Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2013/2131(INI)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : A7-0137/2014

Textos presentados :

A7-0137/2014

Debates :

PV 10/03/2014 - 11
CRE 10/03/2014 - 11

Votaciones :

PV 11/03/2014 - 9.22
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P7_TA(2014)0201

Textos aprobados
PDF 415kWORD 85k
Martes 11 de marzo de 2014 - Estrasburgo
Informe anual 2012 del Banco Europeo de Inversiones
P7_TA(2014)0201A7-0137/2014

Resolución del Parlamento Europeo, de 11 de marzo de 2014, sobre el Banco Europeo de Inversiones (BEI) – Informe anual 2012 (2013/2131(INI))

El Parlamento Europeo,

–  Visto el Informe anual de 2012 del Banco Europeo de Inversiones (BEI),

–  Vistos los artículos 15, 126, 175, 208, 209, 271, 308 y 309 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea y el Protocolo nº 5 sobre el Estatuto del BEI,

–  Vista su Resolución, de 26 de octubre de 2012, sobre instrumentos financieros innovadores en el contexto del próximo marco financiero plurianual(1),

–  Vistos el informe de su Comisión de Desarrollo Regional sobre instrumentos de riesgo compartido para los Estados miembros que sufren, o corren el riesgo de sufrir, graves dificultades en relación con su estabilidad financiera, su posición al respecto, de 19 de abril de 2012(2) y, en particular, la opinión de su Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios,

–  Vista su Resolución, de 7 de febrero de 2013, sobre el Informe anual de 2011 del Banco Europeo de Inversiones(3),

–  Visto el informe del Presidente del Consejo Europeo, de 26 de junio de 2012, titulado «Hacia una auténtica Unión Económica y Monetaria»,

–  Vistas las conclusiones del Consejo Europeo de los días 28 y 29 de junio de 2012, en las que se prevé, en particular, un aumento en 10 000 millones de euros del capital del BEI,

–  Vistas las conclusiones del Consejo Europeo de los días 27 y 28 de junio de 2013, en las que se pide la creación de un nuevo plan de inversión para apoyar a las PYME e impulsar la financiación de la economía,

–  Vistas las conclusiones del Consejo Europeo de 22 de mayo de 2013, en las que se estableció el objetivo de movilizar todas las políticas de la UE en apoyo de la competitividad, el empleo y el crecimiento,

–  Vistas las comunicaciones de la Comisión sobre instrumentos financieros innovadores tituladas «Marco para la próxima generación de instrumentos financieros innovadores» (COM(2011)0662) y «Fase piloto de la Iniciativa Europa 2020 de Obligaciones para la Financiación de Proyectos» (COM(2011)0660),

–  Visto el aumento de capital del Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD), sobre todo en relación con la cuestión de las relaciones entre el BEI y el BERD,

–  Vista la decisión de ampliar el alcance de las operaciones del BERD a la región del Mediterráneo,

–  Visto el nuevo memorando de entendimiento entre el BEI y el BERD, firmado el 29 de noviembre de 2012,

–  Vista la Decisión nº 1080/2011/UE del Parlamento Europeo y del Consejo(4) sobre el mandato del BEI en el exterior para 2007-2013,

–  Vistos el artículo 48 y el artículo 119, apartado 2, de su Reglamento,

–  Vistos el informe de la Comisión de Control Presupuestario y la opinión de la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios (A7-0137/2014),

A.  Considerando que el BEI fue creado por el Tratado de Roma y que, según el artículo 309 del TFUE, su misión es contribuir al desarrollo equilibrado y estable del mercado, recurriendo a los mercados de capitales y utilizando sus propios recursos, con el objetivo de contribuir a la realización de las prioridades de la Unión mediante la selección de proyectos económicamente viables para que la UE invierta en ellos;

B.  Considerando que, en las actuales circunstancias sociales y económicas especialmente difíciles, marcadas por las restricciones presupuestarias, todos los recursos y las políticas de la UE, incluidos los del BEI, deben movilizarse en apoyo de los esfuerzos encaminados a respaldar la recuperación económica e identificar nuevas fuentes de crecimiento;

C.  Considerando que el BEI también actúa como órgano de financiación y complemento de otras fuentes de inversión, reemplazando o corrigiendo las deficiencias del mercado;

D.  Considerando que el BEI ayuda a la UE a mantener y reforzar su ventaja competitiva a escala mundial;

E.  Considerando que el BEI seguirá siendo la piedra angular y el catalizador del desarrollo de las políticas de la UE, asegurando la presencia continuada del sector público y ofreciendo capacidades de inversión, al tiempo que garantiza una integración y aplicación óptimas de las iniciativas emblemáticas de la Estrategia Europa 2020;

F.  Considerando que el BEI, en tanto que instrumento de estabilidad fundamental, se concentrará en desempeñar un papel anticíclico, actuando como socio fiable para proyectos sólidos en toda la UE y más allá;

G.  Considerando que el BEI respalda los motores clave de los objetivos de crecimiento y empleo de la Estrategia Europa 2020, como son unas infraestructuras impulsoras del crecimiento, innovación puntera y competitividad;

H.  Considerando que existe una necesidad crucial de garantizar que el BEI conserve su calificación crediticia de triple A, a fin de preservar su acceso a mercados internacionales de capital en las mejores condiciones de financiación, con las subsiguientes repercusiones positivas para el ciclo del proyecto y para las partes interesadas;

I.  Considerando que, en junio de 2012, el Consejo Europeo lanzó un Pacto por el Crecimiento y el Empleo que abarcaba una serie de políticas destinadas a estimular un crecimiento inteligente, sostenible, integrador, eficiente en el uso de recursos y creador de empleo;

J.  Considerando que el uso de instrumentos financieros innovadores se considera una manera de ampliar el alcance de los instrumentos existentes, como las subvenciones, y de mejorar la eficacia general del presupuesto de la UE;

K.  Considerando que es fundamental que se restablezca el préstamo normal a la economía y se facilite la financiación de las inversiones;

L.  Considerando que los instrumentos financieros internacionales prevén un nuevo espacio para las oportunidades de colaboración entre todos los agentes institucionales y ofrecen auténticas economías de escala;

M.  Considerando que las operaciones del BEI fuera de la UE se emprenden en apoyo de las políticas de acción exterior de la Unión y que deben estar en consonancia con los objetivos de la UE y promoverlos, de conformidad con los artículos 208 y 209 del TFUE;

N.  Considerando que las actividades del BEI se complementan con instrumentos específicos puestos a disposición por el Fondo Europeo de Inversiones (FEI) que se centran en ofrecer tanto financiación de riesgo —en beneficio de PYME y empresas de reciente creación— como microfinanciación;

O.  Considerando que el aumento de capital ha reforzado el balance del BEI, permitiendo unos ambiciosos objetivos operativos de préstamo;

P.  Considerando que se ha realizado un esfuerzo específico para llevar a cabo más intervenciones conjuntas (combinando garantías del FEI con créditos del BEI para las PYME);

Marco político y principios rectores para la intervención del BEI

1.  Acoge con satisfacción el Informe anual 2012 del BEI y la consecución del plan de operaciones acordado para financiar cerca de 400 proyectos en más de 60 países por un importe de 52 000 millones de euros;

2.  Acoge con satisfacción la aprobación por parte del Consejo de Gobernadores del BEI de un incremento de capital de 10 000 millones de euros, facilitando un importe adicional de 60 000 millones de euros (que representa una ampliación del 49 % de los objetivos de préstamo) para proyectos en la UE en el periodo 2013-2015;

3.  Pide al BEI que mantenga los objetivos anticipados en relación con su actividad adicional y desbloquee 180 000 millones de euros en inversiones adicionales en toda la UE para el periodo antes mencionado;

4.  Recuerda que para proyectos en la UE hay perspectivas especialmente interesantes en diversos ámbitos temáticos prioritarios con arreglo a la Estrategia Europa 2020: «paquetes» de innovación y capacitación, incluidas las infraestructuras hipocarbónicas, inversión en PYME, cohesión y eficiencia energética y de los recursos (incluido el cambio a una economía hipocarbónica); señala que estos ámbitos focales han sido debidamente identificados en el Plan de operaciones del Grupo BEI para 2013-2015, y acoge con satisfacción la asignación de un importe adicional de 60 000 millones de euros en capacidad de préstamo para financiar su aplicación;

5.  No obstante, cree firmemente que, dentro de estas amplias prioridades, debe prestarse más atención a invertir en creación de empleo a largo plazo y a generar una repercusión duradera y visible en la economía real y, por consiguiente, pide una evaluación exhaustiva que ofrezca una estimación en cifras del empleo a largo plazo creado a través de los préstamos del BEI y la repercusión en la economía como resultado de estos préstamos, en todos los ámbitos, tras la crisis financiera;

6.  Celebra el lanzamiento del Mecanismo de Crecimiento y Empleo, que permitirá al BEI supervisar más a fondo la repercusión de los proyectos que financia en el empleo y el crecimiento;

7.  Pide al BEI que siga apoyando las prioridades de la UE a largo plazo para la cohesión económica y social, el crecimiento y el empleo, la sostenibilidad medioambiental, las medidas de lucha contra el cambio climático y la eficiencia de los recursos, potenciando el desarrollo de nuevos instrumentos financieros y no financieros, diseñados para abordar las ineficiencias del mercado a corto plazo y las lagunas estructurales a más largo plazo de la economía de la UE;

8.  Alienta al BEI a negociar y celebrar memorandos de acuerdo con bancos de desarrollo regional activos en las regiones donde opera a fin de fomentar sinergias, compartir riesgos y costes, y garantizar la concesión suficiente de créditos a la economía real;

9.  Considera que el Pacto por el Crecimiento y el Empleo constituye una respuesta importante, aunque no suficiente, a los desafíos a los que se enfrenta la UE, señalando que el incremento de capital del BEI y una mejor utilización de los instrumentos de riesgo compartido creados conjuntamente por la Comisión y el BEI, vinculados a sinergias entre actividades especializadas del BEI y del FEI, son elementos fundamentales para su éxito;

10.  Pide al BEI que dé prioridad a la financiación de proyectos que contribuyan con fuerza al crecimiento económico;

11.  Recuerda que la Comisión presentó, junto con el BEI, un informe sobre las posibilidades y las prioridades específicas que será preciso determinar en el marco de la aplicación del Pacto por el Crecimiento y el Empleo, en particular en el ámbito de las infraestructuras, la eficiencia energética y de los recursos, la economía digital, la investigación y la innovación, y las PYME; pide, sobre la base del presente informe, un debate político en el Parlamento en el que estén presentes los Presidentes del Consejo Europeo, de la Comisión y del Banco Europeo de Inversiones;

12.  Expresa su particular preocupación por el hecho de que la financiación en los países participantes en los programas (Grecia, Irlanda, Portugal y Chipre) se mantuviera baja en el transcurso de 2012, representando aproximadamente el 5 % de la inversión global del BEI; señala que los objetivos de inversión del BEI en los países participantes en los programas en 2013 representan hasta 5 000 millones de euros, de un objetivo global de la UE de 62 000 millones de euros;

13.  Expresa su preocupación por el hecho de que el BEI haya mantenido una política algo reacia al riesgo en sus préstamos, limitando así la gama de posibles prestatarios que cumplen los requisitos de préstamo del BEI y, posteriormente, dificultando el valor añadido de los créditos;

14.  Pide al BEI que incremente su capacidad interna de asunción de riesgos garantizando que sus sistemas de gestión de riesgos estén adaptados al entorno actual;

15.  Reconoce que es fundamental que el BEI mantenga su calificación crediticia de triple A para preservar su solidez financiera y su capacidad de inyectar dinero en la economía real; insta, no obstante, al BEI a que estudie junto al FEI la posibilidad de incrementar su compromiso en más actividades relacionadas con los riesgos, a fin de salvaguardar una perspectiva razonable y rentable;

16.  Toma nota del incremento en los objetivos del BEI en sectores especiales de alto riesgo hasta 6 000 millones de euros en 2013, del incremento en la financiación de iniciativas de riesgo compartido y mejora crediticia hasta 2 300 millones de euros, y de la reciente puesta en marcha de la iniciativa de financiación del crecimiento, que facilita el acceso a la financiación de las empresas innovadoras de mediana capitalización;

17.  Pide al BEI que incremente su actividad con arreglo al mandato de capital de riesgo y al mandato de la financiación de entresuelo para el crecimiento, proporcionados por el BEI al FEI;

18.  Se congratula de que el FEI haya aumentado con 1 000 millones de euros su mandato de recursos de capital de riesgo con financiación del BEI, que se centra, en particular, en la financiación de entresuelo de alto riesgo como parte de las medidas conjuntas del BEI y del FEI para abordar las limitaciones de la financiación de los nuevos planes de innovación y crecimiento de las empresas europeas de mediano tamaño;

19.  Pide al BEI que sea más proactivo a la hora de ofrecer sus conocimientos técnicos en todos los ámbitos de actividad fundamentales con un alto potencial de crecimiento en todos los Estados miembros; recuerda que el asesoramiento técnico y financiero es un medio eficiente para ayudar a la realización de proyectos y agilizar el desembolsos y las inversiones reales; cree, por consiguiente, que los conocimientos del BEI deben ampliarse y ponerse a disposición en fases tempranas en proyectos cofinanciados por la UE y el BEI, y en la evaluación ex ante de proyectos a gran escala, también a través del instrumento de Asistencia conjunta a los proyectos en las regiones europeas (JASPERS);

20.  Insta al BEI —en el actual contexto de tasas de absorción críticamente bajas en muchos Estados miembros— a que redoble los esfuerzos para apoyar la capacidad de los Estados miembros para absorber los recursos de la UE, incluidos los Fondos Estructurales, desarrollando más instrumentos conjuntos de riesgo compartido y adaptando los existentes que ya se financian con cargo al presupuesto de la UE;

21.  Pide a los Estados miembros, cuando proceda, que trabajen con la Comisión utilizando parte de sus asignaciones de los Fondos Estructurales a fin de compartir el riesgo crediticio del BEI y ofrecer garantías de préstamos para conocimientos y capacitación, eficiencia en el uso de los recursos y de la energía, infraestructuras estratégicas y acceso a la financiación para las PYME;

22.  Estima que los fondos estructurales no utilizados pueden destinarse ahora a un fondo de garantía especial para préstamos del BEI, especialmente en Grecia;

23.  Señala que, en 2012, el Banco firmó préstamos para programas estructurales por valor de 2 200 millones de euros, permitiendo apoyar numerosos pequeños y medianos planes, en consonancia con las prioridades de la política de cohesión en varios sectores;

24.  Pide al BEI que, a la luz de las diferentes condiciones económicas y financieras que prevalecen en la UE, desarrolle, en estrecha cooperación con los Estados miembros, planes de inversión impulsados por los resultados, que se ajusten adecuadamente a las prioridades de crecimiento nacional, regional y local, teniendo debidamente en cuenta las prioridades horizontales del Estudio Prospectivo Anual sobre el Crecimiento de la Comisión y el Semestre Europeo para la gobernanza económica;

25.  Alienta al Banco a explorar la posibilidad de ampliar su implicación participando proactivamente en acuerdos de asociación entre la Comisión y los Estados miembros;

26.  Señala la tendencia decreciente en el número de asociaciones público-privadas (APP) durante y tras la crisis y recuerda, al mismo tiempo, el papel especialmente importante que desempeñan en las inversiones, especialmente en redes de transporte y en la investigación y la innovación; señala que, si bien el mercado de APP de la UE ha crecido en valor, ha registrado un número significativamente menor de transacciones;

27.  Considera que las garantías estatales son instrumentos valiosos para abordar las imperfecciones del mercado que pueden aplazar la puesta en marcha de programas y proyectos de APP; pide que —aprovechando los conocimientos del BEI en este ámbito— se incremente su participación en las garantías de préstamos ofrecidas a las APP a través de las garantías estatales;

28.  Considera, asimismo, que la capacidad de asesoramiento del BEI, basada en los conocimientos adquiridos en el Centro Europeo Experto en Colaboración Pública Privada (EPEC, por sus siglas en inglés), puede utilizarse para ofrecer asistencia técnica y especializada a nivel gubernamental, y si procede también a escala regional, con objeto de facilitar evaluaciones adecuadas en cuanto a las ventajas de implicar las garantías estatales en un programa de APP;

29.  Recuerda el lanzamiento en 2012, por el BEI y la Comisión, y con el apoyo de los Estados miembros, de la fase piloto de la iniciativa Obligaciones para la Financiación de Proyectos, que aspira a potenciar la financiación para proyectos de infraestructuras clave atrayendo a inversores institucionales;

30.  Acoge con satisfacción el primer informe semestral de la fase piloto de las Obligaciones para la Financiación de Proyectos, que da cuenta de la aprobación de nueve proyectos en seis países; pide que la utilización de dichos bonos continúe y se incremente, y que se revise con regularidad su eficiencia a fin de estimular inversiones viables en instrumentos de deuda que canalicen el capital privado en proyectos de infraestructuras de transporte, energía y TIC necesarios, especialmente aquellos que tengan una dimensión transfronteriza; cree, sin embargo, que el BEI debe realizar una mejor evaluación de los proyectos en los que desea invertir, también en relación con su seguridad y perfil de riesgo; recuerda que el presupuesto de la UE prevé 230 millones de euros en apoyo de la actividad para la mejora crediticia para inversiones en infraestructuras en los sectores del transporte, la energía y las comunicaciones;

31.  Pide que se le informe de manera adecuada y oportuna sobre los proyectos seleccionados;

32.  Señala con preocupación que se mantienen algunos retos principales (por ejemplo convertir interés en compromisos, limitada experiencia con la solución de las obligaciones por parte de las autoridades contratantes, dudas de los inversores institucionales a la hora de comprometerse o preocupación sobre los costes de los patrocinadores); pide al Banco que evalúe debidamente la posibilidad de compartir inversiones en proyectos de inversión temprana a fin de tranquilizar a inversores y patrocinadores; pide al BEI que se asegure de que la iniciativa Obligaciones para la Financiación de Proyectos sea acorde con el objetivo climático a largo plazo de la UE, para lo cual debe centrarse en infraestructuras hipocarbónicas;

33.  Expresa su preocupación por el mal rendimiento en relación con el proyecto Castor; pide que el Banco ofrezca datos sobre la solidez de su diligencia debida y facilite información sobre si los estudios geológicos llevados a cabo indican la posibilidad de un riesgo sísmico o no, cuál fue el porcentaje y cómo se abordó;

34.  Espera el informe de evaluación final sobre la fase piloto del instrumento PBI, previsto en 2015;

35.  Se congratula de la nueva política energética del BEI, que introduce nuevos criterios para préstamos energéticos que reflejen las políticas en materia de clima y energía de la UE, así como las tendencias de inversión actuales; pide que se publiquen y analicen con carácter anual las inversiones que el BEI realice en energía, y que se detallen las fuentes de energía financiadas por dicha institución; desea recalcar, no obstante, que la política de inversión del BEI tiene que orientarse todavía mucho más hacia proyectos sostenibles; recuerda, sin embargo, la necesidad de presentar un extenso plan de retirada progresiva de los préstamos para energías no renovables;

36.  Acoge con satisfacción la introducción por parte del BEI de una nueva norma de comportamiento en materia de emisiones, que deberá aplicarse a todos los proyectos de generación de combustibles fósiles a fin de identificar las inversiones con emisiones de carbono previstas que superen un nivel umbral; pide al Consejo del BEI que haga un seguimiento de la norma de comportamiento en materia de emisiones y considere unos compromisos más restrictivos en el futuro;

37.  Insta al Banco, a la vista del paquete de medidas sobre el cambio climático para 2030, incluidas sus prioridades de descarbonización, a que aumente sus esfuerzos de inversión y trabaje en políticas que conduzcan a objetivos climáticos más ambiciosos; pide que el BEI realice una evaluación climática y una revisión de todas sus actividades en 2014, que conduzcan a una política de protección del clima renovada, por ejemplo, a través de la evaluación de los proyectos y un planteamiento integrado que combine de forma inteligente las políticas específicas de los sectores clave; pide al BEI que adjunte esta revisión en su próximo informe anual;

38.  Recuerda el importante papel desempeñado por el BEI a la hora de financiar la inversión del sector público y privado en infraestructuras energéticas y apoyar proyectos que contribuyan a alcanzar los objetivos en materia de política energética y climática de la UE; recuerda asimismo su Resolución de 2007 que pedía la suspensión de la financiación pública de proyectos de combustibles fósiles y un cambio hacia la eficiencia energética y las energías renovables; opina que el BEI, en cooperación con la Comisión y de conformidad con los objetivos internacionales y de la Unión en materia de cambio climático y con las mejores normas internacionales, debe actualizar su estrategia de lucha contra el cambio climático en el marco de sus operaciones de financiación antes de que finalice 2015;

39.  Pide que se potencien los recursos y los conocimientos técnicos del BEI facilitar la adaptación al cambio climático;

40.   Pide al BEI que aplique las mejores normas internacionales en materia de energía hidráulica, en particular los principios rectores de la Comisión Mundial de Presas y el Protocolo de Evaluación de la Sostenibilidad de la Hidroelectricidad (HSAP, por sus siglas en inglés), lo que significa que solo se invertirá en los casos en que los países interesados hayan aprobado un marco jurídico por el que se creen mecanismos de planificación energética (incluidas las zonas «prohibidas»), que se haya procedido a una adecuada evaluación, prevención, atenuación y control de las repercusiones negativas en los ecosistemas y las comunidades locales, y que los proyectos no pueden estar ubicados en zonas protegidas, en sus alrededores o en tramos fluviales en buen estado ecológico;

41.  Pide al BEI que en sus proyectos tenga debidamente en cuenta la visión y los objetivos de la «Estrategia de la UE sobre la biodiversidad hasta 2020: nuestro seguro de vida y capital natural»;

Refuerzo de las medidas de apoyo para las PYME y las empresas de mediana capitalización

42.  Recuerda que las PYME son consideradas el pilar de la economía de la UE y el principal motor del crecimiento y el empleo en Europa, y que representan más del 80 % del empleo en el sector privado;

43.  Aplaude la especial atención prestada (en el contexto de incrementar la actividad de préstamo en la UE) a ayudar a mejorar el acceso a la financiación para las PYME, y aplaude, a continuación, el objetivo del Grupo BEI para 2013 de firmar préstamos a las PYME en la UE por un importe superior a los 19 000 millones de euros;

44.  Pide al Consejo, a este respecto, que apruebe rápidamente las iniciativas conjuntas de la Comisión y el BEI, y que combine los recursos presupuestarios de la UE destinados a las PYME, así como que adopte medidas más resolutivas para poner en práctica la cooperación con el BCE con vistas a que se reduzcan las limitaciones de acceso a la financiación que sufren las PYME; recuerda que la fragmentación en los mercados financieros se traduce en una falta de financiación además de en unos mayores costes de financiación, especialmente para las PYME, y que es el principal problema de varios Estados miembros; pide reorientar las actuaciones del BEI en favor de la desfragmentación para fomentar la financiación a las PYME, el emprendimiento, la exportación y la innovación, claves para la recuperación económica;

45.  Acoge con satisfacción que se mejoren los préstamos bancarios a las PYME a través de la revitalización del mercado de titulización para PYME por medio de la nueva iniciativa BTA del Grupo BEI; pide al BEI que presente un análisis de mercado con miras a adaptar mejor la oferta del BEI a las necesidades de las partes interesadas; acoge con satisfacción la mejora de la capacidad crediticia del FEI mediante el aumento de capital y el refuerzo del mandato, y pide al BEI y a la Comisión que finalicen el proceso para principios del año que viene;

46.  Apoya las iniciativas del Grupo BEI sobre financiaciones innovadoras para las PYME y las empresas de mediana capitalización a través del lanzamiento de los instrumentos financieros de los programas COSME y Horizonte 2020 y de instrumentos de riesgo compartido, a fin de alentar a los bancos a ofrecer recursos financieros por medio de préstamos y garantías, y asegurar la provisión de capitales de riesgo a largo plazo;

47.  Apoya la iniciativa conjunta de la Comisión y del BEI para las PYME con arreglo al nuevo MFP, que combina fondos de la UE disponibles en los programas COSME y Horizonte 2020 con hasta 8 500 millones de euros de recursos dedicados a los Fondos Estructurales y de Inversión europeos, con miras a generar un préstamo adicional para las PYME;

48.  Pide a los Estados miembros que participen activamente, contribuyendo a los instrumentos conjuntos con cargo a sus asignaciones a los Fondos Estructurales y de Inversión europeos, para apoyar un aumento de los préstamos a las PYME en su territorio, incrementado así los efectos de apalancamiento generales;

49.  Alienta al BEI a ampliar la Iniciativa de financiación del comercio; considera que este mecanismo de garantía para las PYME reviste una importancia fundamental y debe ampliarse a escala de la UE, allí donde se considere más necesario; pide al BEI el desarrollo de un programa propio de facilitación comercial; pide al BEI que establezca como primera medida acciones destinadas a garantizar la aportación de los avales necesarios para que las empresas puedan aprovechar todo su potencial exportador.

50.  Respalda la atención prestada por el BEI a la dimensión regional y local, y pide a los Estados miembros que aprovechen al máximo los instrumentos de ingeniería financiera en régimen de gestión compartida, como el programa JEREMIE, y los planes regionales entre fondos que ofrecen participación en el capital y la deuda a las PYME locales;

51.  Aplaude la evaluación ex post de los préstamos intermediados del BEI a las PYME en la UE para el periodo 2005-2011; reconoce que, en este ámbito, en el periodo 2005-2012, el BEI firmó operaciones por valor de 64 000 millones de euros en préstamos a cerca de 370 entidades financieras dentro de la Europa de los Veintisiete; señala que, a finales de 2012, 53 000 millones de euros de este dinero se desembolsaron a aquellas entidades financieras que, a su vez, habían prestado casi 48 000 millones de euros a PYME mediante unos 300 000 subpréstamos;

52.  Señala que la evaluación indica que los préstamos intermediados del BEI-PYME (a través del producto L4SME) están en consonancia con los objetivos de la UE; pide, sin embargo, que se evalúe mejor la complementariedad entre el producto del BEI y las combinaciones de políticas nacionales, a fin de mejorar más la relevancia de las operaciones; pide al BEI que presente propuestas para mejorar el efecto del producto L4SME a fin de poder movilizarlo para satisfacer carencias específicas, en lugar de financiar un amplio espectro de PYME, optimizando así la contribución del BEI al crecimiento y al empleo;

53.  Observa con preocupación que, durante el periodo considerado, los préstamos del BEI tuvieron «cierta» repercusión en el crecimiento y el empleo, pero con grandes variaciones entre países (solo un tercio de las PYME atribuyeron el aumento del volumen de negocios a la financiación del BEI); le preocupa que solo existan pruebas limitadas de que los préstamos del BEI ayudaron a mantener el empleo; señala que la repercusión relativa en el crecimiento y el empleo resultó mayor en los nuevos Estados miembros; reconoce, no obstante, que el periodo considerado incluyó la crisis económica y financiera y que se logró crear una cifra relativamente modesta de nuevos puestos de trabajo a pesar de los niveles decrecientes de empleo;

54.  Expresa su preocupación por el hecho de que, para la mayoría de las operaciones, la financiación del BEI parezca haberse utilizado en apoyo de PYME «triunfadoras» y no para «satisfacer carencias»; señala, no obstante, que más del 80 % de las PYME financiadas eran empresas con menos de cincuenta trabajadores, lo que demuestra que el BEI llega al segmento de menor tamaño del universo de las PYME;

55.  Pide al BEI que haga pleno uso de los criterios de elegibilidad a fin de influir de una manera más eficaz en la determinación de beneficiarios financieros;

56.  Pide al BEI que identifique y seleccione proyectos de mayor riesgo y de mayor valor añadido, sobre todo identificando empresas de reciente creación, microempresas, cooperativas, grupos de empresas, PYME y empresas de mediana capitalización que emprendan proyectos de investigación, desarrollo e innovación en ámbitos de tecnologías prioritarias;

57.  Hace hincapié en la necesidad de incrementar el nivel de sensibilización y comprensión entre los posibles inversores y beneficiarios sobre la existencia de herramientas financieras innovadoras; alienta el establecimiento de una política de comunicación para promover la visibilidad de diversas medidas tomadas por la UE, mediante estos nuevos instrumentos financieros, a través del BEI; subraya, asimismo, que debe garantizarse un acceso amplio y sistemático a la información sobre los proyectos, así como una mayor participación de los beneficiarios de los proyectos y de la sociedad civil local, que podría mejorar con las inversiones financiadas por el BEI;

58.  Pide al BEI que defina un plan de acción para simplificar el acceso a la información y la financiación para las PYME, prestando especial atención a los trámites burocráticos asociados al acceso a la financiación;

59.  Recuerda que los préstamos intermediados representan más del 20 % de los préstamos anuales totales del BEI;

60.  Reitera su preocupación por el hecho de que, en este ámbito, sigan sin solucionarse un número considerable de problemas pendientes, sobre todo la falta de transparencia (especialmente en relación con información sobre los beneficiarios finales), la dificultad de evaluar la repercusión económica y social de los préstamos (que se traduce en un enfoque específico defectuoso) y la dependencia, a través de la transferencia de responsabilidades, de intermediarios financieros para actuar con la diligencia debida; insta al Banco a que facilite datos sobre su enfoque para acelerar las medidas que abordan estas cuestiones y pide que el BEI elabore junto con la Comisión una lista de criterios rigurosos de selección de los intermediarios financieros y la ponga a disposición del público;

61.  Insta al BEI a que realice una evaluación actualizada y exhaustiva de cómo la crisis financiera ha afectado a los perceptores finales de la financiación del BEI, y lleve a cabo una evaluación minuciosa de los efectos y la repercusión de la crisis financiera en la actual situación de los intermediarios financieros utilizados por el Banco, tanto dentro como fuera de la UE;

62.  Pide al BEI que garantice que se cumpla su objetivo de generar empleo para cerca de medio millón de personas, mediante el préstamo a proyectos de infraestructuras, eficiencia en el uso de los recursos y economía del conocimiento solo en 2013;

63.  Señala que, debido al difícil entorno económico y a los mercados de crédito más restrictivos, las limitaciones a la financiación impuestas a las empresas y al sector público siguen frenando el empleo de jóvenes y limitando el margen para mejorar la formación profesional;

64.  Cree que el programa de empleo juvenil del BEI (con un volumen de préstamos de 6 000 millones de euros), que incluye los componentes «Empleo para los jóvenes» e «Inversión en cualificaciones», será de máxima importancia a la hora de abordar estas cuestiones; acoge con beneplácito el informe intermedio de aplicación, que muestra importantes logros en este sector, como los 4 900 millones de euros concedidos en préstamos a través del subprograma «Inversión en cualificaciones», complementados con 2 700 millones de euros proporcionados con arreglo al pilar «Empleo para los jóvenes»; reconoce la pronta consecución de sus objetivos;

65.  Apoya el objetivo del Banco de maximizar más sus préstamos concentrándose en las PYME a fin de establecer un claro vínculo entre los préstamos del BEI y la creación de nuevos puestos de trabajo para jóvenes;

66.  Pide al Banco que amplíe su ámbito de acción y utilice instrumentos adicionales a fin de proporcionar incentivos viables para generar empleo juvenil, sobre todo en los Estados miembros que tienen unas tasas muy altas de desempleo juvenil;

Contribución del BEI a las políticas exteriores de la UE

67.  Pide al BEI que, en consonancia con la revisión del mandato del BEI para las operaciones fuera de la Unión Europea, apoye los objetivos de política exterior de la Unión Europea, concebidos por la Comisión y el Servicio Europeo de Acción Exterior;

68.  Acoge con satisfacción la garantía de la UE para préstamos exteriores, otorgada al BEI por el presupuesto de la UE, por un volumen similar al actual y limitado a un máximo de 30 000 millones de euros (divididos en un mandato general de 27 000 millones de euros y un importe opcional de 3 000 millones de euros sujeto a la revisión intermedia) para el próximo periodo financiero, utilizando reflujos procedentes de operaciones no utilizadas del FEMIP (Mecanismo Euromediterráneo de Inversión y Cooperación) con fecha anterior a 2007;

69.  Pide al Tribunal de Cuentas Europeo (TCE) que elabore un informe especial sobre el rendimiento y la armonización con las políticas de la UE de las actividades de préstamos exteriores del BEI antes de la revisión intermedia del mandato exterior del BEI, y que compare su valor añadido con respecto a los recursos propios utilizados por el BEI; pide asimismo al TCE que distinga en su análisis entre las garantías otorgadas por el presupuesto de la UE, el mecanismo de inversión facilitado por el FED, las diversas formas de combinación utilizadas en el Fondo fiduciario de la UE para infraestructuras en África, el fondo de inversión para el Caribe y el fondo de inversión para el Pacífico, y el uso de reflujos para dichas inversiones;

70.  Acoge con satisfacción las crecientes disposiciones de flexibilidad previstas en el nuevo mandato de préstamos exteriores del BEI; pide al BEI que maximice su apoyo a las políticas y los objetivos de la UE;

71.  Pide al BEI que haga un uso flexible adicional del Fondo de Garantía, y que se centre más en los préstamos con riesgo propio, ampliando su ámbito de aplicación para los proyectos financiables; insiste en que el BEI garantice un mayor nivel de visibilidad a los beneficiarios finales de los proyectos del apoyo financiero europeo que proporciona;

72.  Señala que los países candidatos y los países vecinos del Sur y del Sudeste de Europa se encuentran entre las principales prioridades del BEI; hace hincapié, en particular, en la necesidad de mantener el apoyo a las transiciones democráticas y económicas después de la Primavera Árabe, concentrándose sobre todo en el apoyo de componentes de la sociedad civil, la creación de empleo y la recuperación económica en los países meridionales y en los países de la Asociación Oriental; constata con satisfacción la atención prestada a las PYME y el acceso a la financiación;

73.  Apoya, en el contexto de las políticas exteriores de la UE, el desarrollo progresivo de nuevos productos financieros con la Comisión y los Estados miembros, como productos que combinen subvenciones, préstamos e instrumentos de riesgo compartido de la UE a fin de llegar a nuevas categorías de empresas; pide que se definan mejores prácticas y unos criterios de elegibilidad bien definidos para el uso de esos instrumentos, acompañados de condiciones de información, seguimiento y control; pide que finalice la política de asignación;

74.  Espera, por consiguiente, que el informe de gobernanza sobre la aplicación de la plataforma para la cooperación con instrumentos financieros internacionales de combinación incluya información pormenorizada y coherente en este sentido y garantice un papel adecuado para el BEI; pide a la Comisión que proporcione un informe completo de la repercusión y de los resultados de la aplicación de mecanismos financieros en el contexto de la plataforma para la cooperación en materia de combinación;

75.  Aplaude el apoyo del BEI a proyectos, en varios sectores energéticos, orientados al crecimiento y al empleo; recuerda la necesidad de mantener la coherencia con los nuevos desarrollos en la política en materia de energía y clima de la UE; alienta al BEI, en el contexto de su renovada política energética, a seguir respaldando, tanto dentro como fuera de la UE, proyectos dedicados a la eficiencia energética y las energías renovables sostenibles, y de este modo allanar el camino hacia una economía hipocarbónica;

Cooperación del BEI con otras instituciones financieras internacionales

76.  Recuerda que la cooperación estructurada entre los organismos de la UE (la Comisión y el BEI) y otras instituciones financieras es la única manera eficaz de evitar la duplicación de actividades;

77.  Acoge con satisfacción el memorando de acuerdo entre el BEI y el BERD que refleja la disposición por parte de la UE de intensificar el nivel de coordinación y cooperación entre estas dos grandes instituciones financieras internacionales; alienta al BEI a negociar y celebrar memorandos de acuerdo con bancos de desarrollo regional activos en las regiones donde opera a fin de fomentar sinergias, compartir riesgos y costes, y garantizar la concesión suficiente de créditos a la economía real;

78.  Pide a ambas instituciones que entablen una coordinación operativa óptima en cuanto a complementariedad y división del trabajo, a fin de buscar sistemáticamente las mejores oportunidades y sinergias, y encontrar influencias óptimas para apoyar y aplicar los objetivos de política de la UE, respetando al mismo tiempo sus respectivas especificidades y ventajas comparativas;

79.  Alienta al BEI y al BERD a que refuercen lo antes posible (evaluación ex ante o identificación de fases de acción) sus conocimientos, sus enfoques estratégicos y de programación en los diversos ámbitos de intervención y, en particular, su cooperación sobre instrumentos de gestión de riesgos (riesgos financieros, operativos o nacionales), a fin de mejorar la supervisión de los riesgos;

80.  Aplaude el nuevo plan de acción conjunto acordado en noviembre de 2012 entre el BEI, el BERD y el Grupo del Banco Mundial, que tiene por objeto estimular la recuperación económica y el crecimiento en la Europa Central y Meridional, señalando que el plan de acción propone más de 30 000 millones de euros en compromisos conjuntos para el periodo 2013-2014; pide al BEI que comprometa un importe mínimo de 20 000 millones de euros, según lo convenido;

81.  Reitera su propuesta de que la Unión Europea sea miembro del BEI;

Marco de gobernanza, cumplimiento y control del BEI

82.  Pide al BEI y a otros socios y partes interesadas que sigan mejorando sus mecanismos de gobernanza mediante, entre otras cosas, el desarrollo de unos sistemas exhaustivos y sólidos de supervisión, información y control;

83.  Aplaude el refuerzo por parte del BEI de sus compromisos en materia de transparencia al unirse a la Iniciativa Internacional para la Transparencia de la Ayuda (IATI);

84.  Pide que el Banco garantice la plena independencia y la funcionalidad viable de su mecanismo de reclamaciones;

85.   Pide al BEI que cumpla las disposiciones del Convenio de Aarhus mediante la creación de un registro público de documentos, con vistas a garantizar el derecho de acceso a los documentos consagrado en los Tratados de la UE; pide al Banco que cumpla su compromiso y haga público dicho registro a partir de 2014;

86.  Pide que el próximo informe anual se complemente con una serie de indicadores transversales de rendimiento sobre la repercusión de la financiación de operaciones para los principales ámbitos de las intervenciones del BEI, el esperado efecto multiplicador cuando sea adecuado y la transferencia de ventajas financieras en los programas financiados;

87.  Reitera y subraya la responsabilidad del Banco a la hora de mejorar el nivel de transparencia en la selección de intermediarios y socios financieros para proyectos cofinanciados y en lo que respecta a los beneficiarios finales;

88.  Destaca que el BEI debe reducir la burocracia a fin de asignar la financiación con mayor eficacia y rapidez;

89.  Insta al BEI a que continúe fomentando la transparencia en su actividad de financiación a través de intermediarios financieros mediante la presentación de informes anuales sobre sus préstamos a las PYME que ofrezcan datos agregados sobre el nivel de los desembolsos efectuados a las PYME, el número de PYME objetivo de los programas, la cuantía media de los préstamos y los sectores respaldados, incluida una evaluación de la accesibilidad de los préstamos para las PYME y la efectividad de los mismos;

90.  Pide al BEI que se abstenga de cooperar con intermediarios financieros que tengan un historial negativo en términos de transparencia, fraude, corrupción e impactos medioambientales y sociales; anima al BEI a establecer alianzas transparentes y responsables con intermediarios financieros que tengan vínculos con la economía local de cada país donde opera; pide al BEI, en relación con este asunto, que garantice una mayor transparencia, especialmente en el negocio de los préstamos intermediados, así como que actúe con una diligencia debida reforzada para prevenir la utilización de paraísos fiscales, los precios de transferencia, el fraude fiscal, la evasión fiscal y la elusión o planificación fiscales agresivas; pide que se elabore una lista pública rigurosa de criterios de selección de intermediarios financieros; pide al BEI que refuerce su colaboración con las entidades de crédito públicas nacionales para maximizar el impacto positivo de sus programas de financiación para las PYME;

91.  Pide al BEI que comience de inmediato un proceso de revisión inclusivo de su política de países y territorios no cooperadores, teniendo debidamente en cuenta la evolución reciente de este asunto a escala internacional y de la UE; pide, por consiguiente, al BEI que se asegure de que todas las empresas y entidades financieras que participen en sus proyectos den a conocer públicamente la titularidad real de cualquier estructura jurídica relacionada directa o indirectamente con la empresa, incluidos los fondos fiduciarios, las fundaciones y las cuentas bancarias;

92.  Pide asimismo que, en colaboración con la Comisión, se elabore una lista pública de exclusión de intermediarios financieros que se base en su historial de transparencia, fraudes, vínculos con jurisdicciones extraterritoriales y repercusiones sociales y medioambientales;

93.  Considera que es fundamental que el BEI mantenga su calificación de triple A que, en 2012, le permitió obtener préstamos por valor de 71 000 millones de euros en los mercados internacionales de capital a tipos interesantes; alienta al BEI, no obstante, a que refuerce su capacidad de priorizar los proyectos de mayor valor añadido con un mayor riesgo;

94.  Recuerda y subraya, como en años anteriores, la necesidad de supervisión bancaria prudencial del BEI y pide un estudio jurídico para definir la posible solución;

95.  Propone que ese control de la regulación:

   i) la lleve a cabo el BCE sobre la base del artículo 127, apartado 6 del TFUE, o
   ii) se efectúe en el marco de la futura unión bancaria prevista en la Comunicación de la Comisión del 12 se septiembre de 2012, o
   iii) en su defecto y sobre la base de un enfoque voluntario del BEI, la lleve a cabo la Autoridad Bancaria Europea, con o sin la participación de uno o varios supervisores nacionales, o un auditor independiente;

lamenta que la Comisión no haya propuesto ninguna medida en este sentido, pese a las solicitudes del Parlamento, que se remontan a 2007;

96.  Acoge con satisfacción los nuevos desarrollos internos del BEI relacionados con el cumplimiento general de las mejores prácticas bancarias; pide que los socios bancarios del BEI también cumplan las mejores prácticas compatibles con la legislación de la Unión sobre servicios financieros y con la estabilidad de los mercados financieros, en el contexto de sus operaciones dentro y fuera de la UE; solicita que, en su plan de trabajo anual, el BEI incluya la auditoría de un ámbito de actividad a fin de proporcionar una garantía de que las mejores prácticas bancarias forman parte de los procedimientos escritos internos del Banco;

97.  Pide al BEI que aumente aún más la transparencia y la accesibilidad de sus actividades, evaluaciones y resultados a través de un mejor acceso a la información, tanto internamente para el personal del BEI, facilitando su participación en las reuniones internas del BEI que sean relevantes, como externamente, por ejemplo, a través de su sitio web;

98.  Celebra el hecho de que el BEI haya tomado medidas en el ámbito la lucha contra el blanqueo de dinero y contra la financiación del terrorismo, y haya reforzado los recursos de su función de conformidad a través de la designación de un nuevo jefe de la oficina de conformidad del Grupo; pide que se informe con regularidad al Parlamento sobre los resultados presentados en el informe del jefe de la oficina de conformidad del Grupo;

99.  Pide al BEI que realice un seguimiento de la información desglosada por países con objeto de luchar contra la financiación de actividades ilegales; considera que, para poder optar a la financiación del BEI, todos los beneficiarios, ya sean empresas o intermediarios financieros, que se incorporen en las distintas jurisdicciones estarán obligados a comunicar en sus informes anuales auditados información de carácter nacional sobre sus ventas, activos, empleados, beneficios y pago de impuestos en cada país en el que operen; considera igualmente que los beneficiarios deberán suscribir contratos con los gobiernos de acogida y, en particular, comunicar su régimen fiscal en cada país en el que operen;

100.  Pide que el marco del control se adapte al futuro aumento del volumen de solicitudes de financiación generado a raíz del incremento de capital del BEI y en otras asociaciones financieras, sobre todo para las funciones de gestión de riesgos;

Seguimiento por parte del BEI de las resoluciones del Parlamento

101.  Pide al BEI que informe sistemáticamente sobre la situación y el estado de anteriores recomendaciones formuladas por el Parlamento en cada informe anual, en especial en lo que respecta al impacto de sus actividades de crédito en las diversas regiones donde opera, sobre el crecimiento y la creación de empleo en dichas regiones y en la UE, y sobre la integración económica entre la UE y los países candidatos e incluidos en la política de vecindad.

o
o   o

102.  Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución al Consejo y a la Comisión, así como al Banco Europeo de Inversiones y a los Gobiernos y Parlamentos de los Estados miembros.

(1) Textos Aprobados, P7_TA(2012)0404.
(2) DO C 258 E de 7.9.2013, p. 131.
(3) Textos Aprobados, P7_TA(2013)0057.
(4) DO L 280 de 27.10.2011, p. 1.

Aviso jurídico - Política de privacidad