Brecha salarial de género en Europa: hechos y cifras (infografía) 

 
 

Compartir esta página: 

Antes del Día Internacional de la Mujer, el 8 de marzo, descubra las desigualdades económicas que continúan persistiendo entre mujeres y hombres en la UE.

Este año se cumplen 25 años desde la adopción de la Declaración de Beijing de la ONU dirigida al avance de las mujeres en todo el mundo; diez años de la creación de ONU Mujeres, dedicada a la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres, y cinco años desde la adopción de los Objetivos del Desarrollo Sostenible, uno de los cuales es la igualdad de género.

En todos estos años se han logrado progresos, pero la desigualdad entre hombres y mujeres persiste, incluso en el mercado laboral. En la UE, las mujeres todavía ganan de media menos que los hombres.


¿Cuál es la dimensión de la brecha salarial de género en la UE?

Las mujeres en la UE ganan de media casi un 15 % menos por hora que los hombres. Existen grandes diferencias entre los países miembros: la mayor brecha salarial de género es la de Estonia (23%), mientras que el país de la UE con la brecha salarial de género más baja es Rumania (3%). España se sitúa en una posición intermedia con un 13,9 %.

Infografía sobre la brecha salarial de género en la UE.  

Una brecha salarial de género más estrecha no necesariamente significa más igualdad de género. A menudo ocurre en países con menor empleo femenino. Una brecha salarial alta puede indicar que las mujeres están más concentradas en sectores con salarios bajos o que una proporción significativa de ellas trabaja a tiempo parcial.

Mujeres y hombres en el mercado laboral

Las razones detrás de la brecha salarial de género son complejas. Está relacionada con muchos más factores más allá de la desigualdad de remuneración por el mismo trabajo.

Infografía sobre la situación de mujeres y hombres en el mercado laboral.  

Aunque más mujeres que hombres terminan la educación superior en la UE, están menos representadas en el mercado laboral. Casi el 30 % de las mujeres en la UE trabajan a tiempo parcial y es mucho más probable que dejen de trabajar para cuidar a sus hijos y familiares.

La brecha salarial de género cambia con la edad: tiende a ser menor cuando las personas comienzan a trabajar y se amplía después, aunque estos patrones varían según los países. La brecha salarial de género también difiere en función de los sectores, y en 2017 fuemayor en el sector privado que en el sector público en la mayoría de los países de la UE.

Una razón importante de la brecha salarial de género es la representación excesiva de las mujeres en sectores con salarios relativamente bajos y la representación insuficiente en los sectores mejor remunerados. Por ejemplo, de media en la UE en 2018, había más científicos e ingenieros varones que mujeres: 59 % en comparación con 41 %. Las mujeres ocupan solo el 33 % de los puestos directivos en la UE.

La brecha salarial de género significa que las mujeres corren un mayor riesgo de pobreza en la vejez. En 2018, las mujeres en la UE mayores de 65 años recibieron pensiones que fueron de media un 30% más bajas que las pensiones masculinas. La situación entre los estados miembros también difiere aquí: de una brecha de pensiones del 43 % en Luxemburgo al 1% en Estonia.


Lea más sobre lo que está haciendo el Parlamento para reducir la brecha salarial de género.