Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2021/2041(INI)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : A9-0265/2021

Textos presentados :

A9-0265/2021

Debates :

PV 19/10/2021 - 9
CRE 19/10/2021 - 9

Votaciones :

PV 20/10/2021 - 2
PV 21/10/2021 - 2
CRE 21/10/2021 - 2

Textos aprobados :

P9_TA(2021)0431

Textos aprobados
PDF 142kWORD 50k
Jueves 21 de octubre de 2021 - Estrasburgo
Relaciones políticas y cooperación UE-Taiwán
P9_TA(2021)0431A9-0265/2021

Recomendación del Parlamento Europeo, de 21 de octubre de 2021, al vicepresidente de la Comisión / alto representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad sobre las relaciones políticas y la cooperación UE-Taiwán (2021/2041(INI))

El Parlamento Europeo,

–  Vistos los informes anuales del Parlamento Europeo sobre la PESC y sus secciones relativas a las relaciones UE-Taiwán,

–  Visto el Mecanismo de Diálogo sobre Política Industrial UE-Taiwán, creado en 2015,

–  Vista su Resolución, de 9 de octubre de 2013, sobre las relaciones comerciales UE-Taiwán(1),

–  Vista la participación de Taiwán en la Red Europea para las Empresas, la Plataforma para la Cooperación de las Agrupaciones Europeas y el Diálogo sobre la Economía Digital,

–  Visto el comunicado de los ministros de Asuntos Exteriores y de Desarrollo del G-7, de 5 de mayo de 2021, especialmente la sección relativa al apoyo en la participación significativa de Taiwán en los foros de la Organización Mundial de la Salud y en la Asamblea Mundial de la Salud,

–  Vistos los acuerdos de cooperación para luchar contra el fraude comercial y la aplicación por parte de Taiwán de las normas internacionales de buena gobernanza fiscal, a partir de 2017,

–  Visto el éxito de la cooperación y la participación de Taiwán en los programas marco de la Unión Europea,

–  Vista la consulta laboral UE-Taiwán establecida en 2018,

–  Vista la exención de visado de la UE para los titulares de pasaportes taiwaneses vigente desde 2011,

–  Vista la política de «una sola China» de la Unión,

–  Vista la declaración conjunta de los líderes de EE. UU. y Japón, de 16 de abril de 2021,

–  Vista la declaración conjunta de los líderes de EE. UU. y Corea del Sur, de 21 de mayo de 2021,

–  Vista la Comunicación conjunta de la Comisión, de 10 de junio de 2020, titulada «La lucha contra la desinformación acerca de la COVID-19: contrastando los datos» (JOIN(2020)0008),

–  Vistas las Conclusiones del Consejo, de 16 de abril de 2021, sobre una Estrategia de la UE para la Cooperación en la Región Indopacífica,

–  Vista la Comunicación conjunta de la Comisión Europea y del alto representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, de 16 de septiembre de 2021, sobre la estrategia de la UE para la cooperación en la región indopacífica (JOIN(2021)0024),

–  Visto el artículo 118 de su Reglamento interno,

–  Visto el informe de la Comisión de Asuntos Exteriores (A9-0265/2021),

A.  Considerando que la Unión y Taiwán son socios afines que comparten valores comunes de libertad, democracia, derechos humanos y Estado de Derecho;

B.  Considerando que la persistente beligerancia militar de China contra Taiwán y sus actividades en zona gris, sumadas a otras formas de provocación, como el espionaje, los ciberataques y la sustracción de talento, suponen una grave amenaza para el statu quo entre Taiwán y China, así como para la paz y la estabilidad de la región indopacífica y pueden provocar una escalada peligrosa; considerando que el ministro de Defensa de Taiwán, Chiu Kou-cheng, ha afirmado que, dada la continua y significativa escalada militar de China, este país podría preparar una invasión a gran escala de Taiwán de aquí a 2025; considerando que las tensiones entre China y Taiwán se encuentran en su punto más crítico de los últimos 40 años y que China ha enviado 150 aviones de guerra, incluidos aviones de caza y bombarderos con capacidad nuclear, a la zona de identificación de la defensa aérea de Taiwán desde el 1 de octubre de 2021; considerando que esta región es de gran importancia para la Unión, tanto por los numerosos socios cercanos con que cuenta allí, como por el hecho de que uno de sus Estados miembros, Francia, tiene allí territorios de ultramar;

C.  Considerando que, en 2016, la Unión se comprometió a utilizar todos los canales disponibles para fomentar las iniciativas destinadas a promover el diálogo, la cooperación y la confianza entre las dos partes del estrecho de Taiwán; considerando que estas aspiraciones no se han cumplido hasta la fecha;

D.  Considerando que el 9 de octubre de 2021 el presidente de China, Xi Jinping, se comprometió a buscar la «reunificación» con Taiwán por medios supuestamente pacíficos, aunque advirtió que el mayor obstáculo a este objetivo era la fuerza de «independencia de Taiwán»; considerando que las declaraciones y las acciones de carácter beligerante de China plantean serias dudas sobre este enfoque pacífico; considerando que, según una encuesta publicada por el Centro de Estudios Electorales de la Universidad Nacional de Chengchi en Taipéi en julio de 2021, solo el 1,5 % de la población taiwanesa apoya la unificación con la China continental lo antes posible, mientras que la gran mayoría está a favor de mantener el statu quo, al menos a corto plazo;

E.  Considerando que los esfuerzos de Taiwán por contener la propagación del coronavirus han resultado ser de los más eficaces del mundo; considerando que los esfuerzos de Taiwán por contribuir activamente en diversos frentes al bien común de la comunidad internacional en el contexto de la pandemia, también a través de numerosos estudios internacionales, son un ejemplo tangible de que Taiwán se comporta como un socio y una prueba de que debe ser tratado como tal; considerando que ello demuestra que Taiwán también puede contribuir de forma valiosa a la comunidad internacional a la hora de hacer frente a los muchos otros desafíos de nuestro tiempo; considerando que el reciente aumento de los contagios de COVID-19, la falta de vacunas y la injerencia china en los esfuerzos de Taiwán por adquirirlas directamente, suscitan serias preocupaciones;

F.  Considerando que la Unión Europea sigue siendo la mayor fuente de inversión extranjera directa (IED) en Taiwán, con un valor acumulado de 48 000 000 000 EUR hasta 2019, lo que representa el 31 % de la IED entrante de Taiwán; considerando que existe un potencial considerable para aumentar la IED de Taiwán en la Unión; considerando que Taiwán domina los mercados de fabricación de semiconductores, ya que sus productores fabrican alrededor del 50 % de los semiconductores comercializados en el mundo;

G.  Considerando que la ubicación de Taiwán, su papel crítico en las cadenas de suministro de productos de alta tecnología a escala mundial y su modo de vida democrático hacen que revista una importancia estratégica para las democracias europeas;

H.  Considerando que el volumen total del comercio bilateral entre la Unión Europea y Taiwán alcanzó los 51 000 000 000 EUR en 2019, lo que hizo de Taiwán el quinto socio comercial más importante de la Unión en Asia y su 15.º socio comercial más importante en el mundo;

1.  Recomienda que el vicepresidente de la Comisión / alto representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad y la Comisión:

   a) colaboren estrechamente con los Estados miembros para intensificar las relaciones políticas entre la Unión Europea y Taiwán y para perseguir una asociación global y reforzada de conformidad con las orientaciones de la política de «una sola China» de la Unión; consideren que Taiwán es un socio clave y un aliado democrático en la región indopacífica por sus propios méritos como una democracia sólida y una economía tecnológicamente avanzada que podría contribuir a mantener un orden basado en normas en medio de una gran rivalidad de poder cada vez más intensa;
   b) inicien urgentemente una evaluación de impacto, una consulta pública y un ejercicio exploratorio sobre un acuerdo bilateral de inversión con las autoridades taiwanesas para preparar las negociaciones encaminadas a profundizar los vínculos económicos bilaterales, ya que dicho acuerdo bilateral de inversión conduciría a una flexibilización de los «requisitos de contenido propio» por parte de los inversores y productores europeos en Taiwán; recuerden, en el contexto de las dinámicas regionales, la importancia de las relaciones comerciales y económicas entre la Unión y Taiwán en cuestiones como las relacionadas con el multilateralismo y la OMC, la tecnología y la salud pública, y la cooperación fundamental en materia de suministros esenciales (como los semiconductores), entre otras; anima a Taiwán a aumentar las inversiones en la Unión, y observa que Taiwán es miembro de pleno derecho de la OMC;
   c) expresen su profunda preocupación por la continua beligerancia militar de China contra Taiwán y por la presión que ejerce sobre este país, en particular a través de la considerable inversión de China en capacidades militares, sus ejercicios de ataque y las frecuentes violaciones de la zona de identificación de la defensa aérea de Taiwán; pidan a China que ponga fin de inmediato a sus intrusiones en la zona de identificación de la defensa aérea de Taiwán, en particular dado que se registraron unas 150 intrusiones de aeronaves, incluidos aviones de caza, entre el 1 y el 4 de octubre de 2021; denuncien, además, la retórica incendiaria china señalando su intención aparentemente contradictoria de querer incorporar a Taiwán al régimen totalitario del Partido Comunista Chino (PCC), al tiempo que afirma perseguir un desarrollo pacífico de las relaciones con Taiwán, e insistan en que cualquier cambio en las relaciones entre las dos orillas del estrecho no debe efectuarse unilateralmente ni en contra de la voluntad de los ciudadanos taiwaneses; insten a la Unión y a los Estados miembros a que desempeñen un papel proactivo en la colaboración con socios internacionales afines para lograr la paz y la estabilidad en el estrecho de Taiwán, y establecer asociaciones con el gobierno democrático de Taiwán;
   d) manifiesten su profunda preocupación por la situación en los mares de China Oriental y Meridional y se opongan firmemente a cualquier intento unilateral de cambiar el statu quo y aumentar las tensiones; reiteren la importancia de respetar el Derecho internacional, en particular la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (CNUDM) con sus disposiciones sobre la obligación de resolver las controversias por medios pacíficos y sobre el mantenimiento de la libertad de navegación y sobrevuelo;
   e) expresen su gran preocupación por la capacidad de China de preparar una invasión a gran escala de Taiwán de aquí a 2025; condenen enérgicamente las violaciones sin precedentes de la zona de identificación de la defensa aérea desde el 1 de octubre de 2021 por parte de China, que envió 150 aviones de guerra, incluidos aviones de caza y bombarderos con capacidad nuclear; manifiesten su opinión de que las últimas provocaciones militares de China plantean dudas acerca de las intenciones a largo plazo de este país de encontrar una solución pacífica;
   f) recuerden que el mantenimiento de la paz y la estabilidad en la región indopacífica es un interés fundamental para la Unión y sus Estados miembros; subrayen que un conflicto militar en el estrecho de Taiwán no solo provocaría importantes trastornos económicos que afectarían a los intereses europeos, sino que también socavaría gravemente el orden basado en normas de la región, así como la gobernanza democrática, cuyo núcleo son los derechos humanos, la democracia y el Estado de Derecho;
   g) tengan presente que la Unión concede gran importancia a la seguridad en el estrecho de Taiwán y que existe una conexión directa entre la prosperidad europea y la seguridad asiática, por lo que las consecuencias de un conflicto para Europa irían mucho más allá del ámbito económico; declaren que las acciones de China contra Taiwán y en el mar de China Meridional tendrán consecuencias para las relaciones UE-China;
   h) expresen su preocupación por la legislación china relativa a Taiwán y señala que la imposición de la Ley de Seguridad Nacional en Hong Kong ha hecho que afirmación contenida en la Ley Antisecesión de 2005 de que se concederá a Taiwán un alto nivel de autonomía en caso de unificación carezca de toda fiabilidad;
   i) subrayen, especialmente a la luz de las continuas provocaciones y de la escalada militar de China, la importancia de seguir realizando progresos a todos los niveles en lo que respecta a la asociación y la cooperación entre la Unión Europea y Taiwán; destaquen, en concreto, el papel de liderazgo que puede desempeñar el Parlamento Europeo a la hora de encontrar ámbitos que requieran una mayor cooperación, así como de distinguir claramente y denunciar las provocaciones de China y de mostrar solidaridad con Taiwán;
   j) aboguen firmemente por la una participación significativa de Taiwán, en calidad de observador, en las reuniones, mecanismos y actividades de los organismos internacionales, incluida la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol) y la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC); insten a los Estados miembros y a las instituciones de la Unión a que apoyen las iniciativas internacionales que piden la participación de Taiwán en organizaciones internacionales; celebren, una vez más, la cooperación proactiva de Taiwán con la comunidad internacional a la hora de investigar la pandemia de COVID-19 y de encontrar la mejor manera de responder a ella, y subrayen que este hecho ha demostrado que las contribuciones de Taiwán a la OMS serían un valor añadido para la salud y el bienestar de los ciudadanos de todos sus miembros;
   k) animen a que se intensifiquen los intercambios, las reuniones y la cooperación de carácter económico, científico, cultural, político e interpersonal entre la Unión Europea y Taiwán, así como los intercambios con la participación de representantes de los Estados miembros, también al más alto nivel, a fin de reflejar plenamente la cooperación dinámica, polifacética y estrecha entre la Unión y Taiwán como socios afines; condenen las amenazas de represalias y las presiones ejercidas sobre Miloš Vystrčil, presidente del Senado checo, por la República Popular China a raíz de su visita a Taiwán en agosto de 2020, y observen que la República Checa y todos los demás países soberanos tienen derecho a desarrollar una cooperación económica y cultural con Taiwán;
   l) sigan apoyando la inclusión de Taiwán en la estrategia de la Unión para la región indopacífica; acojan con satisfacción la reciente publicación por parte de la Comisión y del alto representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad de la estrategia de la Unión para la cooperación en la región indopacífica, en la que se señala que la significativa escalada militar de China ha conducido a un aumento de las tensiones en puntos conflictivos de la región, como el mar de la China Meridional y el mar de la China Oriental, así como en el estrecho de Taiwán, y se afirma que es esencial para la Unión reforzar la cooperación con los socios regionales con el fin de garantizar la paz, la estabilidad y la prosperidad en el estrecho; insten a la Unión Europea a seguir colaborando estrechamente con otros socios afines a través de la estrategia de la Unión para la cooperación en la región indopacífica a fin de hacer frente la postura asertiva de China en la región y de reforzar el orden basado en normas, habida cuenta de los propios intereses de la Unión en la región;
   m) sigan adoptando iniciativas para mejorar las relaciones económicas bilaterales y los contactos interpersonales, en particular entre los jóvenes, y también en el mundo académico, la sociedad civil, los deportes, la cultura y la educación, así como las asociaciones entre ciudades y entre regiones; elogien los actuales hermanamientos entre las ciudades europeas y taiwanesas y promuevan la diplomacia de las ciudades como herramienta para fomentar la participación de Taiwán en iniciativas internacionales que le permitan eludir los intentos chinos de aumentar aún más su aislamiento diplomático;
   n) fomenten la cooperación europea y taiwanesa en el sector de los medios de comunicación, a fin de diversificar el entorno mediático en lengua china en la Unión y ofrecer una alternativa a los medios controlados por la República Popular China;
   o) alienten a la Unión y a los Estados miembros a que contribuyan a sensibilizar a Europa sobre la situación en el estrecho de Taiwán, así como sobre la complejidad de las relaciones entre Taiwán y China, mediante la creación y la financiación de programas específicos y estudios dirigidos a la sociedad en general; subrayen la importancia de invertir en un debate inclusivo en todos los Estados miembros, de explicar a la opinión pública europea los riesgos que supondría el avance autoritario en la región indopacífica a través de la postura asertiva de China y sus esfuerzos por socavar la democracia, en particular en Taiwán, y las implicaciones que conllevaría para las democracias de todo el mundo el no hacer frente a estas amenazas;
   p) alienten el diálogo y la cooperación con Taiwán en todos los sectores industriales y cadenas de suministro, en particular las industrias emergentes y las industrias de importancia estratégica, como los vehículos electrónicos, la robótica y la fabricación inteligente, así como las tecnologías de semiconductores;
   q) apoyen un mayor refuerzo de iniciativas que permitan a la Unión establecer asociaciones con Taiwán en los ámbitos de las TIC, la biotecnología, la salud y la seguridad, y trabajar en una cooperación concreta y en iniciativas entre la Estrategia de Conectividad de la UE y la Nueva Política hacia el Sur de Taiwán; apoyen firmemente la intensificación de la asociación por ambas partes en el ámbito de los semiconductores;
   r) reconozcan el papel central de Taiwán en industrias estratégicas como la quinta generación de infraestructuras de comunicación (5G), ya que es sede de la mayor fundición del mundo y el primer productor de semiconductores; subrayen que, en el futuro, los microchips desempeñarán un papel central en la configuración del orden mundial y que quienquiera que controle el diseño y la fabricación de microchips marcará el rumbo en el siglo XXI; recuerden que la interrupción de las cadenas de suministro mundiales causada por la pandemia ha situado a Taiwán en el centro del impulso tecnológico, y también ha hecho que la Unión se dé cuenta de sus propias vulnerabilidades, poniendo de relieve la urgencia de reflexionar sobre cómo reducir sus dependencias de los agentes externos; insten, por lo tanto, a que se incremente la cooperación con Taiwán para apoyar la agenda de la Unión relativa a su transición ecológica y digital, así como los esfuerzos de la Unión hacia la diversificación de las cadenas de valor y de suministro, ya que la pandemia ha acelerado las demandas de ambas, destacando al mismo tiempo la necesidad de aumentar la inversión y el apoyo político, en particular en las cadenas de valor de importancia estratégica, como la microelectrónica, la conducción autónoma y la inteligencia artificial (IA), que son ámbitos en los que Taiwán desempeña un papel central;
   s) elogien la organización del primer Foro Europeo de Inversiones en Taiwán, en septiembre de 2020, y alienten a que se realicen más inversiones bilaterales en ambas direcciones; insten a que se incremente dicha inversión, en particular en las industrias en las que Taiwán es líder, a saber, las tecnologías críticas, incluidos los semiconductores, que apoyarían los esfuerzos de la Unión por reforzar su propia capacidad en materia de microelectrónica; tengan en cuenta que, tras el diálogo sobre la economía digital entre Taiwán y la Unión en 2020, ambos deben seguir profundizando en sus debates en materia de investigación y cooperación tecnológica, tecnología de cadena de bloques, IA, certificación de la ciberseguridad, economía de los datos y conectividad digital, con el fin de identificar nuevas sinergias, ampliar el intercambio de políticas sobre el desarrollo de la economía digital y establecer unas asociaciones más amplias;
   t) acojan con satisfacción los compromisos voluntarios de Taiwán de contribuir a combatir el calentamiento global, contribuyendo así a la consecución de los objetivos del Acuerdo de París sobre el Cambio Climático;
   u) animen a la Unión y a los Estados miembros a que intensifiquen la cooperación con Taiwán para hacer frente a la desinformación procedente de terceros países hostiles, incluido el intercambio de mejores prácticas, enfoques conjuntos para fomentar la libertad de los medios de comunicación y el periodismo, la profundización de la cooperación en materia de ciberseguridad y ciberamenazas, la sensibilización de los ciudadanos y la mejora de la alfabetización general entre la población, con objeto de fortalecer la resiliencia de nuestros sistemas democráticos; apoyen la intensificación de la cooperación entre los grupos de reflexión europeos y taiwaneses pertinentes en este ámbito;
   v) consideren la posibilidad de aprender de la experiencia de Taiwán en la lucha contra la desinformación procedente de la China continental, que pretendía socavar la independencia de los medios de comunicación de Taiwán utilizando las plataformas de los medios sociales e infiltrándose en la televisión y la prensa taiwanesa a fin de influir en la opinión pública, tratando de menoscabar las elecciones en Taiwán; elogien que Taiwán considere la alfabetización mediática una herramienta útil y vital para enseñar a la población a identificar la desinformación y que, en consecuencia, la haya incorporado en sus planes de estudios;
   w) subrayen que los esfuerzos de Taiwán por luchar contra la desinformación y combatir las noticias falsas no solo influyen positivamente en la sociedad de la isla, sino también en la comunidad de habla china de Hong Kong y otros países del Sudeste Asiático;
   x) condenen los intentos chinos de desacreditar la gestión de la pandemia por parte del Gobierno taiwanés; elogien la eficacia del enfoque ascendente adoptado por Taiwán, liderado por sus ciudadanos, para verificar las noticias y la información utilizando tecnología como la IA para intensificar los esfuerzos y permitir que los verificadores de datos identifiquen las afirmaciones más dañinas que circulan en las plataformas de los medios sociales para detener su difusión;
   y) recuerden que la amenaza a la que se enfrenta Taiwán por las operaciones de desinformación de China forma parte de un problema más amplio que afecta a las democracias de todo el mundo en una época en la que las tecnologías de la comunicación son fundamentales en la competición geopolítica por el liderazgo mundial; recuerden que China, junto con otros países no democráticos, también sigue siendo una importante amenaza para las democracias en Europa por la utilización de campañas de desinformación, que suponen una amenaza que ha aumentado significativamente con la pandemia, como señaló el informe del SEAE de junio de 2020; tengan en cuenta que la cooperación en la lucha contra la desinformación redunda, por tanto, en interés tanto de la Unión como de Taiwán;
   z) sigan promoviendo la actual cooperación en materia de investigación en innovación entre la Unión Europea y Taiwán en el contexto del Programa Marco Horizonte Europa (2021-2027); insistan en la participación de más investigadores taiwaneses en Horizonte Europa en el futuro;
   aa) sigan promoviendo el turismo y los intercambios de jóvenes con Taiwán a través de iniciativas como las vacaciones combinadas con trabajo, los programas Erasmus o el programa de becas de conectividad Taiwán-Europa y explorando oportunidades de cooperación en la enseñanza superior y en otros ámbitos, con el objetivo de reforzar los conocimientos sobre China y Taiwán en Europa y contribuir a una mejor comprensión de Europa en Taiwán;
   ab) animen a la Unión y a sus Estados miembros a que refuercen la cooperación con Taiwán en el marco de cooperación y formación global (GCTF), que es una plataforma de cooperación regional para los programas de capacitación y formación a terceros países de todo el mundo;
   ac) sustituyan la denominación de la Oficina Económica y Comercial Europea de Taiwán por «Oficina de la Unión Europea en Taiwán», a fin de reflejar el amplio alcance de nuestros vínculos;
   ad) acojan con satisfacción los planes de crear una Oficina de representación de Taiwán en Lituania; condenen la reacción del Gobierno chino de imponer sanciones económicas a Lituania; expresen su apoyo y solidaridad con Lituania a este respecto, tomen las medidas adecuadas e insten al Consejo a que haga lo propio;
   ae) feliciten a Taiwán como socio destacado en la promoción de los derechos humanos y la libertad de religión en la región indopacífica; reconozcan que la actuación de Taiwán sienta un ejemplo positivo en la región, dado su sólido historial de respeto de las libertades fundamentales, tanto económicas como sociales, así como de los derechos políticos y culturales, incluidos los avances en los derechos de las personas LGBTQI, y los derechos de las comunidades indígenas; pidan al representante especial de la Unión Europea para los Derechos Humanos y al enviado especial de la UE para la promoción de la libertad de religión o creencias que participen en las convenciones internacionales sobre derechos humanos en Taiwán y que adopten medidas concretas para trabajar con Taiwán para promover los derechos humanos, los derechos sociales, la libertad religiosa, la economía digital y el crecimiento sostenible de los países en desarrollo de la región indopacífica;
   af) refuercen la cooperación con Taiwán con vistas al intercambio de mejores prácticas en la gestión de la pandemia de COVID-19, a poner en marcha iniciativas para facilitar la adquisición de vacunas y a la hora de seguir reforzando la cooperación de la Unión con Taiwán en materia de salud y control de enfermedades transmisibles; elogien al Gobierno taiwanés y a su pueblo por su relativo éxito en la contención de la pandemia a nivel interno y por su generosidad al prestar ayuda a otros países; recuerden que la eficaz respuesta de Taiwán se basó en la transparencia, la apertura y el uso de la tecnología en colaboración con la sociedad, un enfoque basado en la confianza de la ciudadanía;
   ag) elogien los actos de solidaridad de Taiwán con la Unión Europea, como demuestra la donación de más de siete millones de mascarillas quirúrgicas a varios Estados miembros durante los funestos primeros meses de la pandemia y de cinco líneas de producción de mascarillas a la República Checa; pidan que esta solidaridad se vea correspondida;
   ah) sigan fomentando el intercambio de inteligencia entre los Estados miembros y Taiwán así como la lucha conjunta contra la delincuencia transfronteriza;
   ai) reconozcan que EE. UU. y Japón han destacado por primera vez la importancia de la paz y la estabilidad en el estrecho de Taiwán en la declaración conjunta realizada tras una reciente cumbre bilateral, a la que siguió una declaración similar del G-7 a principios de mayo; insten a la Unión a que colabore con otros socios afines, como Australia, Nueva Zelanda, la India, Japón, Corea del Sur y los Estados Unidos, y a que considere la posibilidad de invitar a Taiwán a participar con sus socios en las plataformas y grupos de trabajo existentes en el ámbito de las industrias críticas;
   aj) animen a aquellos Estados miembros que no dispongan de un acuerdo para evitar la doble imposición y prevenir la evasión fiscal o de un acuerdo de intercambio de información fiscal con Taiwán a que inicien cuanto antes las negociaciones sobre dichos acuerdos;

2.  Encarga a su presidente que transmita la presente Recomendación al Consejo, a la Comisión y al vicepresidente de la Comisión / alto representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, así como al Gobierno de Taiwán.

(1) DO C 181 de 19.5.2016, p. 52.

Última actualización: 20 de enero de 2022Aviso jurídico - Política de privacidad