Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2014/2211(INI)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : A8-0309/2015

Textos presentados :

A8-0309/2015

Debates :

PV 24/11/2015 - 13
CRE 24/11/2015 - 13

Votaciones :

PV 16/12/2015 - 11.11
CRE 16/12/2015 - 11.11
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P8_TA(2015)0460

Textos aprobados
PDF 371kWORD 105k
Miércoles 16 de diciembre de 2015 - Estrasburgo Edición definitiva
Desarrollo de una industria europea sostenible de los metales básicos
P8_TA(2015)0460A8-0309/2015

Resolución del Parlamento Europeo, de 16 de diciembre de 2015, sobre el desarrollo de una industria europea sostenible de los metales básicos (2014/2211(INI))

El Parlamento Europeo,

–  Visto el Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea y, en particular, sus artículos 147, 173, 174, 192 y 345,

–  Visto el Reglamento (CE) n.° 1225/2009 del Consejo, de 30 de noviembre de 2009, relativo a la defensa contra las importaciones que sean objeto de dumping por parte de países no miembros de la Comunidad Europea(1),

–  Visto el Reglamento (CE) n.° 597/2009 del Consejo, de 11 de junio de 2009, sobre la defensa contra las importaciones subvencionadas originarias de países no miembros de la Comunidad Europea(2),

–  Vista la Directiva 2012/27/UE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 25 de octubre de 2012, relativa a la eficiencia energética(3), por la que se modifican las Directivas 2009/125/CE y 2010/30/UE, y por la que se derogan las Directivas 2004/8/CE y 2006/32/CE,

–   Vista la Directiva 2010/75/UE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 24 de noviembre de 2010, sobre las emisiones industriales (prevención y control integrados de la contaminación)(4),

–  Vista la Directiva 2009/28/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 23 de abril de 2009, relativa al fomento del uso de energía procedente de fuentes renovables y por la que se modifican y se derogan las Directivas 2001/77/CE y 2003/30/CE(5),

–  Vista la Directiva 2004/35/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 21 de abril de 2004, sobre responsabilidad medioambiental en relación con la prevención y reparación de daños medioambientales(6), y en particular su artículo 1 y los considerandos correspondientes,

–  Vista la versión consolidada de la Directiva 2003/87/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 13 de octubre de 2003, por la que se establece un régimen para el comercio de derechos de emisión de gases de efecto invernadero en la Comunidad y por la que se modifica la Directiva 96/61/CE del Consejo(7), en su versión consolidada, y sus diferentes Reglamentos de ejecución,

–  Vista la Comunicación de la Comisión, de 25 de febrero de 2015, titulada «Paquete sobre la Unión de la energía» (COM(2015)0080),

–  Vista la Comunicación de la Comisión, de 10 de octubre de 2012, titulada «Una industria europea más fuerte para el crecimiento y la recuperación económica» (COM(2012)0582),

–  Vista la Comunicación de la Comisión, de 28 de mayo de 2014, titulada «Estrategia Europea de la Seguridad Energética» (COM(2014)0330),

–  Vistos la Comunicación de la Comisión, de 11 de junio de 2013, titulada «Plan de Acción para una Industria del Acero Competitiva y Sostenible en Europa» (COM(2013)0407), y los correspondientes registros de situación elaborados por el grupo de alto nivel,

–  Vista la Comunicación de la Comisión, de 8 de marzo de 2011, titulada «Hoja de ruta hacia una economía hipocarbónica competitiva en 2050» (COM(2011)0112),

–  Vista la Comunicación de la Comisión, de 26 de enero de 2011, titulada «Una Europa que utilice eficazmente los recursos - Iniciativa emblemática con arreglo a la Estrategia Europa 2020» (COM(2011)0021),

–  Vista su Resolución, de 15 de enero de 2014, sobre la reindustrialización de Europa para promover la competitividad y la sostenibilidad(8),

–  Vista su Resolución, de 15 de marzo de 2012, sobre una hoja de ruta hacia una economía hipocarbónica competitiva en 2050(9),

–  Vista su Resolución, de 17 de diciembre de 2014, sobre el sector del acero en la UE: protección de los trabajadores y la industria(10),

–  Vistas las Conclusiones del Consejo Europeo de los días 23 y 24 de octubre de 2014 sobre el marco de actuación en materia de clima y energía hasta el año 2030,

–  Visto el informe, de 10 de junio de 2013, encargado por la Comisión al Centro de Estudios Políticos Europeos, titulado «Assessment of cumulative cost impact for the steel industry» («Evaluación del impacto del coste acumulado para la industria siderúrgica»),

–  Visto el informe, de 31 de octubre de 2013, encargado por la Comisión al Centro de Estudios Políticos Europeos, titulado «Assessment of cumulative cost impact for the aluminium industry» («Evaluación del impacto del coste acumulado para el sector del aluminio»),

–  Visto el documento de trabajo de los servicios de la Comisión relativo al aprovechamiento del potencial de empleo del crecimiento ecológico (SWD(2012)0092),

–  Visto el Acuerdo sobre la OMC, también denominado «GATT de 1994», y en particular su artículo XX,

–  Visto el artículo 52 de su Reglamento,

–  Visto el informe de la Comisión de Industria, Investigación y Energía (A8-0309/2015),

A.  Considerando que los metales básicos comprenden:

   aceros comunes y especiales, aceros inoxidables, aceros de alta resistencia y superaleaciones,
   metales no ferrosos cuyo precio de referencia se determina en la Bolsa de Metales de Londres (LME), a saber, aluminio, cobre, estaño, níquel, plomo y zinc,
   metales de aleaciones, como cobalto, molibdeno, magnesio y titanio,
   tierras raras,

resultantes en su totalidad de un proceso de producción primario que combina la minería y la transformación metalúrgica por pirometalurgia o hidrometalurgia, obteniéndose la fuente de producción secundaria mediante un proceso de recuperación y reciclado;

B.  Considerando que el sector europeo del acero reviste una importancia histórica crucial para la integración europea y que representa la base del valor añadido industrial y de las cadenas de valor en Europa; que el sector de los metales básicos desempeña un papel destacado en el desarrollo de la economía en general, tanto desde el punto de vista tecnológico como en lo que se refiere a la superación de la escasez de suministro; que el sector del acero, en el que se han suprimido más de 40 millones de toneladas de capacidades de producción de acero desde 2008 y se han perdido más de 60 000 empleos directos y de 100 000 empleos indirectos, vive la crisis más grave de su historia en tiempos de paz, crisis que lleva a los sectores de la transformación industrial a depender en mayor medida de las importaciones de países terceros y que genera la pérdida de conocimientos industriales, lo que afecta directamente a millones de puestos de trabajo; que se estima que el exceso de capacidades global se sitúa entre 300 y 400 millones de toneladas, principalmente en China;

C.  Considerando que la industria de los metales básicos se enfrenta a una caída significativa de la demanda y a una fuerte competencia a escala mundial procedente, en particular, de terceros países que no cuentan con normas y disposiciones tan estrictas y rígidas como Europa;

D.  Considerando que los precios de la energía en Europa son más elevados que en otras economías como consecuencia, principalmente, de una integración insuficiente del mercado de la energía y del aumento de los impuestos, exacciones y costes de red, que limitan significativamente la competitividad de la industria europea de los metales básicos en el mercado mundial;

E.  Considerando que la industria europea de los metales básicos se enfrenta a una importante fuga de inversiones en dirección de terceros países impulsada, en particular, por unos precios de la energía y un coste del carbono comparativamente altos;

F.  Considerando que el cierre consecutivo de las diferentes plantas europeas de electrolisis que procesan metales como el aluminio, el cobre y el magnesio demuestra que en Europa se registra una fuerte desindustrialización en este sector, que no se debe a una disminución de la demanda europea, sino principalmente al aumento y la mayor volatilidad del precio de la electricidad en varios Estados miembros y las prácticas de dumping de terceros países;

G.  Considerando que la aleación de metales como el acero, el aluminio, el zinc, el titanio y el cobre (incluidas las láminas galvanizadas), que se definen en la presente Resolución como metales básicos, son fundamentales para la fabricación de componentes electrónicos, maquinaria, aparatos y vehículos de motor, así como en la construcción; que la industria de los metales básicos de la UE debe considerarse un activo estratégico para la competitividad europea, en particular para otros sectores industriales y para el desarrollo de las infraestructuras existentes y nuevas;

H.  Considerando que abordar la cuestión de la competitividad y el riesgo de las fugas de carbono debe tener carácter prioritario y que deben evitarse las medidas proteccionistas;

I.  Considerando que desde 2009 el régimen de comercio de derechos de emisión (RCDE) de la UE registra un superávit creciente de las cuotas y de los créditos internacionales frente a las emisiones, lo que ha debilitado significativamente la señal de precios del carbono; que es probable que, en el futuro, el encarecimiento de los permisos de emisión del RCDE europeo provoque una crisis de competitividad; que, a menos que se realice un esfuerzo comparable a nivel internacional o nacional, en concreto mediante la introducción de un mercado del carbono como el de la UE, varios de los sectores y las instalaciones industriales de la UE perderán competitividad internacional, lo que en cierta medida puede dar lugar a fugas de carbono; que todavía sigue existiendo un potencial importante para realizar ahorros de energía en la industria de los metales básicos, que podría aprovecharse eficazmente a través de inversiones privadas y programas de apoyo para la modernización de las plantas;

J.  Considerando que la industria europea de los metales básicos se enfrenta a una carrera contra reloj para recuperar su competitividad a escala mundial y su capacidad para invertir en Europa y, de este modo, hacer frente a los desafíos sociales y ambientales que ha de superar sin dejar de ser la referencia mundial en materia de responsabilidad social y ambiental de sus operaciones; que el exceso de capacidad mundial, así como las subvenciones desleales y el dumping por parte de terceros países han agravado la presión sobre el mercado europeo de metales básicos; que la innovación de la producción tiene un efecto positivo sobre el crecimiento del empleo en todas las fases del ciclo comercial de las industrias; que, por otra parte, varias empresas han aplicado estrategias centradas en el rendimiento financiero a corto plazo en detrimento de la innovación, la inversión en I+D, el empleo y la renovación de competencias; que la participación de los trabajadores en la innovación y el diseño de la estrategia es la mejor garantía de éxito económico; que solo puede existir un comercio justo en el sector de los productos del acero si se respetan los derechos fundamentales de los trabajadores y se cumplen las normas ambientales;

K.  Considerando que, en una economía industrializada y eficiente en el uso de los recursos, el aprovechamiento de los metales secundarios (obtenidos mediante un proceso de recuperación y reciclaje) es algo ineludible y debe desarrollarse en el marco de una economía circular competitiva y sostenible, si bien no será en absoluto suficiente, ni por calidad ni por cantidad, para cubrir plenamente las necesidades de metales básicos de las economías europeas; que el balance comercial de la UE con respecto a los residuos es positivo y que deberían dedicarse más esfuerzos a incentivar el reciclado de residuos en Europa; que la industria de los metales básicos y sus materias primas y proveedores auxiliares deben recibir un trato global e integrado;

L.  Considerando que así sucede especialmente en la transición energética, dado que los metales básicos, como las tierras raras, constituyen el núcleo de las nuevas tecnologías necesarias para su consecución; que Europa sigue dependiendo en gran medida de las importaciones de los metales necesarios para la fabricación de los equipos de producción de energías renovables que ofrecen oportunidades reales para el sector, en concreto para superar posibles dificultades de suministro; que las inversiones en energías renovables y eficiencia energética son un importante motor para la inversión en productos industriales, incluidos el cobre, el aluminio y el acero; que una política europea ambiciosa en materia de energía renovable y ahorro energético podría impulsar la demanda futura de metales básicos en Europa y, en particular, brindar la oportunidad de producir productos de alto valor añadido; que existe una falta de responsabilidad medioambiental de las empresas y que determinadas instalaciones industriales violan flagrantemente la legislación europea y determinadas instalaciones abandonadas representan una amenaza para la salud humana y el medio ambiente; que unas normas medioambientales y unos principios en materia de economía circular deben ser fundamentales para las inversiones en desarrollo e innovación en el sector de la industria de los metales básicos en Europa; que la Hoja de Ruta de la Energía para 2050 de la Comisión considera que la descarbonización del sector energético y la generalización de las fuentes de energía renovables resultan más baratas que seguir con las políticas actuales y que, con el paso del tiempo, el precio de la energía nuclear y de los combustibles fósiles seguirá aumentando, mientras que el coste de las energías renovables descenderá;

M.  Considerando que la opinión de la Comisión de Industria, Investigación y Energía del Parlamento sobre las recomendaciones a la Comisión Europea sobre las negociaciones de la Alianza Transatlántica de Comercio e Inversión (2014/2228(INI)) subrayaba la importancia de un capítulo sobre la energía, y hacía hincapié al mismo tiempo en la desventaja en la que se encuentran las industrias de alto consumo energético de la UE y en la necesidad de mantener su competitividad;

N.  Considerando que solo una ambiciosa política de innovación que despeje el camino al desarrollo de productos innovadores de alta calidad y con una elevada eficiencia energética (como los aceros altamente resistentes pero flexibles) y a nuevos procesos de producción permitirá a la UE hacer frente a una competencia global cada vez más acusada; que la industria manufacturera representa el 65 % del gasto en I+D de las empresas y que, por consiguiente, es esencial reforzar nuestra base industrial para mantener la experiencia y los conocimientos en la UE;

O.  Considerando que la industria de los metales básicos de la UE está dejando de ser competitiva, en parte debido a unas cargas reglamentarias y administrativas importantes;

P.  Considerando que el objetivo del «Paquete sobre la Unión de la energía» es la creación de un mercado de la energía seguro, sostenible, competitivo y abordable con vistas al refuerzo de la competitividad a escala mundial de la economía europea, reduciendo y armonizando los precios de la energía en Europa y entre Estados miembros;

Q.  Considerando que el reconocimiento del estatuto de economías de mercado a economías dirigidas u otras economías que no se basan en el mercado sin hacer referencia a su funcionamiento real socavaría los instrumentos de defensa comercial y tendría repercusiones graves en cuanto a la competitividad y al empleo en las industrias europeas de los metales básicos, al empeorar los efectos de la guerra de precios que lleva a cabo el mayor productor mundial de acero y de su conocido exceso de capacidad;

R.  Considerando que la investigación, el desarrollo y la innovación en este sector son fundamentales para la industria europea; que los cierres de plantas a menudo conllevan a una pérdida irreversible de tecnología y de conocimientos y una pérdida de competencias por parte de los trabajadores industriales;

La importancia de los metales básicos para la industria europea

1.  Destaca la importancia que reviste la industria de los metales básicos para toda una serie de sectores derivados, como el automóvil, la aeronáutica, la producción de energía, la construcción y los embalajes;

2.  Considera que Europa, que ya tiene una fuerte dependencia por lo que se refiere a las materias primas, no puede permitirse que surja una nueva dependencia con respecto a los metales básicos que repercutiría de forma muy negativa en los sectores derivados mencionados;

3.  Señala que, en el sector siderúrgico, la UE tiene déficit de capacidad de producción de aceros planos debido a los cierres masivos de los últimos años y a la reactivación de la demanda;

4.  Destaca que la demanda de metales no ferrosos, como el aluminio y el cobre, experimenta un aumento constante a pesar de la crisis;

La necesidad primordial de combatir el cambio climático y los precios elevados de la energía

5.  Destaca que el rediseño del actual sistema del RCDE es uno de los aspectos prioritarios para garantizar la competitividad de la industria de los metales básicos; toma nota de que la Comisión ha presentado propuestas que desembocarán en la reforma del RCDE para el cuarto período 2021-2030, y pide, en ese contexto, que los colegisladores se aseguren de que la reforma incluya la cuestión de la fuga de carbono y fomente la eficacia, la innovación industrial y la obtención del nivel óptimo de rendimiento que esta reforma debe garantizar y que, al mismo tiempo, se considere la posibilidad de utilizar, además del RCDE, otros instrumentos y estrategias innovadores para la reducción real de las emisiones; pide a la Comisión que, a la hora de revisar el RCDE, recompense a quienes obtienen mejores resultados dentro de la industria de alto consumo energético al producir con emisiones más bajas;

6.  Toma nota del establecimiento de la reserva de estabilidad del mercado en 2019, y está valorando las propuestas de la Comisión sobre la reforma estructural del RCDE para después de 2020, que se someterán a un examen específico e independiente en el Parlamento;

7.  Pide que las industrias de alto consumo de energía continúen desplegando esfuerzos para velar por el mejor reciclaje y el mayor grado de reducción posible de las emisiones de CO2 con el fin de garantizar la competitividad de esta industria en el futuro y el cumplimiento de los objetivos vinculantes de la UE establecidos en materia de reducción; subraya, en este sentido, que la competitividad industrial, la eficiencia en el empleo de los recursos y la reducción de las emisiones son objetivos complementarios entre sí dado que, si la producción europea tiende a ser hipocarbónica, la preservación de sus cuotas en los mercados europeo y mundial será un medio eficaz para contribuir a una reducción global de las emisiones de gases de efecto invernadero de origen industrial; opina que ocurriría lo mismo en el caso de la producción de bienes importados que respeten normas en materia de eficiencia energética y emisiones equivalentes a las de los bienes producidos en la UE; destaca que las empresas de terceros países que forman parte de la cadena de valor también deben actuar en consonancia con los objetivos climáticos y energéticos de la UE y tener en cuenta, en particular, los avances en la eficiencia energética;

Los ajustes en frontera, una medida temporal y flexible de dimensión internacional acorde a la OMC

8.  Insiste en que, desde que se creó el Comité internacional de negociación que preparó el Convenio de Río en 1992, la Unión Europea intenta negociar con los terceros países un acuerdo internacional sobre los objetivos de protección frente al cambio climático, pero hasta el momento sus intentos han sido infructuosos, a pesar del carácter cada vez más urgente de la cuestión puesto de relieve por un consenso científico prácticamente unánime; pide que la UE siga desempeñando un papel de liderazgo y destaca la necesidad crucial de asegurar que en la Conferencia de París se alcance un acuerdo vinculante a escala mundial por el que todas las partes se comprometan a luchar eficazmente contra el peligroso cambio climático; hace hincapié en que estas negociaciones deben conducir a un acuerdo jurídicamente vinculante para todas las partes que incluya objetivos relacionados con el conjunto de la economía y que respete el objetivo acordado de limitar el calentamiento global a menos de 2°C; destaca que un acuerdo internacional global permitirá establecer unas condiciones de competencia equitativas para la industria y reducir el riesgo de fuga de carbono de la UE;

9.  Destaca que las medidas adoptadas a escala internacional en relación con el clima son la mejor receta para evitar la fuga de carbono; destaca que un acuerdo internacional ambicioso sobre la lucha contra el cambio climático que genere igualdad de condiciones para todos los países dispuestos a cooperar a escala multilateral y elaborar un régimen medioambiental coherente a escala mundial en materia de reducción de las emisiones sería la vía más adecuada para abordar las emisiones a escala mundial; hace hincapié en que un acuerdo de este tipo permitiría la creación de una situación de competencia leal para todos los productores de metales básicos y haría innecesaria la consideración de ajustes en frontera, siempre que su aplicación estuviese sujeta a una supervisión efectiva y a posibles ajustes necesarios; señala que un acuerdo internacional de estas características debe incluir necesariamente compromisos creíbles por parte de los países en los que se registran los mayores volúmenes de emisiones; señala asimismo, en este mismo contexto, la necesidad de cumplir las normas sociales y ambientales para garantizar la igualdad de condiciones de competencia;

10.  Señala que, teniendo en cuenta simultáneamente la importación y la exportación, el dispositivo de ajuste de carbono transfronterizo incorpora a la reglamentación europea un modelo de reducción de las emisiones que también engloba una orientación centrada en el consumo realizado dentro del territorio, y que este enfoque ascendente tiene la ventaja de haberse generalizado como solución universal dentro del respeto de la estimación soberana por cada Estado del nivel de ambición de su política del clima, para lo que se requiere una evaluación de impacto detallada de las consecuencias; pide a la Comisión que garantice que los futuros acuerdos de comercio incluyan disposiciones que mejoren claramente las oportunidades de exportación y de acceso al mercado para los productos europeos de metales básicos; reitera que la Comisión debería incluir la prohibición de las prácticas de distorsión en relación con las materias primas (doble indicación de precios, restricciones sobre las exportaciones) en los acuerdos de libre comercio regionales, bilaterales y multilaterales;

11.  Subraya que cualquier medida que afecte al comercio debe respetar los acuerdos de comercio internacional; sostiene que los objetivos de la política del clima en materia de preservación de la vida y la salud de los seres humanos, los animales y las plantas, como la conservación de unos recursos naturales limitados, si se aplican de manera no discriminatoria y no como una restricción encubierta, se corresponden con las excepciones contempladas en el artículo XX del Acuerdo GATT; indica que, habida cuenta de su carácter mundial, el cambio climático debe recibir atención jurídica; estima que ya se considera que una atmósfera hipocarbónica (aire puro), entendida como bien público mundial, es un recurso natural que puede llegar a agotarse, por lo que debería considerarse como un bien público; especifica, por otra parte, que no se pueden aplicar medidas de represalia como consecuencia de las medidas de ajuste de carbono en frontera sin infringir las normas del comercio internacional y sin riesgo de condena; recuerda que no se trata en ningún caso de proteger a la industria europea, sino de situarla en pie de igualdad con sus competidores extranjeros;

12.  Señala que sería deseable plantear una redistribución parcial de los ingresos obtenidos con las subastas en beneficio de iniciativas para la protección del medio ambiente y medidas para combatir el cambio climático, como el Fondo Verde previsto por los acuerdos de Cancún y otros instrumentos internacionales de financiación de la lucha contra el cambio climático;

13.  Observa que las normas acordadas respecto al cálculo del contenido de carbono y las emisiones del ciclo de vida de los productos contribuyen al aumento de la transparencia y pueden facilitar la promoción de una producción y un consumo sostenibles, también en la industria de los metales;

La compensación de las emisiones indirectas

14.  Lamenta que el sistema de compensación de los costes indirectos basado en ayudas estatales haya dado lugar a la aparición de una nueva fuente de competencia desleal en el mercado único de la UE entre los productores con un alto consumo eléctrico, algunos de los cuales disfrutan del apoyo financiero de sus poderes públicos respectivos; insta a que la compensación se armonice y, cuando esté justificado, se aplique a nivel europeo para garantizar la igualdad de condiciones con los competidores mundiales y entre productores europeos y asegurar una protección efectiva ante la fuga de carbono; señala que esto es especialmente cierto para los seis metales no férreos que se comercializan a precios determinados por la oferta y la demanda mundiales, que se fijan principalmente en la Bolsa de Londres; entiende, por tanto, que los productores de metales básicos se ven obligados a aceptar los precios y no pueden trasladar el incremento de los costes a sus clientes; concluye que es indispensable mantener las compensaciones actuales de las emisiones indirectas; hace referencia al acuerdo sobre el establecimiento y funcionamiento de una reserva de estabilidad del mercado, en el que se afirma lo siguiente: «A fin de alcanzar el objetivo de crear unas condiciones equitativas, esa revisión también debe considerar medidas armonizadas para compensar los costes indirectos a escala de la Unión»(11); remite, en este contexto, al Reglamento (CE) nº 1/2003 del Consejo relativo a la aplicación de las normas sobre competencia previstas en los artículos 81 y 82 del Tratado(12), así como a los artículos 107 y 108 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea; pide a la Comisión Europea que revise la repercusión de distintos sistemas de apoyo al sector de la energía sobre los precios al por menor de la energía, que afectan indirectamente a la competitividad de las industrias de alto consumo energético de los Estados miembros;

15.  Considera que el impacto diferenciado del carbono en el precio de la electricidad atribuible a la combinación energética de cada proveedor es un factor de competitividad que responde, entre otros aspectos, a la opción que elija cada Estado soberano; acoge con satisfacción la propuesta de la Comisión sobre la Unión Europea de la Energía; considera que un mercado interior de la energía que funcione correctamente, que brinde energía segura y sostenible y que garantice interconexiones adecuadas entre los Estados miembros contribuirá a reducir los precios de la energía para la industria y los consumidores europeos; considera que el RCDE es una medida armonizada de la UE para reducir las emisiones industriales y que, por lo tanto, deben abordarse sus efectos mediante un sistema armonizado;

Apoyo para invertir en la producción de metales con bajas emisiones de carbono

16.  Solicita encarecidamente que los derechos gratuitos para las instalaciones más eficientes de los sectores de la fuga de carbono se asignen en función de los programas de inversión en nuevos equipos, en I+D (incluida la captura, el almacenamiento (CAC) y el empleo del carbono) y en formación de los trabajadores, procediéndose a ello lo antes posible y, en cualquier caso, a partir de 2018 y durante la cuarta fase que abarca el período 2021-2030, con el fin de respetar normas estrictas en materia de protección climática y medioambiental y derechos laborales; insiste en la necesidad absoluta de invertir en investigación y desarrollo para que Europa siga siendo un polo de excelencia en la producción de metales básicos; recuerda que las industrias que invierten son las que mejor resisten a las crisis; pide que los ingresos procedentes de las subastas en el marco del RCDE se empleen para financiar la acción por el clima en el seno de la UE y en los países en desarrollo, incluidas las inversiones en proyectos de energías renovables y eficiencia energética en los sectores industriales; apoya los planes, inscritos en el marco de actuación en materia de clima y energía hasta el año 2030, relativos al establecimiento de un instrumento (NER 400) para la captura y el almacenamiento de carbono, las energías renovables innovadoras y la innovación hipocarbónica en sectores industriales, según lo previsto en las Conclusiones del Consejo Europeo de 23 de octubre de 2014; propone que los proyectos piloto y de demostración sobre captura y almacenamiento de carbono formen parte de programas de financiación de las tecnologías hipocarbónicas promovidos por la Comisión a semejanza de NER 300 y del futuro NER 400, con una asunción de riesgo compartida entre el proveedor de financiación y el operador; recuerda la importancia de la inversión pública y, en el contexto europeo, de los fondos de Horizonte 2020, en la mejora de la eficiencia ambiental y energética de la industria de los metales básicos, incluido el logro del objetivo en materia de reducción de las emisiones de carbono en consonancia con los objetivos de la Estrategia Europa 2020; considera que la formación de los trabajadores en lo tocante a tecnologías y prácticas hipocarbónicas en la industria es una inversión estratégica que debería integrarse plenamente en los programas de financiación de la transición hacia una economía hipocarbónica que promueve la Comisión;

Contabilidad financiera y transparencia

17.  Propone que se dé publicidad a los derechos de emisiones de CO2 cuando se hagan públicas las cuentas anuales de las empresas, y que la Unión Europea favorezca la reanudación de los trabajos sobre una norma contable internacional al respecto;

18.  Subraya la importancia de la transparencia en el uso de los ingresos de las asignaciones por parte de los Estados miembros; remite, en este sentido, a la obligación de los Estados miembros de informar a la Comisión respecto al uso de los ingresos del RCDE; destaca que una mayor transparencia ayudaría a los ciudadanos a ver cómo usan las autoridades nacionales los ingresos del RCDE;

19.  Hace hincapié en que las instalaciones y las empresas deben respetar todos los requisitos jurídicos de responsabilidad social y notificación a fin de garantizar una aplicación homogénea y eficaz de la normativa medioambiental y velar por que las autoridades competentes y las partes interesadas, incluidos los representantes de los trabajadores y los de la sociedad civil y las comunidades locales, tengan acceso a toda la información pertinente; subraya el derecho de acceso a la información en materia de medio ambiente, previsto en el Convenio de Aarhus y aplicado en el Derecho de la UE y nacional, incluida la Directiva 2003/87/CE; propone que toda instalación clasificada como sometida al RCDE facilite cada año información completa que incluya la lucha contra el cambio climático y el respeto de las Directivas europeas en materia de medio ambiente, seguridad y salud en el trabajo, a la que deben poder acceder los representantes de los trabajadores y los representantes de la sociedad civil pertenecientes a las poblaciones cercanas a la instalación de que se trate;

La cuestión de los contratos de suministro de electricidad

20.  Hace hincapié en la importancia que tiene para la competitividad del sector europeo de los metales básicos la posibilidad de celebrar contratos a largo plazo en determinadas condiciones que deberá aclarar la Comisión, que deben ser compatibles con un rendimiento del capital por un período que no puede ser inferior a quince años en el caso de las industrias con una alta proporción de capital; recuerda la necesidad de que los industriales vean garantizadas sus inversiones mediante precios predecibles y un marco jurídico claro; subraya que debería darse preferencia a la estabilidad de los contratos a largo plazo de suministro de energía y no a las subastas anuales de electricidad; expresa su preocupación por la reglamentación del mercado que, en algunos Estados miembros, permite la existencia de una brecha estructural entre los precios de la electricidad y los costes de generación; pide a la Comisión que combata los beneficios inesperados de los oligopolios privados en el mercado de la energía;

21.  Expresa su preocupación por la reglamentación del mercado que permite la existencia de una brecha estructural entre los precios de la electricidad y los costes de generación;

Transferencia de competencias

22.  Pide que se organice la transferencia de competencias entre generaciones de trabajadores en todas las plantas que tienen pirámides de edad inapropiadas para todos los puestos de producción de alta cualificación; aboga por que se promuevan las competencias de los jóvenes trabajadores en la empresa mediante una política estructural de aprendizaje que garantice el desarrollo de las competencias colectivas de los trabajadores; hace hincapié en la importancia de las competencias y las cualificaciones de los trabajadores del sector de los metales básicos; pide unas políticas activas en materia de empleo e industria, que garanticen el desarrollo de los conocimientos y su reconocimiento como un activo importante de la industria europea de los metales básicos; pide que se tenga en cuenta el mantenimiento de los conocimientos industriales y de una mano de obra cualificada a la hora de evaluar la viabilidad de la producción en cualquier planta;

Suministro de materias primas

23.  Pide que se lleve a cabo una acción diplomática europea en relación con las materias primas metalúrgicas basada en asociaciones estratégicas para poner en común el valor añadido entre los países europeos y los países productores de materias primas con objeto de favorecer el desarrollo de puestos de trabajo cualificados en toda la cadena de valor; pide a la Comisión que cree un instrumento de análisis exhaustivo del mercado del acero que ofrezca información precisa sobre el equilibrio entre la oferta y la demanda de acero en Europa y en el mundo, distinguiendo entre los componentes estructurales y cíclicos de la evolución de estos mercados; considera que el seguimiento de los mercados primario y secundario de los metales básicos puede ofrecer una valiosa contribución para la adopción de medidas correctivas y proactivas, que son inevitables debido a la naturaleza cíclica de estas industrias siderúrgicas; acoge con satisfacción el informe de la Red europea de competencias sobre las tierras raras (ERECON)(13); pide a la Comisión que prosiga su actuación en el marco de ERECON para desarrollar una cadena de suministro diversificada y sostenible por lo que respecta a las tierras raras en Europa y, en especial, que aplique las recomendaciones políticas y ofrezca apoyo para las soluciones de sustitución y un mayor reciclaje;

La defensa comercial europea en los metales básicos: más vale prevenir que curar de forma tardía

24.  Exhorta al Consejo a que concluya la revisión de los dos Reglamentos sobre instrumentos de defensa comercial a fin de racionalizar, reforzar y agilizar estos instrumentos, evitando que se vean debilitados; propone que se prevea una fase de investigación preliminar de una duración máxima de un mes para realizar un primer examen de las denuncias antidumping y antisubvenciones, pudiéndose elaborar, sobre la base de los primeros elementos, medidas preventivas de corrección que irían seguidas de una investigación exhaustiva; lamenta que la propuesta legislativa sobre la modernización de los instrumentos de defensa comercial se encuentre estancada en el Consejo, a pesar de que el Parlamento ha expresado su firme apoyo a medidas más estrictas frente a las importaciones desleales procedentes de terceros países; pide al Consejo que impulse rápidamente la modernización de los instrumentos de defensa comercial, que permitan finalmente dar una respuesta adecuada a las prácticas desleales y proteger el mercado europeo contra las prácticas de dumping, garantizando así condiciones de competencia equitativas y el aprovechamiento pleno de las oportunidades que ofrece la transición energética;

25.  Se impone el objetivo de lograr rápidos progresos en lo que respecta al reciclaje de las tierras raras y los metales críticos consumidos en la Unión;

26.  Subraya que los aceros inoxidables y el aluminio, al igual que todos los metales básicos, son objeto de una competencia a escala mundial; considera que urge que la Comisión, en sus análisis y comparaciones, tome como mercado geográfico de referencia el mercado mundial al definir los mercados geográficos pertinentes y no limite sus análisis al mercado interior exclusivamente; pide que las decisiones adoptadas por la DG de Competencia de la Comisión vayan precedidas de una evaluación de impacto sobre las capacidades de producción en la que se tengan en cuenta, entre otros, los equipos y los puestos de trabajo, y que las conclusiones de dicha evaluación se integren en la publicidad final que se haga a las partes interesadas; pide una revisión de la política de competencia y de las normas en materia de ayudas estatales a fin de facilitar la intervención pública, con el objetivo de mantener la cohesión social y regional, mejorar las normas medioambientales y solucionar los problemas relacionados con la salud pública; pide que se tenga en cuenta con antelación el impacto de toda decisión de la DG de Competencia sobre el empleo y que pueda dar lugar a una justificación objetiva o, en su caso, a una indemnización de los empleados afectados por las medidas destinadas a corregir los abusos de posiciones dominantes; pide una mayor implicación de los interlocutores sociales y, en especial, de las organizaciones de trabajadores y los sindicatos a escala nacional y europea para evitar las prácticas de dumping social en el sector y garantizar la creación de empleo de calidad;

27.  Es favorable a la creación de comités locales de información y concertación para la prevención de riesgos industriales que estén compuestos por todas las partes interesadas con competencias en materia de control y alerta; destaca la reconocida pericia de los representantes de los trabajadores en lo que respecta a las opciones estratégicas y la toma de decisiones de la empresa;

La función de los metales básicos en la economía circular

28.  Destaca, en este contexto, el impacto positivo de los metales secundarios, que contribuyen a reducir de modo significativo el aporte de energía y de materias primas; pide por lo tanto a la Comisión que facilite el desarrollo y el funcionamiento de los mercados de metales secundarios; fomenta la implantación de una economía circular en cada planta de producción de metales básicos con objeto de vincular el aprovechamiento de los subproductos y de los metales reciclados a fin de mejorar su competitividad; exige la implantación obligatoria de una economía circular en cada planta de producción de metales básicos con objeto de vincular el aprovechamiento de los subproductos y de los metales reciclados a fin de mejorar su competitividad; se impone el objetivo de lograr rápidos progresos en lo que respecta al reciclaje de las tierras raras y los metales críticos consumidos en la Unión; pide que se desarrollen vínculos sólidos entre el sector del reciclaje de los metales básicos y otras industrias para reforzar el tamaño y la resistencia de la base industrial, en particular en las regiones afectadas por la desindustrialización; destaca, en este contexto, el gran potencial de la sustitución de productos y materiales y el aumento de la utilización de chatarra en la producción de acero y aluminio, entre otros; destaca que la mayoría de los metales básicos puede reciclarse muchas veces con una fracción de la energía utilizada para la producción primaria; expresa su preocupación por el importante volumen de energía que pierde Europa como consecuencia de la exportación legal e ilegal de aluminio y cobre a países como China y la India, Estados que prohíben la exportación de aluminio; considera que unas rigurosas normas medioambientales y unos principios en materia de economía circular deben ser fundamentales para las inversiones en desarrollo e innovación en el sector de la industria de los metales básicos en Europa; pide a la Comisión que desarrolle medidas de incentivación económica para el reciclaje de metales, incluidas las materias primas fundamentales que en la actualidad no son rentables, como las tierras raras, que investigue cómo se puede apoyar a los mercados de materiales reciclados, por ejemplo, mediante certificados ecológicos expedidos en función de los materiales reciclados, requisitos en materia de diseño ecológico e incentivos fiscales, y que vele por que la política de cohesión y los presupuestos del Fondo Europeo para Inversiones Estratégicas (FEIE) también se utilicen para promover la eficiencia en el uso de los recursos y el reciclaje; considera que la legislación en materia de residuos debe mejorarse para sustentar el funcionamiento del mercado de la chatarra de la UE mediante, por ejemplo, una revisión de la Directiva relativa a los vehículos al final de su vida útil y otras normas en materia de residuos; propone la adopción de medidas para establecer objetivos de recogida, reforzar la responsabilidad de los productores y ampliar el ámbito de aplicación de la legislación sobre el final de la vida útil, por ejemplo en relación con los camiones, autobuses y motocicletas; subraya la necesidad de profesionales cualificados y competentes para gestionar la transición hacia unos procesos de producción y unos productos más sostenibles, y pide que se desarrolle una estrategia europea de formación y educación para apoyar a las empresas, los institutos de investigación y los interlocutores sociales en sus esfuerzos por estudiar conjuntamente las necesidades en materia de competencias para lograr la sostenibilidad medioambiental;

o
o   o

29.  Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución al Consejo y a la Comisión.

(1) DO L 343 de 22.12.2009, p. 51.
(2) DO L 188 de 18.7.2009, p. 93.
(3) DO L 315 de 14.11.2012, p. 1.
(4) DO L 334 de 17.12.2010, p. 17.
(5) DO L 140 de 5.6.2009, p. 16.
(6) DO L 143 de 30.4.2004, p. 56.
(7) DO L 275 de 25.10.2003, p. 32.
(8) Textos Aprobados, P7_TA(2014)0032.
(9) DO C 251 E de 31.8.2013, p. 75.
(10) Textos Aprobados, P8_TA(2014)0104.
(11) Véase el considerando 9 de la Decisión (UE) 2015/1814 (DO L 264 de 9.10.2015, p. 1).
(12) DO L 1 de 4.1.2003, p. 1.
(13) http://ec.europa.eu/growth/sectors/raw-materials/specific-interest/erecon/index_en.htm

Aviso jurídico - Política de privacidad