Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2006/2239(INI)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : A6-0381/2006

Textos presentados :

A6-0381/2006

Debates :

PV 13/11/2006 - 16
CRE 13/11/2006 - 16

Votaciones :

PV 14/11/2006 - 11.1
CRE 14/11/2006 - 11.1
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P6_TA(2006)0485

Textos aprobados
PDF 146kWORD 63k
Martes 14 de noviembre de 2006 - Estrasburgo
Informe anual sobre la zona del euro 2006
P6_TA(2006)0485A6-0381/2006

Resolución del Parlamento Europeo sobre el Informe anual sobre la zona del euro 2006 (2006/2239(INI))

El Parlamento Europeo,

–  Vista la Comunicación de la Comisión titulada Declaración anual sobre la zona del euro (COM(2006)0392),

–  Vistas las previsiones económicas de la Comisión de septiembre de 2006,

–  Vista su Resolución, de 3 de julio de 2003, sobre la función internacional de la zona del euro y la primera evaluación sobre la introducción de los billetes y monedas(1),

–  Vista su Resolución, de 4 de abril de 2006, sobre la situación de la economía europea: informe preparatorio sobre las orientaciones generales de las políticas económicas para 2006(2),

–  Vista su Resolución, de 14 de marzo de 2006, sobre la revisión estratégica del Fondo Monetario Internacional(3),

–  Vista su Resolución, de 17 de mayo de 2006, sobre las finanzas públicas en la Unión económica y monetaria (UEM)(4),

–  Vista su Resolución, de 1 de junio de 2006, sobre la ampliación de la zona del euro(5),

–  Vista su Resolución, de 26 de octubre de 2006, sobre el Informe anual del Banco Central Europeo para 2005(6),

–  Vistos los Informes del BCE sobre la función internacional del euro y la integración financiera de la zona del euro,

–  Vista su Resolución, de 13 de diciembre de 2005, sobre imposición fiscal de las empresas en la Unión Europea: base imponible común consolidada del impuesto de sociedades(7),

–  Visto el artículo 45 de su Reglamento,

–  Visto el informe de la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios (A6-0381/2006),

A.  Considerando que la pertenencia a la zona del euro incrementa el grado de interdependencia económica entre los Estados miembros y requiere una coordinación más estrecha de las políticas económicas, con el fin de corregir las debilidades estructurales para afrontar los nuevos retos y conseguir una mayor prosperidad y competitividad de la zona del euro, a fin de que los Estados miembros estén preparados para una economía globalizada más amplia,

B.  Considerando que el crecimiento económico de la zona del euro se está acelerando en 2006 y parece tener una base más amplia, con un relanzamiento de la demanda interna, especialmente de inversión, si bien el crecimiento puede desacelerarse en 2007 debido a los altos precios del petróleo, los efectos retardados del fortalecimiento del euro y la ralentización del crecimiento de los EE.UU.,

C.  Considerando que el crecimiento potencial de la zona del euro se calcula generalmente en un 2 % y que es necesario que aumente y se mantenga en el 3 % para ofrecer empleo a los más de doce millones de europeos en paro, para que se incremente su renta disponible y para que se asignen los recursos necesarios para modernizar el Estado del bienestar característico de Europa,

D.  Considerando que, en relación con el criterio relativo al tipo de inflación, se están utilizando dos definiciones diferentes del concepto de "estabilidad de precios", y que el BCE ha aclarado que, en aras de la estabilidad de los precios, su objetivo consiste en mantener los niveles de inflación a medio plazo ligeramente por debajo del 2 %, pero que el BCE y la Comisión utilizan, en sus informes sobre convergencia, un valor de referencia que se expresa como el tipo medio de inflación registrado durante los doce meses anteriores en los tres Estados miembros que presenten los mejores resultados más 1,5 puntos porcentuales, sobre la base del Protocolo sobre los criterios de convergencia previstos en el artículo 121, apartado 1, del Tratado CE, en el que se da por sentado que, en términos de estabilidad de precios, los mejores resultados implican, en la práctica, el nivel más bajo posible de inflación,

E.  Considerando que, a partir del 1 de enero de 2007, la zona del euro incluirá sólo a 13 Estados miembros, pero que en la coordinación de la política macroeconómica y el mercado interior participarán los 27 Estados miembros,

F.  Considerando que la representación exterior de la zona del euro en las instituciones y foros internacionales no se corresponde con su peso económico en la economía mundial; que se han logrado escasos progresos desde el lanzamiento de la nueva moneda para asegurar que la zona del euro tenga una sola voz ante las instituciones financieras y en los foros internacionales, y que estas carencias dificultan que la zona del euro promueva sus intereses y muestre su liderazgo respondiendo a los desafíos de la economía mundial,

G.  Considerando que el BCE comparte con el Consejo la responsabilidad para las cuestiones relativas a los tipos de cambio y a la representación internacional de la zona del euro,

H.  Considerando que el Eurogrupo está encargado del diálogo informal con el BCE y que sus cometidos principales consisten en elaborar enfoques comunes sobre el funcionamiento general de la economía de la zona del euro y examinar las evoluciones del tipo de cambio del euro con respecto a las demás monedas;

Política macroeconómica

1.  Acoge con satisfacción la presentación por parte de la Comisión de su primer Informe anual sobre la zona del euro, que refleja la evolución de las economías de dicha zona en 2006 y constituye una valiosa aportación al debate sobre los desafíos de política económica a los que se enfrentan en común los países de la zona del euro;

2.  Considera que unas normas claras y transparentes sobre cómo las decisiones operativas de la política monetaria se ven afectadas por los dos pilares principales ―esto es, la masa monetaria, por una parte, y cualquier otra información relevante sobre el desarrollo futuro de la inflación, por otra― harían más predecible y eficaz dicha política; que deberían publicarse actas de las reuniones del Consejo de Gobierno del BCE que incluyeran una presentación clara de los argumentos a favor y en contra de las decisiones adoptadas y las razones de la adopción de esas decisiones, y que este grado de transparencia es importante, ya que de este modo el mercado podrá formarse una idea más clara de la política monetaria del BCE;

3.  Teniendo en cuenta que el estímulo monetario aportado en los últimos años se está retirando gradualmente, pide a la Comisión que adopte una interpretación estricta del Pacto de Estabilidad y Crecimiento renovado, y a los Estados miembros que persigan una mejora anual de sus déficits presupuestarios ajustados cíclicamente con un 0,5 % del PIB como referencia, lo que contribuirá a amortiguar las presiones inflacionistas y a mantener unos tipos de interés bajos, a unos niveles que no pongan en peligro la actual recuperación económica; recuerda, en este contexto, el valor añadido de una mejor coordinación fiscal, especialmente en el plano presupuestario, entre los Estados miembros con vistas a un equilibrio más coherente de la política macroeconómica, similar a la política monetaria bien desarrollada de la UEM;

4.  Considera que, sin poner en tela de juicio el principio de subsidiariedad en la política fiscal y respetando las prerrogativas de los Gobiernos nacionales en la definición de sus políticas estructurales y presupuestarias, es importante que todos los Estados miembros -o por lo menos los que pertenecen a la zona del euro- coordinen sus distintos calendarios fiscales nacionales y basen sus respectivas proyecciones presupuestarias en criterios similares, con el fin de evitar las disparidades que provoca el uso de diferentes previsiones macroeconómicas (crecimiento mundial, crecimiento de la UE, precios del barril de petróleo, tipos de interés) y otros parámetros; opina que la Comisión puede contribuir de forma considerable al logro de este objetivo;

5.  Pide a los Estados miembros que una parte sustancial de los ingresos fiscales adicionales obtenidos gracias al actual crecimiento económico se destine a la reducción de la deuda pública, lo que liberará recursos que podrán invertirse en educación, formación profesional, infraestructuras, investigación e innovación, en consonancia con los objetivos establecidos en la Estrategia de Lisboa-Gotemburgo, y destinarse a hacer frente a los retos que plantea el envejecimiento de la población;

6.  Recuerda a la Comisión que, en la mencionada Resolución de 4 de abril de 2006, el Parlamento pedía que se llevara a cabo una revisión general de los regímenes fiscales de los Estados miembros, lo cual es un método clave para reforzar la competitividad y la sostenibilidad de las finanzas públicas;

7.  Insta a la Comisión a que elabore un estudio sobre los beneficios que supondría para la zona del euro y el conjunto de la Unión, en términos de crecimiento y empleo, un mejor funcionamiento del pilar económico de la UEM aplicado a dicha zona;

Reformas económicas

8.  Recuerda, en este contexto, la importancia que reviste la aplicación activa y urgente de la Estrategia de Lisboa, por un igual en todos los niveles y en todos los ámbitos afectados mediante una política múltiple de reformas en materia económica, laboral, ambiental y social;

9.  Señala que la economía de la zona del euro se ha ajustado de forma muy lenta a la recuperación del crecimiento mundial, debido principalmente a la debilidad de la demanda interna, y que las reformas económicas en los mercados de productos, de trabajo y de capital contribuirán a que los precios y los salarios respondan con mayor rapidez al entorno económico cambiante, lo cual es fundamental para incrementar el potencial de crecimiento, hacer frente a diferencias injustificadas en el crecimiento y la inflación entre los Estados miembros de la zona del euro y efectuar ajustes ante posibles desarrollos globales adversos;

10.  Aun teniendo en cuenta que algunos Estados miembros han mostrado su compromiso con sus respectivos Programas Nacionales de Reforma (PNR), destaca que ello no es suficiente e insta a los Estados miembros a que emprendan las actuaciones oportunas; recuerda que el rendimiento económico podrá mejorar con la aprobación de un Código de Conducta que permita un seguimiento mutuo de los PNR por los Estados miembros mediante el intercambio de mejores prácticas y la publicación por la Comisión de una "tabla clasificatoria" anual de los países con mejores y peores resultados, como se proponía en el Informe de noviembre de 2004 del Grupo de expertos de alto nivel de la Comisión presidido por Wim Kok, titulado "Responder al desafío. La Estrategia de Lisboa en favor del crecimiento y el empleo";

11.  Considera que los Estados miembros de la zona del euro deberían seguir avanzando simultáneamente en lo relativo a los tres principios de la Estrategia de Lisboa-Gotemburgo (crecimiento económico, cohesión social y protección del medio ambiente) y pone de relieve el potencial de la "flexiguridad" (flexibilidad y seguridad) para elevar el grado de participación del factor trabajo en el mercado, especialmente en lo que se refiere a al trabajo de las mujeres, los trabajadores de edad avanzada, los jóvenes, los desempleados de larga duración y los inmigrantes;

12.  Reafirma su convicción de que el objetivo de introducir una base imponible común consolidada del impuesto de sociedades en Europa podría realizarse también mediante el mecanismo de cooperación reforzada en caso de que los Estados miembros no alcanzaran un acuerdo por unanimidad; destaca que el mecanismo de cooperación reforzada ‐a pesar de ser un instrumento menos apropiado que la unanimidad de los Estados miembros‐ permitiría que la gran mayoría de los Estados miembros pudieran progresar en el ámbito de un marco común para el impuesto de sociedades en el mercado interior, al tiempo que ofrecería a los demás Estados miembros no participantes la posibilidad de sumarse a dicho marco en una fase posterior; considera que este aspecto es incluso más relevante para la zona del euro e insta a los Estados miembros que la componen a que intensifiquen sus esfuerzos para progresar en este ámbito;

Mercado interior

13.  Considera que la realización del mercado interior, especialmente en el sector de los servicios, es crucial para impulsar el crecimiento económico y la creación de empleo en la UEM y pide, por tanto, una mayor y mejor aplicación de las Directivas; condena las políticas adoptadas por algunos Estados miembros para proteger sus industrias y servicios clave frente a la competencia transfronteriza y reafirma su compromiso con los principios de la libre circulación de personas, bienes, servicios y capital;

14.  Concuerda con la Comisión en la necesidad de suprimir los obstáculos a la creación de un espacio único europeo de pagos y de emprender otras acciones para abrir los mercados fragmentados de servicios financieros minoristas (planes de ahorro, hipotecas, seguros y pensiones), garantizando al mismo tiempo la protección de los consumidores; subraya la importancia que reviste el desarrollo de un enfoque paneuropeo de la regulación y supervisión de los mercados financieros y recuerda que es necesario revisar las normas de solvencia de los seguros (Solvency II), así como las que se refieren a los poderes discrecionales de los reguladores en el caso de fusiones transfronterizas, a fin de evitar conflictos entre los supervisores del Estado miembro de origen y los del Estado miembro de acogida;

15.  Considera que una política ambiciosa de innovación de la UE es uno de los pilares del desarrollo sostenible y la creación de empleo, y debería incluirse como una prioridad destacada en un planteamiento de mejora de la coordinación económica; lamenta que el gasto destinado a investigación y desarrollo en la zona del euro se sitúe aproximadamente en el 2 % del PIB, en una cota bastante alejada del objetivo del 3 % para toda la UE; pide a la Comisión que presente propuestas concretas respecto a la financiación de la investigación y desarrollo en la UE y un marco eficaz para los derechos de propiedad intelectual; pide a los Estados miembros que destinen más recursos a la investigación e innovación y que establezcan incentivos fiscales para las empresas y universidades que inviertan en I+D, teniendo en cuenta que, en comparación con las subvenciones directas, dichos incentivos constituyen una mejor garantía de que los recursos públicos se utilizarán para apoyar asociaciones fructíferas;

16.  Considera que deberían flexibilizarse los mercados laborales y suprimirse aquellos aspectos de la legislación sobre el empleo permanente que pueden obstaculizar el ajuste del mercado laboral; admite que, a largo plazo, los salarios reales y la productividad deberían crecer de forma paralela; lamenta que muchas de las propuestas formuladas por el Parlamento no se hayan tenido en cuenta, especialmente las que se refieren a la mejora de los servicios de atención a los niños, el logro de un mejor equilibrio entre la vida laboral y la privada, la creación de incentivos para que los trabajadores retrasen la jubilación voluntaria y el establecimiento de políticas dirigidas a integrar a los inmigrantes legales en el mercado laboral y a luchar contra la inmigración clandestina;

17.  Lamenta que los actuales niveles de enseñanza y formación permanentes, que deberían incluirse como prioridades destacadas en un planteamiento de mejora de la coordinación económica, sean claramente insuficientes, y concuerda con la mayor parte de las medidas propuestas por la Comisión; no obstante, lamenta que no se hayan asumido algunas propuestas aprobadas por el Parlamento, en particular las que tienen por objeto mejorar el conocimiento de las lenguas, las matemáticas y las ciencias en la enseñanza primaria y secundaria, lograr un modelo integrado de formación profesional, atraer a un mayor número de estudiantes hacia las carreras de ciencias, reforzar la cooperación entre las universidades y los sectores industrial y comercial, alentar una oferta educativa que tenga en cuenta la demanda del mercado laboral, garantizar un acceso universal al tercer ciclo educativo, promover el aprendizaje permanente, abordar debidamente los problemas del desempleo de larga duración y del desempleo de los jóvenes, y asegurar la mejor comunicación, divulgación y aplicación de los resultados de la investigación;

18.  Pide a los Estados miembros y a la Comisión que incluyan entre sus prioridades principales la realización de un mercado interior de la energía; la mejora de la investigación sobre fuentes de energía alternativas y sobre una energía más limpia y más respetuosa del medio ambiente, con un nuevo impulso hacia un mayor uso de las energías renovables; un compromiso más firme en pro del ahorro de energía y de la eficiencia energética, así como el fortalecimiento de los vínculos políticos y económicos con el mayor numero posible de países proveedores, con el fin de diversificar las fuentes de energía y hacer frente con mayor eficacia a las insuficiencias de suministro;

Una UEM eficaz

19.  Concuerda con la Comisión en que las disparidades en el crecimiento y en las tasas de inflación en la zona del euro, con diferencias de hasta un 4,5 % en el crecimiento y de un 2,7 % en la inflación en 2005, se deben cada vez más a razones estructurales; lamenta que las disparidades en las tasas de inflación de los Estados miembros con tasas más elevadas afecte negativamente a la competitividad y la estabilidad monetaria de toda la zona del euro; señala que, en ocasiones, esas diferencias forman parte de un proceso positivo de convergencia en términos de renta y nivel de precios, debido al proceso de recuperación; pide una vez más a los Estados miembros de la zona del euro que intensifiquen sus esfuerzos en favor de una coordinación efectiva de las políticas económicas y monetarias, en especial mediante el fortalecimiento de sus estrategias comunes dentro del Eurogrupo, a fin de mejorar la convergencia real de las economías y de limitar los riesgos de que se produzcan choques asimétricos en la UEM;

20.  Saluda la entrada de Eslovenia en la zona del euro el próximo 1 de enero de 2007; insta a los nuevos Estados miembros a que hagan lo necesario para satisfacer los criterios de convergencia de Maastricht, y señala que el BCE y la Comisión deben aplicar el criterio de estabilidad de precios establecido en el Tratado CE, que difiere del utilizado en la política monetaria del BCE; propone, asimismo, que el BCE y la Comisión examinen si está justificado mantener esta diferencia de planteamiento;

21.  Reconoce que, con arreglo a los criterios de convergencia de Maastricht, la tasa de inflación no debe superar en más del 1,5 % la de los tres Estados miembros con mejor comportamiento en materia de estabilidad de precios; señala que tanto la definición de los tres Estados miembros con mejor comportamiento en materia de estabilidad de precios como el método de cálculo del valor de referencia deben examinarse con cuidado para reflejar el hecho de que son ahora doce los Estados miembros que participan en la UEM, que utilizan una moneda única que se rige por una política monetaria común, y que los diferenciales de sus respectivas tasas de inflación representan factores estructurales, más que diferencias en las posiciones de la política macroeconómica;

22.  Pide a la Comisión y a Eurostat que mejoren la calidad de los datos estadísticos macroeconómicos (especialmente del déficit presupuestario y de la deuda pública) y que utilicen todos sus instrumentos para evitar desequilibrios fiscales en cualquiera de los Estados miembros; pide que se sigan reforzando las atribuciones que permiten a la Comisión comprobar la calidad de los datos transmitidos;

23.  23 Pide a la Comisión que preste mayor atención al impacto del comportamiento de los mercados financieros en la situación macroeconómica de la zona del euro;

24.  Insta a los supervisores competentes a que redoblen sus esfuerzos por evaluar de forma más eficaz las actividades de los fondos de inversión libre desde el punto de vista de los riesgos sistémicos que pueden crear, y pide al Eurogrupo que examine este asunto;

Representación exterior

25.  Acoge con satisfacción el acuerdo alcanzado en el Consejo para hablar con una sola voz en la reunión anual de las Instituciones de Bretton Woods en Singapur, los días 19 y 20 de septiembre de 2006; insiste en que las posiciones de los representantes de los Estados miembros en el FMI deben coordinarse mejor; pide una vez más a los Estados miembros que trabajen en pro de una única circunscripción de voto ‐posiblemente, empezando como una circunscripción del euro‐ con vistas a garantizar, a largo plazo, una representación europea coherente, con la participación de la Presidencia del Consejo Ecofin y la Comisión, bajo el control del Parlamento;

Coordinación

26.  Acoge con satisfacción la reelección de Jean-Claude Juncker como presidente del Eurogrupo; considera que el Eurogrupo debería acordar un programa de objetivos de la zona del euro para los dos próximos años;

27.  Señala que en el Tratado CE no se especifica la manera en que el Consejo ha de ejercer sus responsabilidades en el marco de la política de tipo de cambio; pide al Eurogrupo, al Consejo y al BCE que coordinen en mayor medida sus acciones en el ámbito de la política de tipo de cambio;

28.  Subraya la necesidad de intensificar la cooperación en la zona del euro para fortalecer la gobernanza económica y el proceso de integración europea, para que pueda hacerse frente a los desafíos económicos globales; pide, por tanto, a la Comisión que vele por que el informe anual sobre la zona del euro proporcione en el futuro una serie de instrumentos más concretos que permitan un diálogo más intenso entre las diferentes instituciones europeas que participan en la mejora de la gobernanza económica de la Unión; invita a la Comisión a respaldar firmemente las actividades del Eurogrupo y a su Presidente;

29.  Considera que sería beneficioso para todas las partes interesadas instaurar un diálogo de conjunto, con una periodicidad por lo menos trimestral y con un carácter más regular y estructurado, sobre asuntos macroeconómicos, entre el Eurogrupo, la Comisión y el Parlamento, similar al diálogo monetario entre el Parlamento y el BCE, con el fin de consolidar los actuales marcos del debate sobre los retos a los que se enfrenta la zona del euro y sobre los planteamientos para superarlos;

30.  Considera que las reuniones periódicas del Parlamento Europeo y los Parlamentos nacionales podrían desempeñar con toda claramente un papel importante en el desarrollo de una mayor responsabilización de los Parlamentos nacionales respecto a la necesaria coordinación de la política económica;

o
o   o

31.  Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución al Presidente del Eurogrupo, al Consejo, a la Comisión y al Banco Central Europeo.

(1) DO C 74 E de 24.3.2004, p. 871.
(2) Textos aprobados, P6_TA(2006)0124.
(3) Textos aprobados, P6_TA(2006)0076.
(4) Textos aprobados, P6_TA(2006)0214.
(5) Textos aprobados, P6_TA(2006)0240.
(6) Textos aprobados, P6_TA(2006)0464.
(7) Textos aprobados, P6_TA(2005)0511.

Aviso jurídico - Política de privacidad