Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2014/2625(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : B7-0279/2014

Textos presentados :

B7-0279/2014

Debates :

Votaciones :

PV 03/04/2014 - 7.63
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P7_TA(2014)0339

Textos aprobados
PDF 131kWORD 51k
Jueves 3 de abril de 2014 - Bruselas
Situación en Irán
P7_TA(2014)0339B7-0279/2014

Resolución del Parlamento Europeo, de 3 de abril de 2014, sobre la estrategia de la Unión Europea respecto de Irán (2014/2625(RSP))

El Parlamento Europeo,

–  Vistas sus anteriores resoluciones sobre Irán, en particular las de 10 de marzo de 2011 sobre la posición de la UE con respecto a Irán(1), de 17 de noviembre de 2011 sobre los recientes casos de violaciones de los derechos humanos en Irán(2), de 2 de febrero de 2012 sobre Irán y su programa nuclear(3), y de 14 de junio de 2012 sobre la situación de las minorías étnicas en Irán(4),

–  Vista la declaración conjunta realizada por la Vicepresidenta de la Comisión / Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Catherine Ashton, y el ministro de Asuntos Exteriores iraní, Mohamed Javad Zarif, el 24 de noviembre de 2013 en Ginebra, así como la declaración de la Vicepresidenta de la Comisión / Alta Representante de 12 de enero de 2014,

–  Vistas las conclusiones del Consejo de 15 de octubre de 2012 y 16 de diciembre 2013, así como la modificación de las medidas restrictivas en vigor contra Irán, con arreglo a lo decidido por el Consejo en su reunión de 20 de enero de 2014,

–  Vistas las conclusiones del Consejo, de 21 de marzo de 2011, en las que anuncia la aplicación de medidas restrictivas contra los responsables de violaciones graves de los derechos humanos en Irán,

–  Vista la declaración de la Vicepresidenta de la Comisión / Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad de 19 de septiembre de 2013 sobre la liberación de Nasrin Sotoudeh y otros presos de conciencia en Irán,

–  Vistos el informe del Relator Especial de las Naciones Unidas sobre la situación de los derechos humanos en la República Islámica de Irán, de 4 de octubre de 2013, su reciente declaración, de 22 de enero de 2014, en la que advierte del marcado aumento de ahorcamientos en Irán, y el informe del Secretario General de las Naciones Unidas, de 10 de septiembre de 2013, sobre la situación de los derechos humanos en la República Islámica de Irán(5),

–  Vista su Resolución, de 11 de diciembre de 2012, sobre una Estrategia de libertad digital en la política exterior de la UE(6),

–  Vista la Declaración sobre los Criterios para Elecciones Libres y Justas, aprobada por unanimidad el 26 de marzo de 1994 por la Unión Interparlamentaria, de la que es miembro el Parlamento iraní,

–  Vista la Resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas, de 18 de diciembre de 2013, sobre la situación de los derechos humanos en la República Islámica de Irán(7), que «expresa profunda preocupación por las graves y repetidas violaciones de los derechos humanos en la República Islámica del Irán», entre las que también se incluye el recurso arbitrario, frecuente y continuo a la pena de muerte,

–  Vista la Resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas, de 18 de diciembre de 2013, sobre un mundo contra la violencia y el extremismo violento(8),

–  Visto el artículo 110, apartado 2, de su Reglamento,

A.  Considerando que el 24 de noviembre de 2013 la Vicepresidenta / Alta Representante, Catherine Ashton, y los ministros de Asuntos Exteriores del Grupo de los Tres más Tres firmaron en Ginebra un acuerdo interino con la República Islámica de Irán (en lo sucesivo Irán) sobre la cuestión nuclear (que se detalla en el Plan de Acción Conjunto); que el 10 de enero de 2014, el Grupo de los Tres más Tres llegó a un acuerdo sobre las modalidades de aplicación del Plan de Acción Conjunto; que el periodo de seis meses para la aplicación del Plan de Acción Conjunto es fundamental y exige una acción simultánea y recíproca de ambas partes;

B.  Considerando que las elecciones presidenciales no se celebraron conforme a las normas democráticas que aprecia la UE; que, no obstante, el Presidente Hasán Ruhaní ha mostrado disposición a que las relaciones entre Irán y Occidente sean más abiertas y constructivas; que, además del acuerdo nuclear, la UE e Irán deben debatir varios temas, entre ellos los derechos humanos y la seguridad regional;

C.  Considerando que los compromisos asumidos en el Plan de Acción Conjunto son solo el primer paso hacia una solución más completa de la cuestión nuclear iraní, y que su objetivo es reducir las tensiones inmediatas y así dar más tiempo y margen para encontrar una solución diplomática global; que las actividades nucleares iraníes contravenían anteriores resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas;

D.  Considerando que la evolución política interna en Irán y el acuerdo interino alcanzado sobre la cuestión nuclear ofrecen una oportunidad única tanto para la realización de posibles reformas dentro de Irán como para la mejora de las relaciones exteriores con la UE;

E.  Considerando que las negociaciones sobre un acuerdo comercial y de cooperación global y sobre un acuerdo de diálogo político entre la UE e Irán comenzaron en 2002; que este proceso se interrumpió en 2005 a causa de las revelaciones sobre las actividades nucleares clandestinas de Irán y el rechazo del país a cooperar plenamente con el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA);

F.  Considerando que la situación de los derechos humanos en Irán se sigue caracterizando por la violación continua y sistemática de los derechos fundamentales;

G.  Considerando que Irán tiene una de las poblaciones más jóvenes del mundo, que incluye más de 7 millones de niños menores de 6 años;

H.  Considerando que Irán sigue negándose a cooperar con varios órganos de las Naciones Unidas en lo tocante a los derechos humanos, por ejemplo al denegar el visado al Relator Especial de las Naciones Unidas sobre la situación de los derechos humanos en la República Islámica de Irán e impedirle cumplir su mandato de manera independiente;

Sobre la cuestión nuclear

1.  Se felicita del acuerdo interino firmado en Ginebra entre el Grupo de los Tres más Tres e Irán sobre el programa nuclear iraní; considera vital que todas las partes sigan participando de forma constructiva en el proceso de negociación, con objeto de que el acuerdo global definitivo pueda celebrarse dentro del plazo acordado;

2.  Destaca que no puede haber ninguna alternativa a una solución pacífica negociada que aborde las preocupaciones de la comunidad internacional en cuanto al carácter exclusivamente pacífico del programa nuclear iraní y las cuestiones sensibles para Irán tanto desde el punto de vista regional como en materia de seguridad;

3.  Se felicita de las decisiones tomadas por el Consejo en su reunión de 20 de enero de 2014 con vistas a la aplicación del Plan de Acción Conjunto, en particular de las medidas relativas a la reducción parcial de las sanciones; destaca la importancia crucial de supervisar de forma fiable la aplicación por parte de Irán de sus compromisos con arreglo al Plan de Acción Conjunto; cree que, una vez que se alcance un acuerdo global que garantice la naturaleza exclusivamente pacífica del programa nuclear iraní, deberían eliminarse de manera progresiva las sanciones contra Irán relacionadas con las actividades nucleares;

Sobre las perspectivas de las relaciones UE-Irán

4.  Destaca que el establecimiento de relaciones más constructivas con Irán depende de los avances del país en cuanto a la plena aplicación de sus compromisos con arreglo al Plan de Acción Conjunto; espera que los avances en cuanto a la aplicación del Plan de Acción Conjunto y a las negociaciones del Acuerdo de Ginebra allanen el camino para el establecimiento de unas relaciones más constructivas entre la UE e Irán, en particular en lo que se refiere a cuestiones de interés regional como pueden ser la guerra civil en Siria y la lucha contra todas las formas de terrorismo y sus causas, además de a ámbitos como el desarrollo económico, los acuerdos comerciales, el Estado de Derecho y la promoción de los derechos humanos;

5.  Pide al Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE) que emprenda todos los preparativos necesarios para la apertura de una delegación de la Unión en Teherán a finales de 2014 a más tardar; cree firmemente que sería un instrumento eficaz para influir en las políticas iraníes, que además brindaría apoyo al diálogo sobre cuestiones como los derechos humanos y de las minorías;

6.  Pide al Consejo que, siempre y cuando se produzcan progresos sustanciales en las negociaciones sobre la cuestión nuclear, entable un debate sobre las medidas específicas que podrían dar lugar a una mejora de las relaciones bilaterales entre la UE e Irán, incluidos un posible futuro marco contractual para estas relaciones y el desarrollo de la cooperación sectorial, centrándose por ejemplo en el ámbito de la lucha contra los estupefacientes (asegurando al mismo tiempo que los sospechosos reciban un juicio imparcial y no sean condenados a pena de muerte), la cooperación medioambiental, la transferencia de tecnología, el desarrollo y la planificación de infraestructuras, la educación y la cultura, la protección y la salud infantiles, y las iniciativas conjuntas para promover y proteger los derechos humanos; está preocupado por el posible brote de enfermedades infecciosas como la poliomielitis y el sarampión, en especial entre los niños, e insta a la UE a facilitar el acceso a los medicamentos pertinentes, que serían difíciles de obtener de otro modo debido a las sanciones;

7.  Observa con especial preocupación el empeoramiento de la situación medioambiental en Irán, en particular en relación con la escasez de agua, la desertificación y la contaminación del aire, e invita a la UE a facilitar la cooperación entre centros de investigación, organizaciones medioambientales y ciudades europeas e iraníes;

8.  Señala la importancia que tiene el comercio con Irán para muchas medianas empresas europeas, y subraya que este comercio debería contribuir positivamente a la aplicación del Plan de Acción Conjunto;

9.  Pide a la Comisión y al SEAE que, mientras tanto, utilicen todos los instrumentos de que dispone la UE para llevar a cabo una acción concertada que permita capacitar y desarrollar la sociedad civil iraní, aumentar los intercambios de estudiantes, artistas y otros visitantes, así como los intercambios culturales y académicos, y promover la participación de los jóvenes y el compromiso cívico; pide, en este sentido, un mayor intercambio y cooperación entre el SEAE y las ramas pertinentes de la Comisión, como la Dirección General de Desarrollo y Cooperación — EuropeAid;

10.  Pide que la UE siga una política más independiente con respecto a Irán, en coordinación al mismo tiempo con los aliados y socios;

Sobre las cuestiones regionales

11.  Considera que Irán debería ejercer su considerable influencia sobre Siria para poner fin a la sangrienta guerra civil, y pide a los dirigentes iraníes que adopten un papel constructivo en las iniciativas internacionales destinadas a encontrar una solución a la crisis siria; opina que Irán debería participar en todos los debates a tal fin, siempre y cuando se muestre comprometido en la búsqueda de una solución diplomática a las crisis en Siria y en la región;

12.  Considera que la intensificación del compromiso entre la UE e Irán sobre la base de una aplicación creíble del Plan de Acción Conjunto y, en el futuro, del acuerdo global definitivo, podría ser beneficiosa para la estabilización de la situación en Oriente Próximo; insta a la UE, en particular, a que facilite el diálogo entre Irán y los miembros del Consejo de Cooperación del Golfo;

13.  Opina que la UE, los EE. UU. e Irán deberían ampliar su cooperación en Afganistán, en particular respecto a la cuestión del tráfico de drogas y los asuntos humanitarios, como la protección de los refugiados, con vistas a proteger los avances en materia de derechos humanos para que se pueda dar al conflicto una solución pacífica y duradera; recuerda que Irán acoge aproximadamente a 3 millones de refugiados afganos, y pide a Irán, a los organismos de las Naciones Unidas y a la comunidad internacional que velen por el respeto de sus derechos básicos;

Sobre los derechos humanos

14.  Se felicita de la liberación de varios presos de conciencia en Irán, entre ellos el abogado especializado en derechos humanos y premio Sájarov Nasrin Sotoudeh, y pide a las autoridades iraníes que liberen a todos los defensores de los derechos humanos, presos políticos, sindicalistas y activistas laborales encarcelados, así como a los detenidos tras las elecciones presidenciales de 2009; toma nota, con interés, de la iniciativa de Hasán Ruhaní de redactar una Carta de los Derechos de los Ciudadanos; expresa, no obstante, su profunda y persistente preocupación por la situación de los derechos humanos en Irán, en particular por las denuncias generalizadas de casos de tortura, juicios injustos, también de abogados y defensores de los derechos humanos, e impunidad de las violaciones de los derechos humanos; manifiesta su alarma por el elevado número de ejecuciones en 2013 y 2014, incluso de menores; observa que la mayoría de las ejecuciones de 2013 se llevaron a cabo durante los últimos cinco meses del año; condena las restricciones a las libertades de información, asociación, expresión, reunión, religión, cátedra, enseñanza y circulación, así como la represión y la discriminación por motivos de religión, credo, etnia, género u orientación sexual que siguen existiendo, por ejemplo contra la comunidad bahaí, los cristianos, los apóstatas y los conversos;

15.  Opina que la Carta de los Derechos de los Ciudadanos debería cumplir plenamente las obligaciones internacionales de Irán, en particular en lo relativo a la no discriminación y el derecho a la vida, reforzando la prohibición de la tortura, velando por la plena libertad de religión y conciencia y garantizando la libertad de expresión, que actualmente está restringida por una disposición vagamente formulada sobre el «delito relacionado con la seguridad nacional»;

16.  Pide, por lo tanto, a la UE que incluya los derechos humanos en todos los ámbitos en sus relaciones con Irán; opina que el futuro marco político de las relaciones bilaterales UE‑Irán debería prever un diálogo integrador de alto nivel con Irán en materia de derechos humanos; pide a la UE que entable con Irán un diálogo en materia de derechos humanos que incluya el poder judicial y las fuerzas seguridad y unos parámetros claramente definidos que permitan evaluar los progresos realizados; pide a la UE que respalde plenamente la labor del Relator Especial de las Naciones Unidas sobre la situación de los derechos humanos en la República Islámica de Irán, y pide a Irán que le conceda un visado de entrada inmediato e incondicional; anima a la Alta Comisionada de las Naciones Unidas Navi Pillay a aceptar la invitación de las autoridades iraníes para visitar el país; pide a Irán que declare una moratoria de la pena de muerte;

17.  Destaca que toda futura delegación del Parlamento Europeo a Irán debería asumir el compromiso de reunirse con miembros de la oposición política y activistas de la sociedad civil, así como de tener acceso a los presos políticos;

18.  Destaca la importancia de crear un entorno favorable para el correcto funcionamiento de las organizaciones de la sociedad civil, incluido un marco jurídico reformado; pide a la UE que haga el mayor uso posible a nivel mundial de las Directrices de la UE sobre derechos humanos, incluidas las Directrices de la UE sobre defensores de los derechos humanos, de la nueva flexibilidad que ofrece la Iniciativa Europea para la Democracia y los Derechos Humanos (IEDDH) 2014‑2020, y del potencial de la Dotación Europea para la Democracia recientemente creada por la UE y los Estados miembros, a fin de prestar apoyo a los defensores de los derechos humanos y a las organizaciones de la sociedad civil iraníes;

19.  Se suma al llamamiento urgente de 772 periodistas iraníes al Presidente de Irán para que cumpla su promesa y permita la reapertura de la Asociación de Periodistas Iraníes;

20.  Insta a la UE a que examine la posibilidad de ofrecer, junto con organizaciones internacionales, asistencia técnica a Irán para ayudar en la reforma del Código Penal que prevé actualmente el Parlamento iraní; expresa, en particular, su preocupación por la imposibilidad de los detenidos de acceder a un abogado durante los interrogatorios, por las graves acusaciones de abusos cometidos antes de la acusación y durante la detención preventiva, y por los juicios a civiles ante tribunales revolucionarios; destaca que la independencia de injerencias políticas y la garantía de un juicio imparcial son condiciones fundamentales para elaborar un código penal moderno y esenciales para abordar las cuestiones de derechos humanos;

21.  Pide a Irán que colabore con los organismos internacionales de derechos humanos y sus propias ONG respondiendo a las recomendaciones de las Naciones Unidas y del examen periódico universal y permitiendo a las organizaciones internacionales de derechos humanos que lleven a cabo sus misiones;

22.  Opina que la cuestión de los derechos de la mujer debería, sin excepción, seguir siendo objeto de especial atención en todo diálogo entre la UE e Irán; considera que, pese a los progresos que ya se han realizado, la situación de la mujer en Irán se sigue viendo ensombrecida por una discriminación inaceptable, en especial en las cuestiones jurídicas y en lo que se refiere al Derecho de familia y a su participación en la vida económica y política;

o
o   o

23.  Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución al Consejo, a la Comisión, al Servicio Europeo de Acción Exterior, a los Gobiernos y Parlamentos de los Estados miembros y al Gobierno y Parlamento de la República Islámica de Irán.

(1) DO C 199 E de 7.7.2012, p. 163.
(2) DO C 153 E de 31.5.2013, p. 157.
(3) DO C 239 E de 20.8.2013, p. 43.
(4) DO C 332 E de 15.11.2013, p. 102.
(5) A/68/377.
(6) Textos Aprobados, P7_TA(2012)0470.
(7) A/RES/68/184.
(8) A/RES/68/127.

Aviso jurídico - Política de privacidad