COVID-19: cómo protegerse de las estafas en internet y las prácticas engañosas 

 
 

Compartir esta página: 

Algunos proveedores aprovechan el miedo en torno al coronavirus para vender tratamientos falsos o subir sus precios, la UE está tomando medidas al respecto.

Un hombre sujeta una tarjeta de crédito delante de un ordenador portatil ©Ngampol/Adobe Stock  

Con el confinamiento y el distanciamiento social, las compras en internet aumentan y algunos estafadores aprovechan la situación. La información falsa puede referirse a cualquier cosa, desde mascarillas y equipos de protección, a desinfectante para manos, algunos etiquetados como “la única protección contra el coronavirus" y vendidos por un precio muy superior al habitual. Otros aseguran que determinados productos escasean para que los consumidores compren más.


Con qué hay que tener cuidado


  • Afirmaciones explícitas o implícitas de que un producto puede prevenir o curar el COVID-19.
  • El uso de fuentes no oficiales. Debemos evitar las recomendaciones de supuestos médicos que apoyan productos concretos para que consumamos.
  • Cuando las recomendaciones procedan de autoridades gubernamentales, expertos oficiales o instituciones internacionales deberían incluir un enlace o referencia a documentos oficiales.
  • Cualquier anuncio que insista en que el producto está "disponible solo hoy" o que se agotará rápidamente.
  • Afirmaciones generales como: "precio más bajo en el mercado", "único producto que puede curar la infección por COVID-19", etc.
  • Precios elevados debido a los supuestos poderes curativos de los productos.

    Si encuentra publicidad engañosa en internet puede informar al operador de la plataforma. Tenga en cuenta que a veces la persona que comparte la información no sabe que es falsa. Busque siempre fuentes de información fiables sobre el coronavirus: gobiernos nacionales, autoridades de salud u organizaciones internacionales como la Organización Mundial de la Salud.



¿Qué está haciendo la UE?


Para abordar el problema de las estafas en internet que rodean el brote de coronavirus, la Comisión Europea y las autoridades de protección al consumidor de los Estados miembros han tomado medidas conjuntas. El 20 de marzo de 2020, las autoridades de protección al consumidor emitieron unas directrices sobre las estafas y prácticas engañosas más denunciadas para ayudar a las plataformas de internet a identificarlas, eliminarlas y evitar la reaparición de otras similares.

El 23 de marzo de 2020, el comisario de Justicia y Consumidores, Didier Reynders, se puso en contacto con distintas plataformas, redes sociales y motores de búsqueda para exigir su cooperación.

Engañar a los consumidores acerca de los beneficios o resultados esperados de un producto y asegurar que puede curar una enfermedad o que está disponible solo por un tiempo limitado está prohibido en la UE, gracias a la directiva sobre el comercio electrónico. Cualquier publicidad sobre el poder curativo de un producto debe estar respaldada por pruebas científicas. Las plataformas de internet que operen en la UE están obligadas a intervenir si detectan actividad ilegal en sus sitios web.

El Parlamento Europeo también se compromete a proteger a los europeos cuando están en internet.

Consulte el trabajo del Parlamento Europeo sobre itinerancia, neutralidad de la red, innovación, comercio electrónico y bloqueo geográfico.