Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2015/2273(INI)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : A8-0249/2016

Textos presentados :

A8-0249/2016

Debates :

Votaciones :

PV 14/09/2016 - 9.7
CRE 14/09/2016 - 9.7
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P8_TA(2016)0345

Textos aprobados
PDF 211kWORD 56k
Miércoles 14 de septiembre de 2016 - Estrasburgo
Relaciones de la UE con Túnez en el actual contexto regional
P8_TA(2016)0345A8-0249/2016

Resolución del Parlamento Europeo, de 14 de septiembre de 2016, sobre las relaciones de la UE con Túnez en el actual contexto regional (2015/2273(INI))

El Parlamento Europeo,

–  Visto el artículo 8 del Tratado de la Unión Europea,

–  Visto el informe final de la Misión de observación electoral de la Unión sobre las elecciones legislativas y presidenciales celebradas en Túnez en 2014,

–  Vistos el informe del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, titulado «Prisons in Tunisia, International Standards versus Reality» (Prisiones en Túnez, normas internacionales frente a la realidad), de marzo de 2014, y las declaraciones de funcionarios del Ministerio de Justicia de Túnez,

–  Visto el marco único de apoyo para la ayuda de la Unión Europea a Túnez durante el período 2014-2015, prorrogado mediante la modificación de la Decisión de la Comisión C(2014)5160 hasta finales de 2016,

–  Vista su Resolución, de 9 de julio de 2015, sobre la revisión de la política europea de vecindad(1),

–  Vista la Comunicación conjunta al Parlamento Europeo, al Consejo, al Comité Económico y Social Europeo y al Comité de las Regiones, de 18 de noviembre de 2015, titulada «Revisión de la Política Europea de Vecindad» (JOIN(2015)0050),

–  Vista la firma de Túnez, el 1 de diciembre de 2015, de un acuerdo de asociación al programa Horizonte 2020 en los ámbitos de la investigación y la innovación,

–  Vista su Resolución, de 25 de febrero de 2016, sobre la apertura de las negociaciones sobre un Acuerdo de Libre Comercio UE-Túnez(2),

–  Vista su posición, de 10 de marzo de 2016, sobre la propuesta de Reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo para la introducción de medidas comerciales autónomas de emergencia para la República de Túnez(3),

–  Vista la entrada en vigor el 19 de abril de 2016 del Reglamento (UE) 2016/580 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 13 de abril de 2016, sobre la introducción de medidas comerciales autónomas de emergencia para la República de Túnez(4),

–  Vistas las recomendaciones del Consejo de Asociación UE-Túnez, de 17 de marzo de 2015, relativas a la aplicación del Plan de Acción UE-Túnez (2013-2017), y la declaración conjunta del Consejo de Asociación UE-Túnez, de 18 de abril de 2016,

–  Visto el Plan de Desarrollo Estratégico de Túnez 2016-2020,

–  Visto el artículo 52 de su Reglamento,

–  Visto el informe de la Comisión de Asuntos Exteriores (A8-0249/2016),

A.  Considerando que Túnez es uno de los países prioritarios en el marco de la política europea de vecindad de la Unión;

B.  Considerando que el proceso pacífico de transición a la democracia en Túnez representa un ejemplo de éxito en el mundo árabe y que su consolidación es vital para la estabilidad de toda la región y, como consecuencia directa, para la seguridad de Europa;

C.  Considerando que el Cuarteto para el Diálogo Nacional en Túnez fue galardonado con el Premio Nobel de la Paz en 2015 por su decisiva contribución a la construcción de una democracia pluralista en Túnez;

D.  Considerando que Túnez se enfrenta en la actualidad a una difícil situación socioeconómica, pero también a desafíos en materia de seguridad, derivados en su mayor parte de la situación en Libia; que el turismo, que representa un elemento clave de la economía tunecina, se ha visto gravemente afectado por estas circunstancias y por los atentados terroristas perpetrados en el país;

E.  Considerando que la economía tunecina depende en gran medida de las inversiones extranjeras, del turismo y de la exportación de productos a la Unión, y que una economía solo puede florecer cuando se desarrolla plenamente la democracia;

F.  Considerando que la falta de empleo y oportunidades constituyó uno de los principales motivos de las masivas manifestaciones populares de 2011 y que el pueblo aún sigue sufriendo muchos de esos problemas en su día a día debido a la elevada tasa de desempleo juvenil;

G.  Considerando la necesidad de desarrollar una asociación real, en la que se tengan en cuenta los intereses de las poblaciones de las dos orillas del Mediterráneo, con vistas, en particular, a reducir las desigualdades sociales y regionales en Túnez;

H.  Considerando que, con el final del régimen de Ben Ali y la consolidación del proceso democrático, la Unión podría mejorar su diálogo político con Túnez, tomando en mayor consideración los intereses y las prioridades de este importante socio como modo de alcanzar el objetivo de la estabilidad;

I.  Considerando que la Unión y sus Estados miembros deben seguir comprometidos a colaborar con el pueblo de Túnez y su Gobierno, al objeto de promover intereses comunes, también en los ámbitos del comercio, la inversión, el turismo, la cultura y la seguridad;

J.  Considerando que se ha establecido un diálogo tripartito, en el contexto de la organización de los subcomités, entre las autoridades, los agentes de la sociedad civil y los representantes de la Unión en Túnez;

K.  Considerando que la libertad de prensa y la libertad de publicación son componentes esenciales de una sociedad abierta, libre y democrática;

L.  Considerando que Túnez desempeñó un importante papel a la hora de facilitar la celebración de un acuerdo entre las partes en conflicto en Libia;

M.  Considerando que la inestabilidad en Libia y sus efectos indirectos representan una grave amenaza a la estabilidad de Túnez y del conjunto de la región; que Túnez alberga actualmente a un número significativo de desplazados libios que huyen de la inestabilidad y la violencia que se vive en su país, lo que ejerce una fuerte presión sobre la situación interna y las infraestructuras;

N.  Considerando que Túnez ha sufrido varios atentados terroristas en los últimos años; que dicho país es un socio esencial de la Unión en la lucha contra el terrorismo;

O.  Considerando que un preocupante gran número de jóvenes tunecinos son captados por Estado Islámico o Dáesh y que la falta de perspectivas y el estancamiento económico contribuyen a que los jóvenes puedan sentirse cada vez más atraídos por las falsas promesas de los grupos extremistas;

1.  Renueva su compromiso con el pueblo de Túnez y con su proceso de transición política iniciado en 2011; subraya los retos y las amenazas a los que se enfrenta el país a la hora de consolidar el proceso democrático, aplicar las reformas necesarias en aras de su prosperidad social y económica y garantizar su seguridad; insta a la Unión y a los Estados miembros a que movilicen y coordinen mejor un importante volumen de recursos técnicos y financieros a fin de prestar a Túnez un apoyo específico; hace hincapié en que sin medidas que refuercen la capacidad de absorción de Túnez, su estabilidad, la democracia, el buen gobierno, la lucha contra la corrupción, el desarrollo económico y el empleo de la región se pondrá en riesgo cualquier perspectiva de reforma; pide, por consiguiente, el establecimiento de una auténtica asociación de alcance amplio y profundo entre la Unión y Túnez;

2.  Pide a todos los participantes en la Asociación de Deauville que cumplan sus promesas; considera que la situación en Túnez justifica la aplicación de un verdadero «Plan Marshall» con fondos adecuados para apoyar la consolidación de la transición democrática y favorecer la inversión y el desarrollo en todos los sectores de la vida económica y social de manera global, en particular la creación de empleo y el mantenimiento de unos servicios públicos de calidad y accesibles a todos; pide asimismo que se consoliden los esfuerzos de apoyo a la sociedad civil; expresa su preocupación por las actuales dificultades socioeconómicas y presupuestarias, inherentes a la inestabilidad del periodo de transición, y por la necesidad urgente de que Túnez ejecute reformas adecuadas encaminadas a impulsar el empleo y un crecimiento sostenible e integrador; considera esencial, por lo tanto, que las autoridades presupuestarias acuerden reforzar decididamente los recursos del Instrumento Europeo de Vecindad (IEV) asignados a Túnez;

3.  Afirma que, a pesar de la difícil situación económica y social de Túnez, su transición democrática histórica exige una asociación UE-Túnez mucho más ambiciosa que vaya más allá de las medidas convencionales;

4.  Elogia la buena cooperación que existe entre Túnez y sus vecinos, como demuestra la firma de un acuerdo comercial preferencial y la creación de comités transfronterizos locales con Argelia destinados a promover el desarrollo local, la interconexión de las economías de Túnez y Libia, así como la solidaridad del pueblo tunecino con los ciudadanos libios desplazados; celebra, en este contexto, los avances del proceso de reconciliación en Libia;

5.  Pone de relieve la importancia del respeto de los derechos humanos en la aplicación de la política europea de vecindad revisada; insta a desarrollar mecanismos de seguimiento del respeto de las libertades fundamentales, la igualdad de género y otras cuestiones relacionadas con los derechos humanos, con plena participación de la sociedad civil;

6.  Subraya que el relanzamiento del proceso político de integración en el marco de la Unión del Magreb Árabe podría constituir una oportunidad adecuada para garantizar la seguridad y reforzar la cooperación en el conjunto de la región;

I - Reformas políticas e instituciones

7.  Expresa su apoyo al proceso de democratización y señala la exigencia de reformas económicas y sociales en Túnez; destaca la necesidad de apoyar a la Asamblea de Representantes del Pueblo (ARP), habida cuenta del reto que supone fortalecer la estabilidad en un contexto regional volátil y profundizar al mismo tiempo la democracia; manifiesta su preocupación por la falta de medios de la ARP, lo que obstaculiza su función legislativa y ralentiza la elaboración de la nueva legislación, que se requiere con urgencia; apoya los esfuerzos de la ARP para aumentar su capacidad, incluida la contratación de personal; apoya una revisión de las necesidades de la ARP; pide que los servicios del Parlamento incrementen las actividades de apoyo al desarrollo de capacidades que se ofrecen a la ARP; recomienda que el Parlamento organice una reunión al más alto nivel político, por ejemplo una «semana tunecina» que se celebre en sus instalaciones, con el fin de promover la cooperación parlamentaria;

8.  Acoge con satisfacción la creación de la Comisión Parlamentaria Mixta UE-Túnez, que desempeñará un papel clave al permitir que diputados al Parlamento Europeo y tunecino se reúnan periódicamente y entablen un diálogo político estructurado sobre la democracia, los derechos humanos, el Estado de Derecho y cualquier asunto de interés mutuo; destaca que, en el marco de la apertura de negociaciones comerciales, la Comisión Parlamentaria Mixta debe desempeñar una función importante en el seguimiento efectivo de las negociaciones en curso; pide la adopción de iniciativas específicas de apoyo a la ARP junto con otras comisiones parlamentarias, como la Comisión de Libertades Civiles, Justicia y Asuntos de Interior (apoyo en lo que se refiere a justicia y asuntos de interior, ley de migración y medidas relativas a la cooperación policial y judicial en materia penal, incluido el terrorismo);

9.  Acoge con satisfacción el diálogo tripartito en Túnez; pide su continuación y ampliación a todos los aspectos de las relaciones bilaterales entre la Unión y Túnez y, en particular, que se asegure la participación de la sociedad civil en la ejecución de la política europea de vecindad revisada y en el proceso de negociación de las prioridades UE-Túnez;

10.  Observa que la reforma de la administración pública es una de las reformas más difíciles que debe aplicar Túnez; celebra que el Gobierno tunecino tome en consideración nuevos métodos para acelerar las políticas prioritarias; cree que el hermanamiento entre las administraciones europea y tunecina supone una aportación positiva a la reforma de la administración pública; respalda el uso de soluciones informáticas para establecer y desarrollar un estado electrónico y una administración electrónica;

11.  Se felicita del cumplimiento por parte de Túnez de las normas internacionales sobre libertad de asociación, lo que ha conferido a este país un papel prominente en el refuerzo de una sociedad civil independiente en el mundo árabe; pide que se refuerce el apoyo técnico y al desarrollo de capacidades destinado a las organizaciones de la sociedad civil, los partidos políticos y los sindicatos, que han de desempeñar un papel crucial en Túnez y han demostrado que revisten una importancia fundamental en la transición democrática y el desarrollo general, la responsabilidad de los gobiernos y el control del respeto de los derechos humanos, incluida la protección de las mujeres y los niños, de la igualdad de género y de todas las víctimas de persecución y discriminación; acoge con satisfacción los programa específicos financiados por la Unión en este contexto, como el proyecto de apoyo a la sociedad civil (PASC), y el acuerdo firmado entre el Comité Económico y Social Europeo y el Cuarteto para el Diálogo Nacional en Túnez para reforzar los vínculos entre las sociedades civiles europea y tunecina; anima a que la sociedad civil y las autoridades públicas entablen un diálogo y una cooperación en lo que se refiere a la identificación de las prioridades de desarrollo local, incluida la inversión local; pide que se promueva la educación cívica y la participación democrática;

12.  Subraya la importancia de desarrollar una cultura de ciudadanía y pide que se cree un entorno propicio con las estructuras necesarias para incluir a las organizaciones de la sociedad civil en el proceso de toma de decisiones;

13.  Considera necesario que la Comisión y el SEAE presten el apoyo necesario para la celebración de las elecciones locales (previstas en octubre de 2016) y que se envíe una misión de observación de la Unión y del Parlamento Europeo si así lo solicita el Gobierno tunecino, como en el caso de las elecciones legislativas y presidenciales de 2014; pide, a este respecto, un mayor apoyo a los municipios en el marco de la Asamblea Regional y Local Euromediterránea (ARLEM), así como la promoción del desarrollo de proyectos de hermanamiento en colaboración con los Estados miembros;

14.  Solicita que se respalden unas políticas equilibradas en materia de género, también mediante la reforma del código de estatuto personal al objeto de suprimir leyes discriminatorias contra las mujeres, como las relativas a los derechos de sucesión y los derechos matrimoniales, y una mayor participación de las mujeres en la vida pública y el sector privado, como se recoge en el artículo 46 de la Constitución tunecina; anima asimismo a desarrollar programas de tutoría para nuevas mujeres líderes que potencialmente favorezcan su acceso a puestos de toma de decisiones; recomienda el levantamiento de la declaración general de Túnez sobre la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer;

15.  Insta a que los jóvenes se incorporen a la vida política, en particular en lo que se refiere al fomento de su participación en las elecciones locales; se felicita en este sentido por los proyectos de sensibilización y educación cívica de la juventud financiados por la Unión; celebra las disposiciones legislativas relativas a la representación de los jóvenes en las elecciones locales y regionales; considera que las elecciones municipales de 2016 constituyen una oportunidad para animar a la juventud a volver a implicarse de manera activa en el proceso de transformación política;

16.  Acoge favorablemente la legislación en materia de justicia transicional; recuerda las grandes esperanzas depositadas por el pueblo tunecino en el proceso de transición; lamenta la intensa polarización en el seno de la Comisión de la Verdad y la Dignidad; observa que la reconciliación nacional y el crecimiento no deben ser prioridades contradictorias;

17.  Pide a la Comisión y al SEAE que prosigan su respaldo a Túnez en la reforma del sector judicial y el Estado de Derecho en lo que se refiere a los valores de la Constitución tunecina, también a través del apoyo técnico y financiero para la creación, actualmente en curso, del Consejo Judicial Supremo y del Tribunal Constitucional; celebra el programa de la UE de apoyo a la reforma de la justicia (PARJI), adoptado en 2011, así como el programa PARJ2, adoptado en 2014 y financiado únicamente con 15 millones EUR;

18.  Pide al Gobierno que adopte con rapidez medidas que impidan el uso de la tortura; alienta a Túnez a abolir la pena de muerte; expresa su preocupación por los repetidos casos de torturas perpetradas por las autoridades tunecinas a menores sospechosos de querer adherirse a organizaciones terroristas;

19.  Solicita a Túnez que reforme con carácter de urgencia su Ley del estado de excepción de 1978, que en la actualidad se aplica al margen de las disposiciones constitucionales básicas;

20.  Manifiesta su preocupación por el hacinamiento, la falta de alimentos y las condiciones sanitarias en los centros penitenciarios tunecinos y por sus efectos en los derechos básicos de los reclusos; acoge con satisfacción el proyecto tunecino y europeo para la reforma de las instituciones penitenciarias tunecinas, que tiene como objetivo reforzar el sistema de sanciones alternativas en lugar de la aplicación de penas de prisión para los delitos menos graves;

21.  Pide que se lleve a cabo una reforma del Código Penal y, en particular, que se derogue el artículo 230 que penaliza la homosexualidad con penas de tres años de prisión y es contrario a los principios constitucionales de no discriminación y protección de la intimidad; acoge con satisfacción la nueva ley que reemplaza y modifica la Ley 1992-52 sobre narcóticos, que prioriza la prevención frente a la disuasión y establece sanciones alternativas que promueven la rehabilitación y la reintegración de los consumidores de drogas, como un paso adecuado hacia una armonización de la legislación tunecina con las normas internacionales;

22.  Pide un proceso de descentralización más intenso y el empoderamiento de las regiones mediante la ampliación de la autonomía local; apoya las asociaciones con los Estados miembros de la Unión que fomenten unos enfoques descentralizados (por ejemplo, la formación y creación de capacidades en ese ámbito) y los proyectos de cooperación descentralizada liderados por las autoridades de los Estados miembros que contribuyan al desarrollo de la gobernanza regional y municipal tunecina, así como las asociaciones y el intercambio de buenas prácticas con las ciudades y comunidades locales de la Unión; pide un mayor apoyo de la Unión a la sociedad civil en las regiones, partiendo de las iniciativas satisfactorias existentes;

23.  Muestra su preocupación por los limitados avances en la revisión del procedimiento penal y del Código Penal destinados a que respeten la libertad de expresión; expresa su inquietud por que varios ciudadanos, entre ellos periodistas y blogueros, hayan sido enjuiciados y encarcelados como consecuencia de acusaciones de difamación, insultos a funcionarios del Estado en canciones de rap o daños a la moral pública por expresar sus opiniones; acoge con satisfacción que Túnez se haya unido a la Coalición Libertad en Línea y pide que participe en ella de forma más activa;

24.  Reafirma que la libertad de la prensa y los medios de comunicación, la libertad de expresión en línea, también para los blogueros, y fuera de línea, y la libertad de reunión son elementos fundamentales y pilares indispensables de una democracia y de una sociedad abierta y plural; alienta el establecimiento de normas sobre las mejores prácticas en el sector de los medios de comunicación que recojan fielmente el periodismo de investigación y el pluralismo; reconoce los efectos multiplicadores de un acceso sin censura a internet y de los medios digitales y sociales; se felicita del panorama pujante y abierto de medios de comunicación en línea que existe en Túnez, pero pide a las autoridades tunecinas que inviertan más en infraestructuras tecnológicas básicas y que promuevan la conectividad y la alfabetización digitales, sobre todo en las zonas más pobres del país; celebra la adopción en marzo de 2016 de la nueva ley de información para salvaguardar de un modo eficaz el derecho a la libertad de información en Túnez, incluidos los derechos de los denunciantes; celebra que la Alta Autoridad para la Comunicación Audiovisual (HAICA) y su organismo sucesor, la Autoridad para la Comunicación Audiovisual (ACA), aprovechen el respaldo de la Unión en el contexto del actual programa de 10 millones EUR de apoyo a la reforma de los medios de comunicación;

25.  Pide a la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa que conceda a Túnez el estatuto de socio para la democracia, como paso significativo hacia la consolidación de la democracia parlamentaria y del Estado de Derecho en Túnez;

II - Desarrollo económico y social

26.  Se felicita de la propuesta de la Comisión relativa a una asistencia macrofinanciera por valor de 500 millones de euros, y su adopción por parte del Consejo y el Parlamento;

27.  Toma nota del inicio de las negociaciones sobre un ambicioso acuerdo de libre comercio (ZLCAP) entre la Unión y Túnez; recuerda la necesidad de que la Unión lleve a cabo estas negociaciones a la par que presta asistencia técnica y financiera específica; subraya que este acuerdo, al tiempo que intenta mejorar las oportunidades de acceso al mercado y el clima inversor, comprende más que una mera dimensión comercial y debe contribuir a la extensión a Túnez de las normas europeas en materia de medio ambiente, protección de los consumidores y derechos de los trabajadores, al fomento de su estabilidad, la consolidación de su sistema democrático y a la reactivación de su economía; pide a la Comisión que adopte un enfoque progresivo durante las negociaciones y que asegure que este acuerdo sea mutuamente beneficioso, al tiempo que toma en la debida consideración las importantes disparidades económicas entre las dos partes; recuerda sus recomendaciones a la Comisión y al Gobierno tunecino con miras a que implantaran un proceso claro y pormenorizado que implicase a la sociedad civil tunecina y europea en las negociaciones del acuerdo de libre comercio de alcance amplio y profundo; pide que el proceso de consulta sea abierto y transparente y que tome en mayor consideración la diversidad de la sociedad civil tunecina, partiendo de la experiencia de las mejores prácticas empleadas en negociaciones similares;

28.  Acoge favorablemente la adopción de las medidas comerciales autónomas de emergencia para Túnez como paso concreto en favor de la economía tunecina y un incentivo a las reformas; pide un aumento de la ayuda de la Unión destinada a Túnez por medio del Instrumento Europeo de Vecindad (IEV), así como la coordinación de la ayuda internacional a Túnez, para que este país aproveche plenamente el apoyo de la Unión y pueda crear empleo, en particular para los jóvenes licenciados; alienta el establecimiento de asociaciones con otros países y organizaciones donantes interesados a escala regional y mundial y, en particular, la adopción de medidas que reduzcan las disparidades regionales e impulsen la formación y las inversiones en la agricultura, teniendo en cuenta las particularidades locales, las TIC, la economía social, el sector manufacturero y las pymes, lo que potenciaría la creación de empleo; observa que el sector del turismo se ha visto seriamente afectado por los atentados terroristas y, a la vista de las medidas aplicadas desde entonces por las autoridades tunecinas, pide a los Estados miembros que no lo hayan hecho que vuelvan a evaluar la situación de la seguridad lo antes posible, de manera que el sector turístico tunecino pueda recuperarse;

29.  Pide a la Unión que incluya a la sociedad civil, a las autoridades locales y a otros agentes importantes en el proceso de definición de las prioridades de financiación en la revisión intermedia del IEV;

30.  Hace hincapié en la necesidad de abordar el desempleo, en particular entre los jóvenes licenciados, de emprender reformas profundas en aras de la promoción del crecimiento, la educación y el empleo de calidad (por ejemplo, el levantamiento de las restricciones en materia de divisas, la facilitación del acceso al microcrédito, la reforma de la legislación laboral, la elaboración de programas de formación adaptados a las necesidades del mercado de trabajo y la simplificación de los procesos administrativos) y de diversificar la economía tunecina; pide a todas las partes que mantengan el espíritu de buena cooperación para centrarse en las reformas destinadas a lograr un desarrollo económico integrador para todos los territorios del país, incluidas las regiones menos avanzadas y empobrecidas del interior, que requieren un plan de desarrollo a largo plazo; pide a las autoridades tunecinas que acojan favorablemente las iniciativas en las que los ciudadanos muestren su compromiso con la mejora del diálogo político o con las innovaciones tecnológicas; hace hincapié en que estas iniciativas cívicas requieren el apoyo internacional;

31.  Acoge con satisfacción el Plan de Desarrollo Estratégico de Túnez 2016-2020 y pide su rápida aplicación mediante la adopción de marcos reguladores destinados a facilitar la absorción del apoyo europeo y de todas las instituciones financieras internacionales; celebra la adopción del nuevo código de inversiones, que debe crear estabilidad reguladora y facilitar las inversiones y las reformas fiscales; pide que se modernice la administración pública, que debe funcionar de manera eficiente y transparente, para así facilitar en gran medida la ejecución de los proyectos y la mejor utilización de los fondos;

32.  Respalda los esfuerzos del Gobierno tunecino para modernizar y liberalizar su economía a fin de cumplir las nuevas exigencias nacionales, regionales y mundiales y considera que una economía tunecina sólida y diversa creará puestos de trabajo, oportunidades y prosperidad, y permitirá al país alcanzar sus objetivos políticos y sociales más amplios;

33.  Recuerda la importancia estratégica del sector agrícola en Túnez y, a este respecto, acoge con satisfacción las medidas previstas en el presupuesto tunecino para 2016, incluida la cancelación de la deuda para agricultores, y el inicio de una consulta nacional sobre el sector agrícola; considera esencial que en esa consulta nacional participen la sociedad civil y el mayor número posible de interlocutores, incluidos los pequeños agricultores del sur del país, así como los jóvenes agricultores; cree que el sector agrícola requiere una profunda reforma y una serie de medidas urgentes de carácter práctico, como el desarrollo de las capacidades de las plantas de desalinización para atajar el problema del déficit de agua y otros problemas que surgen debido al cambio climático; pide a las autoridades tunecinas que prohíban el uso de cualquier pesticida prohibido en la Unión;

34.  Pide a la Unión que intensifique sus esfuerzos en cuanto a la lucha contra la desertificación en Túnez; observa que los tunecinos están sufriendo una grave escasez de agua; pide a Túnez que promueva una agricultura y hábitos alimenticios sostenibles; recomienda acometer una reforma agraria que induzca a los agricultores a preservar los bosques y los ríos; recuerda que un desarrollo sostenible del turismo costero de Túnez requiere una reducción drástica de la densidad de hoteles con el fin de racionalizar las inversiones y gestionar la línea de costa;

35.  Se felicita por la puesta en marcha del proyecto denominado «Movilidad de los jóvenes, seguridad alimentaria y reducción de la pobreza rural» por parte de APIA (Agencia de fomento de las inversiones agrícolas), con el fin de luchar contra el desempleo juvenil ofreciendo alternativas en las zonas rurales; pide a los Estados miembros que apoyen las acciones de la Unión participando, en asociación con las autoridades tunecinas, las organizaciones de la sociedad civil y el sector privado, en proyectos sectoriales o temáticos que puedan tener un impacto directo y positivo en la sociedad tunecina;

36.  Acoge favorablemente los programas desarrollados por la Secretaría de la Unión por el Mediterráneo, como Med4jobs, que abordan la empleabilidad de los jóvenes en el Mediterráneo; pide a los Estados miembros de la Unión por el Mediterráneo que encarguen a su Secretaría General que se centre en el desarrollo económico y social de Túnez, para apoyar la consolidación de su proceso de transición;

37.  Pide que se refuerce la lucha contra la corrupción, en particular en el contexto de la creciente economía sumergida, con vistas a lograr un proceso de toma de decisiones más eficaz y transparente y de crear un entorno más favorable a la inversión y los negocios; acoge con satisfacción la creación de la Agencia tunecina de lucha contra la corrupción, pero lamenta su limitado presupuesto; insta a las autoridades tunecinas a reforzar su capacidad y eficacia y a facilitarle toda la ayuda financiera y logística necesaria para garantizar el buen funcionamiento de la administración pública y la regularidad de los contratos públicos; pide a las autoridades de Túnez que den una amplia visibilidad a su acción contra la corrupción;

38.  Pide que se acelere el establecimiento del Consejo nacional del diálogo social, decidido en 2013;

39.  Manifiesta su inquietud por la falta de recuperación de activos, debido especialmente a los procedimientos largos y complejos necesarios para la confiscación y repatriación de los mismos; pide que se proporcione a Túnez la capacidad técnica específica con miras a iniciar las investigaciones y recoger la información y los elementos de prueba necesarios para la preparación de los asuntos de recuperación de activos;

40.  Pide a los Estados miembros que demuestren apoyo y voluntad política a la hora de acelerar la recuperación de activos tunecinos inmovilizados; se felicita de la decisión del Consejo, de 28 de enero de 2016, de prorrogar la inmovilización de los activos de 48 personas por un año;

41.  Pide que se promueva una transferencia de remesas más rápida y segura y se fomente el potencial de inversión, en especial en lo relativo al desarrollo local y regional, de los tunecinos y norteafricanos que ya residen en la Unión;

42.  Expresa su preocupación con respecto a la sostenibilidad de la deuda tunecina, y pide que se realice una evaluación de las posibles maneras de incrementar su sostenibilidad, en particular a la vista de la situación económica del país; pide la conversión de la deuda tunecina en proyectos de inversión, especialmente destinados a la construcción de infraestructuras estratégicas y la reducción de las disparidades regionales, y acoge favorablemente las iniciativas en este sentido; alienta a la Comisión y a los Estados miembros a que eleven el número de esta clase de proyectos; solicita a los Estados miembros de la Unión que analicen formas de garantizar un reescalonamiento con carácter preferente de la deuda de Túnez y una diversificación de los componentes de la deuda;

43.  Celebra los proyectos de la Unión en materia de creación de empleo y formación profesional, como IRADA; recomienda el uso de fondos procedentes de la política europea de vecindad (PEV) para seguir ayudando a las pymes; señala que las pymes son fundamentales para el crecimiento de Túnez y, por lo tanto, deben beneficiarse de la ayuda de la Unión; anima a desarrollar programas de creación de empresas destinados específicamente a mujeres y jóvenes, con miras a proporcionar formación en gestión empresarial y acceso al apoyo financiero al objeto de mejorar el sector de las pymes; recomienda que Túnez adopte las medidas adecuadas para poder aprovechar al máximo y lo antes posible el Programa de la Unión para la Competitividad de las Empresas y para las Pequeñas y Medianas Empresas (COSME); alienta la puesta a disposición de créditos privados para las pymes, también a través del aumento de las capacidades del sector de la garantía crediticia y mediante la reforma de un sector bancario infracapitalizado; acoge con satisfacción el reciente programa de hermanamiento para el Banco Central de Túnez destinado a apoyar la modernización del sector bancario;

44.  Recomienda que la experiencia de la Unión en el ámbito de los fondos regionales y la reducción de las disparidades regionales se utilicen para abordar el desarrollo regional en Túnez y mitigar las desigualdades; pide que los socios internacionales y las instituciones de financiación apoyen la mejora y ampliación de las infraestructuras nacionales (por ejemplo, autopistas, ferrocarriles, puertos, aeropuertos y redes de telecomunicaciones) con el fin de integrar mejor los centros interiores y rurales;

45.  Insta a la integración del Instrumento Europeo de Vecindad (IEV) con iniciativas a escala de la Unión, como la Unión de la Energía; alienta, al mismo tiempo, a una mayor cooperación regional del norte de África en asuntos específicos como la forestación y la gestión del agua, así como una mayor integración socioeconómica, con el aumento de los intercambios comerciales, en todo el norte de África; recuerda que la Unión por el Mediterráneo apoya el desarrollo de proyectos concretos en la región y, en este sentido, debe asociarse a los proyectos realizados por la Unión en Túnez;

46.  Pide que la cooperación de la Unión se centre en mayor medida en la economía verde y el desarrollo sostenible y que aumente el uso de las energías renovables, así como un mejor tratamiento del agua y de los residuos, sobre todo teniendo en cuenta el gran potencial de Túnez en el sector de las energías renovables; acoge con satisfacción proyectos como la descontaminación del lago de Bizerta, respaldada por la Unión por el Mediterráneo, las cubiertas de la planta de Ghar el Melh o los residuos orgánicos utilizados para el consumo en Béja;

47.  Celebra la integración de los mercados euromediterráneos de la electricidad como elemento importante de la cooperación en materia de energía con los vecinos del sur; considera que el proyecto Elmed permitiría el comercio de electricidad en ambos sentidos entre las orillas norte y sur del Mediterráneo, y generaría beneficios para todos los socios en cuanto a seguridad, estabilidad y asequibilidad del suministro eléctrico;

III - Seguridad y Defensa

48.  Expresa su profunda preocupación por los efectos indirectos para la seguridad en Túnez derivados, entre otras causas, de la inestabilidad en Libia; toma nota de la construcción de un muro en una zona de la frontera con Libia; manifiesta su preocupación por el elevado número de combatientes extranjeros procedentes de Túnez que se unen al Dáesh y otros grupos terroristas; subraya que la lucha contra el tráfico ilícito de armas es una parte importante de la lucha contra el terrorismo; resalta la necesidad de reformar los servicios de inteligencia del país, respetando el Estado de Derecho y los convenios en materia de derechos humanos;

49.  Expresa su preocupación por el atentado terrorista a la ciudad fronteriza de Ben Guerdane inmediatamente después de las explosiones en Sabratha, lo que demuestra que la frontera entre Túnez y Libia sigue siendo muy permeable; muestra su inquietud por la situación en Libia y pide a todas las partes en Libia que participen de manera constructiva en el Gobierno de Unidad Nacional (GUN); subraya que la Unión está preparada para ofrecer apoyo de seguridad a petición del GUN y que es preciso reestablecer la coordinación en materia de seguridad entre Túnez y Libia; sugiere evaluar, en asociación con las autoridades tunecinas, la posible creación de una misión de asistencia fronteriza de la Unión Europea en Túnez;

50.  Reconoce que la pobreza y la exclusión social se encuentran entre las principales causas de la radicalización; pide, por consiguiente, una inclusión social más eficaz de los jóvenes con miras a que puedan encontrar empleos estables e impedir que se conviertan en objetivos del reclutamiento de nuevos combatientes para organizaciones terroristas; recomienda que se utilice la experiencia adquirida por iniciativa de organizaciones internacionales como Hedayah para desarrollar estrategias locales y regionales destinadas a luchar contra el extremismo violento; pide un mayor conocimiento sobre estas redes ya existentes o iniciativas similares en Túnez;

51.  Pide al Gobierno tunecino que configure una estrategia para abordar la cuestión de los combatientes extranjeros retornados, por ejemplo, mediante la combinación de medidas punitivas y de precaución con programas de desradicalización y rehabilitación, con el fin de ofrecerles la posibilidad de reintegrarse en la sociedad y reducir así los posibles riesgos; pide una estrategia más exhaustiva para evitar la radicalización en los centros penitenciarios y de detención; solicita que se preste una mayor atención a la mejora de la educación y a la lucha contra la radicalización de los jóvenes;

52.  Reconoce que el terrorismo constituye un desafío compartido que exige una respuesta conjunta y que recientemente se ha intensificado la cooperación entre la Unión y Túnez en el ámbito de la seguridad y la lucha contra el terrorismo, en particular con el lanzamiento de un ambicioso programa de apoyo a la reforma del sector de la seguridad;

53.  Apoya el proceso de paz y reconciliación política en Libia, liderado por las Naciones Unidas, como vehículo esencial para la estabilización de toda la región y el refuerzo de la seguridad de Túnez y de su proceso de reforma;

54.  Acoge favorablemente el proceso de coordinación de la asistencia a la seguridad iniciado por Túnez, en el que la Unión desempeña un papel activo; destaca que la Unión Europea debe apoyar a Túnez en la construcción de estructuras estatales adecuadas que aborden los problemas de seguridad; celebra los resultados del G7+3 en materia de cooperación para la seguridad; solicita la rápida ejecución de los programas actualmente en vigor y el refuerzo de la asistencia en materia de seguridad a Túnez, con especial atención a la seguridad de las fronteras, la protección de las infraestructuras turísticas y la lucha contra la amenaza compartida del terrorismo; anima a las autoridades tunecinas, sin embargo, a responder de manera proporcionada a dichas amenazas, al objeto de proteger las libertades democráticas y los derechos fundamentales; solicita un total respaldo a las autoridades tunecinas competentes, la creación de un consejero de seguridad nacional y que los Estados miembros compartan con Túnez las mejores prácticas en el ámbito de la seguridad, centrándose en la formación del personal de seguridad y el respeto de los derechos humanos; pide una evaluación sistemática de los efectos en los derechos humanos del apoyo de la Unión a Túnez en ámbito de la seguridad;

55.  Expresa su más profunda preocupación por el nuevo proyecto de ley 22/2015 sobre la lucha contra el terrorismo, adoptado en julio de 2015 por la Asamblea de Representantes del Pueblo tunecino, que impone la pena de muerte como posible sentencia para varios delitos de «terrorismo»; manifiesta su inquietud por varias disposiciones de la legislación de lucha contra el terrorismo; destaca que este proyecto de ley podría vulnerar gravemente las libertades civiles y el respeto de los derechos humanos en Túnez; pide a las autoridades tunecinas que mantengan la moratoria de hecho sobre la aplicación de la pena de muerte; recuerda que la pena de muerte ya existe con arreglo al Derecho tunecino para delitos como el asesinato y la violación, aunque no se ha producido ninguna ejecución desde 1991; subraya que, si bien Túnez es uno de los países más vulnerables ante la amenaza terrorista, los Estados están obligados al pleno respeto de los derechos humanos en su lucha contra el terrorismo; insiste en que la PEV está estrechamente ligada al respeto de los derechos humanos y del Derecho internacional y recuerda la decidida posición de la Unión contraria a la pena de muerte;

56.  Acoge con satisfacción que se establezcan disposiciones ahora, en virtud de la Ley 22/2015 sobre la lucha contra el terrorismo, acerca de la protección de las fuentes periodísticas y la tipificación penal de la vigilancia no autorizada por parte del Gobierno;

57.  Celebra el lanzamiento en noviembre de 2015 del Programa de la UE de apoyo a la reforma del sector de la seguridad en Túnez —especialmente enfocado a la reestructuración de los servicios de seguridad, el control de las fronteras y los servicios de inteligencia— y el compromiso expresado por ambas partes en el Consejo de Asociación UE-Túnez del 18 de Abril de 2016 acerca de su eficaz y rápida puesta en marcha;

58.  Pide la promoción de una lógica de objetivos, más que el mero apoyo mediante instrumentos políticos, en el marco de una clara visión estratégica que se centre en la prevención, el apoyo a la elaboración de legislación por parte de la ARP y el establecimiento de una fiscalía de lucha contra el terrorismo;

59.  Celebra el diálogo político reforzado entre la Unión y Túnez en la lucha contra el terrorismo; pone de relieve la importancia de la protección de los derechos humanos en el contexto de las medidas de lucha contra el terrorismo;

60.  Pide una mayor cooperación con las agencias de la Unión como Europol, al tiempo que observa que Túnez no figura en la lista de Estados terceros con los que Europol celebrará acuerdos; solicita al Consejo que considere la inclusión de Túnez en dicha lista; solicita que se elabore una evaluación de impacto de esta cooperación y que se presente en una reunión conjunta de la Comisión de Asuntos Exteriores (AFET) y la Comisión de Libertades Civiles, Justicia y Asuntos de Interior (LIBE) antes de la aprobación del acuerdo; acoge con satisfacción que Eurojust haya establecido un punto de contacto con Túnez y la invitación de Eurojust a las autoridades a incrementar su cooperación y designar un segundo punto de contacto encargado específicamente del terrorismo; anima al Gobierno tunecino a que lleve a cabo un seguimiento adecuado de estas propuestas lo antes posible;

IV - Movilidad, investigación, educación y cultura

61.  Celebra la firma en marzo de 2014 de la asociación de movilidad entre la Unión y Túnez y pide su rápida aplicación; pide una nueva política de visados en relación con Túnez y la celebración de un acuerdo de readmisión; señala que, pese a que las asociaciones de movilidad dependen de las competencias nacionales, están incluidas en la propuesta de la Unión en el marco de la PEV; recomienda que los Estados miembros muestren su solidaridad con Túnez facilitando visados para empresarios, profesores, estudiantes, investigadores, artistas, etc.;

62.  Alienta a la Unión a firmar asociaciones de movilidad con los países socios de la vecindad meridional, a fin de flexibilizar los procedimientos de visados junto con los acuerdos de readmisión; pide a la Comisión que, en cooperación con los Estados miembros, desarrolle vías para el establecimiento de sistemas de migración circular, que abrirían rutas seguras y legales para los migrantes; condena la trata de seres humanos, cuyas víctimas, en su mayoría, son mujeres, y destaca la importancia de reforzar la cooperación con los países socios con el fin de luchar contra ella; observa que es mejor expedir visados de larga duración con varias entradas en lugar de visados de corta duración para reducir la migración irregular, también la que se produce mediante el tráfico y la trata de seres humanos; recomienda que Túnez modifique la ley de 2004 con respecto a la tipificación penal de aquellas personas que abandonan su territorio sin autorización, de conformidad con el Derecho internacional;

63.  Pide a las autoridades de Túnez que colaboren estrechamente con los Estados miembros con miras a combatir las formas organizadas de migración ilegal;

64.  Resalta que misiones como EURONAVFOR MED representan un medio positivo y eficaz de lucha contra el tráfico de seres humanos; pide a la Unión que prosiga e intensifique este tipo de operaciones, y que promueva la participación en ellas de los países socios, como Túnez;

65.  Celebra la asociación UE-Túnez en materia de investigación e innovación, así como la participación de Túnez en el programa marco Horizonte 2020; hace hincapié en que una política coherente de investigación científica y desarrollo tecnológico constituiría un incentivo para las inversiones en I+D, la transferencia de investigación e innovación al sector privado y la creación de nuevas empresas; destaca que Túnez debería participar plenamente en el programa Erasmus + con el fin de desarrollar aún más el intercambio de estudiantes universitarios; manifiesta su preocupación ante las dificultades crecientes a que se enfrentan los estudiantes tunecinos que desean cursar estudios en Europa; pide que se aplique una política de «discriminación positiva», en particular a los jóvenes estudiantes procedentes de regiones menos desarrolladas, con incentivos que permitan su participación en dichos programas; pide a Túnez que reajuste y priorice las asociaciones para el desarrollo de competencias en lenguas extranjeras, ingeniería, energías renovables, ciencias e informática, campos estos que cuentan con las tasas de empleo más elevadas;

66.  Pide a la Comisión que impulse el desarrollo de asociaciones entre escuelas, universidades y centros de investigación y que refuerce los proyectos compartidos de aprendizaje permanente, en especial en los ámbitos del aprendizaje de lenguas, las nuevas tecnologías y la promoción de la educación de las mujeres y del espíritu emprendedor;

67.  Pide una asociación reforzada en los sectores creativo, cultural, deportivo, de la educación popular, de la vida asociativa y audiovisual a través del fortalecimiento de las redes, así como mediante iniciativas destinadas a intensificar el diálogo intercultural, la valorización del patrimonio histórico y arqueológico común de la época romana, la movilidad de los participantes y la promoción y circulación de contenidos culturales y audiovisuales, también a través de festivales y exposiciones; anima a Túnez a participar en el programa Europa Creativa;

68.  Recomienda que las instituciones de la Unión y, especialmente, la Delegación de la Unión en Túnez, utilicen el árabe en la publicación de convocatorias de licitación, manifestaciones de interés y también en la comunicación con el público; subraya la importancia de que el Gobierno tunecino informe de su actuación a sus ciudadanos;

69.  Considera que el uso del árabe es necesario para garantizar la participación de la sociedad civil en las relaciones entre la Unión y Túnez, en particular en el contexto de la negociación del acuerdo de libre comercio;

o
o   o

70.  Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución al Consejo, a la Comisión y a la Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad / Vicepresidenta de la Comisión, así como al Gobierno de la República de Túnez y al Presidente de la Asamblea de Representantes del Pueblo tunecino.

(1) Textos Aprobados, P8_TA(2015)0272.
(2) Textos Aprobados, P8_TA(2016)0061.
(3) Textos Aprobados, P8_TA(2016)0086.
(4) DO L 102 de 18.4.2016, p. 1.

Aviso jurídico - Política de privacidad