Cómo garantizar que la inversión extranjera directa no perjudica el interés de Europa 

 
 

Compartir esta página: 

Los eurodiputados adoptaron el 14 de febrero una propuesta para establecer un marco legal para evaluar la inversión extranjera directa en la UE.

Mapa del mundo ©AP Images/European Union-EP 

El nuevo marco jurídico de control sobre la inversión extranjera directa en la UE permite una mejor cooperación entre la Comisión Europea y los gobiernos europeos para garantizar seguridad y orden público  Estas medidas mantienen la puerta abierta al capital extranjero, pero incluyen un mecanismo de control sobre las inversiones cuando se sospeche que puedan afectar a proyectos o programas de interés para la UE, como en los ámbitos de la investigación.

"Este mecanismo es una señal de que los europeos son conscientes de que el mundo no sólo cuenta con inversores llenos de buenas intenciones", sostuvo el eurodiputado francés Franck Proust, del Partido Popular Europeo, durante el pleno del Parlamento. "Ahora podemos decir que vamos hacia una Europa que sostiene y defiende sus intereses", añadió.

Pros y contras de la inversión extranjera

La inversión internacional directa es una fuente de crecimiento para la economía de la UE y fue especialmente importante para los países afectados por la última crisis financiera. A finales de 2017, la UE recibió 6.300 millones de euros a través de este tipo de inversión, cn Suiza (800 millones) y Estados Unidos (2.200 millones) como principales inversores.


Sin embargo, las recientes adquisiciones de infraestructuras de transporte y energía, como puertos y compañías de alta tecnología, por parte de empresas estatales extranjeras preocupan a los gobiernos de la UE por la transferencia de tecnología y por dejar infraestructuras críticas en manos de potencias emergentes como China y Rusia.


Control de las inversiones extranjeras directas

La mitad de los países europeos, entre ellos España, cuenta con mecanismos establecidos para evaluar los posibles riesgos de las inversiones extranjeras directas. Los socios comerciales como Estados Unidos, Rusia, Japón, China y Australia también realizan evaluaciones similares.

Los sistemas varían de un Estado miembro a otro y de momento no se han coordinado entre ellos, incluso en los casos en los que la inversión puede afectar a varios países. Las nuevas reglas europeas no buscan armonizar los mecanismos de control nacionales, sino aumentar la cooperación y el intercambio de información entre los Estados miembros y la Comisión Europea.

 La UE y la globalización

Estas nuevas normas forman parte del trabajo de la UE para hacer frente a la globalización. También lo hace a través de acuerdos comerciales (36 acuerdos ejecutados hasta la fecha) e intrumentos para atajar las disputas comerciales. En mayo de 2018, los eurodiputados aprobaron normas para reforzar la política antidumping

Descubra más sobre la posición del Parlamento en el comercio mundial con nuestra infografía.

Este artículo se publicó por primera vez en enero de 2018 y fue actualizado en febrero de 2019.