Garantizar el suministro, principal objetivo de la unión energética según Buzek 

 
 

Compartir esta página: 

Jerzy Buzek (EPP, Polonia), presidente de la comisión parlamentaria de Energía y ex presidente del Parlamento Europeo.  

La cuestión energética lleva mucho tiempo en la agenda política de la UE. Cuando Jean-Claude Juncker tomó posesión de su cargo como presidente de la Comisión Europea, identificó el tema como una de sus prioridades. Los diputados debaten sobre ello hoy en el pleno con el vicepresidente de la Comisión Maroš Šefčovič. Entrevistamos al presidente de la comisión parlamentaria de Energía -y ex presidente del Parlamento- Jerzy Buzek (EPP, Polonia), sobre la unión energética y el papel del Parlamento.

¿En qué consiste exactamente la unión energética y por qué la necesitamos?


Yo veo la unión energética como un paraguas político que reuniría a todas las partes implicadas y nos permitiría abordar mejor nuestros desafíos energéticos. También considero que se puede convertir en el volante del crecimiento económico, la competitividad y el empleo.


Una energía estable, sostenible, asequible y competitiva es un reto que ninguno de los Estados miembros de la UE pueden solucionar de forma individual. Para lograr este objetivo, hemos luchado por una política energética integrada, pero su implementación está muy lejos de completarse.


La situación política en nuestros principales suministradores de energía (Rusia, Ucrania y los países del norte de África) es inestable. ¿Cómo mejoraría la unión energética la seguridad en el suministro y qué impacto podría tener esto en nuestras relaciones con los países afectados, por ejemplo con Rusia?

 

Un mercado interior energético con un excelente nivel de interconexión y sin "islas energéticas" nos permitirá ayudarnos mutuamente, garantizando continuamente el suministro a todas las regiones.


La finalidad de la unión energética es garantizar nuestra seguridad interna en el suministro, nuestra capacidad de resiliencia y nuestra habilidad para decidir sobre nuestros flujos energéticos. No se trata de atacar a nadie. Los últimos desarrollos en las relaciones con Rusia pueden haber servido de impulso para acelerar nuestras consideraciones en el tema de la energía. Pero alterar las relaciones con Rusia o con cualquiera de las otras partes implicadas no forma parte de los objetivos de la unión energética.


¿Cuál es o cuál debería ser el papel del Parlamento Europeo en todo esto?


El Parlamento examina y somete a escrutinio los principales procesos políticos de la UE y la estrategia energética es definitivamente uno de ellos. Además es importante mantener informados a los 500 millones de ciudadanos -representados por los distintos diputados de la Cámara- sobre los progresos de este concepto, la unión energética, tan difícil de alcanzar.


En mi opinión, es una señal muy prometedora que el comisario Šefčovič se dirija hoy al pleno de este Parlamento, tan sólo unas horas después de haber lanzado oficialmente el paquete legislativo sobre la unión energética.