentes en la región/subregión.

Otras características

- Descripción de la incidencia del exceso de nutrientes, ciclo de los nutrientes (corrientes e interacciones sedimentos/agua), distribución espacial y consecuencias.

- Descripción de la situación general de la contaminación química, incluidas las sustancias químicas problemáticas, la contaminación de los sedimentos, las zonas críticas, los problemas sanitarios (contaminación de la pulpa de pescado).

- Todas las características o características típicas/distintivas de la región/subregión (por ejemplo, presencia de municiones depositadas).

Cuadro 2 – Presiones e impactos

Generalidades

Contaminación en forma de introducción directa o indirecta en el medio marino, como consecuencia de la actividad humana, de sustancias o energías, incluidas las fuentes sonoras submarinas de origen humano, que provoca o puede provocar efectos nocivos, como perjuicios a los recursos vivos y a la vida marina, riesgos para la salud humana, obstáculos a las actividades marítimas, especialmente a la pesca, al turismo, a las actividades de ocio y demás usos legítimos del mar, una alteración de la calidad de las aguas marinas que limite su utilización y una reducción de su valor recreativo.

Pérdidas físicas

Asfixia (por estructuras artificiales o eliminación de residuos de dragado, etc.)

Sellado (por construcciones permanentes, etc.)

Daños físicos

Sedimentación (escorrentía, dragado, vertidos, etc.)

Abrasión (navegación, fondeo, etc.)

Extracción selectiva (dragado de agregados, enredo, etc.)

Perturbaciones no físicas

Sonoras (actividades náuticas, actividad sísmica, etc.)

Visuales (actividades de ocio, etc.)

Contaminación tóxica

Introducción de compuestos sintéticos (plaguicidas, agentes antiincrustantes, PCB, etc.)

Introducción de compuestos no sintéticos (metales pesados, hidrocarburos, etc.)

Contaminación no tóxica

Acumulación de nutrientes (por escorrentía en las tierras agrícolas, vertidos, etc.)

Enriquecimiento por materias orgánicas (acuicultura, vertidos, etc.)

Modificaciones del régimen térmico (vertidos, centrales eléctricas, etc.)

Modificaciones de la turbidez (escorrentía, dragado, etc.)

Modificaciones de la salinidad (captación de agua, vertidos)

Perturbaciones biológicas

Introducción de organismos patógenos microbianos

Introducción de especies exóticas y transferencias

Extracción selectiva de especies (pesca comercial y recreativa, etc.)

Anexo IV

Artículo 12, apartado 1

(1)  Comprobar el alcance adecuado de los elementos que caracterizan las aguas marinas bajo soberanía o jurisdicción de los Estados miembros en una región o subregión marina.

(2)  Establecer: a) objetivos para determinar las condiciones ideales en función de la definición de buen estado ecológico; b) objetivos mensurables que permitan un seguimiento; y c) objetivos operativos relacionados con medidas de aplicación concretas que faciliten su ejecución.

(3)  Especificar el estado ecológico deseado y formular ese estado en propiedades mensurables de los elementos que caracterizan las aguas marinas europeas de un Estado miembro, en una región o subregión marina.

(4)  Comprobar la coherencia del conjunto de objetivos (no deberán ser contradictorios).

(5)  Especificar los recursos necesarios para la consecución de los objetivos.

(6)  Formular los objetivos y el calendario de realización.

(7)  Especificar los indicadores previstos para seguir los avances y orientar las decisiones de gestión de tal modo que se alcancen los objetivos.

(8)  Si procede, especificar puntos de referencia (puntos de referencia límite y objetivo).

(9)  Tener en cuenta las preocupaciones sociales y económicas en la definición de los objetivos.

(10)  Examinar el conjunto de los objetivos ambientales, indicadores asociados, puntos de referencia límite y objetivo, determinados en función del objetivo ambiental contemplado en el artículo 1, para determinar si la consecución de los objetivos ambientales permitirá a las aguas marinas bajo soberanía o jurisdicción de los Estados miembros en una región marina ajustarse al estado ecológico deseado.

(11)  Comprobar la compatibilidad de los objetivos ambientales con los objetivos que la Comunidad y los Estados miembros se han comprometido a alcanzar en virtud de los correspondientes acuerdos internacionales y regionales.

(12)  Tras articular los objetivos ambientales y los indicadores, examinar el conjunto a la luz del objetivo ambiental establecido en el artículo 1 para determinar si la consecución de los objetivos ambientales permitirá al medio marino ajustarse al estado ecológico deseado.

Anexo V

Artículo 13, apartado 1

(1)  Proporcionar información que permita evaluar el estado ecológico y medir la distancia que queda por cubrir, así como los avances registrados, para alcanzar el buen estado ecológico, de conformidad con el Anexo III y con las normas y criterios detallados que habrán de definirse con arreglo a los Anexos I y III.

(2)  Producir la información que permita determinar los indicadores adecuados para los objetivos ambientales que establece el artículo 12.

(3)  Producir la información que permita evaluar el impacto de las medidas mencionadas en el artículo 16.

(4)  Prever actividades para determinar la causa del cambio y las posibles medidas correctoras que deberían adoptarse para alcanzar un buen estado ecológico, si se observan divergencias con el estado deseado.

(5)  Proporcionar información sobre los agentes químicos presentes en las especies destinadas al consumo humano de las zonas de pesca comercial.

(6)  Prever actividades para confirmar que las medidas correctoras aportan los cambios deseados y no tienen efectos secundarios indeseados.

(7)  Agrupar la información en función de las regiones marinas.

(8)  Formular prescripciones técnicas y métodos normalizados de supervisión a escala comunitaria, para que los datos sean comparables.

(9)  Garantizar, en la medida de lo posible, la compatibilidad con los programas existentes elaborados a escala regional e internacional para fomentar la coherencia entre programas y evitar las duplicaciones.

(10)  Incluir en la evaluación inicial prevista en el artículo 10 una evaluación de los principales cambios que afectan a las condiciones ecológicas y, si procede, de los problemas nuevos o por venir.

(11)  Abordar en la evaluación inicial prevista en el artículo 10 los elementos mencionados en el Anexo III, teniendo en cuenta su variabilidad natural, y evaluar la progresión hacia la consecución de los objetivos ambientales definidos con arreglo al artículo 12, apartado 1, recurriendo, si procede, a los indicadores establecidos y a sus puntos de referencia límite u objetivo.

Anexo VI

Artículo 16, apartado 1

(1)  Control de las entradas: medidas de gestión que influyan en la intensidad autorizada de una actividad humana.

(2)  Control de las salidas: medidas de gestión que influyan en el nivel de perturbación autorizado de un elemento del ecosistema.

(3)  Control de la distribución espacial y temporal: medidas de gestión que influyan en el lugar y el momento en que se autoriza una actividad.

(4)  Medidas de coordinación de la gestión: instrumentos de garantía de dicha coordinación.

(5)  Incentivos económicos: medidas de gestión que, por su interés económico, inciten a los usuarios del ecosistema marino a adoptar un comportamiento que contribuya a la consecución de los objetivos ecológicos establecidos.

(6)  Instrumentos de atenuación y reparación: instrumentos de gestión que orienten las actividades humanas hacia una restauración de los elementos dañados de los ecosistemas marinos.

(7)  Comunicación, participación de los interesados y concienciación del público.

(1) DO C 185 de 8.8.2006, p. 20.
(2) DO C 206 de 29.8.2006, p. 5.
(3) Posición del Parlamento Europeo de 14 de noviembre de 2006.
(4) DO L 242 de 10.9.2002, p. 1.
(5) DO L 206 de 22.7.1992, p. 7. Directiva cuya última modificación la constituye el Reglamento (CE) n° 1882/2003 del Parlamento Europeo y del Consejo (DO L 284 de 31.10.2003, p. 1).
(6) DO L 327 de 22.12.2000, p. 1. Directiva modificada por la Decisión n° 2455/2001/CE (DO L 331 de 15.12.2001, p. 1).
(7) DO L 179 de 23.6.1998, p. 1.
(8) DO L 309 de 13.12.1993, p. 1.
(9) DO L 73 de 16.3.1994, p. 19.
(10) DO L 104 de 3.4.1998, p. 1.
(11) DO L 118 de 8.5.2000, p. 44.
(12) DO L 240 de 19.9.1977, p. 1.
(13) DO L 322 de 14.12.1999, p. 32.
(14) DO L 67 de 12.3.1983, p. 1.
(15) DO ...
(16) DO L 358 de 31.12.2002, p. 59.
(17) DO L 184 de 17.7.1999, p. 23. Decisión modificada por la Decisión 2006/512/CE (DO L 200 de 22.7.2006, p. 11).
(18)* Dos años después de la fecha de entrada en vigor de la presente Directiva.
(19)** Tres años después de la fecha de entrada en vigor de la presente Directiva.
(20) DO L 103 de 25.4.1979, p. 1. Directiva cuya última modificación la constituye el Reglamento (CE) nº 807/2003 (DO L 122 de 16.5.2003, p. 36).
(21)* Tres años después de la entrada en vigor de la presente Directiva.
(22) DO L 135 de 30.5.1991, p. 40. Directiva cuya última modificación la constituye el Reglamendo (CE) nº 1882/2003.
(23) DO L 64 de 4.3.2006, p. 37.
(24) DO ...
(25)* Tres años después de la fecha de entrada en vigor de la presente Directiva.
(26) DO L 156 de 25.6.2003, p. 17.
(27) DO L 41 de 14.2.2003, p. 26.
(28)* Cuatro años después de la fecha de entrada en vigor de la presente Directiva.
(29)* Dos años después de la fecha de entrada en vigor de la presente Directiva.
(30)** Diez años después de la fecha de entrada en vigor de la presente Directiva.
(31)* Cuatro años después de la fecha de entrada en vigor de la presente Directiva.
(32)** Dos años después de la fecha de entrada en vigor de la presente Directiva.
(33) DO L 175 de 5.7.1985, p. 40. Directiva cuya última modificación la constituye la Directiva 2003/35/CE.

Aviso jurídico - Política de privacidad