Finanzas: ¿Cómo debería la UE utilizar sus fondos en el futuro? 

 
 

Compartir esta página: 

Ilustración de una mano a punto de introducir una moneda en una hucha - ©AP Images/European Union-EP  

El presupuesto de la UE financia las políticas decididas a escala de la UE. Lea más en este artículo sobre cómo la UE está gastando el dinero.

En una encuesta Eurobarómetro reciente, la mayoría de los ciudadanos de la UE expresó su deseo de que la UE emprenda más acciones en 15 áreas políticas clave. Estas áreas incluyen la lucha contra el desempleo, terrorismo, migración, protección del medio ambiente y la salud y seguridad social.

Para muchos de los desafíos a los que hacen frente los países europeos, tiene sentido unir recursos. Por lo tanto, la UE tiene su propia capacidad de financiación.


¿Qué se financia?

El presupuesto anual de la UE es limitado. Para 2017 asciende a 157.860 millones de euros, una suma importante en términos reales, pero sólo representa alrededor del 1% de la riqueza (o RNB) generada por las economías de la UE cada año. Principalmente, el presupuesto es financiado directamente por los estados miembros, y alrededor del 94% del dinero es devuelto para financiar actividades en cada país. El 6% se destina a la gestión de las instituciones de la UE y a la coordinación del trabajo.


Una parte importante se destina a la agricultura y ayuda a las regiones en dificultades a ponerse al día y a investigar, pero la UE también lleva a cabo operaciones de apoyo de emergencia, ayuda a las empresas europeas a ser más competitivas y ayuda a los Estados miembros a combatir el desempleo juvenil.


Los límites exteriores del presupuesto se establecen dentro de un marco actual de siete años conocido como Marco Financiero Plurianual (MFP).


Para aumentar la transparencia y evitar el fraude y el mal uso del presupuesto, la Comisión es responsable de la gestión de los fondos frente al Parlamento. La Cámara examina su aplicación y da una "aprobación de la gestión" de la Comisión para todos los gastos. Cada año, el Tribunal de Cuentas Europeo también examina los ingresos y los gastos.

La Comisión ha publicado esta semana un documento de reflexión sobre el futuro de las finanzas de la UE, lea más sobre las ideas e iniciativas recientes en las que ha trabajado el Parlamento en relación con las finanzas de la UE.

Nuevas formas de ver el presupuesto

Los eurodiputados examinaron recientemente cómo la UE podría tener unos ingresos más diversificado con "recursos propios", y no sólo depender de las contribuciones de los Estados miembros. Este sistema podría incluir, por ejemplo, recursos más tradicionales, como los derechos de aduana sobre las importaciones procedentes de fuera de la UE o uno basado en el impuesto sobre el valor añadido (IVA).


También han luchado por unas finanzas más flexibles para responder mejor a las crisis imprevistas en el futuro como la crisis migratoria. El Parlamento ha insistido en disponer de una cláusula de revisión que permita a la Comisión Europea revisar el presupuesto a medio plazo y proponer los cambios necesarios.


En febrero, también adoptaron tres informes sobre cómo creen que la UE debería utilizar todos los instrumentos existentes en los tratados actuales y ser reformada para poder cumplir más con las expectativas de los ciudadanos.


En un informe examinaron los cambios en los tratados que podrían ser necesarios para las reformas adicionales, por ejemplo relacionadas con la gobernanza económica, incluida la existencia de un ministro de Finanzas de la UE. En otro informe se analizaron las mejoras ya posibles en el marco del sistema existente, mientras que el tercero mostraba cómo acercar las economías de los países del euro y hacerlos más capaces de resistir las condiciones adversas internas o externas.


La Comisión publicará hasta finales de junio cinco documentos de reflexión como punto de partida para un debate sobre el futuro de la integración europea. Cada artículo se dedica a un tema específico: la dimensión social de Europa, la globalización, la unión económica y monetaria, la defensa y las finanzas. Los documentos contienen ideas y escenarios para lo que podría ser Europa en 2025, pero no hay propuestas específicas. La iniciativa finaliza a mediados de septiembre, cuando el presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, ofrece su discurso anual sobre el estado de la Unión.