El Parlamento demanda medidas para proteger el derecho a la vivienda 

 
 

Compartir esta página: 

Los eurodiputados exigen a los países de la UE que actúen para remediar la crisis de las viviendas y tomen medidas para evitar que aumente el número de personas sin hogar.

La UE puede influir indirectamente para solventar la crisis de la vivienda. ©AdobeStock_Mulderphoto  

El acceso a una vivienda digna y asequible es cada vez más difícil en la UE, debido a los precios de mercado y  alos alquileres, que están en continuo crecimiento en relación con los ingresos.

Para remediarlo, el Parlamento aprobó una resolución el 21 de enero en la que pedía a los países de la UE que reconozcan el derecho fundamental a la vivienda e incorporen la necesidad de una vivienda adecuada a su legislación nacional. Los eurodiputados señalaron que todas las personas deben tener derecho a vivir en un hogar asequible, adecuado y sano, con agua potable limpia y de calidad, un saneamiento adecuado, la conexión a las redes de alcantarillado y traída de aguas,  y una energía asequible.


La crisis de la vidienda: un problema para todos

En los últimos años la situación ha empeorado, sobre todo para los propietarios e inquilinos con ingresos bajos, pero también para las personas de renta media, que están sobrecargadas por los costes relacionados con la vivienda y el mantenimiento. Los principales afectados son los jóvenes que se incorporan al mercado laboral, a las familias numerosas y a los padres y madres solteros.

La pandemia de coronavirus ha puesto de manifiesto la situación de precariedad de muchas personas que no tienen acceso a alojamientos que permitan respetar las exigencias sanitarias y las medidas de distanciamiento social. Además, se espera que a medio plazo la crisis provoque el aumento de la tasa de personas sin hogar.

¿Qué significa una vivienda "asequible? 
  • La relación precio-ingresos es el criterio más común para medir la asequibilidad  
  • Entre 2010 y 2018, alrededor del 10 % de la población de la EU-28 gastó el 40 % o más de sus ingresos en vivienda, aunque existen diferencias sustanciales entre países de la UE 

¿Cuáles son las causas de esta crisis?

Las adquisiciones especulativas de viviendas y terrenos desempeñan un papel destacado en el incremento continuo de los precios de la vivienda. Además, cada vez más personas compran segundas viviendas para generar ingresos adicionales y complementar sus pensions. Las inversiones extranjeras también provocan el aumento de los precios de las viviendas locales y las plataformas como Airbnb reducen la oferta disponible, especialmente en el centro de las ciudades. Aun así, existen diferencias sustanciales en las políticas de vivienda entre los Estados miembros.

Datos y cifras sobre la vivienda en la UE 
  • Durante los últimos tres años, los precios de la vivienda han aumentado un 5 % por término medio 
  • El gasto en vivienda social (transferencias y capital) de los gobiernos representa únicamente el 0,66 % del PIB europeo 
  • Una vivienda inadecuada cuesta a las economías de la Unión 195 000 millones de euros al año 

¿Qué propone el Parlamento?

La UE puede influir indirectamente en el mercado de la vivienda mediante normas sobre ayudas públicas, leyes fiscales y de competencia, y adoptando directrices y recomendaciones. Por ejemplo, al modificar las normas sobre ayudas públicas, los gobiernos de los países de la UE podrían apoyar a todos los grupos cuyas necesidades de vivienda no pueden satisfacerse fácilmente con las condiciones actuales del mercado.

Los eurodiputados reiteraron en su resolución que se establezca un objetivo para acabar con el problema de las personas sin hogar de aquí a 2030 y exigieron a los países de la UE medidas para hacer frente a la discriminación de los grupos vulnerables en el mercado de la vivienda.

Además, pidieron a la Comisión y a los países europeos que prioricen la reducción de las emisiones y la eficiencia energética a través de las inversiones en renovación para cumplir con los objetivos del Pacto Verde Europeo.

 En la resolución, animaron a los Estados miembros a colaborar en la financiación de inversiones sociales destinadas a resolver problemas de vivienda con los interlocutores sociales, la sociedad civil y el sector privado.

Los eurodiputados demandaron a la Comisión que presente propuestas legislativas a mediados de 2021 para contrarrestar el tratamiento de la vivienda como un bien negociable y no como un derecho humano.

Por último, el Parlamento instó a la Comisión y a los Estados miembros a invertir más en viviendas sociales, públicas, energéticamente eficientes, adecuadas y asequibles.