¿Por qué los fondos para las regiones son importantes? 

 
 

Compartir esta página: 

La financiación europea ayudará a las regiones a recuperarse de la crisis de Covid-19 a la vez que reducirá sus desigualdades, las hará más ecológicas y creará empleo.

Las regiones europeas evolucionan a un ritmo diferente. Por eso, fortalecer la cohesión social y económica es una de las prioridades de la UE. El desarrollo regional y la política de cohesión recibirán 243.000 millones de euros (en precios de 2018) para hacer frente a las consecuencias de la pandemia. La financiación apoyará la acción climática, los programas sociales y el desarollo urbano sostenible.


Lea más sobre una Europa social.


Rediseñar la política regional europea

El Parlamento aprobó el 24 de junio un "paquete de cohesión" que abarcará los principales fondos regionales: el Fondo de Desarrollo Regional (FEDER) y el Fondo de Cohesión (FC), el programa Interreg (financiando principalmente por los fondos FEDER). También incluirá el reglamento en el que se establecen los objetivos de los fondos.

Apoyar el crecimiento inteligente y sostenible en las regiones de la UE

La nueva política de cohesión deberá simplificar los trámites, hacer que las inversiones sean más efectivas y alinearlas con con transición de las regiones hacia una Europa climáticamente neutra, en línea con el Pacto Verde Europeo y la recuperación de la pandemia de Covid-19.

Gran parte de la financiación se destinará a proyectos que promuevan el cremiento inteligente y una economía más sostenible. En el futuro, la política de cohesión deberá:

  • destinar al menos el 30% de los fondos regionales a la acción climática,
  • respetar los objetivos medioambientales, climáticos, de biodiversidad y de economía circular,
  • invertir en el crecimiento sostenible y en la creación de empleo,
  • ofrecer apoyo a medida para las regiones de la perififeria, las islas y las zonas despobladas,
  • centrarse en la investigación y la innovación,
  • asignar al menos un 8% de los fondos FEDER a desarrollo sostenible urbano.

Las inversiones relacionadas con las energía nuclear y los combustibles fósiles estarán excluidas, a excepción de los proyectos que reemplazan el petróleo con el gas natural. Estos últimos podrán optar a financiación hasta el 31 de diciembre de 2025.

Para ayudar a las regiones a recuperarse de la crisis de Covid, los fondos apoyarán la cultura, el turismo sostenible, la digitalización y reforzarán los sistemas de salud pública.

Financiar el desarrollo regional y la cooperación

La política de cohesión se financiará a través del presupuesto de la UE a largo plazo y del plan de recuperación Next Generation EU.

El Fondo de Desarrollo Regional (FEDER) 
  • Creado en 1975 
  • Su objetivo es contribuir a reducir las diferencias entre los niveles de desarrollo de las regiones europeas y el retraso de las regiones menos favorecidas así como apoyar la transformación de las regiones industriales en declive 
  • Presta especial atención a las regiones que sufren desventajas naturales o demográficas graves y permanentes 
Interreg 
  • Creado en 1990 
  • Ayuda a los proyectos transfronterizos de salud y ecológicos, entre otros 
  • Apoya la cooperación transfronteriza a nivel nacional y regional y a las regiones ultraperiféricas 
  • Proporcionará fondos para la acción climática y los programas sociales, incluida la salud pública, así como para pequeños proyectos 
El Fondo de Cohesión (FC) 
  • Establecido en 1994 
  • Apoya proyectos medioambientales y de redes transeuropeas 
  • Financia proyectos incluidos en el marco del objetivo de "Inversión en crecimiento y empleo" 
  • Se dirige a regiones menos desarrolladas de países de la UE con una Renta Nacional Bruta inferior al 90% de la media de la UE 

Otros instrumentos financieros para apoyar a las regiones

Como parte del plan de inversión climática, el Fondo de Transición Justa tiene como objetivo apoyar a los territorios que dependen de los combustibles fósiles y son los más afectados por la transición hacia la neutralidad climática. El fondo, aprobado por el Parlamento en mayo de 2021, recibirá 7.500 millones de euros del presupuesto de la UE para 2021-2027 y 10.000 millones de euros del Mecanismo de Recuperación de la UE.

Además, las regiones europeas recibirán ayuda a través de ReactEU, el nuevo instrumento para ayudar a los sectores más afectados por el impacto económico de la pandemia.