Los eurodiputados exigen tolerancia cero contra la mutilación genital femenina 

 
 

Compartir esta página: 

Esta práctica que atenta contra los derechos humanos, a pesar de ser ilegal, afecta a cerca de 500.000 mujeres y niñas en la Unión Europea y a 200 millones en el mundo.

Con motivo del día internacional de la tolerancia cero con la mutilación genital femenina, el 6 de febrero, los eurodiputados volvieron a incidir en su erradicación en todo el mundo.

 

Violación de los derechos humanos

La mutilación genital femenina constituye una violación de los derechos humanos de la mujer. Consiste en la eliminación total o parcial de los genitales externos femeninos y se le suele practicar a niñas de entre cinco y ocho años bajo condiciones higiénicas deplorables.

 

Esta práctica no tiene ningún beneficio médico y tiene consecuencias físicas y psicológicas que pueden ser irreversibles.

 

También ocurre en Europa

Todavía se realiza en algunos países de África, Asia y Oriente Medio, pero muchas niñas de familias inmigrantes que viven en la Unión Europea, donde esta práctica se considera un crimen, tampoco están a salvo. Según un estudio del Parlamento Europeo, 500.000 mujeres en Europa se han sometido a esta barbarie y 180.000 están cada año en riesgo de hacerlo.

La cultura, costumbre, religión, tradición o el mal llamado ‘honor’ no pueden justificar ninguna acción violenta contra la mujer

Vilija Blinkevičiūtė, presidenta de la comisión de Derechos de la Mujer 
Compartir esta cita: 

¿Qué está haciendo el Parlamento para combatirla?

Los eurodiputados han aprobado una resolución, el 7 de febrero, en la que piden a la Comisión que aclare qué ha logrado desde 2013, cuando puso en marcha su estrategia de erradicación de la mutilación genital femenina. El Parlamento pide también sensibilización, acciones preventivas en los campos de refugiados, los más altos estándares de protección para los solicitantes de asilo por motivos relacionados con la mutilación genital femenina, financiación más flexible para organizaciones de mujeres que trabajan en el seno de sus comunidades para poner fin a la violencia de género y una mejor capacitación para las personas involucradas.


La Cámara quiere asimismo que los Estados miembros soliciten que se prohíba explícitamente la medicalización de la mutilación genital femenina y que estén más atentos cuando se trata de detectar, investigar y enjuiciar casos de mutilación genital femenina.

Todas las claves sobre la lucha del Parlamento Europeo por la igualdad de género.