Fallos sistemáticos durante el transporte de animales (entrevista) 

Actualización: 
 
Creado:   
 

Compartir esta página: 

Los fallos al aplicar las normas de transporte de animales suponen un riesgo para el bienestar animal y son injustos para los ganaderos, según la presidenta de la comisión de investigación.

Entrevista con la presidenta de la comisión de Investigación sobre Protección de los Animales durante el Transporte, Tilly Metz,  

La eurodiputada luxemburguesa Tilly Metz, de los Verdes/ALE, presidenta de la comisión de Investigación sobre Protección de los Animales durante el Transporte, afirma que es importante garantizar el mismo nivel de protección de los animales durante todo el viaje. Igualmente, dice que es fundamental que los transportistas y los conductores cumplan un único conjunto de normas en el transporte transfronterizo.

A raíz de una resolución en la que se demandaban reglas más estrictas, el Parlamento estableció la comisión de Investigación sobre Protección de los Animales durante el Transporte para evaluar la situación actual en Europa. La comisión aprobó su informe final en diciembre de 2021 y el pleno le dio su visto bueno en la sesión plenaria de enero de 2022.


¿Cómo quiere el Parlamento que se mejoren las condiciones del transporte de animales?

La comisión ha detectado fallos sistemáticos en el cumplimiento de las normas vigentes sobre la protección de los animales durante el transporte y ha formulado una serie de recomendaciones para la revisión de la normativa prevista para 2023. Entre ellas, pide la reducción de la duración de los trayectos a 8 horas para los animales de sacrificio y a 4 horas para los animales a final de su vida útil (animales destinados a la producción de leche o huevos o a la cría). Además, demandó una mejor protección de los animales jóvenes y preñados. Los animales no destetados no deberían ser transportados antes de las 5 semanas, en lugar de los 10 días que contemplan las normas actuales, y el límite para las hembras preñadas debería ser de dos tercios de la gestación (actualmente el 90%).


Sobre el transporte fuera de las fronteras de la UE, la comisión pide que las exportaciones de animales vivos se limiten a los países que garanticen y respeten unos criterios de bienestar animal similares a los de la UE. Las exportaciones de animales vivos a terceros países también requieren normas armonizadas, ya que los animales de algunos Estados miembros se transportan más allá de las fronteras de la UE. La presidenta de la comisión señala que en el sistema actual es muy difícil hacer cumplir las normas de bienestar.

"Garantizar que los consumidores de la UE tengan información precisa sobre los productos animales que compran es otra tarea importante, ya que les permite optar por las normas más estrictas de bienestar animal", afirma Metz.

¿Qué políticas sobre el transporte de animales tienen que cambiar?

"La UE debe mejorar y completar su legislación en materia de bienestar animal, para garantizar que todos los animales disfruten del mismo nivel de protección, independientemente de dónde nazcan, se críen o se sacrifiquen", dice Metz.

"Necesitamos normas, controles y sistemas de sanciones más armonizados", afirma Metz, y destaca que es función de la UE garantizar la igualdad de condiciones para agricultores y transportistas. El informe recomienda la centralización de algunos aspectos cruciales a nivel de la UE, como el establecimiento de criterios para la homologación de vehículos y buques. Los agricultores reciben ayudas a través de la Política Agrícola Común, pero ésta, según Metz, necesita "soluciones concretas" para mejorar el bienestar de los animales.


La eurodiputada sugiere que se necesitan nuevas herramientas políticas para apoyar las pequeñas estructuras locales, así como las soluciones de unidades de sacrificio móviles y en la granja. El objetivo de estas medidas es ayudar a reducir el número de viajes al matadero.


¿Cómo beneficiarán las reformas a los ciudadanos y los ganaderos?

"La comisión nunca habría visto la luz si no fuera por la incesante presión de la sociedad civil, de los ciudadanos preocupados y hartos de leer sobre el transporte de animales en las noticias", señala su presidenta y añade que "estaba muy claro que una gran mayoría de los ciudadanos quieren una mejora de la situación".

La iniciativa ciudadana que aboga por la prohibición de las jaulas repercutió en el trabajo de la comisión. "Las demandas de los ciudadanos se tuvieron en cuenta de la mejor manera posible", señala Metz, pero reconoce que todavía hay trabajo por hacer para mejorar las recomendaciones. 

La principal motivación para pedir normas más estrictas y más sanciones para muchos ciudadanos, según la eurodiputada, es una preocupación ética, el deseo de que se evite "o al menos se reduzca" el sufrimiento de los animales. "Así que para ellos, cualquier mejora sería un beneficio en sí misma. Además, reduciría los riesgos para la salud pública y las preocupaciones medioambientales", añade.

El informe también hace referencia a los ganaderos, que disfrutarían de un sistema más justo y transparente al recompensar los sistemas de alto bienestar animal con más ayudas públicas.

"Muchos agricultores lamentan la falta de transparencia y control que observan en el sistema actual; la mayoría de ellos cuidan de los animales criados o nacidos en su granja, pero a menudo no saben qué destino les espera después de venderlos", explica la presidenta de la comisión.