Eliminar los fosfatos de los detergentes para mejorar la calidad del agua 

 
 

Compartir esta página: 

La reducción del contenido de fosfatos en las aguas residuales dará un respiro a la vida acuática y mejorará la calidad de las aguas en general. Tras la propuesta realizada el año pasado por la Comisión Europea para prohibir los fosfatos en los detergentes para colada, los eurodiputados de la comisión de Medio Ambiente pidieron ayer que se amplíe la prohibición a los productos utilizados para el lavavajillas.

Los fosfatos se añaden a los detergentes para contrarrestar la dureza del agua y maximizar la eficacia de la limpieza. Pero cuando llegan a los lagos y ríos contribuyen a la proliferación de algas que matan a los peces al privarles de oxígeno en el agua.


¿Límites voluntarios?


Aunque algunos Estados miembros ya disponen de normas que limitan el uso de fosfatos, estos límites difieren de un país a otro. En algunos, incluso se deja en manos de los fabricantes la opción de limitar la cantidad de fosfatos o no. En regiones como las del río Danubio o el mar Báltico, esto ha resultado ya en una disminución sensible de la calidad de las aguas.


Los detergentes son la tercera causa de la llegada de fosfatos a las aguas en superficie, sólo superados por la agricultura y el alcantarillado. Y entre los detergentes, los destinados a lavar la ropa son los que más contribuyen al contenido en fosfatos de los desagües. Existen elementos alternativos a los fosfatos para suavizar la dureza del agua, con distintos niveles de eficacia.


También para los platos


El pasado 15 de junio, los eurodiputados miembros de la comisión de Medio Ambiente acogieron favorablemente los planes de la Comisión para prohibir el uso de sulfatos en los detergentes para colada a partir del 1 de enero de 2013. Es más, los eurodiputados se muestran partidarios de ampliar la prohibición al detergente para lavavajillas, a partir de 2015. La actual ausencia de sustitutivos adecuados o viables económicamente a los sulfatos en el caso del lavavajillas había llevado a la Comisión a limitarse a "animar" a la industria a desarrollar detergentes libres de estos compuestos.


Una propuesta razonable


El ponente del informe sobre el tema en el PE, el eurodiputado liberal británico Bill Newton Dunn, "es cierto que si comparamos con el mercado de detergentes para colada, se ha avanzado menos en la formulación de jabones para lavavajillas que sean a la vez bajos en fosfatos y eficaces". Y sin embargo, "ya hay fórmulas libres de fosfatos en el mercado, y los fabricantes innovan constantemente", por lo que considera "razonable esperar que en los próximos cuatro años, hasta que entre en vigor la prohibición propuesta, la gran mayoría hayan sido capaces de dar el salto y ofrecer productos que cumplan con las expectativas de los clientes en términos de limpieza".