Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2013/2168(INI)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : A7-0117/2014

Textos presentados :

A7-0117/2014

Debates :

Votaciones :

PV 12/03/2014 - 8.1
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P7_TA(2014)0208

Textos aprobados
PDF 146kWORD 61k
Miércoles 12 de marzo de 2014 - Estrasburgo
El papel de Pakistán en el ámbito regional y sus relaciones políticas con la UE
P7_TA(2014)0208A7-0117/2014

Resolución del Parlamento Europeo, de 12 de marzo de 2014, sobre el papel de Pakistán en el ámbito regional y sus relaciones políticas con la UE (2013/2168(INI))

El Parlamento Europeo,

–  Vistos los artículos 2 y 21 del Tratado de la Unión Europea y el Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE),

–  Visto el Plan de compromiso quinquenal UE-Pakistán, de febrero de 2012(1),

–  Vistos el Marco estratégico y el Plan de acción de la UE en materia de derechos humanos y democracia (11855/2012) adoptados por el Consejo de Asuntos Exteriores el 25 de junio de 2012(2),

–  Vista la Estrategia Europea de Seguridad titulada «Una Europa segura en un mundo mejor», adoptada por el Consejo Europeo el 12 de diciembre de 2003, así como el «Informe sobre la aplicación de la Estrategia Europea de Seguridad – Ofrecer seguridad en un mundo en evolución», aprobado por el Consejo Europeo de los días 11 y 12 de diciembre de 2008,

–  Visto el Reglamento (UE) n ° 978/2012 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 25 de octubre de 2012, por el que se aplica un sistema de preferencias arancelarias generalizadas sobre el Sistema de Preferencias Generalizadas(3) y, en particular, el régimen especial de estímulo del desarrollo sostenible y la gobernanza («SPG+»),

–  Visto el anexo VIII del citado Reglamento, en el que se enumeran los principales Convenios de las Naciones Unidas y de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre derechos humanos y laborales y los relativos al medio ambiente y a los principios de gobernanza, que Pakistán ha ratificado y ha acordado aplicar de forma efectiva,

–  Vistas las Conclusiones del Consejo de Asuntos Exteriores de 11 de marzo de 2013 sobre Pakistán,

–  Vistas su Resolución, de 7 de febrero de 2013, sobre los recientes atentados cometidos contra trabajadores sanitarios en Pakistán(4); su Posición de 13 de septiembre de 2012, sobre la propuesta de Reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo por el que se introducen preferencias comerciales autónomas con carácter urgente para Pakistán(5); y su Resolución de 15 de diciembre de 2011 sobre la situación de las mujeres en Afganistán y Pakistán(6); así como la visita a Pakistán de una delegación de su Subcomisión de Derechos Humanos en agosto de 2013,

–  Vistos el Informe, de 18 de septiembre de 2013, del Relator Especial de las Naciones Unidas sobre los derechos humanos y la lucha contra el terrorismo, Ben Emmerson, sobre la promoción y protección de los derechos humanos y las libertades fundamentales en la lucha contra el terrorismo, y el Informe, de 13 de septiembre de 2013, del Relator Especial de las Naciones Unidas sobre las ejecuciones extrajudiciales, sumarias o arbitrarias, Christof Heyns, sobre ejecuciones extrajudiciales, sumarias o arbitrarias,

–  Vista la Resolución 68/178 aprobada, el 18 de diciembre de 2013, por la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre la promoción y protección de los derechos humanos y las libertades fundamentales en la lucha contra el terrorismo,

–  Visto el artículo 48 de su Reglamento,

–  Vistos el informe de la Comisión de Asuntos Exteriores y la opinión de la Comisión de Desarrollo (A7-0117/2014),

A.  Considerando el papel estratégico que Pakistán desempeña en la región, su relación con sus vecinos y las relaciones entre la UE y Pakistán revisten una importancia fundamental y cada vez mayor para la UE, dada la situación geográfica central del país en el corazón de una región inestable, su relevancia para la seguridad y el desarrollo en el Asia Central y Meridional y su papel decisivo en la lucha contra el terrorismo, la no proliferación, el tráfico de drogas y otras amenazas transnacionales, todo lo cual afecta a la seguridad y el bienestar de los ciudadanos europeos;

B.  Considerando que las elecciones parlamentarias de mayo 2013 marcaron la primera transferencia del poder de un gobierno civil elegido a otro en la historia moderna de Pakistán; y que el proceso democrático de Pakistán se sustenta en cambios profundos de la sociedad, que incluye una creciente clase media urbana y una sociedad civil cada vez más dinámica y unos medios de comunicación independientes;

C.  Considerando que el progreso político y económico del país se ve obstaculizado por problemas graves relacionados con la seguridad interior y regional, como el extremismo, conflictos basados en el sectarismo, suicidios y asesinatos selectivos y la anarquía en las zonas tribales, agravados por la debilidad de las fuerzas del orden y del sistema judicial;

D.  Considerando que la población de Pakistán es una de las menos escolarizadas del mundo, con cerca de doce millones de niños sin escolarizar y un analfabetismo que afecta aproximadamente a dos terceras partes de las mujeres y a la mitad de los hombres pakistaníes; y que el país sigue ocupando el puesto 134 de los 135 países que figuran en la lista del informe de 2012 sobre las diferencias salariales con referencia al género del Foro Económico Mundial;

E.  Considerando que Pakistán se encuentra entre los doce países que han resultado más afectados por el cambio climático en los últimos veinte años según el Índice mundial de riesgo climático; que ha sido víctima de graves inundaciones y de escasez de agua y que sufre directamente los efectos del retroceso de los glaciares de las cordilleras del Himalaya y del Karakórum;

F.  Considerando que Pakistán es un país semi industrializado, de renta media baja, en el que alrededor de un tercio de la población vive por debajo del umbral de la pobreza; que Pakistán ocupa el puesto 146 de los 187 países del índice de desarrollo humano (IDH), y que ha descendido desde el puesto 145 que ocupaba en la relación de 2011; que la situación económica en Pakistán se ha visto perjudicada por sucesivas catástrofes naturales y que un elevado nivel de inseguridad, inestabilidad y de corrupción generalizada en el país están frenando su crecimiento económico y limitando la capacidad del gobierno para desarrollar el Estado;

G.  Considerando que Pakistán es vulnerable a una amplia variedad de peligros, en particular inundaciones y terremotos; que la volátil situación de la seguridad y los desafíos sociales a los que se enfrenta Pakistán actúan como un catalizador que aumentan su vulnerabilidad; y que varios años de desastres han agotado las estrategias de defensa de comunidades ya empobrecidas y han reducido significativamente la capacidad de resistencia frente a futuros desastres;

H.  Considerando que la contribución constructiva de Pakistán es vital para el logro de la reconciliación, la paz y la estabilidad política en sus países vecinos y, en particular, en Afganistán, en particular en el contexto de la prevista retirada de las tropas de combate de la OTAN en 2014;

I.  Considerando que Pakistán es uno de los principales beneficiarios de la ayuda al desarrollo y humanitaria de la UE y que la UE representa el mayor mercado de exportación de Pakistán;

J.  Considerando que Pakistán es un socio cada vez más importante de la UE en la lucha contra el terrorismo, la proliferación de armas nucleares, la trata de seres humanos, el narcotráfico y la delincuencia organizada, así como en la búsqueda de la estabilidad regional;

K.  Considerando que la UE y Pakistán han decidido recientemente profundizar y ampliar sus lazos bilaterales, tal como han puesto de manifiesto el Plan de compromiso quinquenal, vigente desde febrero de 2012, y el primer diálogo estratégico entre la UE y Pakistán, celebrado en junio de 2012;

L.  Considerando que el Plan de compromiso quinquenal UE-Pakistán de 2012 consiste en crear una relación estratégica y forjar una asociación en aras de la paz y el desarrollo basada en principios y valores comunes;

M.  Considerando que desde el 1 de enero de 2014 Pakistán es parte integrante del sistema especial de preferencias comerciales generalizadas de la UE (SPG+);

N.  Considerando que en septiembre de 2012 un incendio asoló la planta de Ali Enterprises, en Karachi, en la que se fabricaban pantalones vaqueros para el mercado europeo, y causó la muerte de 286 trabajadores; y que la inclusión de Pakistán en el sistema SPG+ podría impulsar la producción del sector textil y dotar de una mayor importancia a la mejora de los derechos laborales y de las condiciones de producción;

1.  Subraya la importancia de las elecciones de mayo de 2013 para la consolidación de la democracia y la instauración de un gobierno civil en Pakistán; alienta a las élites políticas pakistaníes a que aprovechen este impulso para fortalecer aún más las instituciones democráticas, el Estado de Derecho y el control civil sobre todos los ámbitos de la administración pública, en particular las fuerzas de seguridad y el poder judicial, promover la seguridad interna y regional, promulgar reformas en materia de gobernanza para reactivar el crecimiento económico, reforzar la transparencia y la lucha contra la delincuencia organizada, y mitigar las injusticias sociales, así como para poner fin y encontrar una solución a todas las violaciones de los derechos humanos;

2.  Considera, sin embargo, que la construcción de una democracia sostenible y de una sociedad plural, así como el logro de una mayor justicia social, la erradicación de la pobreza extrema y la desnutrición en determinadas partes del país, el aumento del nivel básico de educación, la preparación del país para los efectos del cambio climático, implicarán reformas profundas y difíciles de la estructura política y socioeconómica de Pakistán, que se sigue caracterizando por unas estructuras feudales de propiedad de la tierra y de afiliación política y por desequilibrios en las prioridades entre el gasto militar, por una parte, y las políticas de bienestar social y de desarrollo educativo y económico, por otro, así como por un sistema deficiente de recaudación fiscal que socava sistemáticamente la capacidad del Estado en materia de provisión de bienes públicos;

3.  Apoya y alienta los esfuerzos del Gobierno pakistaní tendentes a desarrollar medios efectivos para prevenir y controlar la posibilidad de futuras catástrofes naturales así como a mejorar la coordinación y cooperación de la ayuda humanitaria con los interlocutores locales, las ONG internacionales y los recaudadores de fondos;

4.  Reitera que una buena gobernanza, unas instituciones responsables e inclusivas, la separación de poderes y el respeto de los derechos fundamentales son elementos importantes para abordar el nexo entre desarrollo y seguridad en Pakistán; considera, además, que los gobiernos civiles elegidos, dotados de legitimidad democrática, la descentralización del poder en favor de las provincias y una administración local eficaz son los instrumentos más adecuados para contener la marea de la violencia y el extremismo, restaurar la autoridad del Estado en las zonas tribales de administración federal (FATA) y garantizar la soberanía y la integridad territorial de Pakistán;

5.  Apoya, en este contexto, la intención del Gobierno de Pakistán de entablar un diálogo de paz con el TTP (Tehreek-e-Taliban Pakistan), siempre que esto allane el camino para una solución política y duradera de la insurgencia y la constitución de un orden democrático estable, que respete los derechos humanos; insta, no obstante, a los negociadores a que tengan en cuenta el papel totalmente decisivo que desempeña el nivel educativo —en particular, el de las mujeres— en el avance de las sociedades y a que traten la escolarización de las niñas como elemento fundamental de las negociaciones;

6.  Aprecia el compromiso permanente de Pakistán de luchar contra el terrorismo a ambos lados de sus fronteras y alienta a las autoridades a que adopten medidas más audaces para limitar aún más las posibilidades de reclutamiento y entrenamiento de terroristas en el territorio de Pakistán, que constituye un fenómeno que está convirtiendo determinadas zonas de Pakistán en refugios para organizaciones terroristas cuyo objetivo es desestabilizar el país y la región y, en particular, Afganistán;

7.  Toma nota de que el líder talibán pakistaní Hakimulá Mehsud falleció como consecuencia del ataque de un avión estadounidense no tripulado el 1 de noviembre de 2013 y que el Parlamento pakistaní y el nuevo gobierno se han opuesto formalmente a dichas intervenciones; así como que el Derecho internacional ha de contemplar de forma más clara límites para llevar a cabo ataques con aviones no tripulados;

8.  Pide al Gobierno pakistaní que cumpla sus obligaciones y que esté a la altura de sus responsabilidades en materia de seguridad participando de modo más activo en la lucha contra el extremismo, el terrorismo y la radicalización, adoptando medidas de seguridad estrictas e inflexibles y aplicando la ley, así como abordando la desigualdad y las cuestiones socioeconómicas susceptibles de azuzar la radicalización de la juventud pakistaní;

9.  Toma nota de la clara oposición que ha manifestado el Gobierno pakistaní a los ataques con aviones estadounidense no tripulados en su territorio; acoge con satisfacción la Resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas que pide una mayor definición del marco jurídico aplicable al uso de «drones» armados;

10.  Acoge con satisfacción la contribución de Pakistán a los procesos de construcción del Estado y de reconciliación en Afganistán, incluida la asistencia para facilitar la reanudación de las conversaciones de paz; desea que Pakistán continúe adoptando una actitud positiva en el período previo a las elecciones presidenciales de Afganistán y después de ellas; manifiesta su preocupación por la competencia geopolítica entre vecinos respecto de la influencia en Afganistán después de la retirada de las tropas de combate de la OTAN;

11.  Deposita sus esperanzas en el papel constructivo de Pakistán en la promoción de la estabilidad regional, incluso en lo relativo a la presencia de la OTAN y de los Estados miembros de la UE en Afganistán después de 2014, avanzando aún más en el diálogo a tres bandas sobre el compromiso en Afganistán con la India, Turquía, China, Rusia y el Reino Unido, y fomentando la cooperación regional en la lucha contra el tráfico de personas, estupefacientes y mercancías;

12.  Acoge con satisfacción los recientes progresos tangibles en el diálogo entre Pakistán y la India, especialmente en lo que se refiere al comercio y los contactos personales, gracias a la actitud constructiva de ambas partes; lamenta que los logros del diálogo sigan siendo vulnerables a acontecimientos imprevistos, tales como los incidentes que están teniendo lugar en la Línea de Control que separa la zona de Cachemira ocupada por Pakistán de la ocupada por la India; pide a ambos gobiernos que garanticen unas cadenas de mando adecuadas, la rendición de cuentas del personal militar y el diálogo entre las fuerzas armadas a fin de evitar incidentes similares en el futuro;

13.  Reconoce el interés legítimo de Pakistán en la creación de lazos estratégicos, económicos y energéticos con China; considera importante que unas relaciones más estrechas entre Pakistán y China refuercen la estabilidad geopolítica en el Asia Meridional;

14.  Toma nota del deseo de Pakistán de convertirse en miembro de pleno derecho de la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS) como buena señal de la intención del país de implicarse más en las iniciativas multilaterales; toma nota, no obstante, de la ausencia de un mecanismo formal de cooperación entre la OCS y la UE, y advierte sobre la existencia de divergencias en sus respectivas bases normativas y sus perspectivas sobre asuntos mundiales;

15.  Manifiesta su preocupación por las informaciones que indican que Pakistán estaría considerando la posibilidad de exportar armas nucleares a terceros países; confía que la UE y sus Estados miembros, a pesar de los desmentidos oficiales de los informes, dejen claro a Pakistán que la exportación de armas nucleares es inaceptable; pide a Pakistán que, como Estado que posee armamento nuclear, declare ilegales las exportaciones de cualesquiera materiales o conocimientos técnicos relacionados con las armas nucleares y que tome parte activa en los esfuerzos internacionales dirigidos a la no proliferación de las armas nucleares; opina que la firma y ratificación del Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares (TNP) por Pakistán, y la India, demostraría un compromiso decidido con una coexistencia regional pacífica y contribuiría en gran medida a la seguridad de toda la región;

16.  Considera que la lucha contra el extremismo y el radicalismo está directamente vinculada al fortalecimiento del proceso democrático, y reafirma el gran interés de la UE, y su apoyo permanente, a un Pakistán democrático, seguro y bien gobernado, dotado de un sistema judicial independiente y de una buena gobernanza, que respete el Estado de Derecho y los derechos humanos, goce de buenas relaciones con los vecinos y proyecte una influencia estabilizadora en la región;

17.  Recuerda que las relaciones entre la UE y Pakistán se han desarrollado tradicionalmente dentro de un marco centrado en el desarrollo y el comercio; agradece la contribución significativa y duradera de la cooperación al desarrollo y humanitaria de la UE y acoge con satisfacción la posibilidad de que Pakistán pueda para beneficiarse del SPG+ de la UE a partir de 2014; pide a Pakistán que cumpla satisfaga plenamente las condiciones al respecto que conlleva dicho sistema y pide a la Comisión que garantice la estricta aplicación de una supervisión reforzada con arreglo a lo dispuesto en el nuevo Reglamento sobre el SPG; y subraya que debe seguir concediéndose la prioridad a la cooperación, en particular en los sectores de la educación, la construcción de la democracia y la adaptación al cambio climático;

18.  Está convencido de que se deben profundizar y ampliar las relaciones entre la UE y Pakistán mediante el desarrollo de un diálogo político manteniendo, así una relación de interés mutuo entre socios en pie de igualdad; se congratula, en este contexto, de la adopción del Plan de compromiso quinquenal y del comienzo del diálogo estratégico entre la UE y Pakistán, lo que refleja el aumento de la importancia de la cooperación política y de seguridad, incluida la política antiterrorista, el desarme y la no proliferación, así como la migración, la educación y la cultura; desea, no obstante, más avances en todas las áreas del Plan de compromiso;

19.  Anima tanto a la UE como a Pakistán a que cooperen en el proceso de aplicación y realicen un seguimiento periódico de los avances logrados mediante el refuerzo del diálogo entre ambas partes a largo plazo;

20.  Considera que la transición democrática de Pakistán ha generado una oportunidad para que la UE adopte un enfoque más explícitamente político en las relaciones bilaterales y la prestación de asistencia; piensa que el apoyo de la UE a Pakistán debe conceder la prioridad a la consolidación de las instituciones democráticas a todos los niveles, al fortalecimiento de la capacidad del Estado y de la buena gobernanza, a la creación de estructuras antiterroristas civiles y policiales eficaces que incluyan un poder judicial independiente, y a la capacitación de la sociedad civil y de unos medios de comunicación libres;

21.  Acoge con satisfacción, en este sentido, los programas generales de apoyo a la democracia ya vigentes en el marco de la aplicación de las recomendaciones de las misiones de observación electoral de la UE de 2008 y 2013;

22.  Pide al SEAE y a la Comisión que persigan una política matizada y multidimensional hacia Pakistán que cree una sinergia entre todos los instrumentos pertinentes de que dispone la UE, tales como el diálogo político, la cooperación para la seguridad, el comercio y la asistencia, de acuerdo con el enfoque global de la UE en materia de acción exterior y en vista de los preparativos de una próxima cumbre UE-Pakistán;

23.  Pide, asimismo, al SEAE, a la Comisión y al Consejo que garanticen que la política de la UE hacia Pakistán se contextualice y se inscriba en una estrategia más amplia para la región, reforzando así los intereses de la UE en toda el Asia Central y Meridional; considera importante que las relaciones bilaterales de la UE con Pakistán y sus países vecinos, en particular con la India, China e Irán, sirvan también para debatir y coordinar las políticas relativas a la situación en Afganistán, con objeto de garantizar un planteamiento específico; subraya, a este respecto, la necesidad de aumentar la coordinación de las políticas de la UE y de los Estados Unidos y el diálogo sobre cuestiones regionales;

24.  Considera que el futuro de las relaciones entre la UE y Pakistán también debe considerarse en el contexto de la evolución de los mecanismos institucionales de la UE para el compromiso con terceros países, en particular a través de las alianzas estratégicas; pide, una vez, más el perfeccionamiento conceptual del formato y unos puntos de referencia claros y coherentes para evaluar, entre otras cosas, si Pakistán podría convertirse en algún momento en un socio estratégico de la UE, y en qué condiciones;

25.  Reitera que el progreso en las relaciones bilaterales está vinculado a la mejora del respeto de los derechos humanos en Pakistán, en particular en lo que respecta a la erradicación del trabajo en régimen de servidumbre, el trabajo infantil y el tráfico de personas, la eliminación de la violencia de género, la mejora de los derechos de las mujeres y de las niñas, entre ellos el acceso a la educación, la garantía de la libertad de expresión y de la independencia de los medios de comunicación, la promoción de la tolerancia y la protección de las minorías vulnerables mediante una lucha eficaz contra toda forma de discriminación; reconoce que para ello es necesario poner fin a la cultura de la impunidad y el desarrollo de un sistema legal y judicial fiable a todos los niveles, accesible a todos;

26.  Sigue seriamente preocupado por la calidad de la educación y, también, por la situación alarmante de las mujeres en muchas regiones de Pakistán; pide la adopción de medidas concretas y visibles para poner en práctica los derechos fundamentales de las mujeres en la sociedad, incluyendo entre otras, la promulgación de leyes contra la violencia doméstica, la adopción de medidas encaminadas a mejorar la investigación y el enjuiciamiento de asesinatos por cuestiones de honor y ataques con ácidos, así como la revisión de la legislación que facilita la impunidad; señala la necesidad de garantizar un mejor acceso a la educación, una mejor integración de las mujeres en el mercado laboral y una mejor asistencia materna;

27.  Reitera su profunda preocupación por el hecho de que las leyes sobre la blasfemia en Pakistán —que pueden acarrear la pena de muerte y que a menudo se utilizan para justificar la censura, penalización, persecución y, en algunos casos, incluso el asesinato de miembros de minorías políticas y religiosas— estén expuestas a posibles abusos que perjudican a personas de todas las confesiones en Pakistán; destaca que la negativa a reformar o derogar las leyes contra la blasfemia crea un entorno de vulnerabilidad persistente para las comunidades minoritarias; pide al Gobierno pakistaní que aplique una moratoria sobre el uso de estas leyes, como un primer paso para proceder a su revisión o derogación, y que investigue y enjuicie, según proceda, campañas de intimidación, amenazas y violencia contra cristianos, ahmadíes y otros grupos vulnerables;

28.  Pide, en particular, a las autoridades pakistaníes que detengan y enjuicien a aquellos que inciten a la violencia o sean responsables de ataques violentos a escuelas o a grupos minoritarios tales como los chiítas, incluida la comunidad hazara, los ahmadíes y los cristianos, y que ordenen a las fuerzas de seguridad que protejan activamente a las personas objetivo de ataques de grupos extremistas; que promulguen leyes contra la violencia doméstica; y que pongan fin a las desapariciones forzadas, a las ejecuciones extrajudiciales y a las detenciones arbitrarias, sobre todo en Beluchistán;

29.   Condena cualquier ataque a los cristianos y otras minorías religiosas residentes en Pakistán y confía en que Pakistán intensifique sus esfuerzos a fin de garantizar la libertad de religión y de creencias, incluida la flexibilización de la estricta legislación contra la blasfemia y, que adopte medidas de cara a la abolición de la pena de muerte;

30.  Acoge favorablemente la aprobación del proyecto de ley relativo a la creación de una Comisión Nacional de Derechos Humanos en 2012 e insta al Gobierno a que proceda a la constitución de la misma para que pueda entrar en funcionamiento;

31.  Toma nota de que la UE es el principal socio exportador de bienes de Pakistán (un 22,6 % en 2012); opina que el apoyo comercial de la UE a Pakistán debería contribuir a promover la diversificación y el desarrollo de los modos de producción, incluida la transformación, la facilitación de ayuda a la integración regional y las transferencias de la tecnología, la ayuda a facilitar el establecimiento o el desarrollo de la capacidad productiva nacional y la reducción de la desigualdad de los ingresos;

32.  Recuerda que solo pueden acogerse al SPG+ de la UE, del que Pakistán comenzó a beneficiarse en 2014, los países que hayan acordado de forma vinculante aplicar los convenios internacionales sobre derechos humanos y laborales y los relativos al medio ambiente y a los principios de buena gobernanza; hace especial hincapié en las obligaciones de Pakistán con arreglo a los convenios recogidos en el anexo VIII y recuerda a la Comisión su obligación de supervisar la aplicación efectiva de los mismos; recuerda asimismo que el SPG+ se retirará temporalmente si un país beneficiario no respeta su compromiso vinculante;

33.  Pide a las autoridades pakistaníes que adopten medidas eficaces para la aplicación de los 36 convenios de la OIT que el país ha ratificado para permitir, en particular que los sindicatos funcionen, mejorar las condiciones de trabajo y las normas de seguridad, erradicar el trabajo infantil y combatir las formas más graves de explotación de los tres millones de trabajadoras domésticas;

34.  Pide al Gobierno paquistaní que cumpla su promesa de adherirse al programa «Better Work»(«Mejor Trabajo») organizado por la OIT y el IFC, con vistas a dar impulso a la mejora de las normas de seguridad y salud de los trabajadores; pide a todos los responsables directos e indirectos del incendio de la planta textil de Ali Enterprises, incluidos la empresa de auditoría Social Accountability y los minoristas europeos interesados, que abonen sin más dilación a los supervivientes del incendio una indemnización plena, justa y a largo plazo;

35.  Encarga a su Presidente que transmita la presente resolución al Gobierno y a la Asamblea Nacional de Pakistán, al Consejo, a la Comisión, a la Vicepresidenta de la Comisión / Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, al Representante Especial de la UE para los Derechos Humanos y a los Gobiernos de los Estados miembros.

(1) http://eeas.europa.eu/pakistan/docs/2012_feb_eu_pakistan_5_year_engagement_plan_en.pdf.
(2) http://www.consilium.europa.eu/uedocs/cms_data/docs/pressdata/EN/foraff/131181.pdf.
(3) DO L 303 de 31.10.2012, p. 1.
(4) Textos Aprobados, P7_TA(2013)0060.
(5) DO C 353 E de 3.12.13, p. 323.
(6) DO C 168 E de 14.6.13, p. 119.

Aviso jurídico - Política de privacidad