Migración en Europa 

Actualización: 
 
Creado:   
 

Compartir esta página: 

La migración entraña desafíos y oportunidades para Europa. Descubra cómo hace frente la UE a los movimientos migratorios y el asilo.

Llegada de migrantes afganos a Lesbos desde Turquía.©UNHCR/Achilleas Zavallis  

La llegada sin precedentes de refugiados y de inmigrantes en situación irregular a la Unión, sobre todo en 2015, requirió una respuesta de la UE en varios niveles. En primer lugar, las políticas de gestión de la inmigración regular e irregular y, en segundo lugar, las normas comunes de asilo en toda la UE. La entrada de los migrantes también ha dado lugar a la necesidad de acciones y reformas adicionales para garantizar la seguridad fronteriza, así como a la responsabilidad y solidaridad compartidas más justas entre los países de la UE.

Desde 2004, los ciudadanos de la UE gozan de libertad de circulación y residencia dentro del territorio comunitario. En este contexto, cuando se utiliza en la Unión el término "inmigración" se refiere a la circulación de ciudadanos no comunitarios.

En términos generales se considera “migrante” a cualquier persona que emigra desde su país de origen hacia la UE. Dentro de ese grupo de personas hay distintas categorías, desde solicitantes de asilo, refugiados y beneficiarios de protección subsidiaria a inmigrantes en situación irregular o regular.


Europa es un destino para emigrar por diferentes razones que van desde la seguridad, la demografía y los derechos humanos hasta la pobreza y el cambio climático.



¿Cómo gestiona la UE los diferentes tipos de migración?

Inmigración en Europa

La política de inmigración a nivel europeo se ocupa tanto de la inmigración regular como irregular. En cuanto a la inmigración regular, la UE decide sobre las condiciones de entrada y residencia legal. Los Estados miembros conservan el derecho a decidir sobre los volúmenes de admisión de las personas procedentes de terceros países para buscar trabajo.

La Unión Europea también se ocupa de la inmigración irregular, especialmente mediante una política de retorno que respete los derechos fundamentales. En cuanto a la integración de estas personas, no hay armonización de las legislaciones nacionales. Sin embargo, la UE puede desempeñar un papel de apoyo, sobre todo desde el punto de vista financiero.

El Parlamento Europeo participa activamente en la adopción de nuevas leyes sobre la inmigración irregular y regular. Legisla junto al Consejo de la UE, en el que están representados los Estados miembros, en estos asuntos desde la entrada en vigor del Tratado de Lisboa en 2009.

Para más detalles, lea nuestra información sobre la inmigración en Europa.

Derecho de asilo en la UE

Desde 1999, la UE ha trabajado para crear un Sistema Europeo Común de Asilo (CEAS). Para que el sistema común funcione, debe tener:

• Normas coherentes para la concesión del estatuto de refugiado en todos los Estados miembros.

• Un mecanismo para determinar qué Estado miembro es responsable de considerar una solicitud de asilo.

• Normas sobre condiciones de recepción.

• Asociaciones y cooperación con terceros países.

Gracias al Tratado de Lisboa, el Parlamento Europeo decide en pie de igualdad con el Consejo de la UE sobre legislación relacionada con el asilo.

Consulte nuestra información sobre el derecho de asilo en la UE para obtener más información.

La cuestión migratoria

En los últimos años, Europa ha tenido que hacer frente al reto migratorio más importante desde la Segunda Guerra Mundial. En 2015, alrededor de 1,25 millones de personas solicitaron asilo en la UE por primera vez. Esta cifra descendió a 612.700 solicitantes en 2019

Más de de 120.000 personas llegaron a Europa por mar en 2019, frente al más de un millón en 2015. En 2019, el número de cruces fronterizos ilegales hacia la UE se redujo a 141.700, su nivel más bajo en seis años y un 92% por debajo del pico de la crisis migratoria en 2015.

A pesar de que los flujos migratorios han disminuido, la crisis ha puesto de manifiesto las deficiencias del sistema de asilo europeo. El Parlamento ha tratado de combatir este problema mediante la propuesta de reforma de las normas de asilo de la UE en 2017, así como mediante el refuerzo del control fronterizo de la UE.

Cuando la reforma de la política común de asilo se estancó, en septiembre de 2020, la Comisión propuso un nuevo pacto sobre migración y asilo que establece procedimientos más rápidos en todo el sistema de asilo y migración de la UE y ofrece nuevas opciones sobre cómo los Estados miembros pueden mostrar solidaridad. El nuevo pacto constituye una revisión del reglamento de Dublín, que determina el país responsable de tramitar cada solicitud de asilo.

El Parlamento y el Consejo tendrán ahora que alcanzar un acuerdo sobre el nuevo pacto.

Más detalles sobre la crisis migratoria europea y las medidas de la UE para gestionar la migración.