Estado de la Unión: los eurodiputados debaten medidas para mejorar Europa 

 
 

Compartir esta página: 

El debate anual sobre el estado de la Unión, que tuvo lugar el 16 de septiembre, se centró en los nuevos planes para hacer frente al cambio climático, el racismo, la salud y la migración.

Discurso sobre el estado de la Unión Europea


La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, dio su primer discurso sobre el estado de la Unión Europea ante el Parlamento Europeo en Bruselas. En él repasó lo que ha hecho la Comisión durante el pasado año y anunció una serie de iniciativas europeas nuevas, que después discutió con los eurodiputados durante el debate posterior.


Von der Leyen incluyó entre sus planes medidas para eliminar las restricciones del mercado único, una nueva estrategia para el espacio Schengen, una propuesta para elevar al menos al 55% la reducción de emisiones e inversiones para las tecnologías digitales. El proceso de toma de decisiones de la UE, según la presidenta de la Comisión, también debe acelerarse.


También se refirió a los asuntos exteriores y subrayó la necesidad de colaborar con organismos internacionales, pero reconoció que la UE tiene que liderar las reformas de las reformas de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y de la Organización Mundial del Comercio (OMC). Aunque China fue un importante socio en asuntos como el cambio climático, eso no debe impedir a la UE denunciar los abusos de derechos humanos, admitió Von der Leyen.


La jefa del Ejecutivo comunitario habló sobre el impacto del coronavirus y abogó por la construcción de una Unión Europea de la Salud más fuerte: “Es hora de hacerla realidad. Ahora debemos dibujar las primeras lecciones de la crisis sanitaria”.


Von der Leyen instó a intensificar los esfuerzos para hacer frente a la migración. "La migración es un desafío europeo y toda Europa debe hacer su parte", dijo.


La presidenta de la Comisión anunció un plan de acción para luchar contra el racismo y la incitación al odio. También defendió los derechos de las personas LGBTQI y el reconocimiento mutuo de las relaciones familiares en la UE.


"El futuro será lo que hagamos con él. Y Europa será lo que queremos que sea. Deberíamos dejar de intentar destruirla y trabajar para construirla, hacerla más fuerte y construir el mundo en el que queremos vivir”, concluyó.

Los eurodiputados discuten las prioridades de la UE con la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen.  

Reacciones de los eurodiputados


Los eurodiputados apoyaron en gran medida muchas de las nuevas iniciativas anunciadas, pero también destacaron las áreas en las que la UE debería centrarse.


El presidente del Grupo del Partido Popular Europeo (PPE), el eurodiputado alemán Manfred Weber, afirmó que la creación de empleo debería ser una prioridad: “En el caso de Italia, el 40% de los jóvenes sigue en desempleo. Y nunca podremos aceptar que haya otra generación perdida en la Unión Europea actual". “El dinero del fondo de recuperación solo se puede gastar una vez y nuestra prioridad es el futuro de la generación joven de Europa". Weber también subrayó la necesidad de que la UE hable con una sola voz en los asuntos exteriores. Con respecto a Bielorrusia, sostuvo: "Si somos creíbles, dejad que la gente en las calles de Minsk vea que Europa está de su lado".


La presidenta del Grupo Socialistas y Demócratas, la eurodiputada española Iratxe García Pérez, explicó los diferentes desafíos a los que se enfrenta Europa. Mostrándose a favor del impuesto sobre las transacciones europeas, admitió que “sólo así podremos invertir en transiciones ecológicas y sociales sin dejar a nadie atrás". La presidenta de S&D apoyó el nuevo objetivo de reducción de las emisiones para 2030. Sin embargo, añadió que no hay que olvidarse de que “las personas son parte de esta transición, por lo que necesitamos una estrategia para contrarrestar la pobreza, incluida la pobreza infantil y que incluya un salario mínimo", lo que Von der Leyen mencionó en su discurso. García pidió apoyo para el sector cultural y defendió la creación de una plataforma cultura europea para “permitir a los jóvenes que colaboren y refuercen sus lazos culturales europeos”.


El presidente de Renew, el eurodiputado rumano Dacian Cioloş, reconoció el progreso que ha hecho Europa en los últimos meses: No hay duda de que el plan de recuperación es un paso adelante histórico y refleja el poder de la Unión y nuestra habilidad de superar la crisis juntos”. Sin embargo, subrayó la necesidad de respetar el estado de derecho c como principio clave en lo que respecta a la financiación, para mantener la confianza de las personas. "Los intereses financieros de la Unión deben protegerse de la corrupción y d los conflictos de intereses”, sostuvo. Elogió la reacción de la Comisión al llamamiento del Parlamento para evaluar el impacto sobre la legislación climática y sus planes digitales.


El eurodiputado francés Identidad y Democracia NIcolas Bay lamentó la falta de medidas para proteger el mercado en Europa durante el auge de la crisis sanitaria, así como las medidas medioambientales estrictas que, en su opinión, debilitan la competitividad de las empresas europeas: “esto no ayuda a la independencia y a la prosperidad del futuro europeo, sino que hará que Europa sea más frágil de cara al resto del mundo”.


La portavoz de Los Verdes, la eurodiputada alemana Ska Keller, criticó las condiciones para aceptar a los migrantes en las fronteras exteriores europeas. “Es un estado muy vergonzoso en el que estamos [...] y es nuestra responsabilidad colectiva como europeos", dijo, e instó a la Comisión a empezar la lucha con los Estados miembros por las condiciones adecuadas, "para convertir en una prioridad absoluta ayudar a las personas necesitadas y no ceder a este estado desastroso en el que estamos". Keller acogió con satisfacción el objetivo propuesto de reducir las emisiones en un 55% para 2030. "No se puede negociar con el clima, así que es mejor que actuemos con rapidez".


El eurodiputado polaco Ryszard Antoni Legutko, del Grupo de los Conservadores y Reformistas Europeos, afirmó que la última década ha sido “turbulenta” para la UE y que “en la actualidad está en peor forma que hace diez años”. “Todos los años durante la última década, hemos escuchado de todos los presidentes de la Comisión que nos espera un futuro radiante y que los días de gloria de la UE están a la vuelta de la esquina, siempre que la Comisión Europea y las instituciones europeas reciban más competencias ... Cada vez menos personas en Europa se toman este mensaje en serio ".


La copresidenta del Grupo GUE-NGL, la eurodiputada francesa Manon Aubry, criticó el discurso por no mencionar la crisis de solidaridad que existe en la UE, ejemplificada por los paraísos fiscales, o cuestiones relacionadas con el estado de derecho en Polonia y Hungría. También criticó el objetivo de reducir las emisiones climáticas al 55% como insuficiente. “Para abordar los desafíos a los que nos enfrentamos, tenemos que cambiar todo. Nuestro único enfoque debe ser el medio ambiente y los aspectos sociales”, dijo y pidió justicia fiscal, justicia fiscal y el fin de los paraísos fiscales en Europa.


En respuesta a los eurodiputados, Von der Leyen pidió un “enfoque constructivo hacia la migración”. “Todos los años, alrededor de dos millones de personas vienen a Europa y 140.000 son refugiados. Deberíamos ser capaces de gestionarlo”, afirmó y añadió que la Comisión presentará una propuesta legislativa la próxima semana.


Sobre el estado de derecho, dijo que la Comisión estaba adoptando “el enfoque más sistemático y más completo de nuestra historia”.