COVID-19: el plan de la UE para la recuperación económica 

Actualización: 
 
Creado:   
 

Compartir esta página: 

La UE prepara inversiones a gran escala para apoyar a las personas y las empresas mientras Europa lucha contra una profunda recesión económica debido al brote de COVID-19.

La Comisión Europea presentó un plan de estímulo económico de 750.000 millones de euros en el Parlamento, el 27 de mayo, que junto con una propuesta revisada para el presupuesto de la UE para 2021-2027, debería ayudar a mitigar el impacto del coronavirus y allanar el camino para un futuro sostenible.

“Next generation EU”: el plan de recuperación de la Comisión



La presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, presentó un plan de recuperación de la UE de 750.000 millones de euros que tiene como objetivo abordar el daño causado por la pandemia e invertir en una UE verde, digital, social y más resistente, para la próxima generación.

Según la propuesta, la Comisión aprovecharía su alta calificación crediticia para solicitar dinero en el mercado financiero a un coste bajo de endeudamiento. Von der Leyen anunció un total de 500.000 millones de euros en donaciones, a modo de "inversiones comunes en nuestro futuro".

Los fondos se utilizarán para alcanzar los objetivos de la UE de neutralidad climática y transformación digital, para ofrecer apoyo social y laboral, así como para reforzar el papel de la UE como actor global.

El plan de la Comisión para el fondo de recuperación se presentó durante la sesión plenaria junto con una propuesta revisada para el presupuesto 2021-2027 por un monto de 1,1 billones de euros. Las propuestas tienen que superar ahora las negociaciones entre el Parlamento y los Estados miembros en el Consejo.

La mayoría de los eurodiputados acogieron con satisfacción los planes de la Comisión durante el pleno y subrayaron que en este momento crítico, los europeos buscan soluciones en la UE.

Tras el debate, el presidente del Parlamento Europeo, David Sassoli, instó a los Estados miembros a comprender la gravedad de la situación y a trabajar para lograr un acuerdo sobre las medidas.

“Debemos defender el espacio europeo. No podemos permitirnos especulaciones o ataques a nuestros activos estratégicos. Este es un momento delicado. Por eso nos complace que el plan de la Comisión Europea tenga en cuenta nuestras propuestas y tenga la ambición de apoyar y mejorar la vida de todos los europeos", señaló.

Previsiones económicas


Las últimas perspectivas económicas, presentadas por la Comisión a principios de mayo, muestran que la economía ha sufrido un duro golpe debido a la crisis sanitaria de COVID-19. Con el confinamiento y el cierre de sectores enteros, la economía de la UE se contraerá al menos en un 7,4 % este año, probablemente más, una caída significativamente peor en 2009.
Cualquier reactivación de la actividad económica será gradual y podría verse afectada fácilmente por una segunda ola del coronavirus.

Son muchos los afectados por esta crisis. Personas que temen perder su empleo y se sienten obligados a ahorrar, empresas que sufren las interrupciones en sus cadenas de suministro, los gobiernos ven caer sus ingresos fiscales y aumentar el gasto en asistencia social, lo que traerá déficit presupuestarios, mayores niveles de deuda y elevará el coste de los préstamos.

Respuesta contundente


Frente a la magnitud de las dificultades económicas, los eurodiputados argumentan en una resolución adoptada el 15 de mayo que se necesita una respuesta contundente de Europa.


La UE está preparando su próximo presupuesto a largo plazo y, dado que la respuesta a la crisis actual definirá la evolución en los próximos años, las medidas de recuperación deberían añadirse a los planes para el presupuesto, según los eurodiputados. Pero el Parlamento insiste en que el paquete de recuperación debe cubrir las necesidades de los programas existentes de la UE y no quitarles fondos.

Los eurodiputados advirtieron de que podrían usar su poder para vetar el presupuesto a largo plazo, si no se respeta su petición de contar con un prespuesto más elevado a largo plazo.

Los fondos de recuperación deberían ayudar a los más afectados por la crisis, de acuerdo con los eurodiputados, partidarios de que la mayor parte del dinero se desembolse como donaciones, ya que existe la preocupación de que los préstamos puedan empeorar la situación financiera de los Estados miembros afectados por la crisis.

La resolución sugiere que el paquete de recuperación debe financiarse mediante la emisión de bonos de recuperación a largo plazo garantizados por el presupuesto de la UE. También señala la necesidad de nuevas fuentes de ingresos para el presupuesto de la UE; de lo contrario, un presupuesto mayor implicará mayores contribuciones directas de los Estados miembros.

La UE seguirá necesitando priorizar la acción climática y una estrategia digital, según los eurodiputados, que consideran que se debe crear un nuevo programa de salud de la UE que garantice que los suministros médicos estén disponibles en toda la UE en tiempos de necesidad.

El Parlamento también ha insistido en que debe opinar sobre las decisiones relativas al fondo de recuperación. En un debate en el pleno, el 13 de mayo, los eurodiputados señalaron que el Parlamento es la única institución de la UE elegida directamente y debe supervisar las cuestiones presupuestarias por una cuestión de legitimidad democrática.

Sesión plenaria del 13 al 15 de mayo.