La UE define qué considera “inversiones verdes” para impulsar una economía sostenible 

 
 

Compartir esta página: 

Para impulsar el cambio hacia una inversión ecológica, la UE está introduciendo reglas para definir lo que califica como actividades ecológicas o sostenibles.

Cargadores de coches eléctricos en una calle de París ©Georgii Timakov/AdobeStock  

Durante la sesión plenaria de junio, los eurodiputados aprobaron un marco dirigido a determinar qué actividades pueden considerarse sostenibles. Esto establecerá un sistema de clasificación común en toda la UE, proporciona claridad a las empresas y los inversores e impulsa la financiación del sector privado para la transición hacia la neutralidad climática.

Los negociadores del Parlamento y del Consejo llegaron a un acuerdo provisional en diciembre de 2019. Las comisiones de Asuntos Económicos y Medio Ambiente del Parlamento respaldaron el acuerdo el 28 de mayo.

Necesidad de una definición común


El desarrollo sostenible requiere la preservación de los recursos naturales y el respeto de los derechos humanos y sociales. La acción climática es un aspecto importante, ya que la necesidad de limitar y mitigar los efectos del cambio climático se vuelve cada vez más urgente.

La UE se compromete a disminuir gradualmente sus emisiones de gases de efecto invernadero. El Pacto Verde Europeo, la principal iniciativa de la UE sobre acción climática, establece un objetivo de cero emisiones netas para 2050.

Para alcanzar el objetivo, la UE debe invertir en nuevas tecnologías. La Comisión Europea estima que Europa necesita alrededor de 260.000 millones de euros en inversión adicional al año durante la próxima década.

La inversión pública no será suficiente, y los inversores privados deberán intervenir para financiar proyectos favorables con el clima. Esto requiere criterios claros sobre qué es exactamente sostenible y ecológico; de lo contrario, algunos fondos podrían destinarse a proyectos de "lavado verde" que afirman ser "verdes", pero en realidad no lo son.

Algunos países de la UE ya han comenzado a desarrollar sistemas de clasificación. Tanto las empresas que buscan financiación como los inversores interesados ​​en apoyar proyectos sostenibles se beneficiarían de las normas comunes de la UE.

Qué actividades económicas califican como "sostenibles"


El reglamento sobre taxonomía establece seis objetivos ambientales y aclara que una actividad puede considerarse ambientalmente sostenible si contribuye a cualquiera de esos objetivos sin dañar significativamente a ninguno de los otros.

El principio de "no perjudicar" (que será definido más adelante por la Comisión Europea) asegura que una actividad económica que causa más daño al medio ambiente que beneficios no puede clasificarse como sostenible. Las actividades ambientalmente sostenibles también deben respetar los derechos humanos y laborales.

Trabajadores clasifican residuos en una planta de reciclaje ©Romaset/AdobeStock  

Objetivos ambientales

  • Mitigación del cambio climático (evitar / reducir las emisiones de gases de efecto invernadero o aumentar la eliminación de gases de efecto invernadero)
  • Adaptación al cambio climático (reducir o prevenir el impacto adverso en el clima actual o futuro esperado, o los riesgos de dicho impacto adverso)
  • Uso sostenible y protección del agua y los recursos marinos
  • Transición a una economía circular (centrándose en la reutilización y el reciclaje de recursos)
  • Prevención y control de la contaminación


Los actores del mercado financiero que vendan productos financieros y grandes empresas con más de 500 empleados deberán indicar cómo y en qué medida sus actividades contribuyen a los objetivos ambientales. Si no se declaran "sostenibles", debe quedar claro.

Próximos pasos

La Comisión Europea desarrollará ahora criterios técnicos para cada objetivo.

Estos deberían estar listos a finales de 2020 para la mitigación y adaptación al cambio climático y a finales de 2021 para el resto de objetivos. Las reglas se aplicarán para cada objetivo ambiental un año después de que se hayan establecido los criterios técnicos.