Las causas de la deforestación y la respuesta de la UE 

 
 

Compartir esta página: 

Descubra las causas de la deforestación y cómo la UE está actuando contra la importación de bienes producidos en tierras deforestadas.

En algunos países se destruyen los bosques tropicales para producir aceite de palma.  

El ritmo de pérdida de bosques en el mundo es alarmante. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), debido a la deforestación entre 1990 y 2020 se perdieron 420 millones de hectáreas de bosque, una superficie del tamaño de la UE.


La deforestación es la destrucción de los bosques para destinar la tierra a otros usos, mientras que la degradación forestal es un proceso más gradual relacionado con la pérdida de la capacidad de los bosques para producir beneficios esenciales, como la madera o la biodiversidad.


Estos procesos tienen lugar principalmente en las tres grandes cuencas forestales del Amazonas (América del Sur), el Congo (África Central) y el Sudeste Asiático. Sin embargo, sucede lo contrario en en la UE, donde los bosques aumentaron un 10% entre 1990 y 2020.


De cualquier manera, la pérdida de bosques es un problema global que la UE quiere atajar para combatir los daños medioambientales y el cambio climático.

¿Cuáles son las causas de la deforestación y la degradación de los bosques?


La deforestación y la degradación de los bosques se deben principalmente a las actividades humanas.

La agricultura industrial

La agricultura es el principal factor de deforestación en todas las regiones, excepto en Europa.
La conversión de bosques en tierras de cultivo es el principal motor de la pérdida de bosques. Según la FAO, provoca al menos el 50% de la deforestación mundial, principalmente para la producción de palma aceitera y soja.
El pastoreo de ganado es responsable de casi el 40% de la deforestación mundial.
En Europa, la conversión en tierras de cultivo representa alrededor del 15% de la deforestación y el 20% se debe al pastoreo de ganado.

Urbanización

El desarrollo urbano y de infraestructuras, incluyendo la construcción y la expansión de las carreteras, representa la tercera causa de deforestación mundial, con algo más del 6% del total. Sin embargo, es la principal causa de deforestación en Europa.

Sobreexplotación de los recursos madereros

Otras actividades perjudiciales relacionadas con las actividades humanas son la sobreexplotación de la madera, por ejemplo, para combustible, y la tala ilegal o insostenible.

Cambio climático

El cambio climático es tanto una causa como una consecuencia de la deforestación y la degradación forestal. Los fenómenos extremos que desencadena, como incendios, sequías e inundaciones, afectan a los bosques. A su vez, la pérdida de masa forestal es perjudicial para el clima, ya que los bosques desempeñan un papel importante en el suministro de aire limpio, la regulación del ciclo del agua, la captura de CO2, la prevención de la pérdida de biodiversidad y la erosión del suelo.

 

El consumo de la UE de productos cultivados en tierras deforestadas

Gran parte de los bosques tropicales convertidos a usos agrícolas se destinan a la producción de bienes comercializados a nivel mundial. El consumo de la UE representa alrededor del 10% de la deforestación mundial, sobre todo el aceite de palma y la soja, que representan más de dos tercios.
Según un estudio de impacto de la Comisión Europea, estos son los principales productos importados por la UE procedentes de tierras deforestadas.

  • Aceite de palma 34%
  • Soja 32,8%
  • Madera 8,6%
  • Cacao 7,5%
  • Café 7%.
  • Caucho 3,4%
  • Maíz 1,6%

 

Hacia un reglamento de la UE sobre productos libres de deforestación


La deforestación y la degradación de los bosques repercuten en los objetivos medioambientales de la UE, como la lucha contra el cambio climático y la pérdida de biodiversidad, pero también en los derechos humanos, la paz y la seguridad. Por ello, la UE se esfuerza por combatir la pérdida mundial y degradación mundial de los bosques dentro y fuera de sus fronteras.


En septiembre de 2022, el Parlamento adoptó su posición sobre un reglamento de la Comisión sobre productos libres de deforestación, que obligará a las empresas a verificar que los productos vendidos en la UE no se han producido en tierras deforestadas o degradadas. El Parlamento quiere incluir más productos en la lista y garantizar el respeto de los derechos humanos y de los pueblos indígenas.


En julio de 2021, la Comisión presentó la Nueva Estrategia Forestal de la UE para 2030, cuyo objetivo es aumentar la cantidad y calidad de los bosques de la UE y promover su papel como sumideros de carbono.

 

Más sobre lo que hace el Parlamento en materia de bosques:

Silvicultura sostenible: el trabajo del Parlamento en la lucha contra la deforestación
Cambio climático:cómo mejorar la gestión de los bosques como sumideros de carbono

Cómo preservar la biodiversidad: la política de la UE (vídeo)