¿Por qué el Parlamento pide nuevos recursos propios de la UE? 

 
 

Compartir esta página: 

El PE demanda nuevas fuentes de ingresos para invertir en el futuro de Europa y apoyar la recuperación de la pandemia de Covid-19 sin poner la carga sobre los contribuyentes. Descubra más.

El PE propone un nuevo sistema nacional de contribución basado en los residuos de envases de plástico que no se reciclen.  

Uno de los puntos más controvertidos de las negociaciones actuales sobre el presupuesto europeo para el periodo 2021-2027 y los 750.000 millones de euros del plan de recuperación es el asunto de los recursos propios.

 

Lea más sobre el presupuesto a largo plazo de la UE.

¿Qué son los recursos propios?

Los países de la UE contribuyen a una presupuesto común europeo para alcanzar objetivos comunes. Al contrario de lo que sucede con los nacionales, el presupuesto europeo es un presupuesto de inversiones y no puede incurrir en déficit. Los tratados de la UE estipulan que el presupuesto europeo "será financiado íntegramente con cargo a los recursos propios".

Las fuentes de ingresos las adopta el Consejo por unanimidad y previa consulta al Parlamento Europeo y las deben ratificar todos los países de la UE. El sistema actual de recursos propios se ha mantenido prácticamente inalterado desde hace tres décadas y el Parlamento lleva pidiendo su revisión desde hace mucho tiempo.

¿Qué recursos propios existen en la actualidad?

Como el presupuesto europeo siempre tiene que estar equilibrado, el importe de los ingresos que entran en el presupuesto de la UE coincide exactamente con el importe de los gastos financiados por esta. Durante el período actual (2014-2020), los recursos propios para cubrir los créditos de pago anuales están limitados a un máximo del 1,22 % de la renta nacional bruta (RNB) de la Unión.

La composición de los ingresos actuales es la siguiente:

  • Recursos propios tradicionales (derechos de aduana, que anteriormente también incluían las cotizaciones del azúcar; representaron el 13% de los ingresos por recursos propios en 2018)
  • Recurso propio basado en el IVA (consiste en transferir a la Unión un porcentaje del IVA estimado que recaudan los Estados miembros; representó el 11% de los ingresos en 2018)
  • Recurso propio basado en la RNB (transferencia, por parte de los Estados miembros, de un porcentaje anual uniforme de su RNB; representó el 66% de los ingresos por recursos propios en 2018)
  • Otros ingresos (se incluyen aquí las multas impuestas a las empresas cuando se constata que han incumplido la normativa en materia de competencia, las contribuciones a determinados programas de la Unión por parte de terceros países y los tributos con que se grava el sueldo de los funcionarios de la Unión; representó el 10% del total de los ingresos en 2018).

En la actualidad, algunos países europeos (Austria, Dinamarca, Alemania, Países Bajos y Suecia) se benefician de descuentos en sus contribuciones al presupuesto de la UE.

¿Cómo propone el Parlamento reformar los recursos propios de la UE?

El Parlamento defiende que el sistema de ingresos de la UE es opaco, injusto y necesita una reforma para poder abordar los desafíos actuales y lograr resultados significativos para los europeos.

Para reducir la dependencia de las contribuciones basadas en la RNB y el IVA de los Estados miembros, el Parlamento demanda la introducción de nuevas categorías de ingresos vinculadas a las políticas y objetivos de la UE. El calendario propuesto por el Parlamento es el siguiente:

  • 1 de enero de 2021: un nuevo sistema nacional de contribución basado en los residuos de envases de plástico que no se reciclen, lo que incentivaría reducir la utilización de plásticos de un solo uso, fomentaría el reciclaje y potenciaría la economía circular.
  • 1 de enero de 2021: los ingresos generados por las ganancias del régimen de comercio de derechos de emisión, que provienen del sistema que limita las emisiones de las instalaciones de elevado uso energético (centrales eléctricas y plantas industriales) y de las compañías aéreas.
  • 1 de enero de 2023: los ingresos recaudados por el impuesto sobre los servicios digitales, que aseguran una taxación justa de la economía digital.
  • 1 de enero de 2023: recurso propio basado en un mecanismo de ajuste de las fronteras de carbono (un precio del carbono sobre las importaciones de determinados bienes de fuera de la UE ayudaría a garantizar la igualdad de condiciones en la lucha contra el cambio climático).
  • 1 de enero de 2024: el impuesto sobre las transacciones financieras, que garantiza que el sector financiero pague su parte justa de impuestos.
  • 1 de enero de 2026: el obtenido de aplicar el tipo uniforme de referencia a la parte de los beneficios imponibles que se atribuyen a cada Estado miembro (una parte de los beneficios imponibles de las empresas calculada según un único conjunto de normas en la UE).

Los eurodiputados también insisten en la suspensión de todos los descuentos.

¿Qué beneficios traería la reforma de los recursos propios?

Las nuevas fuentes de ingresos pagarían la deuda conjunta contraída por los países de la UE para financiar el fondo de recuperación de la pandemia de Covid-19. Sin nuevos recursos propios, el dinero de recuperación prestado tendría que reembolsarse a través de nuevas reducciones a los programas de la UE y / o mayores contribuciones basadas en la RNB de los Estados miembros. El Parlamento quiere asegurarse de que la carga no recaiga sobre el contribuyente, sino sobre los gigantes tecnológicos, los evasores de impuestos, los grandes contaminadores extranjeros y otros que actualmente no pagan una parte justa.

La reforma también aseguraría de que las prioridades de la UE, como el Pacto Verde Europeo y la transformación digital, están mejor reflejadas en la finaciación del presupuesto. Los nuevos recursos propios apoyarían el funcionamiento del mercado interior y reduciría la dependencia de las contribuciones nacionales basadas en el PIB.

¿Cómo se deciden los recursos de la UE?

Tras consultarlo con el Parlamento, el sistema de recursos propios de la UE se adopta por unanimidad en el Consejo y debe ser ratificado por todos los países de la UE. El Parlamento aprobó su posición en una votación el 16 de septiembre de 2020.

Las negociaciones entre el Parlamento y el Consejo para el presupuesto 2021-2017 se pusieron en marcha a finales de agosto. El Parlamento no dará su consentimiento al nuevo presupuesto si no se alcanza un acuerdo sobre los recursos propios de la UE. Los eurodiputados insisten en que los primeros recursos propios nuevos entren en vigor a partir del 1 de enero de 2021 y se complementen posteriormente mediante un calendario vinculante.