LIBRO BLANCO SOBRE LA CONFERENCIA
INTERGUBERNAMENTAL DE 1996
VOLUME II


ALEMANIA

I. Postura básica del Gobierno Federal con vistas a la Conferencia Intergubernamental de 1996

El 11 de noviembre de 1994 los partidos que forman el Gobierno (CDU, CSU y FDP) aprobaron el acuerdo de coalici ó n para la presente legislatura. En el punto VIII ("Europa y la política exterior - Seguridad y defensa") se definen las líneas básicas de la política europea del Gobierno Federal. En el discurso de investidura, el Canciller Federal, Helmut Kohl, se hizo eco de las pautas recogidas en el acuerdo de coalición (2). En virtud de ello, los objetivos de la política europea son los siguientes:

El objetivo más importante de la política europea del Gobierno Federal es la consolidación de la Unión Europea mediante una aplicación consecuente del Tratado de la UE y su desarrollo ulterior tanto en el interior como en el exterior. La colaboración francoalemana, en cuanto elemento central del procesode integración europea, tiene una importancia especial. Además, el Gobierno Federal aboga por la realización de la UEM mediante el estricto respeto de los criterios de convergencia recogidos en el Tratado de la Unión Europea y del calendario. El Gobierno Federal tiene la intención de subrayar temas como la PESC y la colaboración en los ámbitos de la política interior y de justicia, el desarrollo institucional de la UE, la aplicación del principio de subsidiariedad, la información oportuna del Parlamento sobre los proyectos legislativos de la UE, las cuestiones financieras, la dimensión social, el tema de las subvenciones de la UE, así como la política comercial europea.

El desarrollo institucional y la Conferencia Intergubernamental de 1996:

El Gobierno Federal se ha marcado los siguientes objetivos con respecto al desarrollo institucional:

En el contexto de la Conferencia Intergubernamental de 1996, los siguientes puntos se consideran prioritarios:

El 21 de febrero de 1995, el Ministro de Asuntos Exteriores, Sr. Kinkel, dio a conocer las l í neas prioritarias b á sicas del Gobierno Federal con respecto a la Conferencia Intergubernamental de 1996 (3).
| Vers le début de la page |

  1. La Conferencia Intergubernamental deberá guiarse por el principio de que las decisiones europeas han de centrarse en los problemas que afectan a los ciudadanos, de la transparencia de los procedimientos y del control democrático. No debe convertirse " en un debate cerrado entre tecn ó cratas".
  2. Se vuelve a considerar como prioritario garantizar la existencia de Europa como centro econ ó mico, as í como la creaci ó n de EUROPOL.
  3. La Unión Europea debe tener un mayor margen de acción en el ámbito de la PESC y adoptar rápidamente posturas claras en materia de política exterior, de seguridad y de defensa. La adopci ó n de decisiones por mayor í a en materia de pol í tica exterior no pueden seguir siendo tab ú .
  4. Los métodos de trabajo concebidos para una Comunidad Europea de seis Estados miembros deben adaptarse, en sus términos institucionales y procesales, a una Unión que cuenta con quince Estados miembros. La ponderaci ó n de los votos de los Estados miembros, la composici ó n de la Comisi ó n Europea y las competencias en materia de codecisi ó n del Parlamento Europeo deben figurar en 1996 en el punto del orden del d í a sobre el aumento de la eficacia. Ya antes, el 20 de febrero de 1995, el Sr. Kinkelabogó a favor de que la Uni ó n Europea pasase de manera r á pida y general a adoptar sus decisiones por mayor í a en el seno del Consejo. (4)
  5. Asimismo, y apoyándose en el acuerdo de coalición, el Sr. Kinkel señaló con respecto al desarrollo de las instituciones europeas, que el Estado miembro m á s lento no debe marcar la velocidad a la que debe avanzar la Comunidad.

Con respecto a las relaciones entre la PESC y la UEO, el 9 de marzo de 1995 el Sr. Kinkel abogó por la fusión de la UE con esta alianza defensiva (5).

PESC

En el ámbito de la política exterior y de seguridad, la UE debe ser eficaz y aumentar su capacidad de reacción. Por consiguiente, el Gobierno Federal aboga por

En su comparecencia ante el Bundestag el día 22 de junio de 1995, el Sr. Kinkel afirmó que la Unión Europea debería votar por mayoría también en temas PESC. Según él, ningún Estado miembro debe ser forzado a participar en una misión militar, pero todos los miembros de la Unión deberán dar apoyo logístico y financiero a las decisiones tomadas por mayoría.

Por su parte, el ministro alemán de Defensa, Sr. Volker RÜHE, manifestó en Bruselas el día 8 de junio pasado que la política exterior y de seguridad europea no puede seguir estando separada de la dimensión relativa a la política de defensa y sus instrumentos militares. Además, destacó que el objetivo a largo plazo es el de la fusión de la UEO con la Unión Europea, y que el conjunto del proceso se inscribe en el marco transatlántico. Según el Sr. Rühe, la CIG debería contemplar las disposiciones siguientes:


| Vers le début de la page |

Justicia y asuntos de interior

Junto con la entrada en vigor y la aplicación del Acuerdo de Schengen y del Acuerdo sobre fronteras exteriores, basado en el de Schengen, el Gobierno Federal se ha fijado las siguientes prioridades en su política europea:

Cuestiones financieras y unión económica y monetaria

El Gobierno Federal pide que se apliquen las decisiones financieras adoptadas por el Consejo Europeo en Edimburgo relativas a los recursos propios. En concreto, está por un cálculo de las contribuciones brutas fundado en la base imponible del IVA y en el producto nacional bruto de los Estados miembros. Así mismo, el Gobierno Federal desea que refluyan mejor los recursos presupuestarios hacia Alemania y aboga, también, a favor de una lucha más eficaz contra el fraude y de unas auditorías más eficaces. Con respecto a la UEM, el Gobierno Federal rechaza suavizar los criterios de convergencia.

La dimensión social

El Gobierno Federal es favorable a que todos los Estados miembros participen en el acuerdo sobre la política social. Con respecto a la aplicación de la normativa marco en materia de política social, el Gobierno Federal no tolerará ningún tipo de reducción del nivel de protección social existente en Alemania. Por esta razón, y teniendo en cuenta el desarrollo ulterior de la política social comunitaria, el Gobierno Federal se muestra partidario de la armonización de unos niveles mínimos de protección social.

Subsidiariedad

En opinión del Gobierno Federal, un elemento fundamental de la Conferencia de revisión de 1996 debería ser la aplicación del principio de subsidiariedad. En este contexto, el Gobierno Federal continuará ampliando la lista de asuntos a los que ha de aplicarse el principio de subsidiariedad, en virtud de la cual las disposiciones existentes de la UE se examinan en lo que se refiere a su compatibilidad con el artículo 3B del TUE y, en su caso, se propone su anulación. En la Conferencia Intergubernamental de 1996, el Gobierno Federal abogará por una clara distinción entre las competencias de la UE y las de los Estados miembros. En el acuerdo de coalición se citan el turismo y la protección contra las catástrofes como ejemplos del examen del que tienen que ser objeto las competencias que tiene la Comunidad en la actualidad con respecto a su compatibilidad con el principio de subsidiariedad. Para concretizar el artículo 3B del TUE, en opinión del Gobierno Federal, es necesaria la inversión de la carga de la prueba mediante la supresión de la última parte de este artículo:"... y, por consiguiente, pueden lograrse mejor, debido a la dimensión o a los efectos de la acción contemplada, a nivel comunitario".

Declaración conjunta de 15 de julio de 1995 de los Ministros de Asuntos Exteriores de Alemania e Italia en relación con la CIG

Carta conjunta de 6 de diciembre de 1995 del Presidente de la República francesa, Jacques CHIRAC, y del Canciller de la República Federal de Alemania, Helmut KOHL

Política Exterior y de Seguridad Común: Líneas maestras adoptadas por los Ministros de Asuntos Exteriores de Francia y Alemania con ocasión del seminario celebrado en Friburgo el día 27 de febrero de 1996


| Vers le début de la page |

Documento "Objetivos alemanes para la Conferencia Intergubernamental", de fecha 26 de marzo de 1996

Este documento fue presentado por el Ministro de Asuntos Exteriores alemán, Klaus KINKEL, el día 26 de marzo de 1996, en vísperas del Consejo Europeo de Turín. En su parte primera, el documento se refiere a la Conferencia Intergubernamental como el punto de partida de una "agenda europolítica 2000". El documento alemán parte de la base de que la Unión Europea ha sido un éxito, en la medida en la que ha aportado a Europea cuatro décadas de paz, estabilidad, prosperidad y buenas relaciones de vecindad, considerando a la Unión como un elemento de capital importancia para la economía alemana, y estimando también que fue la Unión Europea la que hizo posible la unificación de Alemania. Tras referirse a los enormes retos a los que debe hacer frente Europa actualmente en un contexto de globalización de la economía mundial, el documento se refiere a la necesidad de que Europa lleve a cabo cambios internos y externos con vistas a adaptarse a las demandas de este dramático cambio estructural de la economía mundial. Como seguidores del modelo europeo, el documento del Gobierno alemán cita los casos de los países ASEAN, NAFTA y MERCOSUR. Por otro lado, el documento trata de las demandas de los ciudadanos de la Unión Europea particularmente por lo que se refiere a la prosperidad y seguridad en el trabajo, a la salvaguardia de la paz exterior, al manteniemiento de la seguridad interna, y a la protección de los recursos naturales. Como elementos clave de esta "agenda europolítica 2000" que debe preparar a la Unión Europea para la transición al siglo XXI, el documento se refiere a la CIG de 1996 como punto de partida, a las decisiones que deben ser adoptadas a principios del año 1998 con vistas a completar la unión económica y monetaria, al inicio de negociaciones de adhesión con los países de Europa Central y Oriental, y Malta y Chipre, seis meses más tarde del fin de la CIG, así como a las nuevas decisiones relativas a la situación financiera de la Unión y de su sistema de recursos propios tras el año 2000. Otros elementos clave citados son el ajuste de las políticas estructurales y de la agricultura, y la inversión en áreas tan necesarias para el futuro de Europa como la investigación, la tecnología, etc.

El documento del Gobierno alemán considera que esta acumulación de objetivos puede ser únicamente comparada a la fase fundacional de la Comunidad Europea en términos de importancia estratégica y de complejidad. Por este motivo, y por lo que se refiere a la CIG, Alemania considera que se debería evitar todo riesgo de sobrecargar la Conferencia, concentrándose en lo esencial, y sobre todo en lo que se refiere al funcionamiento de la Unión a la vez que se salvaguarda suseguridad interna y externa y se prepara a la misma para su expansión y para acercarse en mayor medida a los ciudadanos. Por otra parte, Alemania considera que es preciso situar en su justo término a la CIG, que no es el destino final de la integración europea sino una fase más de la misma. En definitiva, se trataría de que los objetivos para la CIG se enfoquen de forma realista, con miras a obtener una Unión más operativa y a fin de no perjudicar a los objetivos europolíticos ya mencionados de la "agenda 2000".

Por lo que se refiere específicamente a los objetivos alemanes en relación con la CIG, la parte segunda del documento que estamos examinando los basa en el Acuerdo de coalici ó n y en la Carta del Canciller KOHL y del Presidente CHIRAC de fecha 6 de diciembre de 1996. Brevemente resumidos, tales objetivos son los siguientes. En primer lugar, por lo que se refiere a la pol í tica exterior y de seguridad com ú n, el objetivo del Gobierno alemán es reforzar la eficiencia, la coherencia, la continuidad, la solidaridad y la visibilidad de la PESC, y por lo mismo dicho Gobierno se muestra partidario de la creación de una unidad de planificación y de análisis; de que dicha unidad sea controlada por el Secretariado General de la PESC, responsable ante el Consejo; de que el sistema de voto por mayoría cualificada sea ampliado, aunque debiendo mantenerse la regla de la unanimidad para ciertas áreas, como la proyección de las capacidades operativas; de que a medio plazo la UEO sea integrada en la Unión Europea; de que se incorpore al Tratado una cláusula sobre solidaridad política; de que la Declaración de Petersberg sea integrada en el Tratado de la Unión Europea; y de que se desarrolle una política común de armamentos.

Por lo que se refiere al tercer pilar o CJAI, el documento del Gobierno alemán destaca que los ciudadanos esperan progresos en materia de lucha contra el crimen transnacional y contra el tráfico de drogas. En todo caso, dicho Gobierno se muestra partidario del refuerzo de la cooperación policial con el objetivo a largo plazo de crear una oficina policial europea que disponga de capacidad operativa; de la armonización de normas en materia de derecho civil y penal; de que la política de visados, de asilo, la cooperación aduanera y la inmigración sean integradas en el ámbito comunitario; de que se extiendan las responsabilidades de la Unión Europea en materia de lucha contra la xenofobia, el racismo y el fraude contra el presupuesto de la Comunidad Europea; y de un mayor papel de consulta de la Comisión, del Tribunal de Justicia europeo y el Parlamento Europeo.

En materia de subsidiariedad, ciudadan í a europea, democracia y transparencia, el Gobierno alemán propone incorporar el principio de subsidiariedad a un protocolo anexo al Tratado.

Por último, en materia de integraci ó n diferenciada, Alemania se muestra partidaria de un sistema de integración flexible que no excluya a ningún Estado miembro de un eventual grupo de vanguardia. Por otra parte, Alemania se declara también partidaria de la introducción del principio de doble mayor í a en los votos del Consejo, de la reducción del número de Comisarios, y de aquellas soluciones que aseguren que al menos uno de los Estados miembros más grandes forma parte siempre de la Troika de la Unión Europea.
| Vers le début de la page |

II. Posturas básicas de los Estados federados

Los Estados federados deben participar en la preparación de la postura alemana ante la Conferencia Intergubernamental de 1996. La postura de éstos adquiere forma en el marco de los grupos de trabajo de los Estados federados, en la Conferencia de Ministros de Asuntos Europeos y en la Conferencia de Presidentes de los Estados Federados, así como en el Bundesrat.

Los Estados de Renania-Palatinado y Baviera son los ponentes de los Estados federados para la Conferencia Intergubernamental de 1996. (El jefe de las negociaciones es un representante de Renania-Palatinado, ya que los Estados federados con Gobiernos socialdemócratas son mayoría en el Bundesrat). El Sr. Karl-Heinz Klär, Secretario de Estado y plenipotenciario del Estado Federado de Renania-Palatinado ante la Federación y para Europa, representa los intereses de los Estados federados en la Conferencia Intergubernamental de 1996. El 3 de marzo de 1995, presentó al Sr. Oreja, miembro de la Comisión, las conclusiones finales de la Conferencia de Ministros de Asuntos Europeos del 16 de febrero de 1995, en las que destacan los siguientes puntos:

En una entrevista aparecida en la publicación "Europäische Zeitung" (nº 4, abril de 1995), el Sr. Klär volvió a precisar la postura de los Estados federados ante las negociaciones:

  1. Ni el Gobierno Federal ni los Estados federados han adoptado, hasta ahora, una postura clara,
  2. De acuerdo con las decisiones adoptadas por la Conferencia de Ministros de Asuntos Europeos del 16 de febrero de 1995, en el futuro la UE sólo debería actuar bas á ndose en competencias claramente definidas. El amplio catálogo de objetivos de la UE debería sustituirse por un cat á logo de competencias referidas a los distintos á mbitos.

Además de las opciones catálogo de objetivos y catálogo de competencias también podría plantearse la posibilidad de elaborar un cat á logo de cometidos referido a las distintas competencias concretas que se recogen en el Tratado.
| Vers le début de la page |

Por otra parte, el pasado día 24 de junio los ministros de Asuntos Europeos de los 16 Länder adoptaron en Würzburg un documento sobre la CIG en el que se manifiestan en favor de un mayor recurso al voto por mayor í a en el seno del Consejo (con la introducción del criterio de la población), la limitaci ó n del n ú mero de Comisarios y el establecimiento de un cat á logo de competencias a nivel de la Unión, nacional y local.

Basándose en las conclusiones finales de la Conferencia de Ministros de Asuntos Europeos celebrada el 16 de febrero de 1995, el Bundesrat elaboró el 31 de marzo de 1995 una resolución relativa a la preparación de la Conferencia Intergubernamental de 1996 que no añade ninguna innovación adicional a las conclusiones finales a las que se ha hecho referencia anteriormente (6).

III. Posturas básicas de los partidos y de los grupos parlamentarios del Bundestag (7)

La toma de posición más actual realizada por el Bundestag en relación con la CIG la constituye su resolución de 7 de diciembre de 1995. Dicha resolución, aprobada como culminación de un gran debate sobre la política europea de Alemania, pone de manifiesto la existencia de un amplio consenso sobre la base de vincular los temas de la ampliación y la profundización (8).

De entre las diversas tomas de posición efectuadas por los partidos alemanes en relación con la CIG, especial mención merecen las propuestas que han venido siendo presentadas por el grupo parlamentario CDU/CSU del Bundestag, en cuanto soporte político y parlamentario del actual Gobierno del Sr. Helmut KOHL.

Manifiesto del Grupo CDU/CSU del Bundestag de 1 de septiembre de 1994

El grupo parlamentario del CDU/CSU en el Bundestag, propuso el 1 de septiembre de 1994 una amplia reforma de la Unión Europea, para dotar a sus instituciones de mayor contenido democrático y permitir en un futuro próximo la entrada de nuevos miembros de los países del Este de Europa. El plan aboga por una Europa a varias velocidades y declara como objetivo principal alejar a Alemania de los peligros del nacionalismo, convirtiéndola en un foco de estabilidad en el corazón de Europa, estabilidad beneficiosa tanto para Alemania como para Europa.

El documento, del que el principal redactor fue Karl LAMERS, portavoz del grupo CDU en política internacional, fue presentado por Wolfgang SCHÄUBLE, presidente del grupo parlamentario CDU/CSU en el Bundestag y considerado en medios políticos como un gran aliado del canciller KOHL. Ello confiere al documento un alto cariz político, al ser presentado además en un momento en el que Alemania ocupaba la Presidencia del Consejo. El plan que presentó SCHÄUBLE contiene cinco propuestas inseparables:

  1. Profundización del desarrollo institucional de la Unión y puesta en práctica del principio de subsidiariedad, incluida la retransferencia de poderes.
  2. Refuerzo del "núcleo duro" de la Unión Europea.
  3. Intensificación de las relaciones franco-alemanas.
  4. Reforzamiento de la capacidad de actuación de la Unión en política exterior y de seguridad.
  5. Ampliación de la UE hacia el Este de Europa.

Además, el documento propone combatir el crimen organizado; establecer una política de migración común; la lucha contra el desempleo; el establecimiento de una política social común; asegurar la competitividad continua de Europa y proteger el medio ambiente.


  1. | Vers le début de la page |
  2. En concreto, en materia de profundización institucional, el documento CDU/CSU fija como objetivos los siguientes:
  3. Por lo que se refiere al refuerzo del "núcleo duro" de la Unión Europea, según el documento CDU/CSU el proceso de integración debe ser encabezado por un "núcleo duro" de cinco Estados (Alemania, Francia, Países Bajos, Bélgica y Luxemburgo), cuya cooperación debe centrarse en las nuevas políticas resultantes del Tratado de Maastricht. El documento subraya que este "núcleo duro" está abierto a la posibilidad de aceptar a otros países como España, Italia o Gran Bretaña, una vez que éstos resuelvan "sus problemas actuales" y deseen participar en el proyecto.

    La idea de base es dotar a la Unión de un centro compacto que contrarreste las tendencias centrífugas derivadas de las sucesivas ampliaciones e impida un alineamiento Norte-Sur.

  4. Por lo que hace a la intensificación de las relaciones franco-alemanas, según el documento CDU/CSU toda acción significativa en los ámbitos de la política exterior o interna de la Unión Europea debe ir precedida de una consulta previa entre ambos países. Dicho documento pide en particular que las propuestas claras e inequívocas adelantadas por Alemania sobre profundización institucional y política de la Unión previa a su ampliación, sean respondidas con decisiones igualmente claras e inequívocas por parte de Francia, de modo que la calidad política de la cooperación entre ambos países sea el fruto de un diálogo serio y abierto.
  5. En cuanto al refuerzo de la capacidad de acción de la Unión en materia de PESC, el documento CDU/CSU demanda un concepto estratégico de la PESC que defina claramente los objetivos e intereses comunes, sus condiciones y procedimientos, así como los medios políticos, económicos y financieros necesarios. Como campos de acción prioritarios para la PESC, el documento señala los siguientes:

    Además el documento insiste en el carácter urgente de la creación de una defensa común europea que debería ser lograda inmediatamente sin esperar a las previsiones del Tratado de Maastricht. Según el documento, la OTAN debería transformarse en una Alianza en la que Europa y los Estados Unidos y el Canadá tengan igual peso y formen un todo capaz de llevar a cabo una acción efectiva y a tal efecto, la CIG de 1996 debe reorganizar las relaciones entre la Unión europea y la UEO conforme al artículo J.4, apartado 6 del Tratado.

  6. En materia de ampliación al Este, según el documento CDU/CSU, Polonia, las repúblicas checa y eslovaca, Hungría y Eslovenia, podrían devenir miembros de la Unión Europea en torno al año 2000. A tal efecto, el citado documento efectúa ciertas propuestas. En todo caso dicha ampliación debería iracompañada de la intensificación de las relaciones de cooperación con Rusia.

    Por diversas razones el documento CDU/CSU fue objeto de vivas reacciones, particularmente por lo que se refiere a la idea del "núcleo duro", pero sin duda constituyó en un primer momento la más constructiva e interesante toma de posición política adoptada en Alemania en torno al tema de la próxima CIG de 1996.


| Vers le début de la page |

Documento de reflexión del Grupo CDU/CSU "Reforzar la capacidad de acción de la Unión Europea en el ámbito de la PESC" de 13 de junio de 1995

Como contribución al debate sobre la Conferencia Intergubernamental de 1996 en el ámbito del segundo pilar de la Unión, el día 13 de junio de 1995, el Comité director del grupo parlamentario CDU/CSU en el Bundestag, presentó el nuevo documento que será examinado a continuación.

El autor principal del mismo es de nuevo Karl LAMERS, al igual que sucediera con el manifiesto presentado el 1 de septiembre de 1994 y que lanzó el debate sobre la cuestión de la integración diferenciada.

Este documento de reflexión sobre el segundo pilar de la Unión Europea, establece como objetivo central de la Conferencia Intergubernamental de 1996, el refuerzo sustancial de la capacidad de acción de la Unión en el ámbito de la política exterior y de seguridad. Por otro lado, según el documento, una pol í tica de defensa com ú n y una defensa com ú n deben ser parte integrante de la PESC. Con el fin de asegurar la integridad territorial de los Estados miembros de la Unión Europea, y para conseguir que la garantía correspondiente sea la misma para todos ellos, el documento propone la adhesión a la OTAN del conjunto de los países miembros de la Unión Europea. La OTAN, en efecto, continúa constituyendo la base indispensable de la seguridad europea, pero los europeos deben asumir una parte mayor de responsabilidad en las tareas de la Alianza. Partiendo de la premisa de que los Estados nacionales ya sólo pueden asegurar de forma limitada la seguridad exterior de sus propios ciudadanos, el documento establece que la capacidad de la Unión Europea de aportar su propia contribución militar al mantenimiento de la paz en Europa y a la protección de sus ciudadanos contra la presiones externas, constituye un elemento indispensable de una identidad propia de la Unión Europea en la que sin embargo la identidad de cada Estado miembro estaría garantizada.

En su segunda parte, el documento en cuestión establece que las tareas prioritarias de la PESC están determinadas por los nuevos desafíos a los que debe hacer frente la Europa de hoy. En concreto, el documento establece como tareas y retos principales más urgentes los tres siguientes: puesta en funcionamiento de un orden de paz europeo, puesta en marcha de una verdadera asociación euromediterránea, y el desarrollo de un lazo transatlántico más amplio. En este contexto, el documento propone que los primeros pa í ses de Europa central y oriental que cumplan las condiciones econ ó micas y pol í ticas sean admitidos en la Uni ó n Europea poco tiempo despu é s de la entrada en vigor del Tratado revisado, en torno al a ñ o 2000. Tales países podrían disfrutar como en el pasado de períodos de transición, mientras que deberían proponerse a los restantes países de Europa central y oriental perspectivas concretas de adhesión en una fecha ulterior. El documento examinado estima que tal enfoque permitiría establecer un lazo temporal estrecho con una amplia apertura de la OTAN, que pondría de relieve la correlación existente entre ambas etapas de la integración, aunque sería posible la adhesión a la OTAN antes que la pertenencia a la Unión Europea. Más al este, en relación con Rusia, el documento propone la instauración de una asociación vasta y equilibrada entre la Unión Europea yRusia, más allá incluso del acuerdo de cooperación celebrado entre la Unión Europea y dicho país, y más allá también del acuerdo de asociación para la paz existente entre la OTAN y Rusia. El documento pone también de relieve la importancia de las relaciones de la Unión Europea con Turquía, estimando que la Unión aduanera es importante y necesaria, y se manifiesta también en favor del desarrollo de relaciones de buena vecindad con los países de la cuenca mediterránea, desde el Oriente próximo al Africa del Norte, con miras a asegurar la estabilidad económica, política y social de la zona. El documento reconoce también el papel estabilizador desempeñado por los Estados Unidos en Europa, y propone el refuerzo de la Alianza Transatlántica mediante la consolidación del pilar europeo y el establecimiento de una lazo transatlántico más amplio en los ámbitos políticos, económicos y de seguridad.

En su tercera parte, el documento establece que la Conferencia Intergubernamental de 1996 debe crear las cuatro condiciones siguientes, que son necesarias para el éxito de la PESC: la mejora del proceso de toma de decisiones; medidas relativas a la organización de las instituciones; la garantía de la financiación; y un acuerdo sobre una política defensa y una defensa comunes. Además, según el documento, el refuerzo de la capacidad de acción de la Unión deber ser acompañado del desarrollo de los instrumentos de control parlamentario correspondientes.
| Vers le début de la page |

Por lo que se refiere a la mejora del proceso decisional, el documento subraya que la voluntad política de actuar conjuntamente es la condición decisiva de una política exterior europea, estimando que el proceso decisional en el que se concretiza actualmente dicha voluntad es la causa esencial de la debilidad de la PESC. En consecuencia, el documento reafirma los dos objetivos siguientes. Por un lado, las cuestiones de pol í tica exterior y de seguridad que no tengan un impacto militar deber í a ser resueltas conforme al sistema de la mayor í a cualificada, con la introducci ó n de un sistema de doble mayor í a, es decir, una mayor í a de los Estados y una mayor í a de la poblaci ó n que representan dichos Estados. Por otra parte, todas aquellas decisiones sobre las cuestiones de pol í tica exterior y de seguridad que tengan implicaciones militares, y en concreto, el recurso a los medios militares, deben ser tomadas de tal manera que, por una parte, una minor í a de los Estados miembros no pueda impedir a la mayor í a el comprometerse en una acci ó n com ú n, y, por otra parte, que ning ú n pa í s se vea obligado a participar contra su voluntad en acciones comunes. Ello incluye la posibilidad de que s ó lo una parte de los Estados miembros de la Uni ó n Europea lleve a cabo acciones comunes bajo la é gida del Consejo, pero la solidaridad de los Estados no participantes, debe de plasmarse, adem á s de otras formas, mediante su contribuci ó n a la financiaci ó n com ú n de tales acciones.

Por lo que se refiere a las medidas relativas a la organizaci ó n y a las Instituciones, el documento propone en primer lugar la creación urgente de una instancia permanente apropiada, que no define, encargada de analizar, planificar, proponer y controlar la ejecución de decisiones del Consejo en el ámbito de la PESC. En segundo lugar, y garantizando el equilibrio institucional de la Unión, el documento propone que se reúnan las capacidades ya existentes en la Comisión, en el Consejo, en la UEO y sobre todo en los Estados miembros, a fin de que se sometan en tiempo útil al Consejo, de acuerdo con la Comisión, propuestas adecuadas con miras a la puesta en práctica de la PESC y a velar por la aplicación de las disposiciones del Consejo. Además, tales capacidades deben ser reunidas con el fin de que en los casos de crisis y de conflicto, se presenten lo antes posible al Consejo propuestas de acción acompañadas de una evaluación precisa de sus implicaciones y consecuencias políticas. Por último, dicha suma de capacidades debe permitir asegurar que la Unión Europea adopte una posición concertada frente a terceros. Sin embargo, el documento no se manifiesta en favor de ninguna opción o modelo concreto de los que actualmente están en discusión en el seno de la Unión Europea, y se limita a constatar quetoda solución aportada por la Conferencia Intergubernamental debería reunir los tres criterios señalados y preparar el camino a una aplicación creciente de las normas comunitarias.

Por lo que se refiere a la garant í a de financiaci ó n de la PESC, el documento establece que el presupuesto de la Unión Europea debe prever créditos para la PESC, especialmente en lo que se refiere a los gastos operativos derivados de las acciones comunes, sobre los cuales habrá que decidir caso por caso.

El documento se define a continuación sobre la pol í tica de defensa y la defensa europa com ú n, pronunci á ndose en favor de que en el futuro la Uni ó n Europea incluya igualmente la defensa. Según el documento, el objetivo de dicha política de defensa y la defensa europea común es el de hacer a la Unión Europea capaz de aportar su propia contribución a la salvaguardia de la paz y la seguridad en Europa y a la protección de sus miembros contra las presiones externas. En particular, el documento propone la integraci ó n a medio plazo de la UEO en la Uni ó n Europea. Para ello, propone que la Conferencia Intergubernamental elabore un calendario fijo con miras a tal integración.

Por último, según el documento en cuestión, la identidad en materia de pol í tica de seguridad y defensa de Europa reforzar á la Alianza Transatl á ntica. La OTAN continúa siendo la base indispensable de la seguridad en Europa, pero el documento propone además una serie de principios básicos para la puesta en funcionamiento de una defensa europea. En primer lugar, las decisiones fundamentales de la Unión Europea en materia de política de seguridad tienen que tener en cuenta los intereses transatlánticos. En segundo lugar, la responsabilidad de la defensa colectiva incumbe a la Alianza Atlántica. En tercer lugar, la Unión Europeo y la UEO aportan su propia contribución mediante las medidas militares previstas en la Declaración de Petersberg, en aquellos casos en los que la OTAN no desee actuar, pero en los que sin embargo el interés de la Unión Europea requiera una acción concertada; en tales casos, las fuerzas armadas europeas comprometidas en tales acciones en el ámbito de la PESC deben quedar bajo mando europeo. Como cuarto principio, el documento que estamos considerando establece que la política de ampliación de la Unión Europea, de la UEO y de la OTAN debe basarse en el principio de seguridad igual, proponiendo que la adhesión de los Estados miembros a la Unión Europea, a la UEO y a la OTAN se produzca simultáneamente.
| Vers le début de la page |

El documento pone también de relieve que en la perspectiva de una integraci ó n de la UEO en la Uni ó n Europea, deber í a darse prioridad a las siguientes tareas: establecer la total capacidad operativa de la UEO para las tareas enunciadas en la declaración de Petersberg; establecer un estrecho lazo organizativo entre la UEO y la Unión Europea, y en particular una estructura decisional europea claramente definida para las medidas militares que se impongan en los casos de gestión de crisis; garantizar la interoperabilidad de las fuerzas armadas y cubrir de forma conjunta las necesidades en materia de equipos, lo que incluye la armonización de las políticas de exportación de los Estados miembros de la Unión Europea. Por lo que se refiere en concreto a la capacidad operativa de la UEO, según el documento la UEO debe ser desarrollada en una estructura de defensa común capaz de poner en práctica las acciones enunciadas en la Declaración de Petersberg, y abierta caso por caso a la participación de los miembros asociados, de los socios asociados y de los observadores. En concreto, el establecimiento de la capacidad operativa de la Unión Europea mediante el recurso a la UEO implica la realización del concepto de fuerzas combinadas comunes, que permitan a los miembros de la UEO o a una coalición de miembros de la Unión Europea aportar su propia contribución al mantenimiento de la paz o a misiones humanitarias utilizando las instalaciones comunes y las capacidades de la OTAN y tras consulta al Consejo del Atlántico Norte, pero en todo caso bajo mando europeo. Por lo que se refiere al estrecho lazo organizativo entre la Uni ó n Europea y la UEO, y en particular de estructuras decisorias en las situaciones de crisis, el documento propone que el Consejo Europeo sea dotado de la competencia necesaria para definir las orientaciones generales en materia de defensa europea; que se constituya una estructura decisoria uniforme a un elevado nivel político de la Unión Europea en caso de crisis, mientras que el papel de la UEO estaría limitado a su carácter de órgano ejecutivo que actúa conforme a las instrucciones políticas de la Unión Europea; que se establezca un lazo organizativo estrecho entre el Secretariado General de la UEO y la instancia permanente para la PESC a la que más arriba se hizo referencia; y por último que la Célula de Planificación de la UEO apoye los trabajos de la Unidad de Análisis y de Planificación de la Unión Europea en el ámbito de la política exterior.

Por último, el documento se pronuncia en favor del desarrollo paralelo de los mecanismos de control parlamentario en relaci ó n con el refuerzo de la capacidad de acci ó n de la Uni ó n. A tal respecto, dado que la introducción de decisiones por mayoría disminuiría las posibilidades de control de los Parlamentos nacionales, el documento propone que sean extendidas las posibilidades de control ejercidas por el Parlamento Europeo en el ámbito de la PESC más allá de sus límites actuales, y conforme a las dos modalidades siguientes. En primer lugar, el Parlamento Europeo debe ser consultado en todos los casos antes de que el Consejo Europeo adopte las orientaciones generales sobre la política exterior y de seguridad. En segundo lugar, el Parlamento Europeo debe ser informado en los casos en los que el Consejo tome una decisión por mayoría cualificada en materia de política exterior y de seguridad.

Documento de reflexión "Más Estado de Derecho a nivel europeo" de 13 de junio de 1995

Este documento de reflexión del Comité director del grupo parlamentario CDU/CSU en el Bundestag sobre el desarrollo de los fundamentos comunitarios de la política en el ámbito del tercer pilar, tuvo también como principal autor al propio Karl LAMERS. Según este documento, el objetivo fundamental es el de que las políticas de los Estados miembros en el ámbito de la justicia y de los asuntos de interior se acerquen más, que las estructuras del Estado de derecho en la Comunidad se armonicen y que se impulsen las perspectivas de política constitucional de la Unión.

En su segunda parte el documento en cuestión se pronuncia sobre la extensi ó n de las reglas del estado de derecho a nivel europeo. A este respecto, las principales propuestas contenidas en el documento son las siguientes: en primer lugar, la extensi ó n progresiva del procedimiento comunitario a ciertos á mbitos de la justicia y de los asuntos de interior, como modo de superar la ineficacia y la lentitud del actual procedimiento derivado de la cooperación intergubernamental. En segundo lugar, todos los campos incluidos en el artículo K.1 deben estar fundados sobre una base institucional m á s s ó lida; en este sentido, el principio de asistencia mutua administrativa y jur í dica de las autoridades nacionales y de los tribunales de todos los Estados miembros constituye el procedimiento adecuado para garantizar un mayor grado de integración. En tercer lugar, el documento en cuestión propone la atribuci ó n progresiva a la Comisi ó n Europea de una derechos de iniciativa también en las cuestiones que se derivan del artículo K.1 del Tratado con el fin de asegurar una mejor identificación de los intereses supranacionales; ulteriormente, y en campos específicos como por ejemplo la política de asilo, debe producirse una transici ó n progresiva de la cooperaci ó n intergubernamental a las competencias comunitarias en el seno del Consejo, de forma que éste tome sus decisiones por mayoría en la forma definida en el artículo 148 del Tratado; en todo caso en los supuestos en los que el procedimiento comunitario no pueda todavía ser aplicado,el Parlamento Europeo debería recibir en todos los campos previstos en el artículo K.1 del Tratado de la Unión, un derecho general de ser consultado de forma previa y obligatoria. En cuarto lugar, el documento se pronuncia en favor de la puesta en funcionamiento de una sistema integrado que posibilite la lucha contra la criminalidad a nivel europeo; en este sentido, dada la inexistencia de un derecho penal y de un derecho procesal penal de la Unión, el documento propone el acercamiento y la armonizaci ó n en la medida de lo posible de la definici ó n de los elementos constitutivos de un acto punible y del procedimiento aplicable, todo ello de aplicación en los casos graves de criminalidad internacional como el terrorismo, la proliferación de armas, la trata de seres humanos y el blanqueo de dinero; en materia de policía, el documento se pronuncia a favor de que EUROPOL reciba competencias más eficaces y que para los casos de los delitos antes mencionados se transforme en una oficina europea de policía judicial, manifestándose a favor de la rápida conclusión del convenio de EUROPOL.
| Vers le début de la page |

El documento que estamos considerando se define también sobre la legislaci ó n uniforme relativa al cruce de fronteras, al derecho de asilo, a los refugiados y a la inmigraci ó n. En todos estos campos, el documento propone la uniformización más amplia posible de la legislación existente en los Estados miembros, aunque teniendo en cuenta las diferencia geográfica y geopolíticas de cada uno de ellos. Según el documento de la CDU/CSU, las cuestiones importantes que se derivan de la política de asilo, de visado y de inmigración no pueden ser resueltas nada más que a nivel comunitario, considerando que el método de Schengen, es decir convenciones que deben ser ratificadas por los Parlamentos nacionales, no es suficiente para superar los desafíos planteados en tales ámbitos. Por dichos motivos, el documento propone que todos estos ámbitos sean integrados en la medida de lo posible dentro de las competencias comunitarias, enmendando o completando el Tratado, o cuando menos armonizando más estrechamente los distintos ordenamientos jurídicos nacionales y sus ámbitos de competencia. En definitiva, la cooperación ya emprendida conforme a las disposiciones del artículo K del Tratado sobre la Unión Europea y del artículo 100.C del Tratado de la Comunidad Europea deben servir de base a reglamentaciones y medidas comunes en particular en el ámbito de la política de asilo, del control de la circulación transfronteriza de personas y de la lucha contra la inmigración ilegal, así como del tráfico de drogas y otras formas graves de criminalidad internacional.

Por último, el documento desarrolla otras medidas en vistas de la integraci ó n constitucional. Al respecto, el documento manifiesta que en el curso del próximo decenio la Unión Europea debe pasar progresivamente del estadio de la Comunidad de derecho al de la Comunidad constitucional. Esta evolución debería producirse a partir del derecho comunitario privado dimanante de los tratados, de forma que a largo plazo los tratados de la Comunidad y de la Unión Europea deberían pasar progresivamente a transformarse en una especie de Tratado constitucional. En todo caso, en la fase actual el derecho comunitario debería ser más desarrollado en la óptica de la política constitucional, completándolo de la forma adecuada. En particular, aparte del refuerzo de los poderes del Parlamento Europeo en la forma ya aludida, el documento subraya la importancia de garantizar la total igualdad democrática de todos los ciudadanos de la Unión en relación con la Ley electoral que rige las elecciones al Parlamento Europeo. Por otra parte, el documento reclama una uniformización lo más amplia posible en lo que se refiere a los derechos fundamentales como modo de desarrollar la Europa de los ciudadanos. En este sentido, se manifiesta en favor de que la Unión Europea se adhiera formalmente a la Convención Europea para la Protección de los Derechos Humanos y las Libertades Fundamentales.

Por último, el documento se pronuncia sobre el principio de subsidiariedad. Al respecto, establece que dicho principio debe ser observado y aplicado tanto enrelación con las reglamentaciones previstas como en los que se refiere al procedimiento. Por un lado, ciertas competencias reservadas por los tratados a la Unión Europea deberían ser examinadas a la luz del principio de subsidiariedad y retransferidas en su caso al nivel nacional. Por lo que se refiere a las cuestiones de procedimiento, la Unión Europea debería recurrir al reglamento únicamente en los casos en los que la directiva no sea suficiente, puesto que las directivas preservan a los Estados la posibilidad de tomar más en consideración las especificidades y diferencias nacionales, y en la mayor parte de los casos las directivas son más compatibles que los reglamentos con el principio de subsidiariedad.

* * *

Los dos documentos relativos al segundo y tercer pilares que anteceden fueron aprobados por los órganos dirigentes de la CDU/CSU en su reunión de Berlín el día 13 de junio pasado. Posteriormente, la Presidencia federal de la CDU debatió y aprobó en Bonn el día 4 de julio siguiente sus líneas directrices en asuntos europeos con miras a preparar la Conferencia Intergubernamental de 1996. Tales líneas directrices fueron sometidas a la aprobación de la Conferencia Federal del Partido Demócrata Cristiano en octubre de 1995. Las líneas directrices de este documento de la CDU preparado por el líder de los miembros de la CDU/CSU en el grupo PPE del Parlamento Europeo, el Sr. RINSCHE, y por el Secretario de Estado de la Cancillería, Sr. PFEIFFER, no se apartan en absoluto de los dos últimos documentos más arriba analizados relativos al segundo y tercer pilares. Este último documento que contiene las líneas directrices en asuntos europeos incluye, sin embargo algunos otros capítulos. En relación con el procedimiento de adopci ó n de decisiones en las materias que dependen del primer pilar, la regla general propuesta en el documento es la de que el Consejo decida por mayoría, excepto en las cuestiones que afecten a los impuestos, las finanzas, la ampliación y las modificaciones del Tratado, en cuyos sectores debería ser mantenido el voto por unanimidad. En materia de Uni ó n Econ ó mica y Monetaria, el documento no propone fecha alguna para el inicio de la tercera fase, pero pone de relieve la importancia que reviste para Alemania la creación de un área económica europea integrada. El documento se pronuncia también sobre la puesta en práctica del principio de subsidiariedad, en la línea ya expuesta anteriormente en el último de los documentos examinados. Por lo que se refiere a los poderes del Parlamento Europeo, estos serían extendidos de manera que en el futuro el Parlamento Europeo se constituyera en un órgano colegislativo revestido de iguales competencias que el Consejo. Se trataría de reducir el número de procedimientos legislativos existentes y de simplificarlos y hacerlos más transparentes; por su parte, se mejoraría el procedimiento de codecisión entre el Parlamento Europeo y el Consejo, procedimiento que debería al mismo tiempo ser simplificado. Por último, debería darse una mayor participación en el proceso de toma de decisiones al Parlamento, que al mismo tiempo debería ser más consultado en las cuestiones relativas a la cooperación intergubernamental. Por último, este nuevo documento se pronuncia sobre la ampliaci ó n de la Uni ó n Europea a los pa í ses de Europa central y oriental, aunque sin apartarse en este punto de las tesis ya expuestas a la hora de examinar el segundo documento de la CDU/CSU relativo al segundo pilar.
| Vers le début de la page |


(2)

Boletín de la Oficina de Prensa e Información del Gobierno Federal, n° 108, del 24 de noviembre de 1994, págs. 990 y 991.

(3) Versión inglesa y francesa en Agence Europe del 22 de febrero de 1995.

(4) VWD-Europa, lunes 20 de febrero de 1995, pág. 5

(5) VWD-Europa, jueves 9 de marzo de 1995, pág. 2

(6) Bundesrat, documento 169/95 (decisión) de 31.3.1995

(7) Para una información más detallada sobre el contenido de la resolución del Bundestag de 7 de diciembre de 1995 y del Bundesrat de 31 de marzo de 1995, y sobre los trabajos parlamentarios en curso en el Bundestag, cfr. nota "Etat de la reflJxion des Parlements nationaux sur la CIG de 1996" (rev. 9, de 14 de febrero de 1996, publicada por la División para las Relaciones con los Parlamentos de los Estados miembros).

(8) Para un análisis de los elementos de consenso de los partidos políticos alemanes que se derivan de la resolución del Bundestag de 7 de diciembre de 1995, cfr. íbidem páginas 5 y 6.

| Vers le début de la page |


Parlamento Europeo, última revisión: 18 September 1996
URL :http://../igc/es/pos-de.htm