«Ayudemos a quienes no pueden hacerlo solos»

Eva Dirige una empresa social que emplea a personas con discapacidad Eslovaquia, Michalovce

«Ayudemos a quienes no pueden hacerlo solos». Eva, con su empresa social, perseguía integrar a los ciudadanos desfavorecidos y mejorar su calidad de vida. Antes de la COVID-19, empleaba a 100 personas con discapacidad, cuyo trabajo consistía en fabricar piezas para coches y motores. La pandemia lo cambió todo. «Los ingresos cayeron un 70 %, lo que nos obligó a prescindir de 40 empleados», explica Eva. Para evitar el cierre, la empresa tuvo que reinventarse. Algunos empleados decidieron reorientar su actividad dedicándose a la producción de mascarillas. «Primero las fabricamos para nuestros propios empleados y luego para cubrir las necesidades de las empresas de la zona y las autoridades locales», recuerda Eva. El Parlamento ha solicitado una nueva y ambiciosa estrategia de la Unión en materia de discapacidad que incluya medidas de recuperación y mitigación para evitar que las personas con discapacidad se vean más afectadas que el resto por crisis sanitarias como la de la COVID-19.

«En vez de quedarnos en casa, pensé que los pilotos teníamos que reunirnos y ayudar»

Roman Utiliza sus conocimientos como piloto y su experiencia con algoritmos de casación para suministrar material médico en todo el país Eslovaquia, Bratislava

No todos los aviones de Europa se quedaron en tierra durante el confinamiento. En Eslovaquia, más de 80 pilotos, con sus aviones privados, se dieron cuenta de que la COVID-19 les brindaba la oportunidad de volar más. Pero no se trataría de ocio. Esta vez volarían para contribuir a una causa común. «Un día llegamos a tener trece aviones en el aire. Nuestra misión consistía en transportar material médico a unos 250 sitios en 120 minutos. Entre nuestros «clientes» había unidades de emergencia, bomberos, hospitales, la Cruz Roja o residencias de ancianos», explica Roman. Su iniciativa comenzó con una convocatoria de voluntarios en Facebook y fue autorizada, en última instancia, por el Gobierno eslovaco. Usando un programa informático específico (lo que fue posible gracias al trabajo de Roman como director ejecutivo de artman.eu) se asignaban las diferentes solicitudes a los pilotos disponibles mediante un sistema GPS y se les contactaba a través de la plataforma PILOTS4PEOPLE.EU.

«Necesitamos más ayudas para los empresarios, especialmente para aquellos que crean empleo»

Jan Ha tenido muchas dificultades para salvar su restaurante Eslovaquia, Zemplinska šírava

Desde marzo dirigir un restaurante no resulta nada fácil: sin ingresos durante casi dos meses pero con los mismos gastos y, al reabrir, hay que hacer frente a una inversión adicional con menos clientela. El 31 de marzo, Jan tuvo que cerrar su restaurante y mandar a sus diez empleados a casa. Desde la reapertura las reservas han caído un 50 %. «Necesitamos más ayudas para los empresarios, en especial para los que crean empleo», explica Jan. «Las pymes crean el 80 % de todos los puestos de trabajo y necesitan más apoyo». El Parlamento Europeo entiende a Jan. «El tiempo es un lujo que no nos podemos permitir. Debemos actuar con urgencia y valentía, ya que los ciudadanos, las empresas y las economías de la UE necesitan una respuesta inmediata. Nuestros ciudadanos esperan una acción decidida. Ahora es el momento de que cumplamos», declaró a los dirigentes de la UE el presidente del Parlamento, David Sassoli, en un discurso por videoconferencia. Más información en: https://www.europarl.europa.eu/news/es/headlines/eu-affairs/20200611STO81008/sassoli-nuestros-ciudadanos-esperan-una-accion-decidida

«Estoy muy agradecida de poder ser voluntaria en la Cruz Roja Eslovaca»

Veronika Ayuda con la cuarentena de dos semanas a los eslovacos que acaban de volver al país Eslovaquia, Banská Štiavnica

Con la pandemia, algunos europeos se han encontrado con más tiempo libre que nunca. Para Veronika este tiempo supuso un despertar de la conciencia. «Enseguida me di cuenta de que era el momento de hacerme voluntaria de la Cruz Roja», nos cuenta. «Ha sido por poco tiempo, pero cuando todo esto acabe quiero seguir en ello. Es una tremenda alegría poder ayudar a mi comunidad». Veronika es voluntaria en uno de los centros de cuarentena que lleva el gobierno eslovaco, en el que los voluntarios de la Cruz Roja proporcionan asistencia las veinticuatro horas del día a los ciudadanos que han vuelto a Eslovaquia en las dos últimas semanas. Veronika les ayuda a registrarse, reparte comidas y ofrece toda la ayuda que puedan necesitar. «No te lo vas a creer, pero estoy deseando volver a enfundarme el traje blanco de protección. Me encanta trabajar con unos compañeros como estos, con la misma pasión que yo por ayudar a personas en circunstancias difíciles», nos cuenta Veronika.

«Proteger al personal sanitario es lo prioridad número uno. Sin ellos no podremos parar al virus»

Lucia y Šimon Crearon una plataforma cívica para ayudar al personal sanitario de primera línea y a los más vulnerables Eslovaquia, Bratislava

Lucia y Šimon son los fundadores de Kto Pomôže Slovensku («Quién ayuda a Eslovaquia»), una organización de voluntarios que recoge donaciones para comprar EPI al personal sanitario. En tan solo un mes recaudaron casi un millón de euros entre empresas y particulares. Con ellos pudieron ofrecer al personal médico y a quienes trabajan con personas vulnerables (por ejemplo en viviendas asistidas) miles de productos necesarios: mascarillas, respiradores, trajes de protección y geles hidroalcohólicos. La iniciativa tampoco se olvida de los centros de atención psicológica para gente de todas las edades. También los Estados de la Unión se han ayudado mutuamente. Veintiséis de ellos se han unido, con ayuda de la UE, para hacer una compra conjunta de equipos, vacunas y antivirales. Mientras los ciudadanos europeos coordinan las acciones en sus países, otros socios europeos les echan una mano en esta lucha común contra el coronavirus.