Construir un sistema alimentario sostenible: la estrategia de la UE 

Actualización: 
 
Creado:   
 

Compartir esta página: 

La estrategia de sostenibilidad alimentaria de la UE tiene como objetivo proteger el medio ambiente, garantizar alimentos saludables, y proteger el medio de vida de los agricultores.

El sistema alimentario, desde la producción hasta el consumo y el desperdicio, tiene un gran impacto en el medio ambiente, la salud y la seguridad alimentaria. Con la llamada "Estrategia de la granja a la mesa", presentada el 20 de mayo de 2020, la Comisión Europea tiene como objetivo construir un sistema alimentario sostenible de la UE que salvaguarde la seguridad alimentaria y proteja a las personas y al mundo natural.

Establecer objetivos


La estrategia proporciona el marco para una serie de leyes que la Comisión Europea propondrá sobre la revisión de la legislación sobre pesticidas de la UE, nuevas reglas de bienestar animal de la UE y planes para abordar el desperdicio de alimentos y abordar el fraude alimentario en el etiquetado de alimentos, una iniciativa sobre el carbono y reforma del sistema agrícola de la UE.

Complementará la legislación vigente de la UE y creará un marco integral que cubra toda la cadena de suministro de alimentos.

Todas las propuestas serán negociadas y aprobadas por el Consejo y el Parlamento.

Objetivos clave de la estrategia para 2030: 
  • 50 % de reducción en el uso y en el riesgo que entrañan los pesticidas. 
  • Al menos un 20 % de reducción en el uso de fertilizantes. 
  • 50 % de reducción en las ventas de antimicrobianos utilizados para animales de granja y acuicultura. 
  • El 25 % de la tierra agrícola se utilizará para la agricultura ecológica. 

Construir un sistema alimentario ecológico

Aunque la agricultura de la UE es el único sector agrícola importante en el mundo que ha reducido sus emisiones de gases de efecto invernadero (en un 20 % desde 1990), sigue siendo responsable de alrededor del 10 % de las emisiones de gases de efecto invernadero (de las cuales el 70 % se debe a animales). Junto a la manufactura, procesamiento, envasado y transporte, el sector alimentario es uno de los principales impulsores del cambio climático.

Según la estrategia, es necesario un cambio en nuestra forma de producir, comprar y consumir alimentos para mejorar la huella ambiental y ayudar a mitigar el cambio climático, al tiempo que se protege el medio de vida de todos los actores económicos de la cadena alimentaria, al generar rendimientos económicos más justos y abrir nuevas oportunidades de negocio.

“De la granja a la mesa” forma parte del Pacto Verde Europeo y su objetivo es hacer que el clima de la UE sea neutral para 2050 y está estrechamente relacionado con la nueva Estrategia de Biodiversidad 2030.

Su objetivo es hacer que el sistema alimentario de la UE sea más robusto y resistente a crisis futuras como la del COVID-19 y desastres naturales más recurrentes como inundaciones o sequías.

Garantizar alimentos asequibles, saludables y sostenibles


La estrategia también tiene la intención de garantizar alimentos asequibles, seguros y nutritivos para los consumidores. Responde a las crecientes demandas de productos saludables y ecológicos.

Según una encuesta del Eurobarómetro de abril de 2021, un tercio de los europeos (32%) compran y comen más productos orgánicos y toman menos carne (31$%), mientras que un 16% de los encuestados tienen en cuenta la huella de carbono los productos agrícolas y en ocasiones están dispuestos a modificar sus compras.


Los patrones de consumo están cambiando, pero con más de 950.000 muertes en 2017 relacionadas con dietas poco saludables y la mitad de los adultos con sobrepeso, hay margen de mejora. Para facilitar la elección de opciones saludables y la toma de decisiones informadas, la Comisión propone un sistema armonizado obligatorio de etiquetado nutricional en la parte frontal del envase.

Liderar una transición global


La UE es el primer importador y exportador de productos agroalimentarios en todo el mundo y el mayor mercado de productos del mar. La alimentación europea es del más alto nivel mundial y la estrategia tiene como objetivo promover una transición global hacia la sostenibilidad en cooperación con socios y mediante acuerdos comerciales.

Parlamento, un fuerte defensor de la sostenibilidad

El Parlamento acogió con satisfacción la Estrategia "De la Granja a la Mesa" en una resolución aprobada en octubre, pero emitió recomendaciones para hacerla aún más sostenible. El pleno destacó que el paquete de propuestas «Objetivo 55» para 2030 deberá regular y establecer unos objetivos ambiciosos para las emisiones procedentes del sector agropecuario y del uso que este hace de la tierra.

Además del etiquetado en la parte frontal del embalaje, los eurodiputados demandaron a la Comisión que ataje el consumo excesivo de carne y de alimentos ultraprocesados con alto contenido en sal, azúcar y grasas, fijando incluso unos niveles máximos de ingesta.

El pleno también pidió la reducción del uso de los pesticidas para proteger a los polinizadores y la biodiversidad y reincidió en el fin gradual del uso de jaulas en la ganadería de la UE.

Los miembros del PE defendieron la ampliación de la superficie dedicada a cultivos ecológicos para 2030, pero reclamaron iniciativas estimular la demanda.

El ponente de la comisión de Agricultura, el eurodiputado italiano Herbert Dorfmann, del PPE, dijo tras la votación: "Garantizar la disponibilidad de alimentos a precios razonables debe seguir siendo una prioridad". Por su parte, la ponente de la comisión de Medio Ambiente, la eurodiputada holandesa Anja Hazekamp, de La Izquierda, añadió: "Un sistema alimentario sostenible es, además, esencial para el futuro de los agricultores y los ganaderos".