«El asesoramiento a los médicos sobre el tratamiento a los pacientes de COVID es más fácil gracias a la red europea»

Alexis Reúne a expertos médicos de toda Europa para compartir sus mejores consejos sobre cómo tratar a los pacientes de coronavirus Francia, Lyon

Antes de que golpease el virus, el profesor Alexis Arzimanoglou dirigía @ERN.EpiCARE, uno de los veinticuatro grupos de médicos especialistas que se reúnen en línea para decidir el mejor tratamiento de los pacientes con enfermedades raras o situaciones complejas. EpiCARE, por ejemplo, analiza casos de epilepsias raras y complejas. Basándose en su experiencia, el profesor Arzimanoglou y su equipo se ocupan ahora de asesorar a médicos de toda Europa sobre la administración de medicamentos contra las convulsiones en los casos de pacientes con epilepsia que requieran también un tratamiento antiviral contra el coronavirus. La colaboración establecida a través de EpiCARE facilitó en gran medida la organización de seminarios web, de modo que equipos de países como Italia, España y Francia, donde el virus golpeó primero, pudieran compartir experiencias con médicos europeos y de fuera de Europa. Basándose en el modelo de red, la UE ha creado también el Sistema de Apoyo a la Gestión Clínica de la COVID-19, un servicio de ayuda que pone en contacto rápidamente a profesionales de la salud y hospitales de toda Europa involucrados en la gestión del coronavirus.

«Repartir comida entre los sintecho cada día era para nosotros la continuación lógica de nuestra misión de servicio público»

Sandrina Ayudó a convertir un espacio cultural en un centro de distribución de alimentos para parisinos sin hogar Francia, París

El Carreau du Temple solo necesitó seis años para ganarse el corazón de los parisinos. Cada año, 300 000 personas pasan por aquí para practicar deporte, ver un espectáculo o visitar una exposición de arte contemporáneo. Pero muchas más pasaron con la pandemia de COVID-19. En tan solo una semana, el Carreau du Temple había empezado a repartir 1000 comidas al día a las personas más necesitadas. «Tener que anular más de cincuenta actos culturales y deportivos nos partió el corazón, pero mucho peor fue darnos cuenta de hasta qué punto las personas que viven en la calle habían sufrido con el confinamiento. Pasaban mucha hambre, ya no podían recurrir a sus fuentes habituales de distribución de alimentos», recuerda Sandrina. Con sus 1800 m2, el Carreau du Temple era perfecto para que la asociación Aurore pudiera repartir comida de forma segura. Sandrina está convencida de que esta iniciativa fue la mejor manera de dar continuidad a la misión de servicio público del Carreau du Temple.

«Como virólogos, es nuestro deber participar en la investigación sobre la COVID-19 a nivel mundial»

Caroline Reorientó su labor investigadora, subvencionada por la UE, para estudiar la COVID-19 e investigar posibles tratamientos Francia, Montpellier

La pandemia de COVID-19 fue un punto de inflexión para muchos virólogos en Europa. Algunos de ellos, como Caroline, decidieron incluso hacer un receso en su labor investigadora para centrarse en el SARS-CoV-2, el virus responsable de la COVID-19. «Estoy trabajando en un proyecto financiado por la UE, el proyecto ANTIViR, que busca estudiar los mecanismos naturales de defensa contra la gripe A y el HIV-1. Otros investigadores del instituto IRIM y yo decidimos que, como virólogos, era nuestro deber participar en la investigación sobre la COVID-19», explica Caroline. «Tengo otro proyecto, llamado FluAttack, que busca medicamentos para tratar la gripe. Los estamos probando actualmente, junto con otras moléculas y extractos naturales, para identificar principios activos contra la COVID-19». Solo con la ayuda de la UE ha sido posible este viraje. El dinero de la UE permite a los investigadores trabajar con eficacia y reaccionar rápidamente, pensando en el futuro de todos.

«Esta crisis ha aumentado el sentimiento de soledad y ansiedad de los más mayores. No podía quedarme de brazos cruzados»

David Una vez por semana llama a personas mayores para aliviar su soledad Francia, París

El confinamiento es especialmente difícil para nuestros mayores, muchos de los cuales se consideran población de riesgo y están en aislamiento. Paris en Compagnie («París en compañía») fue concebida pensando en ellos. Esta asociación, apoyada por el Ayuntamiento de París, emplea a cientos de voluntarios para intentar crear lazos entre las personas mayores y su comunidad. Una vez por semana, los voluntarios las llaman por teléfono para darles un poco de cariño, escucharlas y llevarles un poco de alegría. David Reviriego es uno de estos voluntarios: «Me afectaban especialmente las historias de personas mayores en las que la COVID había exacerbado los sentimientos de aislamiento, soledad y ansiedad. Cuando el confinamiento vino a empeorar las cosas decidí apuntarme a Paris en Compagnie. Si algo positivo vamos a sacar de esta crisis será la llamada de atención sobre la suerte de nuestros mayores y la necesidad de hacer algo al respecto».

«Nuestro mapa sirve para localizar a los productores locales y poder comprarles»

Celine y Ludovic Ayudan a los productores locales a sobrellevar el confinamiento Francia, Beaumontel

Aunque poca gente hable de ellos, han pagado un precio muy alto por el confinamiento en Francia. Cuando los mercados al aire libre, los restaurantes y los comedores escolares se vieron obligados a echar el cierre, los productores locales acusaron, y mucho, el golpe. En Normandía, una pregunta se abrió paso: ¿cómo hacer que la ciudadanía compre productos locales en estos tiempos difíciles? La Región de Normandía y la asociación local responsable del «rollon» —la moneda local— encontraron una solución en forma de mapa regional, disponible en internet desde el 8 de abril. En este mapa, que han titulado Au Rendez-Vous des Normands («encuentro con los normandos»), figuran las señas de más de 1 200 productores locales. Se les puede comprar frutas y verduras, pescado y marisco o productos lácteos. El mapa ha recibido más de 3 000 visitas desde que se puso en red.

«No soy ni una heroína ni una combatiente. Tan solo alguien que atiende a pacientes que necesitan tratamiento psiquiátrico»

Brigitte Es enfermera de geriatría en un hospital psiquiátrico Francia, Lyon

Brigitte es enfermera en el hospital psiquiátrico de Vinatier, en el Departamento del Ródano. El hospital tuvo que reorganizarse para atender a pacientes con COVID-19. Muchos de los pacientes ingresados recibieron el alta a fin de liberar camas para infectados con COVID-19 de más de 65 años que necesitaban atención hospitalaria. Tanto los pacientes como el personal médico deben seguir protocolos muy estrictos. El problema es que muchos de ellos padecen demencia, lo que les hace incapaces de retener bien la información. Brigitte insiste en que la dimensión humana es fundamental en la atención a estos pacientes, pero algunas medidas preventivas (como las mascarillas de los sanitarios) osbstaculizan la comunicación. Brigitte y sus colegas están haciendo todo lo posible para ofrecerles la mejor atención posible. Cuando se restringieron las visitas, ya antes del confinamiento, el personal asistencial recurrió al teléfono y las videoconferencias para que los pacientes siguieran en contacto con sus seres queridos.

«El personal sanitario ya tiene quien le cuide. Un grupo de psicólogos, generalistas y psiquiatras está a su disposición en todo momento»

Eric Eric ha organizado un servicio de apoyo psicológico telemático para el personal sanitario de primera línea Francia, París

Si la lucha contra la pandemia arroja cifras esperanzadoras, el personal asistencial y otros profesionales de la salud están al borde del agotamiento. No es ningún secreto que, desgraciadamente, los niveles de ansiedad y estrés han aumentado entre los trabajadores sociales y sanitarios. Para rebajarlos un poco, la asociación SPS («Soins aux Professionnels en Santé») ofrece apoyo y asistencia psicológica gratuitamente desde noviembre de 2016. Su línea telefónica — gratuita, anónima y confidencial— ha recibido más de 2 500 llamadas de toda Francia desde el 23 de marzo, casi una tercera parte desde la región parisina. Con una tasa de respuesta del 100 %, este servicio presta ayuda a cualquier hora del día y de la noche a los profesionales de la asistencia, la enfermería y la medicina que sufren de ansiedad, agotamiento o problemas relacionados con su trabajo. Después de haber estado cuidando de los pacientes tantos días con sus noches, ahora son ellos los que necesitan cuidados. Nuestra misión es estar ahí, apoyarlos y ayudarlos en la lucha contra la COVID-19.

«Los profesionales del coñac participan en un esfuerzo colectivo coherente con sus valores»

Patrick Organiza a los productores de coñac que están apoyando la labor de los hospitales, los servicios de urgencias, las farmacias y los laboratorios Francia, Coñac

El coñac es una de las bebidas más famosas de Europa: su calidad le ha valido infinidad de premios en todo el mundo. Los productores de este licor o eau de vie en francés ("agua de vida" en su traducción literal) se han unido en un esfuerzo por salvar vidas en la región de Coñac. Colaboran con laboratorios y farmacias suministrándoles alcohol y otras sustancias fundamentales para la fabricación de antiséptico de manos. Pero su iniciativa ha ido más lejos: han donado fondos y mascarillas a hospitales, laboratorios y servicios de urgencias. La Unión Europea comparte estos valores de compasión y ayuda al prójimo.

«Por nuestra cuenta podríamos avanzar más rápido, pero juntos llegaremos más lejos»

Jérémy, Jean-Christophe y Virgile Ayudan a las empresas perjudicadas por los efectos de la crisis del coronavirus Francia, Estrasburgo

Jérémy, Jean-Christophe y Virgile son los socios fundadores de una empresa con sede en Estrasburgo. Han creado la plataforma «Sauve ton PRO!» (sauvetonpro.fr), una página web sin ánimo de lucro que ayuda a los comercios amenazados de cierre. Gracias a esta iniciativa, los consumidores pueden apoyar a los negocios locales adquiriendo cupones que podrán utilizar cuando concluya el confinamiento. De esta manera, los comercios obtienen ingresos que les ayudarán a capear la crisis económica. Para complementar iniciativas como esta, los eurodiputados han aprobado un paquete de 37 000 millones de euros en apoyo de la sanidad, las empresas y los trabajadores. Hemos de salir reforzados de esta crisis. Para lograrlo, la Unión está ultimando un nuevo y consecuente presupuesto para Europa.

«Los trabajadores sanitarios también necesitan que les cuiden»

Marie Reparte comidas para el personal hospitalario: pequeños placeres para personas sometidas a una enorme presión Francia, París

Marie es directora de márketing en una empresa dedicada a los chefs de cocina. Quería hacer algo para ayudar al personal médico que lucha en primera línea contra la pandemia. A través de su iniciativa «Les chefs avec les soignants» (chefs al servicio del personal sanitario), anima a que todos los restauradores que siguen trabajando (mediante servicios de entrega a domicilio) ofrezcan comidas al personal sanitario. Comer bien es determinante para que los profesionales sanitarios, que atraviesan un período extremadamente difícil, puedan ejercer su labor a diario: compartir un almuerzo agradable en compañía de sus colegas, que les permita relajarse un poco, puede ser de vital importancia. Varias empresas se han sumado a esta iniciativa para donar alimentos e ingredientes para la elaboración de estas comidas y un grupo de periodistas también contribuye con su trabajo. Las autoridades nacionales, regionales y municipales de toda Europa están tomando medidas para ayudar a sus habitantes, mientras el Fondo Europeo de Solidaridad ha puesto a disposición de los Estados miembros 800 millones de euros para apoyarles en su lucha contra el coronavirus.

«La solidaridad es la única salida a esta crisis»

David Gestiona la coordinación del servicio de urgencias Francia, París

David es técnico de laboratorio de formación, pero se está preparando para trabajar como gestor sanitario. Aunque no sea médico, ayuda en el hospital donde realiza sus prácticas coordinando la gestión de las urgencias. En el contexto actual, es fundamental contar con profesionales del sector sanitario que se dediquen a labores no médicas: es necesario encargarse del reabastecimiento, la organización, la gestión de pacientes y un sinfín de tareas para descargar al personal médico y de enfermería, de manera que puedan centrarse en el estado de salud de sus pacientes. David, al igual que muchos otros ciudadanos europeos, es un ejemplo de la solidaridad que necesitan tanto las personas como las instituciones para plantar cara a esta crisis.