Cómo gestionar la globalización: respuestas de la UE 

 
 

Compartir esta página: 

El mundo está cada vez más interconectado debido a la globalización. Lea cómo la UE y el Parlamento aprovechan al máximo las oportunidades que ofrece.

La UE es uno de los principales actores de comercio internacional, junto a EEUU y China. Imagen de Alexandre Gonçalves da Rocha para Pixabay  

Política comercial de la UE

Tener una política comercial de la UE otorga a los países miembros más poder en las negociaciones bilaterales y en organismos multinacionales como la Organización Mundial del Comercio (OMC).

La política comercial de la UE se basa en tres tipos de herramientas:
• Acuerdos comerciales con países no pertenecientes a la UE para abrir nuevos mercados y aumentar las oportunidades comerciales para las empresas de la UE.
• Regulación comercial para proteger a los productores de la UE de la competencia desleal (por ejemplo, normas antidumping).
• Pertenencia de la UE en la OMC, que establece las reglas del comercio internacional. Los países de la UE son miembros, pero la Comisión Europea negocia en su nombre.

El Parlamento Europeo toma decisiones en materia de comercio e inversión junto al Consejo, que representa a los Estados miembros. El Parlamento debe votar a favor de los acuerdos comerciales internacionales antes de que puedan entrar en vigor. Puede influir en las negociaciones mediante la adopción de resoluciones.


Aprovechar al máximo la globalización: la política comercial de la UE explicada

Los beneficios de la globalización en la UE

La UE es uno de los principales actores del comercio internacional, junto a los EEUU y China. Las exportaciones de la UE representan más del 15% de las exportaciones mundiales.

Más de 36 millones de empleos en la UE dependen de las exportaciones. De media cada 1.000 millones de euros exportados a países no pertenecientes a la UE sustentan más de 13.000 empleos en la UE.

El comercio internacional significa más competencia, lo que beneficia a los consumidores al impulsar precios más competitivos y más opciones. Se calcula un beneficio de 600 euros al año por persona para los consumidores de la UE.

Obtenga más información sobre los beneficios de la globalización en Europa

Gestionar el impacto negativo en el empleo

La globalización también crea desafíos en términos de empleo, como la pérdida de puestos de trabajo y la reubicación.

En la UE, los sectores más frágiles son los textiles, la ropa, el calzado y el cuero, los metales básicos y los productos de metal fabricado y las industrias manufactureras, que en su mayoría ofrecen empleos poco cualificados.

Para reducir este impacto negativo de la globalización, la UE creó el Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización en 2006. El objetivo de este fondo de emergencia es ayudar a los trabajadores que han perdido empleos debido a la globalización.

Cofinancia hasta el 60% de las políticas laborales para volver a contratar trabajadores o crear empresas. Los proyectos financiados incluyen educación y formación, asesoramiento profesional, así como ayuda para buscar trabajo, tutoría y creación de empresas.

Las importaciones externas de la UE alcanzaron los 468 200 millones de euros en el primer trimestre de 2017.

Protección de los derechos humanos a través del comercio

La UE tiene dos herramientas de política comercial para promover los derechos humanos: acuerdos comerciales preferenciales y restricciones comerciales unilaterales.

La UE ha tomado medidas para prohibir la importación de minerales relacionados con conflictos, así como la exportación de bienes y servicios que pueden contribuir a la tortura o la ejecución y la exportación de artículos de doble uso que pueden utilizarse para violar los derechos humanos, como el software espía.

En 2017, el Parlamento propuso normas de la UE que obligan a los proveedores de textiles y prendas de vestir a respetar los derechos de los trabajadores. En 2016, solicitó una resolución para buscar formas de rastrear pruebas de trabajo forzado e infantil, y otorgar preferencias comerciales a países que cumplan con ciertas normas laborales y prohibir la importación de productos fabricados por trabajo infantil.

Lea más sobre la política comercial de la UE y los derechos humanos.