Negociaciones comerciales entre la UE y EEUU: el PE protege los intereses clave 

 
 

Compartir esta página: 

Estados Unidos y la Unión Europea se preparan para mantener conversaciones que resuelvan sus disputas comerciales. Descubra cuál es la posición del Parlamento en el asunto.

Los eurodiputados han establecido las condiciones que deben considerarse en las negociaciones. 

Proteccionismo de Estados Unidos

Las relaciones comerciales entre la Unión Europea y Estado Unidos se han dificultado debido a las medidas proteccionistas y nacionalistas de Donald Trump. Las negociaciones sobre el  acuerdo de libre comercio e inversiones (TTIP, por sus siglas en inglés) se suspendieron a finales de 2016.

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, anunció en marzo de 2018 nuevos aranceles sobre las importaciones de acero y aluminio. Los eurodiputados consideraron esta decisión “inaceptable e incompatible con las reglas de la Organización Mundial del Comerico”. Además, mostraron su preocupación por los aranceles que Estados Unidos impuso en enero de ese año a la aceituna de mesa de España, principal productor mundial, al considerar que la estaban importando a un precio inferior al del mercado.

Las tensiones aumentaron el año pasado cuando el presidente de Estados Unidos amenazó con imponer aranceles adicionales a los vehículos europeos para proteger la seguridad nacional. El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, se reunió con Trump en nombre de la UE para debatir la amenaza y acordaron relanzar las conversaciones comerciales.

Conversaciones comerciales

La Comisión Europea negociará los asuntos relevante de la relación transatlántica con Estados Unidos, pero su mandato requiere la aprobación del Parlamento y del Consejo. Es probable que el Consejo apruebe un proyecto de mandato de negociación en marzo.

Cualquier acuerdo que resulte de estas negociaciones tiene que ser aprobado por el Parlamento Europeo antes de que pueda aplicarse.

Prioridades diferentes

No va a ser fácil alcanzar un acuerdo. La UE busca proteger su industria automovilística, mientras que EEUU la presiona para facilitar que los agricultores estadounidenses vendan sus productos en Europa. Tradicionalmente, la UE ha sido más cautelosa con la producción de alimentos: prohibió productos como la carne de ternera tratada con hormonas o los pollos tratados con cloro.

El presidente de la comisión de Comercio Internacional, el eurodiputado socialista alemán Bernd Lange, mostró sus dudas ante las próximas conversaciones: "No estoy seguro de qué va a pasar, pero ya veremos. Y sí, creo que toda la estrategia detrás del mandato para las negociaciones es para calmar la situación y quizás ganar más tiempo".

Lange, que dirigió las negociaciones sobre el TTIP, reconoció que la situaciación ha cambiado de forma significativa. Es evidente que Estados Unidos tiene un gobierno nuevo y la diferencia es grande. Este gobierno tiene una nueva estrategia comercial clara basada en dos pilares. Uno es la inversión a EEUU, y es po lo que tienen medidas proteccionistas. El segundo pilar es mantener a China por debajo y tratar de reducir su influencia", explicó.

"Por supuesto, estamos tratando de crear un sistema de comercio basado en reglas. Nuestros acuerdos bilaterales se basan en reglas claras y no en el poder", matizó el eurodiputado.

El eurodiputado socialista alemán Bernd Lange. © European Union 2019 – Source: EP 

Papel del Parlamento Europeo

Lange reconoció que el Parlamento podría desempeñar un papel importante en el fomento de las relaciones entre la Unión Europea y Estados Unidos, gracias a los numerosos contactos que tiene con el Congreso y las partes interesadas.

“En la constitución de los Estados Unidos, el comercio es un derecho que pertenece al Congreso, el cual delega algunas acciones para otorgar poder al presidente. Ambos parlamentos juegan un papel importante... Ambos son necesarios para crear un poco más de orden en este mundo globalizado de comercio y seguridad", añadió.

El banano y otros conflictos comerciales anteriores

La denominada “guerra del banano” fue uno de los enfrentamientos comerciales más dilatados entre la UE y EEUU por las limitaciones europeas a la entrada de la fruta de América Latina. Washington rechazaba el acceso especial al mercado europeo que la UE permitía al banano de las antiguas colonias del Caribe, Asia y Pacífico. El litigio concluyó con un acuerdo en el seno de la OMC, que facilitaba la exportación de banano latinoamericano hacia la Unión.

La UE también ha estado en desacuerdo con EEUU y Canadá con respecto a la carne de vacuno tratada con hormonas, que considera un posible riesgo para la salud. En este caso el enfrentamiento se resolvió en 2012, cuando la UE acordó aumentar las importaciones de carne de vacuno libre de hormonas de los dos países.