LIBRO BLANCO SOBRE LA CONFERENCIA
INTERGUBERNAMENTAL DE 1996
VOLUME II


AUSTRIA

Líneas directrices del Gobierno austriaco sobre los temas probables de la CIG de 1996, presentadas en junio de 1995

I. Introducción

La Cancillería federal y el Ministerio de Asuntos Exteriores, en colaboración con los demás ministerios, los Länder y los interlocutores sociales, han elaborado ya las líneas directrices. Se han tomado en consideración las posiciones de la Conferencia de "Landeshauptmänner" (Jefes de Gobierno de los Länder) de 4 de mayo de 1995.

Los principales retos de la reforma institucional consisten en:

Con respecto a los modelos de una integración diferenciada, las orientaciones plantean cuatro principios que hay que respetar:

II. El funcionamiento del pilar comunitario

Las líneas directrices dedican gran atención a la cuestión de las políticas existentes y de su fortalecimiento material, institucional y de toma de decisiones.

En general, el Gobierno considera prioritarias para la Comunidad las políticas de medio ambiente y la lucha contra el desempleo.

Con respecto a la introducción de las nuevas competencias de la Unión, el Gobierno opina

El Gobierno es contrario a cualquier debate sobre los aspectos materiales de la UEM en la CIG de 1996.

Con respecto a la PAC, el Gobierno se muestra muy reservado con respecto a un debate sobre la reforma de la PAC en la CIG de 1996.
| Vers le début de la page |

Con respecto a la pol í tica social de la Comunidad, el Gobierno subraya el hecho de que el Reino Unido ha recibido ventajas de competencia injustificables. Habrá que comunitarizar y -introduciendo el protocolo sobre la política social y el acuerdo sobre la política social en el primer pilar- armonizar la política social y laboral de la Comunidad. Además, el Gobierno aboga en favor de una ampliación del procedimiento del artículo 189 B (simplificado), con el fin de abarcar todos los aspectos de la política social y laboral comunitaria.

Con respecto a la pol í tica de medio ambiente, el Gobierno reclama

III. Cuestiones institucionales

Parlamento Europeo

El Gobierno austriaco es favorable a la ampliación de las competencias legislativas y de control del Parlamento Europeo. Para ello, habrá que debatir la simplificación de los procedimientos legislativos y de la comitología.

El Gobierno austriaco parece haberse reservado acerca de las solicitudes (del Parlamento Europeo) sobre el derecho de iniciativa del Parlamento Europeo con respecto a la Comisión Europea. Por el contrario, está a favor de una reordenación del procedimiento de investidura de la Comisión Europea y subraya la propuesta hecha por el Sr. Santer durante la última investidura en enero de 1995.

El número de diputados no constituye una prioridad para el Gobierno austriaco. Según las líneas directrices, el funcionamiento del Parlamento depende de los métodos de trabajo.

Con respecto a la cooperación entre los Parlamentos nacionales y el Parlamento Europeo, el Gobierno aboga en favor de una consolidación de los procedimientos de cooperación interparlamentaria del tipo COSAC, etc. Es contrario a cualquier intento de establecer una segunda cámara de los Parlamentos nacionales.

Consejo

Según el Gobierno austriaco, hay que mantener el papel de los pequeños Estados miembros. Esto constituye uno de los elementos constitutivos de la Unión Europea.

Con respecto a las disposiciones institucionales relativas al papel del Consejo, el Gobierno austriaco es contrario a cualquier reducción/disminución de la minoría de bloqueo.

Reclama una revisión parcial (artículo por artículo) relativa a la ampliación de las votaciones por mayoría cualificada en el seno del Consejo.

Con respecto al papel de las Presidencias, el Gobierno aboga en favor del mantenimiento del sistema de rotación existente.

Comisi ó n

Con respecto a la composición de la Comisión Europea, el Gobierno está abierto a una reducción del número de comisarios. Pero cada Estado miembro deberá tener derecho a designar un miembro de la Comisión.

Con respecto a la ampliación de las competencias de la Comisión, el Gobierno reclama la asignación de competencias a la Comisión en materia de lucha contra el fraude y en el ámbito del tercer pilar.

Subsidiariedad

Según las líneas directrices, habrá que aplicar el principio de subsidiariedad estrictamente. Se considera que el principio de subsidiariedad es un instrumento que permite perfeccionar la distribuci ó n de tareas entre los niveles europeos, nacionales y regionales.
| Vers le début de la page |

Jerarqu í a de los actos

Con respecto al punto de vista austriaco sobre la jerarqu í a de las normas, el Gobierno se muestra "interesado" en el establecimiento de dicha jerarquía. Pero habrá que tener en cuenta el equilibrio entre los órganos de la Unión.

Derechos fundamentales

Según el Gobierno austriaco, habrá que garantizar los derechos fundamentales de los ciudadanos de la Unión. La CIG de 1996 deberá discutir acerca del nivel adecuado.

IV. PESC

Austria se identifica con los objetivos de la PESC enumerados en el artículo J.1 del Tratado de la Unión Europea. Tiene un gran interés en que la Unión se convierta en un factor de estabilidad en Europa.

Según la lógica del proceso de integración, Austria parte del principio de una comunitarización por etapas de la política exterior de la Unión.

Cuestiones institucionales

Pueden identificarse lagunas importantes en la falta de preparaciones en la toma de decisiones y medidas de aplicación.

Asuntos relativos a la toma de decisiones

Asuntos financieros

El Parlamento Europeo


| Vers le début de la page |

La pol í tica com ú n de defensa

V. Cooperación en los asuntos de justicia y de interior

El Gobierno comparte en gran medida el balance sobre el (mal) funcionamiento de la política en los ámbitos de los asuntos de justicia y de interior elaborados por la Comisión, el Consejo y el Parlamento Europeo.

Propone la introducción de un programa de trabajo continuado y el establecimiento de un auténtico motor institucional que actúe como director del tercer pilar.

Con el fin de eliminar los problemas estructurales de la cooperación intergubernamental, el Gobierno austriaco está a favor de una integración de los instrumentos comunitarios en el tercer pilar.

El Parlamento Europeo

Con respecto al papel del Parlamento Europeo, el Gobierno austriaco adopta una posición equivalente a la relativa al papel del Parlamento Europeo y de los Parlamentos nacionales en materia de la PESC.

La duplicaci ó n de competencias

El Gobierno austriaco reclama una clarificación de las competencias en materia de visados, sanidad, lucha contra las drogas, lucha contra la delincuencia internacional y de seguridad nuclear.

Clarificaci ó n y "simplificaci ó n" de las estructuras de trabajo

El Gobierno austriaco propone que se suprima por lo menos un nivel de trabajo en el tercer pilar. Para ello, propone:

Variante A:
Supresión de los grupos directores
Variante B:
Fusión del Comité K.4 con el COREPER ---> Creación de un COREPER III.

Lucha contra el racismo y la xenofobia

El Gobierno austriaco propone:


| Vers le début de la page |

Posiciones de principio de Austria sobre la Conferencia Intergubernamental. Documento del Gobierno austriaco de 26 de marzo de 1996

Este documento fue presentado por el Gobierno austriaco en vísperas del Consejo Europeo de Turín y consta de cuatro partes. La primera de ellas está dedicada a los desafíos a los que debe enfrentarse la Unión Europea. La segunda se refiere a la necesidad de acercar Europa a sus ciudadanos. La tercer trata de la eficiencia y de la democracia, mientras que la cuarta parte se refiere a la política exterior y de seguridad común. En total, el documento citado consta de 19 páginas.

En relación con los desaf í os a los que se enfrenta la Unión Europea, el Gobierno austriaco considera que es necesario reforzar la capacidad de actuación de la Unión en una serie de áreas, en tanto que la integración europea en general es vista como el elemento de base del desarrollo económico y social de Europa, al cual la unión económica y monetaria podría otorgar beneficios adicionales. Al mismo tiempo, Austria estima que es necesario que la paz y la estabilidad a las que ha dado lugar dicho proceso de integración sean extendidos a otras partes de Europa. En este sentido, Austria piensa que la CIG debe tratar de hacer frente a los siguiente desafíos. En primer lugar, por lo que se refiere a la democracia y al acercamiento de Europa a los ciudadanos, Austria considera que para asegurar la democracia es preciso que exista una fuerte representación de los Estados miembros en el proceso legislativo, y que los Estados miembros pequeños o medianos mantengan su sobre-representación adicional. Por consiguiente, Austria es partidaria de que se mantenga el equilibriointerinstitucional actualmente existente, y de que se mejoren la legitimidad y la transparencia de las políticas de la Unión mediante la simplificación del proceso legislativo, una mejor cooperación entre el Consejo y el Parlamento Europeo, así como la consolidación de lazos más estrechos con los Parlamentos nacionales. De igual manera, la dimensión regional del proceso de integración debería ser desarrollada en mayor medida como contribución a la transparencia; el principio de subsidiariedad debería ser aplicado de forma consecuente; y la protección de los derechos fundamentales básicos debería ser incrementada, todo ello con vistas a colmar las distancias existentes entre los ciudadanos de la Unión y las instituciones europeas.

Por lo que se refiere al tema del empleo, Austria estima que la lucha contra el desempleo debería ser la preocupación fundamental de la Unión Europea, al tiempo que la protecci ó n medioambiental que tanto preocupa a los ciudadanos de la Unión, debería constituirse también en un elemento central de la CIG, la cual debería promover la orientación ecológica de las políticas comunitarias.

En materia de seguridad interior, y por considerar que la libertad de circulación plena de los ciudadanos de la Unión puede realizarse únicamente una vez que la seguridad de los mismos haya sido garantizada a nivel europeo, Austria considera que todas aquellas cuestiones relativas a la inmigración, al asilo, a la lucha contra el crimen, contra el terrorismo y contra el uso de drogas, deberían ser tratadas mediante una coordinación supranacional de las autoridades legales y policiales. En materia PESC, Austria considera que las tareas prioritarias de la CIG deberían ser las de impulsar una mayor coherencia entre los diferentes aspectos de la política exterior; crear una capacidad común de análisis y de planificación; mejorar la efectividad del proceso de toma de decisiones y de ejecución de las mismas en materia PESC; así como efectuar progresos en materia de operatividad de la PESC en las áreas de prevención de conflictos, gestión de crisis, medidas de mantenimiento de la paz, medidas de ayuda en caso de catástrofe y acciones humanitarias. Por otra parte, en materia de ampliaci ó n y funcionamiento de la Uni ó n, el Gobierno austriaco propone clarificar y simplificar los procedimientos legislativos, extender el sistema de voto por mayoría, y mejorar los métodos de trabajo y los procedimientos de organización, así como preservar el papel de la Comisión como elemento impulsor de todo el sistema. Austria considera que la ampliación y la reforma institucional forman parte de un mismo proceso paralelo que tienen que ser desarrollados paso a paso. En materia de flexibilidad y coherencia, Austria considera que el doble reto de profundizar y ampliar la Unión hará necesaria la integración diferenciada. Ahora bien, en opinión de dicho país, ésta deberá continuar siendo la excepción y no la regla, deberá tener un carácter transitorio, y nunca podrá significar que los Estados que por razones de su desarrollo económico sean incapaces de acceder a un mayor nivel de integración, como en el caso de la unión económica y monetaria, se vean excluidos del proceso de integración mismo.

Tras haber descrito así en su parte primera los retos a los que debe hacer frente la Unión, la parte segunda del documento del Gobierno austriaco que estamos considerando se refiere al tema del acercamiento de la Uni ó n a sus ciudadanos. Con vistas a ello, y en materia de derechos humanos, Austria considera que la Unión debería pasar a ser miembro del Convenio Europeo de Derechos Humanos; que el contenido de la Carta Social Europea debería ser incorporado en el Tratado; que el principio de igualdad de sexos debería ser reforzado y más desarrollado en el Tratado; y que la lucha contra el racismo y la xenofobia debería también encontrar su lugar en el Tratado revisado. En particular, en relación con el tema de la desigualdad actual entre hombre y mujeres, el Gobierno austriaco muestra su interés en que se conceda a los Estados miembros por una disposición expresa del Tratado, el derecho a emprender acciones en favor de la mujer. En relación con el tema de la ciudadan í a europea,Austria se declara favorable a dar un nuevo impulso a la misma, definiendo de una manera más completa el concepto de ciudadanía europea, y dejando bien claro que la ciudadanía de la Unión no reemplaza sino que se añade a la ciudadanía nacional.
| Vers le début de la page |

En materia de cooperaci ó n en asuntos de justicia e interior, Austria es partidaria de que se comunitaricen numerosas políticas actualmente integradas en el tercer pilar, y concretamente la política de visados, de asilo, de control de las fronteras exteriores, de la inmigración, la política relativa a los residentes de terceros países, la lucha contra el tráfico de drogas y el fraude internacional, así como la cooperación en materia aduanera, incluida la lucha contra el fraude al presupuesto comunitario. En cambio, dicho país es partidario de que las cuestiones penales continúen estando incluidas en el ámbito del tercer pilar. Por otra parte, Austria es partidaria de que se refuerce el papel de las instituciones, los instrumentos y los procedimientos comunitarios para la puesta en práctica de las distintas cuestiones que continúan perteneciendo al tercer pilar, con miras a mejorar la continuidad y el dinamismo de éste. En concreto, Austria es partidaria de que se haga mayor recurso al voto por mayoría en el ámbito del tercer pilar, particularmente por lo que se refiere al tema de la lucha contra el crimen organizado. En el plano operacional, Austria es partidaria de que se reduzca significativamente el número de los niveles de trabajo actualmente existentes, así como de la clarificación de competencias entre los diferentes pilares. Austria es también partidaria de que se otorgue una papel más importante a la Comisión en el ámbito del tercer pilar, con miras a dar a éste mayor continuidad, dinamismo y coherencia; en concreto, dicho país se muestra partidario de que se extienda también al tercer pilar el derecho de iniciativa de la Comisión. De igual manera, Austria es partidaria de que se inscriba en el Tratado una disposición que garantice la interpretación uniforme de las normas legales en el ámbito del tercer pilar por parte del Tribunal de Justicia europeo. Respecto del papel del Parlamento Europeo en el tercer pilar, Austria es partidaria de que se extienda el derecho de información y de consulta del mismo, y de igual manera, dicho país es partidario de que no se olvide tampoco el papel que deben desempeñar los Parlamentos nacionales dentro de este tercer pilar. Austria es también partidaria de incrementar la transparencia en el tercer pilar, y para ello se muestra favorable a que todos aquellos documentos que no tengan un carácter confidencial sean publicados, y de que el Parlamento Europeo sea regularmente informado de las sesiones del Consejo. En materia de financiación del tercer pilar, Austria es partidaria de que se establezcan modalidades más claras de financiación, y de que el control financiero sea llevado a cabo por el Tribunal de Cuentas europeo. Por último, Austria considera ineficaz y problemática la separación de sistemas legales existentes actualmente en el ámbito de la seguridad interna, en particular por lo que se refiere al tercer pilar, al Convenio de Schengen y a la Convención de Dublín, y considera por lo mismo que la CIG debería unificar todos esos sistemas mostrándose partidaria en primer lugar de que el Convenio de Schengen sea incorporado al Tratado.

En materia de empleo y cuestiones sociales, Austria se muestra partidaria de introducir en el Tratado el objetivo de la creación de un alto nivel de empleo como uno de los objetivos fundamentales de la Unión Europea. Además, y con miras a coordinar y controlar las políticas nacionales de empleo desarrolladas por los distintos Estados miembros, Austria es partidaria de que sea instalado un mecanismo de control. De forma adicional, dicho país se muestra también partidario de que se establezcan disposiciones que garanticen la coordinación de las consultas en materia de políticas de empleo entre el Consejo de Empleo y de Seguridad Social y el Consejo ECOFIN, y ello de una manera más efectiva. Por otra parte, constituye una posibilidad para Austria incorporar el contenido de la Carta Social al título VII de la Comunidad Europea. Más aún, Austria es partidaria de que todas las futuras iniciativas sean examinadas por la Comisióncon relación a su efecto desde el punto de vista de la política social y del empleo.

En relación con el tema del medio ambiente, Austria es partidaria de que se incorpore al Tratado la noción de defensa medioambiental en relación con la política de la agricultura, de las redes transeuropeas y de la política común de transportes. Más aún, en ciertos casos, Austria es partidaria de que la protección medioambiental en el Tratado sea de tal manera incorporada al mismo que permita en ciertas circunstancias el establecimiento incluso de sanciones económicas. Además, dicho país es también partidario de que los Estados miembros sigan disponiendo de la posibilidad de establecer o de mantener directrices nacionales más estrictas para la protección medioambiental. En materia institucional, en relación con este tema, Austria es partidaria de que se extienda la codecisión del Parlamento Europeo a las cuestiones medioambientales, y de que se aumente el recurso a la votación por mayoría en tales temas, si bien permitiendo que determinadas cuestiones sensibles entre las que se citan a título de ejemplo los recursos acuáticos y el uso de la tierra, continúen siendo decididas por unanimidad. La Comisión debería examinar toda iniciativa futura a la luz de sus posible implicaciones medioambientales, y anualmente podría realizar un informe al Consejo en relación con estos temas. Austria, por último, expresa una vez más su deseo de que a largo plazo se deje de lado a la energía nuclear, y muestra su intención de hacer presión a fin de que se tomen en cuenta las cuestiones relativas al bienestar de los animales a la hora de tratar de las políticas de la Unión Europea.

En materia de transparencia, Austria es partidaria de que la opinión pública se vea más involucrada en la fase preparatoria de la legislación de la Unión Europea, a través de libros verdes y blancos y de las propuestas de la Comisión, y es partidaria también de que los acuerdos interinstitucionales sean publicados, y de que los textos legales sean más claros y más comprensibles. Austria considera también que la opinión pública debe tener un mejor acceso a los documentos de la Unión Europea, y de que sería útil simplificar la estructura de los Tratados.
| Vers le début de la page |

En materia de subsidiariedad, Austria desea que se clarifique dicho principio y apoya la participación de los Parlamentos nacionales en la verificación de la aplicación del principio de subsidiariedad, que podría incluso ser añadido al Tratado bajo la forma de un protocolo anexo al mismo. Por último, dicho país es partidario de que se atribuyan al Comité de las Regiones y a las regiones individuales el derecho de ejercitar acciones legales en los casos en los que se infrinja el principio de subsidiariedad o las competencias de las regiones.

La parte tercera del documento austriaco se refiere a la cuestión de la eficacia y democracia, y trata en primer lugar de las instituciones y en segundo lugar de los actos jurídicos, las cuestiones financieras y las políticas de la Unión. Por lo que se refiere al Parlamento Europeo, Austria es partidaria de que se mantenga la proporcionalidad actual en materia de composición y de sistema de voto de dicha institución, y de que se simplifiquen y aceleren los complicados procesos legislativos existentes. Tales procedimientos deberían reducirse a tres: codecisión, dictamen conforme y consulta. Austria es partidaria en concreto de la extensión del procedimiento de codecisión a otras áreas, y de que el Parlamento Europeo desempeñe un mayor papel en el proceso de selección del Presidente de la Comisión.

En relación con los Parlamentos nacionales, Austria es partidaria de que se incluya en el Tratado una referencia explícita a la necesidad de implicar a los mismos en el proceso de integración, pero dejando a los Estados miembros la posibilidad de decidir la manera concreta de hacerlo. En cualquier caso, los Parlamentos nacionales deberían recibir a su debido tiempo documentación claray completa sobre las propuestas legislativas importantes de la Comisión. Austria considera que la relación entre el Parlamento Europeo y los Parlamentos nacionales debería ser complementaria y no competitiva, y que deberían ampliarse las estructuras de cooperación ya existentes, como la COSAC.

Por lo que se refiere al Consejo Europeo y al Consejo de la Uni ó n, Austria es partidaria de que se incremente el recurso a la votación por mayoría cualificada, que debería ser aplicada a ciertos ámbitos como las cuestiones fiscales, algunas áreas en materia de política social, así como la armonización de las disposiciones que tengan un impacto directo sobre el mercado interior. En cambio, la unanimidad debería continuar siendo mantenida para aquellas áreas sensibles de la legislación derivada y para las decisiones en materia de recursos propios. Por lo que se refiere a la cuestión de la ponderación de votos, Austria se declara partidaria del mantenimiento de la posición de sobre-representación relativa de los Estados miembros de pequeña y mediana talla en el procedimiento de adopción de decisiones. Al mismo tiempo, dicho país se muestra partidario de la reforma de los métodos de trabajo del Consejo, así como del mantenimiento del sistema actual de Presidencia rotatoria del Consejo. Ahora bien, esta Presidencia debería ser apoyada por un Secretariado del Consejo reforzado y mediante el reparto de la carga de trabajo de forma más efectiva entre los Estados miembros de la Troika.

Por lo que se refiere a la Comisi ó n Europea, Austria es partidaria de que se mantengan las tres funciones principales actuales de la misma, de búsqueda del interés común, de monopolio de iniciativas legislativas, y de control del cumplimiento del derecho comunitario, a la vez que considera crucial para la legitimidad de la Comisión que cada Estado miembro siga pudiendo nombrar un comisario. En relación con el Tribunal de Justicia, Austria es partidaria de mantener su papel central en cuanto órgano de interpretación de la legislación comunitaria, y se muestra a la vez partidaria de que se refuerce el papel del Tribunal en el ámbito del tercer pilar. Respecto del Tribunal de Cuentas, Austria confiere al mismo un papel muy importante en materia de lucha contra el fraude, y se muestra partidario de que dicha institución tenga el derecho de acudir ante el Tribunal de Justicia. Al mismo tiempo, dicho país considera deseable que se integre en el Tratado una disposición que establezca la obligación de cooperación entre las autoridades nacionales y el Tribunal de Cuentas. En relación con el Comit é de las Regiones, y en cuanto Estado federal, Austria es partidaria del refuerzo del mismo, y anuncia su intención de someter a la CIG las distintas propuestas que a este respecto serán presentadas por los Länder austriacos, la Federación de Regiones y la Federación de Ciudades. Por último, en relación con el Comit é Econ ó mico y Social, Austria es partidaria de que se otorgue a dicho órgano el estatuto de institución, y de que sus miembros sean designados por un período de cinco años, de igual manera que con el mandato de los integrantes de la Comisión y del Parlamento Europeo.

Austria considera irrealista la posibilidad de introducir un catálogo de competencias de la Unión y de los Estados miembros con ocasión de la CIG, y se muestra partidario más bien del mantenimiento del art í culo 235 del Tratado CE. Por otra parte, Austria se muestra favorable a la reforma y a la simplificación de la comitolog í a. En materia de lucha contra el fraude, Austria es partidaria de que se intensifique la misma y de que se lleve a cabo de forma más efectiva mediante la puesta en práctica de los adecuados mecanismos de control. El Gobierno austriaco no considera apropiado discutir sobre la cuestión de los recursos propios y los procedimientos presupuestarios con ocasión de la CIG, estimando más bien que tales discusiones deberán llevarse a cabo a la hora de negociar las perspectivas financieras a partir de 1999. En relación con otras políticas de la Unión, Austria se declara también partidaria de intensificar la aplicación del artículo 113 del Tratado de la Comunidad Europea en la forma recomendada por el Grupo de Reflexión. Además, Austria es partidaria delestablecimiento de un elevado nivel de protecci ó n al consumidor, que debe extenderse a otras políticas de la Unión modificando al efecto el artículo 129 del Tratado CE. Por lo demás, Austria anuncia que todas las restantes propuestas que vayan dirigidas a ampliar el ámbito de actuación de las políticas comunitarias tendrán que ser examinadas a la luz del principio de subsidiariedad.
| Vers le début de la page |

En su parte última, el documento del Gobierno austriaco trata de la pol í tica exterior y de seguridad com ú n. En relación con la misma, el Gobierno austriaco se refiere en primer lugar a la planificación y a la capacidad de análisis de la Unión. A este respecto, dicho Gobierno otorga su apoyo a la creación de una unidad de planificación y de análisis formada por expertos de los Estados miembros, del Secretariado del Consejo y de la Comisión Europea. Institucionalmente, esta unidad sería agregada al Secretariado General del Consejo, aunque funcionando en intensa cooperación con la Comisión con vistas a utilizar la experiencia y los recursos de ésta. En todo caso, Austria considera inapropiado atribuir a dicha unidad el derecho formal de iniciativa por cuanto ello complicaría la estructura institucional de la PESC. En materia de toma de decisiones en el ámbito del segundo pilar, Austria es partidaria de una gradual transición hacia el sistema de voto por mayoría, aunque tomando en cuenta el hecho de que ciertas áreas sensibles de la soberanía nacional deberían ser reservadas al principio de unanimidad. En concreto, dicho país considera que el área de la seguridad militar debería continuar siendo regida por el principio de unanimidad. De forma más específica, por lo que se refiere al sistema de votación por mayoría, Austria es partidaria de que se examinen los siguientes modelos: en primer lugar, el establecimiento de una mayoría cualificada para áreas específicas de la PESC que se determinen con ocasión de la CIG. En segundo lugar, mayoría supercualificada (consenso menos uno/dos) en las áreas no militares de la PESC con vistas a evitar el bloqueo por un Estado de las decisiones. En tercer lugar, decisiones por mayoría como regla general en todo lo relativo a la puesta en práctica de las acciones comunes. En cualquiera de tales casos, Austria considera que debería mantenerse la posibilidad de una "abstención constructiva" o "opting-out". En todo caso, Austria no es partidaria de que se establezca un modelo flexible que permita a un cierto grupo de Estados emprender una acción en nombre de la Unión sin que exista la resolución correspondiente por parte de ésta, tal y como ha sido sugerido por algunos otros Estados miembros. Por otro lado, dicho país se muestra partidario de hacer lo necesario para lograr una mayor coherencia entre la PESC y las relaciones económicas exteriores de la Unión.

En materia de ejecución de la PESC, Austria se muestra partidaria del refuerzo del papel del Secretariado del Consejo en dicho ámbito, al que podrían asignarse tareas específicas en materia de política exterior como por ejemplo el diálogo con terceros países. De igual manera, Austria considera deseable la implicación sistemática en las tareas de ejecución de los Estados miembros de la Troika. Además, la Comisión debe verse implicada también en la aplicación de la PESC en aquellos casos en los que haya conexiones con el primer pilar o pilar comunitario. Dicho país se muestra también partidario de otorgar a la Unión personalidad jur í dica propia. Por último, en materia de seguridad y defensa, Austria se declara dispuesta a participar plenamente en las estructuras de seguridad europea. Por otro lado, con miras a facilitar la convergencia entre la Unión Europea y la UEO, Austria anuncia su apoyo a que la UEO sea subordinada a las instrucciones y directrices de la Unión Europea en lo relativo a las denominadas "tareas de Petersberg".

| Vers le début de la page |


Parlamento Europeo, última revisión: 18 September 1996
URL:http://../igc/es/pos-at.htm