Europa social: ¿cuál es la política social de la UE? 

Actualización: 
 
Creado:   
 

Compartir esta página: 

Las políticas sociales son importantes en todas las etapas de nuestra vida. Obtenga más información sobre las reglas de la UE en las que trabaja el Parlamento.

El Parlamento solicita políticas más activas en el ámbito social ©AP images/European Union - EP  

Una amplia gama de retos

En comparación con el resto del mundo, Europa cuenta con los mejores niveles de protección social y ocupa un lugar destacado en términos de calidad de vida y bienestar. Sin embargo, Europa se enfrenta a una amplia gama de desafíos: los efectos de la crisis siguen siendo profundamente sentidos en muchos Estados miembros y, aunque las cosas han mejorado en muchos países, siguen existiendo grandes disparidades en la Unión Europea: las tasas de desempleo disminuyen en general, pero varían considerablemente entre los Estados miembros.

Las bajas tasas de natalidad y el envejecimiento de la población también cuestionan la sostenibilidad de los sistemas de bienestar.

La vida laboral también se está transformando a través de la innovación tecnológica, la globalización y el auge del sector de servicios. Los nuevos modelos de negocios en la economía del intercambio con formas de trabajo más flexibles son cada vez más importantes.

Competencias en el ámbito social: UE y los gobiernos nacionales

La Unión Europea sólo tiene competencias limitadas en el ámbito social. Esto significa que la responsabilidad del empleo y las políticas sociales recae principalmente en los gobiernos nacionales.
Sin embargo, la dimensión social de la UE se ha ido desarrollando gradualmente a lo largo del proceso de integración europea y la UE ha elaborado una serie de instrumentos en el sector social.

Estos incluyen leyes, fondos o herramientas de la UE para coordinar y supervisar mejor las políticas nacionales. La UE también alienta a los Estados miembros a compartir las mejores prácticas en sectores como la inclusión social, la pobreza y las pensiones.

El Tratado de Roma de 1957 ya incluía principios fundamentales como la igualdad de retribución de las mujeres y los hombres o el derecho de los trabajadores a circular libremente dentro de la UE. Para que esta movilidad sea posible, se adoptaron otras disposiciones, como normas para el reconocimiento mutuo de diplomas, para garantizar el tratamiento médico en el extranjero o para garantizar que los derechos de pensiones ya adquiridos no se pierdan al iniciar un trabajo en otro país.

Hay normas de la UE sobre las condiciones de trabajo, como el tiempo de trabajo o el trabajo a tiempo parcial, así como la legislación para luchar contra la discriminación en el lugar de trabajo o para garantizar la salud y la seguridad de los trabajadores.

En noviembre de 2017, el Parlamento Europeo, el Consejo y la Comisión proclamaron que el Pilar europeo de los derechos sociales otorgaría derechos nuevos y más efectivos a los ciudadanos y apoyaría mercados laborales y sistemas de bienestar justos y que funcionen correctamente. El pilar se basa en 20 principios clave y comprende varias iniciativas (legales) dentro de tres áreas principales: igualdad de oportunidades y acceso al mercado laboral; condiciones de trabajo justas; y una protección social adecuada y sostenible.

Desde las primeras etapas de la integración europea, el Parlamento Europeo ha solicitado a menudo una política más activa en el ámbito social y ha apoyado las diferentes propuestas de la Comisión en la materia.

La coordinación de la seguridad social de la UE establece normas para garantizar que las personas no pierdan su protección de seguridad social cuando se mudan a otro país europeo.

El Parlamento aprobó en 2019 la decisión de establecer una Autoridad Laboral Europea, para garantizar la aplicación justa y sencilla de las normas de la unión sobre movilidad laboral y coordinación de la seguridad social.

En 2018, el Parlamento aprobó una nueva legislación sobre los trabajadores desplazados para garantizar la igualdad de remuneración y trabajo en el mismo lugar.

Asistencia a los desempleados y a los jóvenes

El Fondo Social Europeo celebra su 60º aniversario en 2017. El fondo es el principal instrumento de la UE para promover el empleo y la inclusión social. Ha ayudado a millones de personas a aprender nuevas habilidades y encontrar trabajo. Los eurodiputados están trabajando en una nueva versión simplificada del fondo con un enfoque específico en los jóvenes y en los niños de la UE. El Fondo Social Europeo Plus fusionará una serie de fondos y programas existentes, proporcionando un apoyo más específico e integrado.


El Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización brinda apoyo a los trabajadores despedidos como consecuencia de los cambios en el comercio mundial, cuando, por ejemplo, las grandes empresas se cierran o la producción se traslada fuera de la UE. Los miembros están trabajando actualmente en nuevas reglas para un fondo más accesible y orientado hacia el futuro para el período posterior a 2020, en respuesta a los desafíos de la digitalización y los cambios ambientales.

La red europea de servicios de empleo (EURES) es una red de movilidad profesional que ofrece servicios de información, orientación y contratación a los solicitantes de empleo y los empleadores.  trabajo.

El Parlamento ha recibido una serie de iniciativas para combatir el desempleo juvenil como la denominada “Garantía Juvenil”: una iniciativa de la UE para dar a todos los menores de 25 años una oferta de empleo de buena calidad, educación continuada o unas prácticas de un período de cuatro meses después de quedar desempleado o dejar los estudios.

El Cuerpo de Solidaridad Europeo, que oficialmente se puso en marcha a finales de 2016, tiene como objetivo crear oportunidades para que los jóvenes se ofrezcan como voluntarios o trabajen en proyectos que beneficien a comunidades y personas de toda Europa.

Lea más sobre las medidas de la UE para abordar el desempleo juvenil.

Condiciones de trabajo

En 2019, el Parlamento Europeo respaldó nuevas reglas que introducen nuevos derechos mínimos en las condiciones laborales para proteger a todos los trabajadores de la UE, incluidos los que cuentan con contratos o empleos atípicos, como los trabajadores de la economía bajo demanda o gig economy.

Los miembros actualizan regularmente las normas europeas que protegen a las personas en sus lugares de trabajo, por ejemplo, establecer mínimos para reducir la exposicón a sustancias químicas nocivas.

El Parlamento Europeo ha pedido repetidamente a la Comisión Europea que proponga medidas para reducir el salario según género y la brecha en las pensiones. En 2018, también hizo propuestas para combatir el acoso sexual en el lugar de trabajo.

Los eurodiputados adoptaron en 2019 nuevas reglas para garantizar un equilibrio adecuado entre la vida laboral y familiar, y fortalecer los derechos de los padres y cuidadores.

Un mercado laboral inclusivo

El Parlamento propuso un conjunto de medidas para garantizar una transición sin problemas de la baja por enfermedad, y para una mejor inclusión de las personas con enfermedades crónicas y con discapacidad en el mercado laboral.
Los eurodiputados también aprobaron la Ley Europea de Accesibilidad en 2019 para que muchos productos clave y de uso diario, como los teléfonos móviles, los ordenadores o los cajeros, sean accesibles para los ancianos y las personas con discapacidad en toda la UE.