¿Brexit con o sin acuerdo? El pleno debate el estado de las negociaciones 

 
 

Compartir esta página: 

Los eurodiputados analizan los desafíos y consecuencias del “brexit” y subrayan el riesgo de llegar al 31 de octubre sin acuerdo

Debate sobre el "brexit": Juncker, Barnier, Weber, García Pérez, Verhofstadt, Lamberts, Zanni, Van Orden y Schirdewan (de izq a dcha).  

El nuevo Parlamento Europeo sostuvo un debate y aprobó una resolución, el 18 de septiembre de 2019, en los que confirmó su apoyo al enfoque actual de la UE antes del Consejo Europeo del 17 y 18 de octubre en Bruselas. El Reino Unido abandonará la UE a más tardar el 31 de octubre, tras la ampliación del plazo original (finales de marzo) acordada el pasado 10 de abril. Cualquier nueva extensión de la fecha de salida debe ser solicitada por el gobierno británico y acordada por los 27 países miembros restantes.

Destacados del Debate

"En este momento, no es Gran Bretaña la que abandona la UE, sino los empleos y las empresas los que abandonan el Reino Unido”, señaló el presidente del Partido Popular Europeo, el alemán Manfred Weber, durante el debate en el pleno. “Un tercio de las empresas británicas están planeando irse o ya se están yendo”, añadió. En cuanto a una posible extensión de la fecha de salida, Weber afirmó: “aceptaremos considerar una extensión si hay una justificación clara y un compromiso con los objetivos del acuerdo de salida”. También destacó que el PPE está abierto a nuevas propuestas, pero subrayó que la UE no puede permitir que se jueguen con las normas europeas sociales y económicas.

La presidenta de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas, la española Iratxe García Pérez, instó al primer ministro británico, Boris Johnson, a garantizar el derecho adquirido de los ciudadanos de la UE que viven en el Reino Unido. "Los ciudadanos comunes nunca deberían tener que pagar el precio de los errores cometidos por sus representantes políticos", dijo. También agregó que su grupo apoya al pueblo británico si quiere cambiar su decisión sobre el “brexit”: “El grupo S&D siempre ha visto al “brexit” como un error histórico y estamos preparados para apoyar al pueblo británico si deciden revisar esa decisión".

El coordinador del Parlamento Europeo para el “brexit”, el belga Guy Verhofstadt, del grupo Renew Europe, dijo que todavía ve posible un acuerdo, pero criticó la gestión del Reino Unido en cuestiones que atañen a los derechos de los ciudadanos y pidió “un registro automático de todos los ciudadanos de la UE”. En este momento, Londres exige a los ciudadanos de la UE que vivan en el Reino Unido y quieran quedarse tras el “brexit” que presenten una solicitud en el denominado “sistema de registro de ciudadanos de la UE” (“EU Settlement Scheme”, en inglés) antes del 31 de diciembre de 2020. En cuanto a las futuras relaciones comerciales, dijo: "este Parlamento nunca aceptará un acuerdo en el que Gran Bretaña tenga todas las ventajas del libre comercio, sin aranceles, y no se alinee con nuestros estándares ecológicos, de salud y sociales".

“No elegimos “brexit” pero respetamos la elección de la mayoría de los votantes en el Reino Unido. La mejor demostración de eso es que estamos actuando de buena fe en la negociación del acuerdo, que regirá la separación que lamentamos", sostuvo por su parte el copresidente de los Verdes/Alianza Libre Europea, el belga Philippe Lamberts.

En nombre de los Conservadores y Reformistas Europeos, el británico Geoffrey Van Orden, explicó que el gobierno británico lo que quiere es un acuerdo “que sea aceptable para el parlamento británico y el pueblo británico", y pidió buena voluntad y flexibilidad tanto de la UE como del Reino Unido. Cuestionó los motivos de quienes proponen una nueva extensión de la membresía del Reino Unido en la UE. "Algunos de ustedes pueden pensar que si alargamos esto un poco más, habrá un cambio de régimen en Gran Bretaña y tal vez un cambio de opinión. Creo que esto es una ilusión total".

El presidente del grupo Identidad y Democracia, el italiano Marco Zanni, dijo que las instituciones de la UE no deberían dar lecciones de democracia al parlamento británico: “Me preocupa el hecho de que las decisiones tomadas libremente por las personas, que no complacen a las instituciones de la UE, nunca pueden ser aceptadas", sostuvo. Según Zanni, la UE tiene miedo de perder a Gran Bretaña porque esto pondría de manifiesto que “la UE no es perfecta, que ha cometido errores”.

“Cuando me uní al Parlamento, escuché a un “brexiteer” [partidario de la salida del Reino Unido de la UE] decir que había que destruir un imperio, y se refería a la Unión Europea. Lo único que han logrado los “brexiteers” es empujar al Reino Unido a su mayor crisis política en décadas. Una en la que los trabajadores y pensionistas tendrán que pagar el precio más alto. Esta política no interesa a la gente de Gran Bretaña ni a Europa", recalcó por su parte el copresidente de la Izquierda Unitaria Europea/Izquierda Verde Nórdica, el alemán Martin Schirdewan.

Intervención de la Comisión Europea

El presidente saliente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y el negociador de la UE para el “brexit”, Michel Barnier, se dirigieron a los eurodiputados al comienzo del debate en el pleno.

“El riesgo de un [“brexit”] sin acuerdo sigue siendo real y básicamente se reducirá a una decisión del gobierno del Reino Unido, pero nunca será la opción preferida de la Unión Europea”, aseguró Juncker, quien animó a centrar los esfuerzos de la negociación en concluir el acuerdo de salida, algo que consideró “deseable” y “posible".

Barnier, por su parte, se refirió a la frontera entre Irlanda e Irlanda del Norte (que comparte isla con la república irlandesa, pero pertenece al Reino Unido) e insistió en la necesidad de lograr una solución pragmática a problemas concretos: "No queremos volver a una frontera física entre Irlanda del Norte y la república de Irlanda; queremos proteger la integridad del mercado único y queremos preservar la economía de toda la isla".

Acuerdo de salida

Los negociadores acordaron un borrador de acuerdo de salida en noviembre de 2018, pero aún no ha sido ratificado. Este texto ha sido rechazado por la Cámara de los Comunes del Reino Unido en tres ocasiones. En 2019, el nuevo primer ministro Boris Johnson anunció que trataría de renegociar el acuerdo.

Todo acuerdo de retirada y futura asociación o acuerdo internacional con el Reino Unido tendrá que ser aprobado por el Parlamento Europeo.