Brexit: el impacto en Irlanda 

Actualización: 
 
Creado:   
 

Compartir esta página: 

Irlanda es probablemente el Estado miembro que se verá más afectado por la retirada del Reino Unido de la UE. El Parlamento quiere mitigar los efectos del “brexit” en toda la isla.

Hay aproximadamente 275 cruces fronterizos terrestres entre Irlanda e Irlanda del Norte -que junto a Inglaterra, Escocia y Gales forman el Reino Unido-. Tras la salida del Reino Unido de la UE, estos 500 km de frontera se convertirán en límite exterior. Esta cifra es mayor que el número de cruces con el exterior que existe en la frontera este de la UE desde Finlandia a Grecia. Las circunstancias únicas de Irlanda deben ser abordadas como parte de las negociaciones del "brexit".

Los negociadores del Reino Unido y la UE acordaron el texto de un proyecto de acuerdo de retirada y una declaración política en noviembre de 2018, pero ninguno de los dos documentos ha sido ratificado todavía. Se incluyó una disposición en el acuerdo a modo de garantía para evitar que se cree una frontera dura en la isla que podría poner en riesgo el acuerdo del Viernes Santo. Esta disposición crearía un único territorio aduanero UE-Reino Unido y establecería medidas para garantizar la igualdad de condiciones entre la UE y el Reino Unido. El respaldo solo se activaría si no se encuentran otras soluciones al final del período de transición acordado.

Esta garantía ha resultado controvertida en el Reino Unido, ya que algunos temían que pudiera usarse para mantener al país en la unión aduanera de la UE de forma indefinida. En 2019, el nuevo primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, renegoció el acuerdo de retirada, que incluye una garantía revisada sobre Irlanda del Norte y la República de Irlanda. El Reino Unido y el Parlamento Europeo aún deben dar su respaldo.

Mitigar el impacto en Irlanda

 La retirada del Reino Unido de la UE sin un acuerdo sería muy perjudicial para ambas partes. Las cifras oficiales muestran que el daño económico afectaría más al Reino Unido y con una gran diferencia. Del lado de la UE, Irlanda se vería significativamente afectada. Actualmente, el Reino Unido importa muchos productos procedentes de Irlanda y, por lo tanto, los precios de muchos productos podrían aumentar debido a los aranceles. Es probable que las cadenas de suministro se vean gravemente afectadas. Además, la situación podría afectar también a las exportaciones. En 2018, los bienes exportados al Reino Unido representaron aproximadamente el 11,5% del total de las exportaciones irlandesas de bienes. También existe el riesgo de que aumenten las tensiones en Irlanda del Norte.

Irlanda podría beneficiarse de varias medidas de la UE para mitigar el impacto de una retirada desordenada. La financiación de los programas bilaterales de paz en Irlanda del Norte continuaría hasta al menos 2020 para ayudar a apoyar el proceso de paz y reconciliación iniciado por el acuerdo del Viernes Santo.

Inmediatamente después de la activación en marzo de 2017 del artículo 50 por parte del Reino Unido, que inició el proceso de desconexión del Reino Unido de la UE, el Parlamento expresó su preocupación por las consecuencias del brexit para Irlanda e Irlanda del Norte.

Los eurodiputados destacaron la importancia de preservar el acuerdo de paz del Viernes Santo, que puso fin a tres décadas de conflicto en Irlanda del Norte y fue aprobado en 1998 tanto por los votantes de Irlanda como por los de Irlanda del Norte. El Parlamento reiteró su preocupación en una resolución adoptada en septiembre de 2019.

Sin “frontera dura”

El Parlamento Europeo ha expresado en diversas resoluciones que debe evitarse el endurecimiento de la frontera irlandesa. Tras dos décadas de paz relativa en Irlanda, las torres de vigilancia y los puntos de control del ejército del pasado han sido desmantelados y decenas de miles de personas ahora cruzan la frontera abierta todos los días. Ni Irlanda ni el Reino Unido forman parte del espacio sin fronteras exteriores de Schengen, a la que sí pertenecen la mayoría de los países de la UE y algunos estados asociados.

“Nunca permitiremos que Irlanda sufra”

Al dirigirse a los miembros del parlamento irlandés en Dublín el 21 de septiembre de 2017, el coordinador del Parlamento para el brexit, Guy Verhofstadt, recordó que "esta frontera creó caos, odio y violencia. Así que reducirlo a una línea en un mapa fue un logro crucial".

"Nunca vamos a permitir que Irlanda sufra por la decisión británica de abandonar la UE", añadió.

Todas las personas nacidas en Irlanda del Norte tienen derecho a la ciudadanía irlandesa, y por tanto a la UE. En la resolución del 3 de octubre, se subraya que "ningún obstáculo o impedimento" debería impedir que las personas en Irlanda del Norte ejerzan plenamente sus derechos a la ciudadanía de la UE. El Parlamento también hace hincapié en que se necesitará una solución "única" para evitar un endurecimiento de la frontera.

El papel del Parlamento Europeo

La UE ha manifestado su deseo de ver progresos significativos en tres temas específicos antes de iniciar los debates sobre las relaciones futuras: los derechos de los ciudadanos, la solución financiera e Irlanda. Cualquier acuerdo de retirada al final de las negociaciones entre el Reino Unido y la UE tendrá que ser aprobado por el Parlamento Europeo.

En una resolución adoptada el 18 de septiembre de 2019, los eurodiputados reiteraron que no votarían a favor de un acuerdo de retirada sin un respaldo. Sin embargo, dijeron que estarían abiertos a volver a la propuesta original de la UE de un respaldo exclusivo para Irlanda del Norte. También estarían abiertos a examinar otras soluciones si fueran legal y operativamente creíbles y en línea con los principios rectores de la UE.

Más información sobre el papel del Parlamento en el "brexit".