Fondo de Transición Justa

El Fondo de Transición Justa es un nuevo instrumento financiero en el ámbito de la política de cohesión cuyo objetivo es prestar apoyo a los territorios que se enfrentan a retos socioeconómicos graves derivados del proceso de transición a la neutralidad climática. El Fondo de Transición Justa facilitará la aplicación del Pacto Verde Europeo, cuyo objetivo es lograr una Unión climáticamente neutra de aquí a 2050.

Base jurídica

Artículo 175 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea.

Propuesta de Reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo por el que se establece el Fondo de Transición Justa[COM(2020)0022].

Contexto

El Fondo de Transición Justa es uno de los instrumentos clave de la Unión Europea para apoyar a las regiones en la transición hacia la neutralidad climática de aquí a 2050.

En diciembre de 2019, la Comisión Europea adoptó una Comunicación titulada «El Pacto Verde Europeo»[1], que establece una hoja de ruta para una nueva política de crecimiento para la Unión. Como parte del Pacto Verde Europeo y con el objetivo de lograr la neutralidad climática de la Unión de manera efectiva y justa, la Comisión Europea propuso la creación de un Mecanismo para una Transición Justa que incluye un Fondo de Transición Justa. Indicó que el Mecanismo debe centrarse en aquellas regiones y sectores más afectados por la transición, dada su dependencia de los combustibles fósiles, incluidos el carbón, la turba y el esquisto bituminoso, y de los procesos industriales intensivos en gases de efecto invernadero.

El Mecanismo consta de tres pilares:

  • el Fondo de Transición Justa;
  • un régimen específico en el marco del programa InvestEU;
  • un mecanismo de préstamo para el sector público con el Banco Europeo de Inversiones para movilizar inversiones adicionales en favor de las regiones afectadas.

El Fondo de Transición Justa concede principalmente subvenciones. El régimen de transición específico en el marco de InvestEU atrae inversiones privadas. Las actividades del Banco Europeo de Inversiones deben movilizar financiación pública.

El apoyo facilitado mediante el Fondo de Transición Justa se centra en la diversificación económica de los territorios más afectados por la transición climática, así como en el reciclaje y la inclusión activa de sus trabajadores y demandantes de empleo. Los criterios de admisibilidad de las inversiones en virtud de los otros dos pilares del Mecanismo para una Transición Justa son más amplios, a fin de apoyar también actividades relacionadas con la transición energética.

Objetivos

El Fondo de Transición Justa es una herramienta clave para apoyar a los territorios más afectados por la transición a la neutralidad climática y evitar el aumento de las disparidades regionales. Su principal objetivo es aligerar el impacto de la transición financiando la diversificación y la modernización de la economía local y mitigando las repercusiones negativas en el empleo. A fin de lograr este objetivo, el Fondo de Transición Justa apoya inversiones en ámbitos como la conectividad digital, las tecnologías energéticas limpias, la reducción de emisiones, la regeneración de zonas industriales, el reciclaje de trabajadores y la asistencia técnica.

El Fondo de Transición Justa se ejecuta mediante reglas de gestión compartida, lo cual implica una estrecha cooperación con las autoridades nacionales, regionales y locales. A fin de acceder al apoyo del Fondo de Transición Justa, los Estados miembros tienen que presentar planes territoriales de transición justa. Estos planes indicarán las áreas concretas de intervención, basándose en las repercusiones económicas y sociales derivadas de la transición. En particular, estos planes tienen que tener en cuenta las pérdidas de puestos de trabajo previstas y la transformación de los procesos de producción de las instalaciones industriales con la mayor intensidad de gases de efecto invernadero.

Presupuesto y normas financieras

El Fondo de Transición Justa proporciona apoyo a todos los Estados miembros. Los criterios de asignación se basan en las emisiones industriales en regiones con mayor intensidad de dióxido de carbono, el empleo en la industria y en la minería del carbón y del lignito, la producción de turba y de esquisto bituminoso, y el nivel de desarrollo económico. Los Estados miembros que todavía no se hayan comprometido a alcanzar el objetivo de lograr la neutralidad climática de aquí a 2050 solo recibirán el 50 % de su asignación prevista. El nivel de cofinanciación de la Unión de los proyectos se fija en función de la categoría de la región en la que se hallen estos proyectos. Para las regiones menos desarrolladas, se fija en un máximo del 85 %, para las regiones en transición en un 70 % y para las regiones más desarrolladas en un 50 %.

El Fondo de Transición Justa cuenta con un presupuesto global de 17 500 millones EUR para el período 2021-2027. Se financiarán 7 500 millones EUR dentro del marco financiero plurianual y 10 000 millones EUR adicionales en el marco de NextGenerationEU.

Los Estados miembros pueden complementar su asignación del Fondo de Transición Justa con los recursos que perciban en virtud del Fondo Europeo de Desarrollo Regional y el Fondo Social Europeo Plus.

Papel del Parlamento Europeo

Durante las negociaciones sobre la propuesta relativa al Fondo de Transición Justa, el Parlamento Europeo se mostró especialmente preocupado por el impacto socioeconómico de la transición hacia una economía climáticamente neutra y propuso medidas que ayudarán a que el proceso se desarrolle sin que aumenten las disparidades entre regiones, y sin dejar a nadie rezagado.

El Parlamento Europeo ha propuesto ampliar la gama de actividades que se pueden financiar mediante el Fondo de Transición Justa, incluidas las de microempresas, universidades e instituciones públicas de investigación, así como la innovación digital y las actividades en los ámbitos de la educación y la inclusión social. Esto permitirá que las regiones, las personas, las empresas y otras partes interesadas aborden de manera efectiva las consecuencias sociales, económicas, medioambientales y sobre el empleo de la transición a una economía climáticamente neutra. Además, el Parlamento Europeo ha propuesto una serie de exclusiones para ciertas actividades económicas, haciendo hincapié en la importancia del aspecto social del Fondo.

En 2020, el Parlamento Europeo propuso que se asignase un presupuesto sustancialmente mayor al Fondo de Transición Justa. Esto permitió que las transferencias del Fondo Europeo de Desarrollo Regional y del Fondo Social Europeo Plus se hicieran de forma voluntaria en vez de obligatoria. El Parlamento Europeo también recomendó añadir un «mecanismo de recompensa ecológica» que pueda asignar fondos adicionales a los Estados miembros que logren reducir sus emisiones de gases más rápido de lo previsto.

 

Marek Kołodziejski