Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2010/2050(INI)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : A7-0037/2011

Textos presentados :

A7-0037/2011

Debates :

PV 09/03/2011 - 14
CRE 09/03/2011 - 14

Votaciones :

PV 10/03/2011 - 9.3
CRE 10/03/2011 - 9.3
Explicaciones de voto
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P7_TA(2011)0096

Textos aprobados
PDF 229kWORD 77k
Jueves 10 de marzo de 2011 - Estrasburgo
Enfoque de la UE acerca de Irán
P7_TA(2011)0096A7-0037/2011

Resolución del Parlamento Europeo, de 10 de marzo de 2011, sobre el enfoque de la UE acerca de Irán (2010/2050(INI))

El Parlamento Europeo,

–  Vistas sus anteriores resoluciones sobre Irán, entre ellas su Resolución de 8 de septiembre de 2010 sobre la situación de los derechos humanos en Irán, en particular los casos de Sakineh Mohammadi Ashtiani y Zahra Bahrami(1), su Resolución de 10 de febrero de 2010 sobre la situación en Irán(2), y de 22 de octubre de 2009 sobre Irán(3),

–  Vista su Resolución, de 7 de octubre de 2010, sobre el Día Mundial contra la Pena de Muerte(4),

–  Vistos el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, la Convención de las Naciones Unidas sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Racial y la Convención sobre los Derechos del Niño, de todos los cuales Irán es parte signataria,

–  Vista la declaración conjunta de la UE y los Estados Unidos, de 8 de febrero de 2010, en la que se insta al Gobierno iraní a que cumpla sus obligaciones en materia de derechos humanos,

–  Vista la declaración de la Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Catherine Ashton (denominada en adelante «la Alta Representante»), de 24 de septiembre de 2010, sobre las afirmaciones «escandalosas e inaceptables» realizadas por el Presidente iraní Mahmud Ahmadineyad en la Asamblea General de las Naciones Unidas,

–  Vista la Declaración de la UE sobre la no proliferación de armas de destrucción masiva adoptada en el Consejo Europeo de Salónica de los días 19 y 20 de junio de 2003 y la Estrategia de la UE contra la proliferación de armas de destrucción masiva de 10 de diciembre de 2003,

–  Vista la declaración, de 23 de septiembre de 2010, realizada por el portavoz de la Alta Representante en que se condenaban los bombardeos en Mahabad, Irán,

  Visto el Informe sobre la aplicación de la Estrategia Europea de Seguridad (EES) titulado «Ofrecer seguridad en un mundo en evolución», aprobado por el Consejo Europeo el 12 de diciembre de 2008,

–  Vista la Declaración de la Alta Representante, de 22 de septiembre de 2010, en nombre del E3+3, sobre una pronta solución negociada a la cuestión nuclear iraní,

–  Vista la Declaración de la Alta Representante, de 12 de agosto de 2010, en nombre de la Unión Europea, sobre la condena de siete dirigentes de la religión Bahá'í,

–  Vista la declaración, de 16 de julio de 2010, realizada por el portavoz de la Alta Representante en la que se condenaban los ataques en Irán,

–  Vistas las Conclusiones del Consejo, de 22 de marzo de 2010, sobre el libre acceso a la información en Irán,

–  Vista la declaración de la Alta Representante, de 6 de julio de 2010, sobre las inminentes ejecuciones en Irán,

–  Vista la declaración de la Alta Representante, de 12 de junio de 2010, en nombre de la Unión Europea, sobre el grave deterioro de la situación de los derechos humanos en Irán desde las elecciones presidenciales de junio de 2009,

–  Vistos los datos del Centro Estadístico de Irán sobre el incremento del índice de desempleo en Irán durante la primavera de 2010 hasta un 14,6 %, cifrándose el número de personas desempleadas en más de 3,5 millones,

–  Considerando que Irán es parte del Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares (TNP), que como tal ha renunciado a dotarse de armas nucleares al ratificar dicho tratado, y que está jurídicamente obligado a declarar todas sus actividades nucleares, además del material nuclear, y a situarlas bajo las garantías del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA),

–  Vista la Declaración del OIEA, de 27 de septiembre de 2005, según la cual Irán no cumplía las obligaciones contraídas en virtud del TNP,

–  Visto el hecho de que la suspensión de las actividades de enriquecimiento de uranio y otras exigencias se formularon sucesivamente en seis resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (1696, 1737, 1747, 1803, 1835 y 1929) como condición previa para el restablecimiento de los derechos de Irán con arreglo al TNP,

–  Vista la declaración del Director General del OIEA, Yuki Amano, en su informe trimestral a la Junta de Gobernadores, de 18 de febrero de 2010, en el sentido de que Irán no está cumpliendo los requisitos contenidos en las resoluciones pertinentes de la Junta de Gobernadores y el Consejo de Seguridad,

–  Vistas la propuesta del OIEA de celebrar un acuerdo de suministro de combustible nuclear al reactor de investigación de Teherán a cambio del uranio de bajo enriquecimiento de las existencias iraníes y la propuesta de compromiso promovida por los Gobiernos de Turquía y Brasil en un intento de crear confianza y facilitar las negociaciones entre Irán y el E3+3, así como entre Irán y el Grupo de Viena,

–  Vista la Resolución 1929 (2010) del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, por la que se introducen nuevas medidas restrictivas contra Irán, imponiendo a dicho país una cuarta ronda de sanciones debido a su programa nuclear,

–  Vistas las conclusiones del Consejo sobre Irán, de 26 de julio de 2010, y la adopción por parte del Consejo de un conjunto de medidas restrictivas que se impondrán a Irán en los ámbitos comercial, de servicios financieros, de energía y de transportes, y de un Reglamento por el que se amplía la lista de entidades y personas sujetas a una inmovilización de activos,

–  Vistas las sanciones adicionales contra Irán anunciadas por los Estados Unidos, Japón, Canadá y Australia,

–  Visto el compromiso asumido hace tiempo por la Unión Europea de esforzarse por encontrar una solución diplomática a la cuestión nuclear iraní,

–  Visto el artículo 48 de su Reglamento,

–  Visto el informe de la Comisión de Asuntos Exteriores (A7-0037/2011),

A.  Considerando que la República Islámica de Irán (en lo sucesivo, Irán) se enfrenta a una serie de retos en materia de gobernanza -desde luchas de poder entre facciones rivales en el seno de las élites dirigentes del país hasta un asfixiante malestar socioeconómico, un entorno de seguridad problemático a escala regional y un creciente descontento popular-, muchos de los cuales propiciados por el propio régimen iraní,

B.  Considerando que los acontecimientos políticos que tuvieron lugar en Irán a raíz de las disputadas elecciones presidenciales de junio de 2009, que se consideran en gran medida fraudulentas, han puesto de manifiesto el gran potencial que existe para un cambio democrático de origen popular, encabezado por su dinámica y activa sociedad; y que los reformistas se identifican habitualmente con el Movimiento Verde, que se formó durante las protestas masivas contra la reelección del Presidente Ahmadineyad,

C.  Considerando que las fuerzas de seguridad de Irán ‐la Guardia Revolucionaria, la milicia Basij y la policía‐ han reaccionado adoptando medidas sumamente severas, deteniendo arbitrariamente a miles de manifestantes y disidentes pacíficos, incluidos estudiantes y profesores universitarios, defensores de los derechos de las mujeres, sindicalistas, abogados, periodistas, blogueros, clérigos y prominentes defensores de los derechos humanos, en un claro intento de intimidar a los críticos y reprimir a los disidentes; y que los tribunales han organizado simulacros de juicios a cientos de destacados reformistas y activistas, que han concluido con largas penas de prisión e incluso condenas de muerte,

D.  Considerando que desde la elección del Presidente Ahmadineyad en 2005 el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (CGRI) ha utilizado los fondos acumulados desde la década de 1980 para adquirir empresas públicas y empresas privatizadas en la Bolsa de Teherán,

E.  Considerando que siguen violándose impunemente los derechos humanos fundamentales de los iraníes (el derecho a la vida, la libertad de expresión y de asociación, así como el derecho a no ser detenido, a no ser torturado arbitrariamente y a no padecer ninguna forma de discriminación),

F.  Considerando que Irán es uno de los países más «conectados» de Oriente Medio, siendo la tercera blogosfera más grande del mundo, por detrás de los Estados Unidos y China; que no resulta casual que las telecomunicaciones se caigan regularmente desde las elecciones de junio de 2009,

G.  Considerando que Irán todavía mantiene la pena capital y es uno de los tres países del mundo donde se realizan más ejecuciones; que Irán ostenta el mayor número de ejecuciones de menores; y que Irán continúa aplicando la pena de muerte por lapidación, lo cual es contrario al Segundo Protocolo Facultativo del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos,

H.  Considerando que muchos iraníes han sido ejecutados por razones políticas, son innumerables los que permanecen en prisión y cientos se han visto obligados a abandonar el país por miedo a perder la vida, ser condenados a cadena perpetua o sufrir interrogatorios y torturas,

I.  Considerando que los órganos de derechos humanos en el interior de Irán (por ejemplo la Comisión Islámica de Derechos Humanos y la Comisión del artículo 90) son aliados del Gobierno y siguen siendo muy insignificantes,

J.  Considerando que el programa nuclear de Irán tiene una historia de secretismo, lo que ha hecho que pierdan credibilidad las alegaciones iraníes de que el programa sólo persigue objetivos pacíficos,

K.  Considerando que Irán aún debe cumplir sus obligaciones con arreglo a todas las resoluciones pertinentes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, siendo la 1929 (2010) la más reciente, y todos los llamamientos de la Junta de Gobernadores del OIEA, que reclaman el acceso pleno e incondicional del Organismo a todas las instalaciones, equipos, personal y documentación para evaluar adecuadamente los propósitos iraníes en materia nuclear y que el OIEA pueda cumplir su función de vigilancia nuclear,

L.  Considerando que algunas políticas del Gobierno iraní suponen una amenaza para la paz y la estabilidad en la región; considerando que Israel y la región del Golfo en particular se sienten intimidados por el discurso agresivo y focalizado y el programa nuclear continuado de Irán, así como por su apoyo a Hezbolá y a Hamás; que, no obstante, el potencial estabilizador que podría desplegar Irán en beneficio del conjunto de la región si normalizara sus relaciones internacionales, en particular en su vecindad, si despejara definitivamente las dudas sobre el carácter real de su programa nuclear y garantizara un mejor respeto de los derechos humanos y de la democracia,

M.  Considerando que Irán ha acogido a dos generaciones de refugiados afganos en el país y que éstos han disfrutado de servicios sanitarios y educativos básicos; considerando que en 2010 residían legalmente en Irán más de un millón de afganos; que Irán sólo ha recibido un limitado apoyo internacional en este ámbito,

N.  Considerando que Irán se encuentra entre los tres primeros países del mundo por el volumen de sus reservas demostradas de petróleo y gas natural,

O.  Considerando el desarrollo notable de las relaciones entre Irán y Turquía; considerando que Irán se está sirviendo de aliados, estatales o no, como Siria, Hezbolá, Hamás y los Hermanos Musulmanes, para desestabilizar la zona,

P.  Considerando que en el artículo IV del TNP se destaca el derecho inalienable de todas las partes en el Tratado de desarrollar la investigación, la producción y la utilización de la energía nuclear con fines civiles pacíficos sin discriminación y de conformidad con los artículos I y II de dicho Tratado,

Situación interna

1.  Toma nota con preocupación de la situación política interior, en particular en lo relativo a la democracia; toma nota asimismo de las aspiraciones democráticas del pueblo iraní, especialmente de la generación más joven, y deplora profundamente que el Gobierno y el Parlamento iraníes sean aparentemente incapaces de responder a las demandas justificadas de sus ciudadanos; destaca que el descontento popular con respecto al Gobierno iraní, de resultas de la grave situación socioeconómica combinada con una falta de libertad y del respeto básico hacia la dignidad humana dentro de Irán, representa el principal reto para la supervivencia del régimen;

2.  Destaca que no conviene imponer cambios democráticos desde el exterior o por la fuerza de las armas, sino que deben derivarse de un proceso democrático pacífico; expresa su admiración por el valor de las decenas de miles de iraníes que siguen poniendo en peligro sus carreras profesionales y sus vidas reclamando mayores libertades y más derechos democráticos en la República Islámica de Irán;

3.  Destaca que, si bien el Presidente Ahmadineyad resultó elegido en 2005 en una plataforma de justicia social y populismo económico, los problemas internos de Irán han seguido agravándose pese al incremento de los precios del petróleo; deplora, por tanto, el objetivo de Ahmadineyad de consolidar su posición política a escala nacional asumiendo un programa internacional radical, con la esperanza de que una postura declaradamente antioccidental y antiisraelí refuerce el liderazgo iraní en el mundo musulmán;

4.  Observa que los anteriores movimientos de masas en Irán se basaban en un doble búsqueda, de bienestar y de libertad, y que esas aspiraciones siguen siendo promesas incumplidas de la revolución de 1979; señala que deficiencias económicas como la inflación, la corrupción, el elevado desempleo, las carencias energéticas, un sector público ineficaz y el despilfarro de fondos públicos han aumentado espectacularmente en los últimos años;

5.  Toma nota de que el movimiento reformista aglutina un conjunto de discursos intelectuales y programas políticos, que van desde el deseo de modernizar gradualmente las instituciones gubernamentales de Irán al objetivo de cambiar totalmente de régimen;

6.  Expresa su solidaridad con los millones de iraníes que han tomado las calles desde las elecciones presidenciales de junio de 2009, con la esperanza de que se produjera un cambio político en Irán;

7.  Condena enérgicamente la detención ilegal de los líderes de la oposición iraní Mir Husein Musavi y Mehdi Karubi, junto con sus esposas, por las fuerzas de seguridad iraníes y pide su liberación inmediata e incondicional; señala que la detención se llevó a cabo en contravención de la ley iraní; condena la actitud de las autoridades iraníes con respecto al ejercicio por la oposición de su derecho legítimo a protestar, y declara sus solidaridad con el pueblo iraní en sus aspiraciones democráticas, deplora la hipocresía del gobierno iraní, que empleó una fuerza excesiva, la intimidación y la detención arbitraria contra manifestantes pacíficos que protestaban en solidaridad con el pueblo egipcio el 14 de febrero de 2011, a la vez que dice apoyar la libertad en Egipto;

8.  Rechaza firmemente la condena formulada por el régimen contra los manifestantes y opositores a raíz de las elecciones de 2009, en la que se les calificaba de «enemigos de Alá» («muharib»), que, con arreglo al Islam, deben recibir el más duro de los castigos; concluye que durante el reinado del Sha la crítica al régimen se consideraba un delito y ahora, bajo el régimen actual, un pecado contra el Islam;

9.  Advierte de que el mayor cometido que desempeña el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (CGRI) en diferentes esferas de la sociedad iraní, en términos militares, políticos y económicos, suscita el temor de una mayor militarización del Estado; expresa su gran inquietud de que esas tendencias desemboquen en una escalada de violencia y opresión contra la oposición política;

10.  Expresa su grave preocupación por el importante papel desempeñado por la Organización Estudiantil Basij en la sociedad iraní para el control y la eliminación de la disidencia entre los estudiantes bajo la égida central del CGRI; y señala que el movimiento estudiantil iraní ha sido uno de los actores más destacados en la lucha por la democracia, la libertad y la justicia;

Derechos humanos

11.  Pide a Irán que ponga fin a toda forma de discriminación en el país; expresa su inquietud por la discriminación y represión social y política, que afecta particularmente a las mujeres en Irán; pide a las autoridades iraníes que pongan fin a la discriminación por motivos de orientación sexual; denuncia la práctica inhumana y medieval de condenar a muerte a las personas por supuestos delitos relacionados con la elección de la pareja sexual o ciertas prácticas sexuales;

12.  Se muestra conmocionado por la noticia de que, según los informes anuales sobre la pena de muerte en Irán, el número de ejecuciones en 2009 fuera el más alto de los últimos 10 años, con lo que Irán se convierte en el país con el mayor número de ejecuciones per capita del mundo; insta a Irán a que publique estadísticas oficiales sobre la aplicación de la pena de muerte; pide a Irán que derogue definitivamente la pena capital para los delitos cometidos por personas menores de 18 años y que reforme su legislación, que viola los convenios internacionales de derechos humanos que ha ratificado Irán, incluidos la Convención sobre los Derechos del Niño y el PIDCP; hace un llamamiento a las autoridades iraníes para que decreten una moratoria de las ejecuciones en espera de la abolición de la pena de muerte, de conformidad con las Resoluciones 62/149 y 63/138 de la Asamblea General de Naciones Unidas; destaca que las instituciones de la UE deben ejercer una presión constante sobre Irán a tal respecto;

13.  Condena firmemente la ejecución de Zahra Bahrami, ciudadana neerlandesa-iraní, el 29 de enero de 2011 en Teherán; expresa su consternación porque las autoridades iranianas negaran el acceso consular a Zahra Bahrami y no garantizaran un proceso judicial transparente y justo;

14.  Toma nota de la alegación de las autoridades iraníes de que son contrarias a la discriminación racial, pero destaca que las minorías étnicas iraníes viven en el subdesarrollo económico en las provincias en que son mayoría; condena los numerosos atentados terroristas cometidos por Yundolá en Sistán y Baluchistán desde su fundación en 2003; reclama simultáneamente que se presenten pruebas fehacientes que demuestren la alegación oficial iraní de que Yundolá está apoyado por los servicios de inteligencia americanos y británicos;

15.  Expresa su consternación por el hecho de que, junto con Afganistán, Somalia, Arabia Saudí, Sudán y Nigeria, Irán continúe perteneciendo al pequeño grupo de países que siguen aplicando la lapidación; pide al Parlamento iraní que adopte actos legislativos que prohíban esta práctica cruel e inhumana de castigo;

16.  Insta a las autoridades iraníes a que supriman, de hecho y de derecho, todas las formas de tortura y penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes, respeten las garantías judiciales y pongan fin a la impunidad en caso de vulneración de los derechos humanos; insta, en particular, al Parlamento iraní y al poder judicial a que deroguen castigos crueles e inhumanos tales como la amputación de miembros corporales, la lapidación y la flagelación, pues no se ajustan a los compromisos internacionales de Irán; rechaza enérgicamente el argumento de las autoridades judiciales iraníes de que esos castigos están justificados culturalmente;

17.  Recuerda los gritos generalizados -y justificados- de los manifestantes iraníes cuando el 13 de junio de 2009 coreaban «¿Dónde está mi voto?», aludiendo a su convicción de un fraude general en las elecciones de la víspera, lo cual seguirá empañando el segundo mandato del Presidente Ahmadineyad;

18.  Expresa su abatimiento por el hecho de que las fuerzas de seguridad consideraron aceptable el hecho de disparar contra las masas de manifestantes a partir de la noche del 15 de junio de 2009, como lo muestran las imágenes de video captadas; expresa su profunda preocupación por el recrudecimiento de la represión un año después de las protestas populares en Irán, así como por las noticias de detenciones arbitrarias, torturas, vejaciones y ejecuciones de disidentes políticos; condena la tentativa del Gobierno iraní de silenciar a toda la oposición política, así como sus esfuerzos por evitar todo escrutinio internacional de las violaciones de los derechos humanos ocurridas durante las protestas postelectorales; insta a las instituciones de la UE a que presenten a las autoridades iraníes una lista detallada de todos los incidentes y actos violentos de los que se tenga noticia, perpetrados contra la población civil iraní a raíz de las elecciones, e insiste en que se lleve a cabo una investigación independiente internacional cuyos resultados se hagan públicos;

19.  Pide a las autoridades iraníes que pongan inmediatamente en libertad a todas las personas detenidas por ejercer de forma pacífica sus derechos a la libertad de expresión, asociación y reunión, y que investiguen y persigan a los funcionarios gubernamentales y miembros de las fuerzas de seguridad responsables de los homicidios, malos tratos y torturas de que son víctimas los familiares de los disidentes, manifestantes y detenidos;

20.  Insiste en que, en toda negociación con Irán en el futuro, la Alta Representante considere la situación de los derechos humanos en el país como una de las prioridades principales; pide a la Comisión que use todos los instrumentos en su poder para la protección y promoción de los derechos humanos en Irán; pide, en concreto, que prevea medidas adicionales en el marco del Instrumento Europeo para la Democracia y los Derechos Humanos para proteger activamente a los defensores de los derechos humanos; destaca que reviste especial importancia facilitar la posibilidad de proteger a los defensores de los derechos humanos, así como ofrecerles acceso a recursos organizativos y plataformas de comunicación; alienta a los Estados miembros a que presten apoyo al Programa europeo de ciudades refugio y a los programas de desarrollo de medidas contra la interceptación de los medios de comunicación;

21.  Deplora que los esposos iraníes puedan alegar que sus relaciones adúlteras son de hecho matrimonios temporales legítimos y que las mujeres casadas acusadas de adulterio no consigan protegerse de esta manera; lamenta asimismo que en el artículo 105 del Código Penal de la República Islámica se permita que el juez pueda condenar a la persona adúltera a la pena de lapidación basándose tan sólo en su «saber y entender», así como el hecho de que Irán intente limitar el conocimiento internacional de su brutalidad al no publicar las sentencias de lapidación;

22.  Condena el acoso sistemático de los activistas laborales practicado por las autoridades iraníes, contrario a las promesas formuladas por Irán en el proceso de Revisión Periódica Universal de las Naciones Unidas de respetar los derechos sociales y económicos de sus ciudadanos y su derecho a la libertad de expresión; insta a las autoridades iraníes a que liberen a los activistas laborales detenidos y a que respeten el derecho de los sindicalistas y maestros a participar en el Día Internacional de los Trabajadores (1º de mayo) y en el Día Nacional de los Maestros (2 de mayo); pide al Gobierno iraní que respete los derechos básicos de los trabajadores, con arreglo a lo previsto en las normas laborales internacionales;

23.  Condena la campaña de despidos de destacados catedráticos universitarios por motivos políticos, pues constituye un ataque inaceptable a sus derechos humanos y a la libertad de cátedra; considera que esas prácticas sólo contribuirán a politizar y degradar las universidades iraníes, que han sido en el pasado un motivo de orgullo nacional y objeto de admiración académica en el mundo; pide a las autoridades iraníes que adopten medidas de inmediato para restablecer la libertad académica en el país;

24.  Deplora que, en contra de la Constitución del país, los miembros de las minorías religiosas sufran discriminaciones en materia de alojamiento, educación y empleo en el sector público, lo que empuja a los jóvenes de estas minorías hacia la emigración; condena, en particular, la persecución sistemática de la comunidad Bahá'í, la oleada de detenciones de cristianos en 2009 y el acoso a los disidentes religiosos, conversos y musulmanes sufíes o sunitas; reitera su petición de que se ponga en libertad a los siete dirigentes de la religión Bahá'í e insta al Parlamento iraní a que modifique la legislación para velar por que los fieles de las diferentes religiones, reconocidas o no por la Constitución, puedan practicar su fe en Irán sin ser perseguidos y se les garanticen, de hecho y de derecho, los mismos derechos;

25.  Observa que la situación de las ONG iraníes se ha deteriorado considerablemente a raíz de las protestas que se produjeron tras las controvertidas elecciones presidenciales del 12 de junio de 2009; critica decididamente que en Irán las autoridades bloqueen todos los contactos internacionales o las ayudas económicas destinadas a las ONG, en un intento por desacreditar a esas organizaciones y su labor;

26.  Expresa su grave preocupación por las numerosas ejecuciones de menores y las lapidaciones públicas de mujeres realizadas anualmente, a pesar de los llamamientos internacionales para que Irán respete las normas de derechos humanos;

27.  Pide un nuevo mandato de las Naciones Unidas para que un Relator Especial investigue las violaciones de derechos humanos e intente garantizar la rendición de cuentas por parte de quienes hayan vulnerado los derechos humanos en Irán; insta a las autoridades iraníes a que den curso favorable a las solicitudes formuladas desde hace tiempo por distintos Relatores Especiales de las Naciones Unidas (por ejemplo, en materia de ejecuciones extrajudiciales, sumarias o arbitrarias; tortura; libertad de religión o convicciones; independencia de jueces y abogados) de poder realizar visitas oficiales a Irán;

28.  Deplora el hecho de que, a pesar de lo previsto en los Principios Básicos de las Naciones Unidas sobre la Función de los Abogados, la situación de los abogados en Irán se haya deteriorado en gran medida tras las elecciones presidenciales de 2009, pues las autoridades iraníes recurren a métodos represivos (por ejemplo, detenciones, inhabilitaciones profesionales, violaciones de la libertad de expresión, inspecciones fiscales ilegítimas y otras formas de presión financiera) para impedir a los abogados ejercer su profesión libremente;

29.  Deplora que siga empeorando la situación de los defensores de los derechos humanos, incluidos los abogados de derechos humanos y los defensores de los derechos de la mujer, especialmente vigilados; expresa su grave preocupación por el hecho de que los defensores de los derechos humanos hayan sido víctimas de diferentes agresiones o de juicios injustos y se les impida hacer uso de sus derechos constitucionales; reclama la liberación inmediata de todos los defensores de los derechos humanos y presos de conciencia que siguen detenidos;

30.  Pide a la República Islámica de Irán que firme, ratifique y aplique la Convención de las Naciones Unidas sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer (CEDCM);

31.  Expresa su apoyo a la campaña «Un millón de firmas para modificar la legislación discriminatoria», pues su finalidad es recoger un millón de firmas que apoyen la modificación de la legislación discriminatoria contra la mujer en Irán; insta a las autoridades iraníes a que pongan fin a las medidas de acoso, incluidas las de las autoridades judiciales, contra los promotores de esa campaña;

32.  Insta al Gobierno iraní a que mejore los derechos de la mujer para reconocer el cometido esencial que las mujeres desempeñan en la sociedad y a que respete los compromisos de Irán en el marco del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos; reitera su llamamiento al Parlamento iraní para que adopte actos legislativos que prohíban la práctica cruel e inhumana de la lapidación; pide a la Alta Representante que preste particular atención a los derechos de la mujer en Irán y que plantee los casos de Sakineh Mohammadi Ashtiani y Zahra Bahrami a las autoridades iraníes;

33.  Subraya que los representantes de las instituciones de la UE deben desarrollar contactos con representantes de un amplio espectro de la vida política y social iraní, incluidos destacados defensores de los derechos humanos; pide a la Comisión y a los Estados miembros que incrementen su apoyo a las actividades de base y los contactos interpersonales;

34.  Condena la represión ejercida por las autoridades iraníes sobre los medios de comunicación independientes, incluida la censura del material fotográfico y de vídeo, con objeto de limitar el acceso a la información y la difusión de ésta; expresa su inquietud extrema por el hecho de que la administración arbitraria de justicia en Irán conduzca a una fuerte (auto)censura en los medios de comunicación; insta a los representantes oficiales de la UE y sus Estados miembros a que recuerden a Irán su compromiso internacional de respetar la libertad de los medios de comunicación; pide a la UE y a sus Estados miembros a que, al reunirse con sus homólogos iraníes, insistan en la reapertura de los numerosos periódicos cerrados por la fuerza en los últimos años, así como en la liberación de presos políticos, y a que presenten listas de nombres en ambos casos; condena la práctica de expulsar a corresponsales extranjeros practicada por el Gobierno iraní, incluida la expulsión de periodistas de importantes periódicos europeos; celebra la apertura de un servicio de Euronews en persa;

35.  Expresa su preocupación por la represión de expresiones culturales, musicales y artísticas mediante la censura, la prohibición y la represión de artistas, músicos, directores de cine, escritores y poetas;

36.  Pide que se ponga fin a la impunidad en Irán mediante el establecimiento de un proceso de revisión judicial imparcial dentro de Irán o bien su remisión mediante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas a instituciones que operan en el marco del Derecho Internacional como el Tribunal Penal Internacional;

37.  Se congratula de las medidas adoptadas por diferentes Estados miembros para ofrecer cobijo a los defensores de derechos humanos, disidentes, periodistas, estudiantes, mujeres, niños y artistas perseguidos por sus creencias religiosas, opiniones, orientación sexual u otros aspectos del ejercicio de sus derechos humanos;

El expediente nuclear

38.  Reitera, a pesar del derecho de Irán a desarrollar energía nuclear con fines pacíficos en el marco de las normas del régimen de no proliferación, que los riesgos de proliferación en relación con el programa nuclear iraní siguen constituyendo una fuente de grave preocupación para la Unión Europea y la comunidad internacional, tal como se indica muy claramente en numerosas resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas;

39.  Pide a las autoridades iraníes que cumplan las obligaciones de Irán en virtud del TNP; exige en los más firmes términos a Teherán que ratifique y aplique el Protocolo Adicional del Acuerdo de Salvaguardias; condena el rechazo persistente de Irán a cooperar plenamente con el OIEA poniendo trabas a su labor, denegándole el acceso pleno e incondicional a instalaciones clave y vetando la designación de inspectores;

40.  Destaca asimismo que, de conformidad con un principio esencial del TNP, Irán tiene derecho a enriquecer uranio con fines pacíficos y a recibir asistencia técnica a tal fin;

41.  Respalda el enfoque de doble vía del Consejo encaminado a buscar una solución negociada y pacífica al estancamiento en materia nuclear y elogia su nueva Posición Común, de 26 de julio de 2010, por la que se introducen nuevas y amplias medidas autónomas específicas aplicables a Irán; lamenta la negativa de Irán a aceptar las ofertas sobre la mesa en la última ronda de conversaciones con el grupo 5+1 celebradas en Estambul y el posterior fracaso de dichas conversaciones; mantiene su convencimiento de que la UE debería diseñar en cuanto a Irán una estrategia más amplia que vaya más allá de la cuestión nuclear y aborde también la situación de los derechos humanos en el país y su papel en la región;

42.  Recuerda que la cuestión del programa nuclear iraní enfrenta a Irán con el conjunto de las Naciones Unidas y no a Irán con Occidente;

43.  Señala que las sanciones adicionales son la consecuencia lógica de la constante ausencia de cooperación plena con el OIEA; pide a la Alta Representante y a los Estados miembros de la UE que examinen todos los mecanismos de aplicación para la puesta en práctica de la Posición Común de la UE -especialmente con respecto a las licencias de exportación, los controles aduaneros y fronterizos, el flete aéreo y los transportes marítimos-, a fin de evitar que Irán eluda el régimen de sanciones y de poder hacer una evaluación realista de si las sanciones impuestas arrojan los resultados previstos; reitera su parecer de que tales medidas no deben incidir negativamente en la población general; acoge con satisfacción, en este sentido, la decisión de los EE.UU. de imponer sanciones a los funcionarios iraníes considerados responsables o cómplices de graves abusos contra los derechos humanos en Irán desde las controvertidas elecciones presidenciales de junio de 2009; pide al Consejo que adopte medidas similares;

44.  Considera que conviene redoblar los esfuerzos a escala global para liberar al mundo de la amenaza de las armas atómicas; celebra el llamamiento del Presidente Obama para el desarme nuclear y pide a la Alta Representante que convierta esta cuestión en una de sus prioridades tanto en sus relaciones con los Estados miembros como en sus contactos con los Gobiernos de Oriente Próximo y Asia;

45.  Insta a la Comisión, al Consejo y a los Estados miembros de la UE a que examinen sus relaciones comerciales con Irán más allá de las sanciones, a fin de limitar las violaciones de los derechos humanos llevadas a cabo con equipos o productos que cumplen las normas europeas exportados a Irán, entre los que se encuentran los teléfonos móviles, las redes de comunicación, las tecnologías de doble uso y las tecnologías y los programas de vigilancia para escanear, censurar y minar los datos en Internet, incluidos los datos personales; y pide a la Comisión que presente una propuesta de Reglamento relativo a un nuevo sistema de licencias, si de ese examen se desprendiera que resulta necesario aplicar medidas legislativas;

46.  Pide a la Comisión y al Consejo que adopten medidas de inmediato para prohibir la exportación de tecnología de vigilancia (en particular centros de control) a Irán por parte de empresas de la UE;

47.  Pide al Consejo Europeo que amplíe la lista de particulares iraníes con vínculos con los programas nuclear y balístico de Irán y sus redes de suministro conexas; pide a las autoridades competentes que actúen con celeridad para congelar sus activos y evitar que entren en territorio de la UE y utilicen la jurisdicción de la UE para llevar a cabo actividades relacionadas con esos programas;

48.  Pide a la Alta Representante que reserve a la cuestión nuclear iraní y a los derechos humanos un lugar destacado en su programa, y pide a Irán que entable negociaciones significativas para resolver de manera completa y duradera la cuestión nuclear;

Relaciones exteriores

49.  Condena en los términos más enérgicos el deseo expresado por el Presidente iraní Ahmadineyad de «borrar» Israel, así como su retórica antisemítica, en especial la negación del Holocausto y su programa subyacente de deslegitimar el Estado de Israel; reitera su pleno apoyo a la existencia de Israel y a una solución de dos Estados para Palestina;

50.  Pide al Consejo y a la Comisión que vigilen atentamente la situación en la región del Golfo y que hagan todo cuanto esté en su mano para promover la paz y la estabilidad en esta región;

51.  Reconoce el cometido de Turquía como influyente actor regional y alaba su esfuerzo conjunto con Brasil por encontrar una solución negociada a la cuestión nuclear iraní; deplora, no obstante, que las disposiciones del acuerdo tripartito de 17 de mayo de 2010 sólo respondan parcialmente a las reivindicaciones del OIEA; pide a las autoridades turcas que adopten el enfoque europeo con respecto a la amenaza nuclear iraní; anima a Turquía a incluir la situación de los derechos humanos en su diálogo con Irán;

52.  Destaca que Rusia ha sido uno de los principales proveedores de armas modernas y uranio enriquecido a Irán; celebra la decisión adoptada por la Federación de Rusia este año de suspender la venta de misiles S-300 a Irán, así como su apoyo a las sanciones de las Naciones Unidas contra dicho país por su programa nuclear; reclama con energía que Rusia detenga todo tipo de proliferación de armas y la exportación de uranio a Irán para velar por el pleno efecto de las sanciones contra Irán y el cumplimiento del TNP;

53.  Anima a la Alta Representante a mejorar la coordinación y complementariedad transatlánticas con respecto a Irán y a que consulte con los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y todos los actores regionales y globales relevantes el curso que conviene seguir con respecto a Irán;

54.  Toma nota del interés compartido por la UE e Irán de garantizar la paz y la Estabilidad en Afganistán; celebra el papel constructivo de Irán en la reconstrucción de las infraestructuras y la reactivación de la economía, así como en la prevención del narcotráfico procedente de Afganistán; destaca, no obstante, que la consecución de una paz y una estabilidad sostenibles en Afganistán exigirá que todos los vecinos se abstengan de inmiscuirse políticamente en el país;

55.  Pide a la Alta Representante que abra una delegación de la UE en Teherán una vez que el Servicio Europeo de Acción Exterior ha heredado la responsabilidad de la Presidencia rotativa en cuanto a la representación de la Unión Europea en terceros países;

56.  Pide a la Comisión y al Consejo que animen a Irán a desempeñar una función constructiva con respecto al desarrollo futuro de Afganistán, y destaca las metas comunes de la UE e Irán en lo relativo a la estabilidad de Afganistán y en la adopción de medidas concretas para combatir la producción de opio y el narcotráfico;

o
o   o

57.  Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución al Consejo, a la Comisión y a los Gobiernos y Parlamentos de los Estados miembros de la UE y al Gobierno y Parlamento de la República Islámica de Irán.

(1) Textos Aprobados, P7_TA(2010)0310.
(2) DO C 341 E de 16.12.2010, p. 9.
(3) DO C 265 E de 30.9.2010, p. 26.
(4) Textos Aprobados, P7_TA(2010)0351.

Aviso jurídico - Política de privacidad