Desinformación: cómo reconocer y evitar que se extiendan los bulos sobre el COVID-19 

 
 

Compartir esta página: 

De la sopa de murciélago a las peleas por conseguir equipos médicos, en torno al coronavirus han surgido noticias falsas que dificultan la contención de la pandemia. ¿Qué se puede hacer?

Las afirmaciones falsas "se están propagando más rápido que el virus", asegura la Organización Mundial de la Salud (OMS), que ya habla de "infodemia de proporciones planetarias". Las principales plataformas digitales trabajan para limitar su alcance, pero ¿cómo reconocer un bulo y evitar que se propague? ¿Qué está haciendo la UE al respecto? Todas las respuestas a continuación:

¿Qué está haciendo la UE frente a la desinformación?

La UE ha creado una página web oficial en la que se puede consultar todos los datos de la respuesta comunitaria al coronavirus.

Además, expertos y políticos de la UE y sus países miembros mantienen videoconferencias con frecuencia para analizar la situación y poner en común las mejores prácticas para informar sobre los riesgos que entrañan los bulos y cómo hacerles frente. También se ejerce presión sobre las plataformas de internet para que tomen medidas contra posibles estafas.

¿Por qué se extienden bulos de manera intencionada?

Los fines lucrativos pueden estar detrás de la desinformación: se intentan vender productos que en realidad no funcionan o disparar las visitas a determinadas webs para aumentar los ingresos de los anuncios.

Según un informe del equipo especial de lucha contra la desinformación de la UE, también algunas fuerzas políticas usan estas prácticas en China y Rusia. En estos casos, el objetivo es político, contra la Unión Europea o para activar cambios políticos.

Sin embargo, muchas personas difunden bulos sin ninguna intención, simplemente porque no saben que son falsos.

En este blog se desmontan muchas de las creencias falsas en torno al virus.

¿Es peligrosa la desinformación sobre el COVID-19?

En un momento en el que muchas personas están preocupadas y reciben noticias impactantes, es más difícil mantener la calma y verificar los hechos.

En el pasado, la información errónea sobre las vacunas llevó a los padres a optar por no vacunar a sus hijos contra el sarampión y otras enfermedades peligrosas, lo que provocó una explosión en los nuevos casos de sarampión.
Incluso aunque no todo el mundo vaya a creerse un bulo, compartirlo es peligroso porque se acaba poniendo al mismo nivel un tuit, por ejemplo, de alguien sin ninguna formación en la materia que un análisis exhaustivo por parte de un experto.

¿Qué puedo hacer para frenar un bulo?

El primer paso es no compartirlo. Si está frente a una información de cuya veracidad duda, haga una simple comprobación antes de reenviarla como ver si fuentes oficiales dan la misma noticia.

Ante la duda, existen muchas maneras de verificar los hechos.

¿Qué hacer si veo o escucho a alguien compartir información incorrecta?

Puede ponerse en contacto con la plataforma donde haya visto el bulo. Muchas compañías de redes sociales se han comprometido a trabajar contra la desinformación relacionada con el coronavirus.

También puede hablar con la fuente si cree que no tenía intención de difundir información incorrecta.

Los investigadores dicen que la mejor manera de convencer a las personas que creen en las teorías de la conspiración es mostrar empatía, apelar al pensamiento crítico de la persona y evitar ridiculizarla.

Siempre mejor consulta fuentes oficiales primero ©Mirko/Adobe Stock.