Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2017/2204(INI)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : A8-0382/2017

Textos presentados :

A8-0382/2017

Debates :

PV 12/12/2017 - 18
CRE 12/12/2017 - 18

Votaciones :

PV 13/12/2017 - 13.7
CRE 13/12/2017 - 13.7
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P8_TA(2017)0495

Textos aprobados
PDF 190kWORD 51k
Miércoles 13 de diciembre de 2017 - Estrasburgo Edición definitiva
Hong Kong, 20 años después de la retrocesión
P8_TA(2017)0495A8-0382/2017

Recomendación del Parlamento Europeo, de 13 de diciembre de 2017, al Consejo, a la Comisión y a la vicepresidenta de la Comisión / alta representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad sobre Hong Kong, 20 años después de la retrocesión (2017/2204(INI))

El Parlamento Europeo,

–  Vista la Ley Fundamental de la Región Administrativa Especial (RAE) de Hong Kong, que se adoptó el 4 de abril de 1990 y entró en vigor el 1 de julio de 1997,

–  Vista la Declaración Conjunta del Gobierno del Reino Unido y del Gobierno de la República Popular China sobre la cuestión de Hong Kong, de 19 de diciembre de 1984, también denominada Declaración Conjunta Chino-Británica,

–  Vistos los Informes Conjuntos de la Comisión y de la alta representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, de 26 de abril de 2017, relativo a la Región Administrativa Especial de Hong Kong – Informe anual 2016 (JOIN(2017)0016), de 25 de abril de 2016, relativo a la Región Administrativa Especial de Hong Kong – Informe anual 2015 (JOIN(2016)0010), y de 24 de abril de 2015, relativo a la Región Administrativa Especial de Hong Kong – Informe anual 2014 (JOIN(2015)0012),

–  Vistas la Comunicación Conjunta de la Comisión y de la alta representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, de 22 de junio de 2016, titulada «Componentes de una nueva estrategia de la UE respecto a China» (JOIN(2016)0030), la Comunicación de la Comisión, de 14 de octubre de 2015, titulada «Comercio para todos: Hacia una política de comercio e inversión más responsable» (COM(2015)0497), y las Conclusiones del Consejo, de 18 de julio de 2016, sobre la estrategia de la UE respecto a China,

–  Vista la política de «una sola China» de la Unión,

–  Visto el Acuerdo entre la Comunidad Europea y Hong Kong, China de 1999, sobre cooperación y asistencia administrativa mutua en materia aduanera(1),

–  Vista la exención de la obligación de visado para entrar en el espacio Schengen(2) y el resto de la Unión Europea para los titulares de pasaportes de la Región Administrativa Especial de Hong Kong y viceversa,

–  Visto el diálogo UE-China sobre derechos humanos iniciado en 1995,

–  Vistas sus anteriores Resoluciones sobre Hong Kong, en particular las de 24 de noviembre de 2016, sobre el caso de Gui Minhai, editor encarcelado en China(3), de 4 de febrero de 2016, sobre el caso de los editores desaparecidos en Hong Kong(4), de 15 de diciembre de 2005, sobre la situación de los derechos humanos en el Tíbet y en Hong Kong(5), de 8 de abril de 2003, sobre los Informes Anuales Tercero y Cuarto de la Comisión al Consejo y al Parlamento Europeo sobre la Región administrativa especial de Hong Kong(6), de 19 de diciembre de 2002, sobre Hong Kong(7), de 26 de octubre de 2000, sobre el Primer y Segundo Informes Anuales de la Comisión Europea sobre la Región Administrativa Especial de Hong Kong(8), de 8 de octubre de 1998, sobre la Comunicación de la Comisión al Consejo titulada «La Unión Europea y Hong Kong: mas allá de 1997»(9), y de 10 de abril de 1997, sobre la situación en Hong Kong(10),

–  Vistas sus anteriores Resoluciones sobre China, y en particular las de 16 de diciembre de 2015(11) y de 14 de marzo de 2013(12) sobre las relaciones UE-China,

–  Visto el artículo 113 de su Reglamento interno,

–  Visto el informe de la Comisión de Asuntos Exteriores (A8-0382/2017),

A.  Considerando que el 1 de julio de 1997 se procedió al traspaso de la soberanía sobre Hong Kong del Reino Unido a la República Popular China;

B.  Considerando que la Declaración Conjunta Chino-Británica de 1984 garantiza que Hong Kong conserve la autonomía y la independencia de los poderes ejecutivo, legislativo y judicial durante cincuenta años después del traspaso de la soberanía, y así se estipula en la Ley Fundamental de la Región Administrativa Especial (RAE) de Hong Kong de 1990;

C.  Considerando que la Unión y el Parlamento Europeo siguen siendo firmes partidarios del principio «un país, dos sistemas» y de un elevado grado de autonomía para Hong Kong bajo la soberanía de China;

D.  Considerando que la Unión y Hong Kong celebran cada año una reunión de alto nivel bajo la denominación de Diálogo Estructurado, práctica que comenzó en 2005, y que el décimo Diálogo Estructurado anual tuvo lugar en Bruselas el 17 de noviembre de 2016;

E.  Considerando que las relaciones bilaterales entre la Unión y Hong Kong siguen afianzándose; que la Unión es el segundo socio comercial más importante de Hong Kong después de China continental, y Hong Kong es el decimocuarto socio comercial más importante de la Unión en materia de bienes y un socio clave en materia de servicios; que para las futuras relaciones bilaterales debería resultar beneficiosa la necesidad de Hong Kong de alcanzar una mayor diversificación económica, establecer unos lazos estrechos con la nueva Ruta de la Seda y conseguir un mayor grado de integración con la región del delta del río de las Perlas; y que, según la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD), Hong Kong es el segundo mercado de destino más grande del mundo para la inversión extranjera directa;

F.  Considerando que los ámbitos de la defensa y los asuntos exteriores de Hong Kong son competencia del Gobierno de la República Popular China;

G.  Considerando que en virtud de la Ley Fundamental se concede a la Región Administrativa Especial de Hong Kong el derecho a establecer relaciones económicas exteriores de forma independiente y el derecho a convertirse en miembro de organizaciones internacionales;

H.  Considerando que los acuerdos internacionales de derechos humanos y los convenios existentes sobre derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales han seguido siendo aplicables incluso después del 1 de julio de 1997; que la República Popular China también ha firmado y ratificado diversos acuerdos internacionales por los que se garantizan dichos derechos y, por lo tanto, ha reconocido la importancia y el carácter universal de los derechos humanos; que China ha creado foros de diálogo con la Unión y otros socios internacionales sobre cuestiones relacionadas con el Estado de Derecho;

I.  Considerando que Hong Kong es miembro o miembro asociado de más de veinte organizaciones internacionales, entre las que se incluye la Organización Mundial del Comercio (OMC), el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC), Interpol, el Banco de Pagos Internacionales (BPI), el Banco Asiático de Desarrollo (BASD), el Banco Asiático de Inversiones en Infraestructuras (BAII), el Comité Olímpico Internacional, la Cámara de Comercio Internacional y la Confederación Internacional de Organizaciones Sindicales Libres;

J.  Considerando que Hong Kong es parte en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (PIDCP);

K.  Considerando que la Ley Fundamental establece disposiciones en favor de la protección de los derechos humanos y las libertades individuales;

L.  Considerando que el artículo 27 de la Ley Fundamental garantiza la libertad de expresión, de prensa y de publicación, así como de asociación, reunión y manifestación;

M.  Considerando que en los artículos 45 y 68 de la Ley Fundamental se estipula que el presidente y todos los miembros del Consejo Legislativo deben ser elegidos en última instancia por sufragio universal;

N.  Considerando que, el 10 de junio de 2014, el Consejo de Estado de la República Popular China publicó un Libro Blanco sobre la aplicación de la política de «un país, dos sistemas» en Hong Kong, subrayando que la autonomía de la RAE de Hong Kong está sujeta en última instancia a la autorización del Gobierno central de la República Popular China;

O.  Considerando que la tradicional sociedad abierta de Hong Kong ha allanado el camino para el desarrollo de una sociedad civil genuina e independiente que participa de manera activa y constructiva en la vida pública de la RAE;

P.  Considerando que la sociedad civil de Hong Kong ha sensibilizado a la opinión pública sobre los derechos civiles y políticos, la religión, la sanidad, el medio ambiente, el cambio climático, la participación política de las mujeres, los derechos de los trabajadores domésticos, los derechos de las personas LGBTI y las libertades académicas y culturales;

Q.  Considerando que Hong Kong goza de un dinámico sistema pluripartidista; que, a lo largo de los años, la población de Hong Kong ha sido testigo de manifestaciones masivas en favor de la democracia y la plena aplicación de la Ley Fundamental, incluidas las protestas de 2014 organizadas por el denominado Movimiento de los Paraguas, así como sobre la libertad de los medios de comunicación y, entre otras cosas, contra la desaparición de los libreros de Hong Kong;

R.  Considerando que durante los últimos veinte años varios periodistas y otros trabajadores de los medios de comunicación, a menudo partidarios de la democracia y con una visión crítica, han sido obligados a dimitir, han sido transferidos para que traten cuestiones menos sensibles y, en algunos casos, incluso han sido amenazados con violencia;

S.  Considerando que a finales de 2015 desaparecieron cuatro residentes de Hong Kong y un no residente asociados a la editorial Mighty Current y su librería, que, meses más tarde, circuló la información de que estaban detenidos en China continental en lugares no revelados, y que uno de los libreros puesto en libertad anunció que había sido forzado a confesar irregularidades;

T.  Considerando que, a lo largo de los últimos años, se ha observado un aumento de la autocensura en los medios de comunicación de Hong Kong sobre asuntos relativos a China continental, elemento corroborado por las encuestas e informes realizados por la Asociación de Periodistas de Hong Kong;

U.  Considerando que en Hong Kong es posible seguir formaciones de alto nivel y alcanzar un elevado nivel académico, pero que en dicha región administrativa peligra la libertad de cátedra debido a las reiteradas injerencias del Gobierno central chino, en particular en los nombramientos de los consejos universitarios;

V.  Considerando que una encuesta realizada a intervalos periódicos por el programa de opinión pública de la Universidad de Hong Kong registra un declive prolongado en la identificación con China;

W.  Considerando que en enero de 2017 la Oficina de Medio Ambiente de Hong Kong publicó el «Plan de Acción sobre el Clima de Hong Kong 2030+», plan intersectorial que, conforme al Acuerdo de París, establece nuevos objetivos para las emisiones de carbono, entre otros la reducción de la intensidad de las emisiones de carbono en dos tercios y de las emisiones absolutas de carbono en un tercio para 2030 con respecto al nivel de referencia de 2005;

X.  Considerando la importancia que reviste el puerto de Hong Kong para la República Popular China y el comercio internacional;

1.  Recomienda al Consejo, a la Comisión y a la vicepresidenta de la Comisión / alta representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad:

   a) que hagan hincapié ante las autoridades de la RAE de Hong Kong y de la República Popular China que, del mismo modo que la política de la Unión de «una sola China» es la piedra angular del compromiso asumido por la Unión, el pleno respeto de la Ley Fundamental de la RAE de Hong Kong y del principio de «un país, dos sistemas» es de vital importancia para el desarrollo y el fortalecimiento y la expansión ulteriores de las relaciones actuales y futuras con la Unión, y que intervenir en los asuntos internos de Hong Kong puede socavar dicho principio y, por lo tanto, debería evitarse;
   b) que condenen la interferencia constante de la República Popular China en los asuntos internos de Hong Kong, que puede poner en peligro la viabilidad a largo plazo del modelo de «un país, dos sistemas»;
   c) que refuercen el diálogo bilateral con el Gobierno de la RAE de Hong Kong, en particular mediante el Diálogo Estructurado anual entre la Unión y Hong Kong sobre una amplia gama de cuestiones y ámbitos políticos, como la democracia, los derechos humanos, el Estado de Derecho, el comercio, las inversiones, los servicios financieros, los asuntos aduaneros, el medio ambiente, el cambio climático, la investigación y la educación, y que apoyen la puesta en práctica del principio de «un país, dos sistemas», así como que la AR/VP y la Comisión sigan informando anualmente al Parlamento Europeo y al Consejo sobre la evolución de la situación en Hong Kong;
   d) que reconozcan que, con el tiempo, Hong Kong se ha convertido en una sociedad abierta en la que los ciudadanos disfrutan de derechos humanos, libertades, un elevado nivel de salud pública y seguridad, así como transparencia, y disponen de un sistema judicial de confianza y en el que prevalecen el Estado de Derecho y unos bajos niveles de corrupción, y que la población de Hong Kong tiene el derecho legítimo a esperar seguir disfrutando de su forma de vida y de esos derechos y valores en un entorno con un alto grado de autonomía;
   e) que hagan hincapié en que respetar la autonomía de Hong Kong es esencial para favorecer su desarrollo positivo y unas buenas relaciones con China continental, y para que se reanude el diálogo entre dicho país y Taiwán;
   f) que se comprometan plenamente a respaldar la autonomía de Hong Kong, la prosperidad y los derechos y las libertades de su población, y expresen su firme apoyo al inicio de un proceso de reforma política que se ajuste a los estándares internacionales y a la Ley Fundamental, que conceda a la población de la RAE el derecho de sufragio activo y pasivo en el proceso de selección de los cargos de alto nivel y refleje la posición mayoritaria de la opinión pública de Hong Kong;
   g) que hagan un llamamiento, en ese contexto, a los Gobiernos de Hong Kong y de la República Popular China para que mantengan su compromiso y vuelvan a impulsar la reforma del sufragio universal en las futuras elecciones del presidente y los miembros del Consejo Legislativo de Hong Kong, para disponer de un sistema electoral que sea democrático, justo, abierto y transparente;
   h) que encuentren la manera de apoyar la consolidación de la democracia en Hong Kong y su sistema pluripartidista, y de expresar su preocupación a la vista del creciente acoso de que son objeto los partidos políticos de la oposición y de la negativa del Registro Mercantil a inscribir a varios grupos de defensa de la democracia;
   i) que acojan favorablemente la participación récord registrada en las últimas elecciones al Consejo Legislativo de 2016, y a la vez expresen su pesar por el hecho de que en 2016 las autoridades de Hong Kong se hayan negado a registrar un nuevo partido político favorable a la independencia para las elecciones al Consejo Legislativo y hayan inhabilitado a seis candidatos que promovían una mayor autonomía para Hong Kong;
   j) que condenen las amenazas a la seguridad personal de los políticos favorables a la democracia, incluidos los secuestros y la violencia física, de que han informado varios legisladores;
   k) que acojan favorablemente la puesta en libertad bajo fianza de los tres líderes del movimiento de defensa de la democracia Joshua Wong, Nathan Law y Alex Chow, que fueren condenados recientemente a penas de prisión de entre seis y ocho meses por reunión ilegal, tras haber sido condenados el año pasado a penas no privativas de libertad, incluidos trabajos para la comunidad, por haber participado en protestas pacíficas; que insten al Tribunal Supremo de Hong Kong a que examine los casos de Joshua Wong, Nathan Law y Alex Chow de conformidad con las obligaciones de Hong Kong en virtud del Derecho internacional sobre derechos humanos, y que también insten al Gobierno de Hong Kong a que revise la Ordenanza sobre orden público para ajustarla a los estándares internacionales de derechos humanos;
   l) que indiquen a China que, aunque la Ley Fundamental, la Declaración Conjunta Chino-Británica y el principio de «un país, dos sistemas» se respetan en términos generales, están creciendo y extendiéndose los temores de que se haya cuestionado el alto grado de autonomía acordado para Hong Kong, el valor jurídico o el espíritu de la Declaración Conjunta Chino-Británica;
   m) que expresen su profunda preocupación a la vista de que el Comité Permanente de la Asamblea Popular Nacional hace públicas, con anterioridad a resoluciones judiciales, interpretaciones solicitadas o no de la Ley Fundamental en las que sugiere que se debería inhabilitar a legisladores elegidos democráticamente, debilitando con ello la confianza en la plena independencia del poder judicial en los casos en cuestión; que recuerden que el sistema judicial de Hong Kong y el proceso judicial normal deben ser el instrumento principal de resolución de litigios;
   n) que hagan hincapié en que la tramitación del caso de los cinco libreros desaparecidos ha suscitado penosas preguntas sobre la autonomía de la RAE, que se contempla en su Ley Fundamental, y sobre la falta de claridad por lo que respecta al papel de las fuerzas de seguridad continentales en Hong Kong;
   o) que expresen su preocupación a la vista de las acusaciones según las cuales las fuerzas de seguridad de China operan en Hong Kong, lo que constituiría una vulneración de la Ley Fundamental y no concordaría con el principio de «un país, dos sistemas»;
   p) que subrayen que la libertad de información y la libertad de expresión se han respetado en términos generales, pero que expresen su preocupación por el continuo deterioro de la libertad de prensa en Hong Kong, registrándose una presión creciente sobre los medios de comunicación, tanto impresos como electrónicos, un aumento de la autocensura, en particular por lo que respecta a la cobertura de cuestiones sensibles sobre China continental o en relación con el Gobierno de Hong Kong, y un endurecimiento del control de la venta de libros sobre cuestiones políticas sensibles mediante la monopolización de la práctica totalidad de las librerías;
   q) que prosigan el diálogo bilateral con el Gobierno de la Región Administrativa Especial de Hong Kong sobre un abanico de políticas y la puesta en práctica del principio de «un país, dos sistemas»;
   r) que reiteren que cualesquiera actos legislativos adoptados en virtud de la Ley Fundamental, incluidos los que se propongan en virtud del artículo 23 de la Ley Fundamental, como una posible ley sobre seguridad nacional, no deben interferir en la independencia y la competencia jurisdiccional exclusiva del poder judicial de Hong Kong y tampoco deben socavar las obligaciones en virtud del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (PIDESC), ni libertades como la libertad de expresión, la libertad de los medios de comunicación, la libertad de asociación y de reunión, la libertad de manifestación, la libertad de fundar sindicatos y de hacer huelga, y la libertad de investigación académica y de expresión cultural y artística, y no deberían ser utilizados para colocar en el punto de mira a los defensores de los derechos humanos y las personas críticas con el Gobierno;
   s) que presenten en un futuro próximo al Parlamento propuestas sobre el modo de desarrollar la cooperación con las autoridades de Hong Kong en el ámbito de la transparencia fiscal, incluidos el intercambio automático de información, la lucha contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo y la aplicación de las medidas requeridas por la OCDE en su paquete de medidas relativas a la erosión de la base imponible y el traslado de beneficios (BEPS);
   t) que animen y ofrezcan apoyo a los movimientos coordinados a nivel regional en favor de la democracia como un instrumento clave para impulsar la cooperación asiática en materia de democracia y derechos humanos;
   u) que insten al Gobierno de Hong Kong a adoptar medidas más eficaces contra la evasión fiscal y el fraude fiscal, y a adoptar medidas para controlar y sancionar a las empresas que faciliten la evasión y el fraude fiscal mediante sus filiales en Hong Kong;
   v) que establezcan cauces de apoyo a la sociedad civil de Hong Kong, en particular a las organizaciones que defienden los valores universales, promueven los derechos humanos y apoyan la independencia del poder judicial y la libertad de prensa; que hagan hincapié en que únicamente las formas de protesta no violenta y el diálogo pueden ser un medio para intervenir en caso de desacuerdo;
   w) que recomienden al Consejo Legislativo de Hong Kong que examine con atención la legislación futura sobre el tren de alta velocidad consultando al respecto a las organizaciones de la sociedad civil y a los ciudadanos de Hong Kong;
   x) que animen a las instituciones académicas de Hong Kong a mantener el alto nivel de sus programas de estudios y de investigación, así como a preservar las libertades de cátedra, pero que expresen, a ese respecto, su preocupación en relación con el procedimiento de nombramiento de los miembros de los consejos universitarios y las interferencias externas cuyo objetivo es modificar los programas de estudios, lo que podría socavar la independencia de los centros de educación superior; que fomenten el refuerzo de los vínculos entre las instituciones académicas europeas y de Hong Kong;
   y) que hagan un llamamiento en favor de la oportuna adopción de una ley contra la discriminación;
   z) que recuerden que la inmigración ha ejercido una enorme influencia en la sociedad y el pueblo de Hong Kong, incluidos los refugiados, y que hagan un llamamiento al Gobierno de Hong Kong para que ajuste su política sobre refugiados y migración a las normas internacionales, particularmente en el caso de los menores refugiados no acompañados;
   a bis) que destaquen que, si bien las encuestas recientes muestran que muchos habitantes de Hong Kong desean emigrar, sería lamentable que Hong Kong no pudiese conservar a sus habitantes más brillantes y también sería alarmante que tantas personas, particularmente entre la juventud, perdiesen la fe en el futuro;
   a ter) que expresan su preocupación a la vista de que el Grupo de Expertos de las Naciones Unidas sobre Corea del Norte ha indicado en sus informes que Hong Kong es una de las dos jurisdicciones económicas en las que ha estado operando la mayor parte de las sociedades fantasma controladas por Corea del Norte; que recuerden que las empresas internacionales conjuntas con Corea del Norte vulneran la última Resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas 2388 (2017), e insten a las autoridades de Hong Kong a considerar las preocupaciones del Grupo de Expertos de las Naciones Unidas sobre Corea del Norte;
   a quater) que señalen a la atención de las autoridades de Hong Kong el hecho de que, según un estudio, en Hong Kong los residuos municipales han aumentado en un 80 % durante la última década, sobrepasando en más del doble el crecimiento de la población, y que las ayuden a desarrollar una política de reducción de los residuos eficaz, promover el reciclaje y otras formas de economía circular, y sensibilizar respecto del consumo responsable;
   a quinquies) que destaquen ante las autoridades chinas que el pleno respeto de la autonomía de Hong Kong podría servir de modelo para un proceso de reformas políticas democráticas profundas en China y para la liberalización y apertura graduales de la sociedad china;
   a sexies) que subrayen el compromiso de la Unión en favor del fortalecimiento de la democracia, incluyendo el Estado de Derecho, la independencia del poder judicial, las libertades y los derechos fundamentales, la transparencia y la libertad de información y de expresión en Hong Kong;

2.  Encarga a su presidente que transmita la presente Recomendación al Consejo, a la Comisión y a la vicepresidenta de la Comisión / alta representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, así como, para información, al Gobierno de la Región Administrativa Especial de Hong Kong y al Gobierno de la República Popular China.

(1) DO L 151 de 18.6.1999, p. 20.
(2) DO L 81 de 21.3.2001, p. 1.
(3) Textos Aprobados, P8_TA(2016)0444.
(4) Textos Aprobados, P8_TA(2016)0045.
(5) DO C 286 E de 23.11.2006, p. 523.
(6) DO C 64 E de 12.3.2004, p. 130.
(7) DO C 31 E de 5.2.2004, p. 261.
(8) DO C 197 de 12.7.2001, p. 387.
(9) DO C 328 de 26.10.1998, p. 186.
(10) DO C 132 de 28.4.1997, p. 222.
(11) DO C 399 de 24.11.2017, p. 92.
(12) DO C 36 de 29.1.2016, p. 126.

Aviso jurídico - Política de privacidad